Los di­no­sau­rios que no mu­rie­ron

Ha­ce 66 mi­llo­nes de años, el im­pac­to de un as­te­roi­de arra­só con los di­no­sau­rios. Sin em­bar­go, las aves mo­der­nas son prue­ba de que hu­bo al­gu­nos su­per­vi­vien­tes.

National Geographic (Chile) - - Contenido - FO­TO­GRA­FIA­DO EN EL MU­SEO DE HIS­TO­RIA NA­TU­RAL DE SENCKENBERG, FRÁNC­FORT, ALE­MA­NIA

Ha­ce 66 mi­llo­nes de años, los so­bre­vi­vien­tes del im­pac­to de un as­te­roi­de en­gen­dra­ron las aves de hoy. POR VIC­TO­RIA JAGGARD FO­TO­GRA­FÍAS DE RO­BERT CLARK

Las plu­mas es­pec­tra­les de un ven­ce­jo prehis­tó­ri­co se pre­ser­van en un fó­sil de 48 mi­llo­nes de años, des­cu­bier­to en Ale­ma­nia. Los ven­ce­jos y los co­li­bríes com­par­ten un an­te­pa­sa­do que pu­do haber evo­lu­cio­na­do unos po­cos mi­llo­nes de años des­pués de la ex­tin­ción ma­si­va.

En­cla­va­dos en­tre playas de are­na blan­ca y co­lo­ri­dos re­sorts, los man­gla­res de la cos­ta yu­ca­te­ca de Mé­xi­co son un pa­raí­so pa­ra las aves y pa­ra per­so­nas que dis­fru­tan ob­ser­var­las. Ubi­ca­dos en una im­por­tan­te ru­ta mi­gra­to­ria aviar, esas ma­ris­mas, den­sa­men­te ar­bo­la­das, brin­dan un re­fu­gio se­gu­ro a los mi­llo­nes de aves que, ca­da año, em­pren­den pe­li­gro­sos vuelos a to­do lo lar­go de Amé­ri­ca.

Luis Sa­li­nas Pe­ba, mi guía en es­ta es­ca­la del tra­yec­to, es un cien­tí­fi­co de voz sua­ve del cam­pus lo­cal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Bo­tá­ni­co de pro­fe­sión, Sa­li­nas Pe­ba tam­bién es un maes­tro en la iden­ti­fi­ca­ción de aves y pue­de nom­brar ca­si to­das las es­pe­cies que ve­mos y es­cu­cha­mos apre­tu­ján­do­se en­tre los man­gles. La mez­cla de mi­gran­tes de lar­gas dis­tan­cias y es­pe­cies lo­ca­les es im­po­nen­te: cer­ce­tas alia­zu­les ca­na­dien­ses com­par­ten el es­pa­cio con ma­tra­cas yu­ca­te­cas. Enor­mes fla­men­cos ro­sa­dos con­vi­ven con di­mi­nu­tos co­li­bríes.

El ai­re vi­bra con el re­cla­mo gu­tu­ral de los cor­mo­ra­nes, que se vuel­ve ca­da vez más fuer­te y pe­ren­to­rio con­for­me nues­tro mi­núscu­lo bo­te se apro­xi­ma a sus ni­dos. De pron­to, va­rias de esas aves, de lus­tro­so plu­ma­je ne­gro, re­mon­tan el vue­lo, arras­tran­do mi mi­ra­da y mis pen­sa­mien­tos ha­cia el pa­sa­do, cuan­do, ha­ce 66 mi­llo­nes de años, un vi­si­tan­te del es­pa­cio trans­for­mó un pa­raí­so pri­mi­ge­nio en un apo­ca­lip­sis ar­dien­te.

Unos 50 ki­ló­me­tros al orien­te de es­te man­glar ya­ce Chic­xu­lub Puer­to, apa­ci­ble po­bla­ción cos­te­ra en el cen­tro de un crá­ter de im­pac­to in­men­so que se ex­tien­de ha­cia el gol­fo de Mé­xi­co. Un in­faus­to día a fi­nes del pe­rio­do Cre­tá­ci­co, un as­te­roi­de del ta­ma­ño de una mon­ta­ña ca­yó en lo que hoy es la cos­ta de Yu­ca­tán, pe­ne­tran­do el sue­lo y des­en­ca­de­nan­do una

se­rie de acon­te­ci­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos. Roca va­po­ri­za­da y gases ve­ne­no­sos sa­tu­ra­ron la at­mós­fe­ra; los bos­ques de to­do el mun­do fue­ron arra­sa­dos, y las tem­pe­ra­tu­ras fluc­tua­ron de for­ma drás­ti­ca. El im­pac­to y sus se­cue­las pu­sie­ron fin al reino de los di­no­sau­rios, ani­qui­lan­do el gru­po de ani­ma­les que do­mi­nó la Tie­rra du­ran­te 135 mi­llo­nes de años.

Bueno, ca­si to­dos.

Al­gu­nos di­no­sau­rios so­bre­vi­vie­ron la ex­tin­ción. Las aves mo­der­nas son la úl­ti­ma ra­ma re­si­dual del ár­bol fi­lo­ge­né­ti­co de los di­no­sau­rios.

“No hay du­da de que las aves son di­no­sau­rios –afir­ma Luis Chiappe, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to del Di­no­sau­rio, en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral del Con­da­do de Los Án­ge­les–. Las evi­den­cias son tan abrumadoras que re­sul­ta­ría igual de ab­sur­do cues­tio­nar si los hu­ma­nos son pri­ma­tes”.

