Ja­ca­ran­das

CON LA FLO­RA­CIÓN DE LAS JA­CA­RAN­DAS SE DESATA UN FRE­NE­SÍ EN­TRE LA GEN­TE QUE, POR UN PE­RIO­DO FU­GAZ, SE EN­TRE­GA A LA CON­TEM­PLA­CIÓN DE UNA NA­TU­RA­LE­ZA QUE CA­SI TO­DO EL AÑO PA­SA DES­APER­CI­BI­DA.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Luis Er­nes­to Na­va y Clau­dia Itz­ko­witch Fo­to­gra­fías de Mau­ri­cio Ra­mos

La pri­ma­ve­ra trae con­si­go la flo­ra­ción de las ja­ca­ran­das y en la Ciu­dad de Mé­xi­co el es­pec­tácu­lo es un res­pi­ro pa­ra los ca­pi­ta­li­nos. POR LUIS ER­NES­TO NA­VA FO­TO­GRA­FÍAS DE MAU­RI­CIO RA­MOS ...........

Nun­ca he vis­to a una per­so­na que pa­se al la­do de una ja­ca­ran­da en flor y, cuan­do me­nos, no le­van­te la vis­ta. Oc­ta­vio Paz las com­pa­ra con fue­gos ar­ti­fi­cia­les qui­zá por dos ra­zo­nes: el es­plen­dor de su flo­ra­ción se ase­me­ja a las co­ro­nas de lu­ces pi­ro­téc­ni­cas y por­que no hay ma­ne­ra de per­ma­ne­cer im­pá­vi­do an­te tal es­pec­tácu­lo. La ja­ca­ran­da en flor des­pier­ta ad­mi­ra­ción y con­tem­pla­ción. No es di­fí­cil to­par­se con la más va­rio­pin­ta li­te­ra­tu­ra al res­pec­to, des­de las loas a es­te ár­bol en li­bros de jar­di­ne­ría has­ta los mi­tos y las le­yen­das so­bre su ori­gen. Al igual que otras es­pe­cies, co­mo la ati­na­da­men­te lla­ma­da pri­ma­ve­ra (Ta­be­buia don­nells­mit­hii), la ja­ca­ran­da es un mar­ca­dor tem­po­ral que anun­cia el ini­cio de es­ta es­ta­ción y, si bien mu­chas ver­sio­nes la con­sig­nan co­mo ori­gi­na­ria de Mé­xi­co, no lo es. Pro­vie­ne de Amé­ri­ca del Sur. La zo­na de dis­tri­bu­ción que abar­can sus cer­ca de 50 es­pe­cies se ex­tien­de por Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Uru­guay, Pa­ra­guay, Pe­rú y Ecua­dor, en un eco­sis­te­ma lla­ma­do sel­va ba­ja ca­du­ci­fo­lia o bos­que se­co. De ahí que erró­nea­men­te se sos­ten­ga que pro­vie­ne de re­gio­nes se­mi­ári­das. En Ciu­dad de Mé­xi­co em­pie­za a flo­re­cer a prin­ci­pios de mar­zo y va de­jan­do una al­fom­bra vio­le­ta en las ban­que­tas y las ca­lles has­ta ma­yo. Por la for­ma en que echa raíz, las ace­ras no le tie­nen tan­to apre­cio, aun­que no es tan te­mi­da co­mo los ár­bo­les del hu­le (Fi­cus elas­ti­ca).

LA HIS­TO­RIA Có­mo lle­gó es­te ár­bol a nues­tro país tie­ne una his­to­ria mu­cho más opa­ca que su flo­ra­ción. En pri­mer lu­gar, es una es­pe­cie que se ca­ta­lo­gó “tar­de”. Fue des­cri­ta por Da­vid Don ape­nas en 1822 y, bien pen­sa­do, se pue­de es­ta­ble­cer cier­to pa­ra­le­lis­mo poé­ti­co, pues la fe­cha en que la ja­ca­ran­da es con­sig­na­da en el mun­do cien­tí­fi­co oc­ci­den­tal ocu­rre ape­nas un año des­pués de que Mé­xi­co in­gre­sa­ra al or­be po­lí­ti­co co­mo país in­de­pen­dien­te.

