Fre­ne­sí de ti­bu­ro­nes

UNA MI­RA­DA PO­CO USUAL A UN CA­NAL INDÓMITO EN LA PO­LI­NE­SIA FRAN­CE­SA, DON­DE LOS ME­ROS SE APAREAN Y LOS TI­BU­RO­NES SE ALI­MEN­TAN.

National Geographic (Chile) - - Contenido - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS DE

En el ato­lón de Fa­ka­ra­va, en la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa, ca­da ju­nio ocu­rre un ra­ro es­pec­tácu­lo, en el que los me­ros se re­pro­du­cen y los ti­bu­ro­nes se ali­men­tan. TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS DE LAU­RENT BA­LLES­TA

EN EL EX­TRE­MO SUR del ato­lón de Fa­ka­ra­va, un rec­tán­gu­lo de co­ral de 60 ki­ló­me­tros de lar­go en la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa, un ca­nal es­tre­cho atra­vie­sa el arre­ci­fe de co­ral. Ca­da ju­nio, mi­les de me­ros ca­mu­fla­dos se con­gre­gan ahí, pa­ra en­gen­drar una nue­va ge­ne­ra­ción. Los vio­len­tos flu­jos de las mareas lo atra­vie­san ca­da seis ho­ras, mien­tras lle­nan y va­cían la la­gu­na. Los me­ros, gor­dos y de 50 cen­tí­me­tros de lar­go, no es­tán so­los: cien­tos de ti­bu­ro­nes gri­ses tam­bién se reú­nen pa­ra ace­char­los. Los me­ros hem­bra pa­san, a lo mu­cho, unos cuan­tos días en las zo­nas de desove. Sin em­bar­go, por al­gu­na ra­zón, los ma­chos, que la ma­yor par­te del año lle­van vi­das so­li­ta­rias, pa­san se­ma­nas amon­to­na­dos en es­te lu­gar trai­cio­ne­ro, has­ta que, fi­nal­men­te, la ma­sa com­ple­ta de pe­ces desova al mis­mo tiem­po y li­be­ra nu­bes de óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des en el agua. Los ha­bi­tan­tes del lu­gar nos di­je­ron que es­to ocu­rría du­ran­te la lu­na lle­na.

Mi equi­po y yo he­mos pa­sa­do los úl­ti­mos cua­tro años tra­tan­do de do­cu­men­tar y en­ten­der es­te es­pec­tácu­lo sor­pren­den­te y mis­te­rio­so. En un to­tal de 21 se­ma­nas he­mos bu­cea­do no­che y día,

ca­si 3 000 ho­ras en to­tal. Du­ran­te nues­tro pri­mer año, 2014, los bió­lo­gos ma­ri­nos Johann Mou­rier y An­to­nin Guil­bert rea­li­za­ron los pri­me­ros con­teos pre­ci­sos: ha­bía cer­ca de 17 000 me­ros y 700 ti­bu­ro­nes gri­ses en el ca­nal (aquí, los pe­ces es­tán pro­te­gi­dos en una re­ser­va de la bios­fe­ra). Ese año com­ple­té un bu­ceo con­ti­nuo de 24 ho­ras, una proeza téc­ni­ca que re­qui­rió el apo­yo de to­do el equi­po. El ob­je­ti­vo era ob­ser­var los pe­ces de la mis­ma ma­ne­ra en que un bió­lo­go ob­ser­va­ría los ani­ma­les en tie­rra, de for­ma inin­te­rrum­pi­da du­ran­te un pe­rio­do ex­ten­di­do.

Al atar­de­cer de esa pri­me­ra no­che vi que los mo­lus­cos y los crus­tá­ceos se re­ti­ra­ban con la luz de mi lin­ter­na. Vi có­mo los me­ros ca­mu­fla­dos os­cu­re­cían su piel y se me­tían en­tre las fi­su­ras pa­ra dor­mir. Tam­bién vi có­mo los ti­bu­ro­nes co­bra­ban vi­da. Du­ran­te el día, los ti­bu­ro­nes na­dan lán­gui­da­men­te; los me­ros, aler­tas, son de­ma­sia­do rá­pi­dos pa­ra ellos. Aho­ra, des­pués del ano­che­cer, los ti­bu­ro­nes se agru­pan por cen­te­na­res a lo lar­go del le­cho ma­rino. Me di cuen­ta de que sub­es­ti­mé su ve­lo­ci­dad. Su in­quie­tud era per­tur­ba­do­ra: de­bi­do a la mez­cla de gases que

de­bía res­pi­rar pa­ra es­ta zam­bu­lli­da de 24 ho­ras, no po­día as­cen­der cuan­do qui­sie­ra, te­nía que per­ma­ne­cer en aba­jo con los ti­bu­ro­nes.

EN LOS AÑOS QUE HAN PA­SA­DO des­de en­ton­ces he su­pe­ra­do mi mie­do, que ha da­do pa­so a la eu­fo­ria: la eu­fo­ria por apren­der a aven­tu­rar­se, sin jau­las, sin tra­jes de co­ta de ma­lla, in­clu­so sin ga­rro­tes, den­tro de un gru­po gi­gan­te de ti­bu­ro­nes. Es una de las co­sas que he­mos des­cu­bier­to en Fa­ka­ra­va: los ti­bu­ro­nes ca­zan en gru­po, un po­co co­mo los lo­bos, pe­ro de for­ma me­nos coope­ra­ti­va.

Un so­lo ti­bu­rón es de­ma­sia­do tor­pe pa­ra atra­par in­clu­so un me­ro som­no­lien­to. Es más pro­ba­ble que un gru­po lo­gre sa­car los pe­ces de su es­con­di­te y los ro­dee pa­ra des­pués des­cuar­ti­zar­los. Vis­to en vi­vo, el ata­que es un fre­ne­sí que ex­plo­ta an­te no­so­tros. So­lo des­pués, gra­cias a una cá­ma­ra es­pe­cial ope­ra­da por Ya­nick Gen­til, que cap­tu­ra 1 000 imá­ge­nes por se­gun­do, so­mos ca­pa­ces de ver los ti­bu­ro­nes en cá­ma­ra len­ta y po­de­mos apre­ciar su efi­ca­cia y pre­ci­sión.

Los ti­bu­ro­nes gri­ses del arre­ci­fe de­vo­ran cien­tos, qui­zá mi­les de me­ros du­ran­te las se­ma­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.