En el pai­sa­je in­fer­nal que creó el as­te­roi­de, ¿qué les dio la ven­ta­ja a los an­te­pa­sa­dos de las aves con­tem­po­rá­neas so­bre sus pri­mos cre­tá­ci­cos? Es di­fí­cil sa­ber­lo, da­do que el re­gis­tro fó­sil in­clu­ye con­ta­das aves. Pe­ro, en la úl­ti­ma do­ce­na de años, al­gu­nos des­cu­bri­mien­tos ex­cep­cio­na­les, au­na­dos a los ade­lan­tos del aná­li­sis ge­né­ti­co, em­pie­zan a re­ve­lar có­mo el im­pac­to de Chic­xu­lub in­flu­yó en la evo­lu­ción de las aves mo­der­nas. Y eso, a su vez, pro­por­cio­na al­gu­nas de las pis­tas más ve­ro­sí­mi­les so­bre la ma­ne­ra co­mo las aves re­sis­tie­ron el ca­ta­clis­mo y evo­lu­cio­na­ron, rá­pi­da­men­te, en las más de 10 000 es­pe­cies que exis­ten en la ac­tua­li­dad.

UNA DE LAS RAÍ­CES más an­ti­guas co­no­ci­das del ár­bol fi­lo­ge­né­ti­co aviar es el Ar­chaeop­teryx, un ani­mal de ha­ce 150 mi­llo­nes de años, el cual pre­sen­ta­ba una com­bi­na­ción de ca­rac­te­rís­ti­cas re­ve­la­do­ras. Si bien las aves mo­der­nas son des­den­ta­das, las man­dí­bu­las del Ar­chaeop­teryx es­ta­ban re­ple­tas de dien­tes afi­la­dos. Te­nía ga­rras en las ex­tre­mi­da­des an­te­rio­res y su co­la era lar­ga y hue­su­da. Las aves per­die­ron es­tos ras­gos y, en vez de ellos, pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas más afi­nes con sus pri­mos rep­ti­lia­nos. Con to­do, el Ar­chaeop­teryx tam­bién te­nía ca­rac­te­rís­ti­cas de las aves mo­der­nas. Sus fó­si­les mues­tran alas pro­mi­nen­tes cu­bier­tas de plu­mas ae­ro­di­ná­mi­cas y una es­po­le­ta no muy dis­tin­ta de la que le arran­cas al pa­vo en la ce­na de Na­vi­dad. No mu­cho des­pués de su des­cu­bri­mien­to, en los se­sen­ta del si­glo xix, Ar­chaeop­teryx fue anun­cia­da co­mo una cla­ra eta­pa de tran­si­ción en­tre los di­no­sau­rios y las aves. Sin em­bar­go, los de­ta­lles de sus an­te­pa­sa­dos y sus des­cen­dien­tes per­ma­ne­cie­ron en la os­cu­ri­dad du­ran­te dé­ca­das. Eso cam­bió en 1996, cuan­do los cien­tí­fi­cos de­ve­la­ron el pri­mer fó­sil co­no­ci­do de un di­no­sau­rio em­plu­ma­do que no es­ta­ba em­pa­ren­ta­do con las aves. Con una edad apro­xi­ma­da de 130 mi­llo­nes de años, Si­no­sau­rop­teryx pri­ma fue un pun­to de in­fle­xión en­tre las do­ce­nas de es­pe­cies es­pec­ta­cu­la­res ex­ca­va­das de for­ma­cio­nes del Cre­tá­ci­co tem­prano en Chi­na, so­bre to­do en la pro­vin­cia de Liao­ning. Es un zoo­ló­gi­co de di­no­sau­rios no avia­res y sus con­tem­po­rá­neos avia­res

FO­TO­GRA­FIA­DO EN ROAMING ACRES FARM, LAFAYETTE, NUE­VA JER­SEY (AVESTRUZ) Y EN LITTLE GHENT FARM, GHENT, NUE­VA YORK (AM­BAS)

Su­per­vi­vien­tes te­na­ces, aves­tru­ces, pa­tos y po­llos des­cien­den de dos de los tres gru­pos avia­res que sur­gie­ron en el Cre­tá­ci­co tar­dío y que –se­gún los da­tos ge­né­ti­cos y las pis­tas fó­si­les más re­cien­tes–, de al­gu­na ma­ne­ra, lo­gra­ron so­bre­vi­vir la des­truc­ción ocu­rri­da ha­ce 66 mi­llo­nes de años.

FO­TO­GRA­FIA­DO EN EL REAL MU­SEO DE PA­LEON­TO­LO­GÍA TYRRELL, ALBERTA, CA­NA­DÁ FUEN­TE: DEN­NIS BRAMAN, REAL MU­SEO DE PA­LEON­TO­LO­GÍA TYRRELL

El desas­treEs­ta lo­sa de roca abar­ca un pe­rio­do de 500 000 a 750 000 años y ofre­ce pis­tas del as­pec­to que te­nía el mun­do an­tes, du­ran­te y des­pués de que el as­te­roi­de cho­ca­ra.Pa­leó­geno: los mi­cro­fó­si­les en el car­bón in­di­can que los bos­ques co­lap­sa­ron. No hay fó­si­les de di­no­sau­rios en es­ta ca­pa o por arri­ba de ella. Cuar­zo frac­tu­ra­do y me­ta­les co­mo el iri­dio (es­ca­so en la Tie­rra, pe­ro abun­dan­te en al­gu­nos me­teo­ri­tos), su­gie­ren la co­li­sión de un as­te­roi­de.Cre­tá­ci­co: la tran­si­ción de lu­ti­ta cla­ra a car­bón de­mues­tra que el cli­ma cam­bia­ba de hú­me­do a se­co, lo que qui­zá es­tre­só a los di­no­sau­rios, al res­to de la fau­na y la flo­ra. Des­puésdel im­pac­toIm­pac­to: ha­ce 66 mi­llo­nes de años An­tesdel im­pac­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.