Sin em­bar­go, la his­to­ria que nos ocu­pa se lle­va a ca­bo po­co me­nos de un si­glo des­pués, jus­to cuan­do co­mien­zan los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio del ini­cio de la In­de­pen­den­cia. Hay dos ver­sio­nes prin­ci­pa­les de es­te acon­te­ci­mien­to. En la que con­sig­na ori­gi­nal­men­te Ser­gio Her­nán­dez Galindo, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria, Tat­su­go­ro Mat­su­mo­to, jar­di­ne­ro im­pe­rial ja­po­nés –que no es po­ca co­sa–, y su hi­jo Sans­hi­ro se­rían los in­tro­duc­to­res de es­ta es­pe­cie. La otra es la ver­sión pre­sen­ta­da por el doc­tor Ro­bert Bye Boettler, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía de la UNAM, en la que, ya ha­cia fi­na­les del si­glo xix, El fru­to de la ja­ca­ran­da se se­ca du­ran­te la pri­ma­ve­ra y al abrir­se li­be­ra gran­des can­ti­da­des de “se­mi­llas vo­la­do­ras” que ger­mi­nan cuan­do lle­gan las llu­vias en ve­rano.

el bo­tá­ni­co me­xi­cano Ma­riano de la Bár­ce­na re­co­men­da­ba plan­tar ja­ca­ran­das en su tra­ta­do de sil­vi­cul­tu­ra, es de­cir, co­mo ár­bol ma­de­ra­ble –no de or­na­to–, por­que la ma­de­ra de es­te ár­bol era muy apre­cia­da pa­ra la fa­bri­ca­ción de mue­bles fi­nos y pia­nos. Se­gún es­ta lí­nea, el in­tro­duc­tor de las ja­ca­ran­das en Mé­xi­co se­ría el go­ber­na­dor por­fi­ris­ta Teo­do­ro A. Dehe­sa, quien es­tu­vo a la ca­be­za del es­ta­do de Ve­ra­cruz du­ran­te cin­co pe­rio­dos con­se­cu­ti­vos, des­de 1892 has­ta 1911; en es­ta mis­ma lí­nea, el in­ge­nie­ro Mi­guel Án­gel de Que­ve­do, quien fue va­rias ve­ces je­fe del De­par­ta­men­to Forestal, ha­bría si­do el pri­me­ro en sem­brar, acli­ma­tar y tras­plan­tar los pri­me­ros ár­bo­les a los ca­me­llo­nes, las ace­ras y los par­ques de Ciu­dad de Mé­xi­co. Las se­mi­llas ha­brían si­do im­por­ta­das de Ma­naos, Bra­sil.

La otra ver­sión sos­tie­ne que Tat­su­go­ro Mat­su­mo­to res­pon­dió al en­car­go de Óscar Hee­ren Mas­sa, po­lí­ti­co pe­ruano que desea­ba que Mat­su­mo­to di­se­ña­ra un jar­dín pa­ra Quin­ta Hee­ren, en Li­ma. En su ca­mino a Pe­rú, en 1888, el bar­co hi­zo una es­ca­la de cin­co días en Mé­xi­co, du­ran­te los cua­les el jar­di­ne­ro per­ci­bió el apre­cio que los me­xi­ca­nos te­nían por las flo­res. Ya en Pe­rú, y con el en­car­go cum­pli­do (1890), co­no­ció al ha­cen­da­do me­xi­cano Jo­sé Lan­de­ro y Coss, quien, im­pre­sio­na­do por su tra­ba­jo, le pi­dió el di­se­ño de un jar­dín pa­ra su ha­cien­da en San Juan Hue­ya­pan, Hi­dal­go. Tras la con­clu­sión del en­car­go, Mat­su­mo­to re­gre­só a Ja­pón pa­ra vi­si­tar a su fa­mi­lia y pro­me­ter­le que, cuan­do hi­cie­ra for­tu­na, re­gre­sa­ría por ella. Nun­ca lo hi­zo. Ma­rie Mat­su­mo­to cuen­ta que su bi­sa­bue­lo, al re­gre­sar de su via­je a Ja­pón en 1896, y tras al­gu­nas es­tan­cias en Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dió vi­vir en Mé­xi­co, y la flo­re­ría que lle­va su ape­lli­do cuen­ta con re­gis­tro de co­mer­cio des­de 1898.

Ha­cia 1900, el tra­ba­jo de Mat­su­mo­to ya era muy re­co­no­ci­do en­tre la cla­se al­ta me­xi­ca­na, al gra­do que el pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz le en­co­men­dó el cui­da­do de los jar­di­nes del Bos­que de Cha­pul­te­pec y los arre­glos flo­ra­les de la pre­si­den­cia. Es­ta re­la­ción con la pre­si­den­cia me­xi­ca­na no ca­du­ca­ría con el ini­cio de la Re­vo­lu­ción y la di­mi­sión de

“Cuan­do la ja­ca­ran­da ti­ñe pi­so y cie­lo ella es­cri­be en mi cuer­po dos pa­la­bras: ple­ni­tud fu­gi­ti­va”.

Alberto Ruy Sán­chez

Díaz, sino que per­du­ra­ría has­ta me­dia­dos del si­glo xx, con el man­da­to de Manuel Ávi­la Camacho.

El pe­rio­do que abar­ca des­de 1910 has­ta 1932 es cru­cial en la his­to­ria de las ja­ca­ran­das en nues­tro país. En me­dio de la ce­le­bra­ción de la in­de­pen­den­cia, es­ta­lla la Re­vo­lu­ción y a Mé­xi­co lle­ga Sans­hi­ro, el hi­jo de Mat­su­mo­to. Pa­ra ese en­ton­ces, de acuer­do con Juan Hum­ber­to Ur­qui­za, in­ves­ti­ga­dor de la UNAM, ya hay re­gis­tros de ja­ca­ran­das en Ve­ra­cruz y en los vi­ve­ros de Co­yoa­cán, a car­go de Mi­guel Án­gel de Que­ve­do, pe­ro na­da cons­ta res­pec­to de los Mat­su­mo­to, por­que no hay re­gis­tro de sus ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. En ese mo­men­to vuel­ven a di­fe­rir las his­to­rias. Va­rios ar­tícu­los con­sig­nan que fue Tat­su­go­ro Mat­su­mo­to quien man­dó traer las se­mi­llas de Bra­sil. Lo cier­to es que, pa­ra 1926, la ja­ca­ran­da es­ta­ba acli­ma­ta­da en gran­des can­ti­da­des en los vi­ve­ros de la fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, la his­to­ria pa­re­ce po­ner en en­tre­di­cho am­bas ver­sio­nes. “La es­pe­cie de ja­ca­ran­da que te­ne­mos en Mé­xi­co (Ja­ca­ran­da mi­mo­si­fo­lia) no cre­ce en la par­te nor­cen­tral de Bra­sil –afir­ma el doc­tor Ro­bert Bye–; es na­ti­va de Ar­gen­ti­na y Bo­li­via, pe­ro co­mo es uno de los ár­bo­les tro­pi­ca­les más vis­to­sos, es po­si­ble que ha­ya si­do in­tro­du­ci­do más al nor­te, aun­que no exis­te mu­cha in­for­ma­ción. Es­ta es la es­pe­cie co­mún en Mé­xi­co. Pe­ro tam­bién hay re­por­tes de J. acu­ti­fo­lia por el

es­ta­do de Mo­re­los, pro­ba­ble­men­te de los vi­ve­ros de Mat­su­mo­to”. Y si to­ma­mos en cuen­ta que am­bas his­to­rias con­sig­nan que las se­mi­llas fue­ron traí­das de Bra­sil, que­da mu­cho por ex­pli­car. Así, el ar­gu­men­to con­ti­núa com­pli­cán­do­se; el mis­mo Bye di­ce: “En el her­ba­rio del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía de la UNAM exis­ten tres mues­tras de ja­ca­ran­da de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo xx: una de Cha­pul­te­pec de 1924, otra de Oa­xa­ca en 1926 y otra de Ja­lis­co, al­re­de­dor de 1915. Y el in­ge­nie­ro Ju­lio Ri­quel­me In­da, en su ar­tícu­lo ‘Apun­tes so­bre la ja­ca­ran­da’, pu­bli­ca­do en 1949, con­sig­na la in­tro­duc­ción en Ja­lis­co en 1909. Te­ne­mos pie­zas la­te­ra­les de evi­den­cia, pe­ro na­da me­du­lar”.

No obs­tan­te, de acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción de Ser­gio Her­nán­dez, la in­tro­duc­ción a gran es­ca­la en nues­tra ciu­dad co­mo ár­bol de or­na­to ocu­rrió pri­me­ro du­ran­te la pre­si­den­cia de Álvaro Obre­gón (1920-1924), quien le pi­dió a Mat­su­mo­to que or­na­men­ta­ra las ave­ni­das y los par­ques de una ciu­dad que se ex­pan­día. Es­te re­co­men­dó sem­brar ja­ca­ran­das, cu­ya flo­ra­ción du­ra­ría más que en las zo­nas de don­de son ori­gi­na­rias, por­que “acá no llueve en pri­ma­ve­ra”. La se­gun­da in­tro­duc­ción fue du­ran­te el man­da­to de Pas­cual Ortiz Ru­bio (19301932), quien, ins­pi­ra­do por la flo­ra­ción en Was­hing­ton de los ce­re­zos que el go­bierno de Ja­pón le ha­bía do­na­do a Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1909 y 1912, le so­li­ci­tó a la em­ba­ja­da ni­po­na la do­na­ción de es­tos ár­bo­les fru­ta­les. Es­ta pi­dió con­se­jo a los Mat­su­mo­to, que, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, re­co­men­da­ron que no se sem­bra­ran ce­re­zos en Ciu­dad de Mé­xi­co, pues no flo­re­ce­rían de­bi­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. En vez de ello de­bían sem­brar­se ja­ca­ran­das.

Pro­ba­ble­men­te nun­ca sa­bre­mos a cien­cia cier­ta quién fue el pri­me­ro en in­tro­du­cir las ja­ca­ran­das en Mé­xi­co. Ser­gio Her­nán­dez di­ce: “Hay tes­ti­mo­nios de que ya ha­bía ja­ca­ran­das en Mé­xi­co, pe­ro lo que ha­ce Mat­su­mo­to es traer la semilla, tra­ba­jar­la en sus in­ver­na­de­ros y dar­le otra for­ta­le­za que per­mi­ta plan­tar­la en ave­ni­das y par­ques, e, in­du­da­ble­men­te es él quien la in­tro­du­ce con es­te gi­ro, con es­ta vi­sión de ha­na­mi que le era pro­pia co­mo jar­di­ne­ro im­pe­rial”. Lo in­tere­san­te qui­zá es que se im­por­tó con fi­nes dis­tin­tos: el pri­me­ro, pa­ra sil­vi­cul­tu­ra y el se­gun­do res­pon­día a una in­ten­ción es­té­ti­ca y con­tem­pla­ti­va.

HA­NA­MI Una de las pri­me­ras en­tra­das que apa­re­cen cuan­do uno bus­ca “con­tem­plar” en la red es: “Ob­ser­var con aten­ción, in­te­rés y de­te­ni­mien­to una reali­dad, es­pe­cial­men­te cuan­do es tran­qui­la y pla­cen­te­ra, o cuan­do se ha­ce con pa­si­vi­dad”. Y sí, uno de mis maes­tros en la uni­ver­si­dad de­cía que na­die pue­de ha­cer fi­lo­so­fía con el es­tó­ma­go va­cío, y me cues­ta tra­ba­jo ima­gi­nar que algún ho­mí­ni­do se de­tu­vie­ra a con­tem­plar la de­li­ca­da be­lle­za del cam­po flo­ri­do que lo ro­dea­ba mien­tras tra­ta­ba de es­ca­par de un ma­mut em­bra­ve­ci­do. Pa­ra eso hay que te­ner tiem­po. Así, con­si­de­ro que la con­tem­pla­ción y la re­fle­xión son dos de nues­tros ma­yo­res lu­jos evo­lu­ti­vos.

Por otro la­do, pa­re­ce que, pa­ra que la con­tem­pla­ción “arrai­gue”, se ne­ce­si­ta un po­co de adre­na­li­na, pues to­do se es­cu­cha con ma­yor ni­ti­dez, los co­lo­res se vuel­ven más vi­bran­tes y hay una sen­sa­ción de paz ab­so­lu­ta ape­nas un mo­men­to des­pués de que ha­ya pa­sa­do un pe­li­gro real. Es­te ele­men­to pa­re­ce en­trar en con­tra­dic­ción con los otros dos: si ten­go ocio, ¿có­mo con­si­go en­ton­ces la adre­na­li­na?

Bueno, la his­to­ria pa­re­ce in­di­car que es­ta sin­gu­lar ter­cia en­con­tró su me­jor lu­gar en las cla­ses gue­rre­ras de ca­si cual­quier cul­tu­ra. Es­tas eran cla­ses pri­vi­le­gia­das que no te­nían que tra­ba­jar pa­ra ga­nar­se el sus­ten­to, sal­vo en con­ta­das oca­sio­nes, du­ran­te las cua­les el su­mi­nis­tro de adre­na­li­na

es­ta­ba ga­ran­ti­za­do. Eran pues pe­rio­dos de ocio al­ter­na­dos con tiem­pos de gue­rra. El ca­so que nos ocu­pa es el del Ja­pón del si­glo vii. Du­ran­te ese si­glo al pa­re­cer na­ce el ha­na­mi, que li­te­ral­men­te quie­re de­cir “con­tem­plar flo­res”, la tra­di­ción ja­po­ne­sa de apre­ciar el flo­re­ci­mien­to de los ce­re­zos.

Es­te ar­te se adop­tó de los chi­nos, si bien ellos pre­fe­rían la flor del ci­rue­lo. Sin em­bar­go, la apa­ri­ción de tra­di­cio­nes con­tem­pla­ti­vas, co­mo la ce­re­mo­nia del té o la ca­li­gra­fía, da­tan del pe­rio­do Asu­ka, que va del si­glo vi al viii y du­ran­te el cual se fe­cha la en­tra­da “ofi­cial” del bu­dis­mo a Ja­pón.

El asun­to no es me­nor. A las prác­ti­cas co­ti­dia­nas co­mo ser­vir el té, es­cri­bir o fas­ci­nar­se an­te la flo­ra­ción del ce­re­zo, prác­ti­cas que se pue­den lle­var a ca­bo de ma­ne­ra irre­fle­xi­va, se aña­de es­ta otra di­men­sión que lle­va lo co­ti­diano a lo ex­qui­si­to. No es ser­vir el té, no es es­cri­bir en sí, se es­cri­ben re­ci­bos y re­cor­da­to­rios co­mo se sir­ven ta­zas de ca­fé una tras otra; es có­mo se ejecutan es­tas aho­ra artes, que en su mo­men­to eran ac­tos co­ti­dia­nos. Desa­rro­llar el ar­te de la con­tem­pla­ción vuel­ve a la re­fle­xión y a la sa­cie­dad de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, pe­ro a es­tas se su­ma to­da una fi­lo­so­fía, una que tie­ne que ver con la con­tem­pla­ción: el bu­dis­mo.

Hay otro pun­to im­por­tan­te. La cla­se gue­rre­ra de Ja­pón –los om­ni­nom­bra­dos sa­mu­ráis– asu­mió el ha­na­mi co­mo un re­fle­jo de su pro­pia vi­da: con­tem­plar la evo­lu­ción de una flor que cae en su ple­ni­tud an­tes de mar­chi­tar­se se con­vir­tió en el es­pe­jo que mi­ra al es­pe­jo, la vi­da del gue­rre­ro. Des­tino por emu­lar. Me­tá­fo­ra de su con­di­ción. Uni­ver­so por con­tem­plar.

El ha­na­mi lle­ga a nues­tros días tras 14 si­glos de prác­ti­ca. Des­de en­ton­ces han co­rri­do de la mano ríos de tin­ta y san­gre, poe­sía y ba­ta­llas épi­cas, al gra­do que la mi­to­lo­gía con­sig­na que en un prin­ci­pio las flo­res del ce­re­zo eran blan­cas y se ti­ñe­ron de rosa con los sa­cri­fi­cios ri­tua­les de los sa­mu­ráis. En tér­mi­nos de di­fí­cil com­pren­sión pa­ra una vi­sión oc­ci­den­tal, el ha­na­mi se apro­pia de los pro­nós­ti­cos del tiem­po de­di­ca­dos a la flo­ra­ción, pau­sas en la vi­da la­bo­ral inusua­les en el

“¿Es azul, tar­de de­lan­te? ¿Es li­la, no­che de­trás? Yo quie­ro pi­sar la nie­ve azul del ja­ca­ran­dá”.

Ra­fael Al­ber­ti

rit­mo fre­né­ti­co ni­pón. Es, co­mo mu­chas co­sas en ese país, una es­pe­cie de ob­se­sión.

JACARANAMI Tal vez, sin ne­ce­si­dad de gue­rras y por pu­ro de­lei­te es­té­ti­co, a par­tir es­te ar­te ja­po­nés se desa­rro­lle otro na­cio­nal, el jacaranami o ar­te de con­tem­plar la flo­ra­ción de las ja­ca­ran­das. Gra­cias a los re­co­ve­cos que so­lo la his­to­ria co­no­ce, la opor­tu­ni­dad de la con­tem­pla­ción nos lle­gó co­mo el regalo de un in­mi­gran­te ja­po­nés que se afin­có en Mé­xi­co. Ya es­ta­rá de nues­tro la­do asu­mir la con­tem­pla­ción en nues­tra pro­pia con­di­ción.

En Ciu­dad de Mé­xi­co hay va­rios lu­ga­res don­de se pue­de em­pe­zar a prac­ti­car; uno de ellos es el Par­que Mé­xi­co, uno de los pri­me­ros lu­ga­res don­de las ja­ca­ran­das fue­ron in­tro­du­ci­das con fi­nes de or­na­to. Tam­bién es­tá el cam­pus cen­tral de Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, en­tre las fa­cul­ta­des de De­re­cho y Eco­no­mía, y que ade­más es Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad; la ave­ni­da Ve­ra­cruz, en la co­lo­nia Con­de­sa; la Pla­za de los Ar­cán­ge­les en San Án­gel, pa­ra acom­pa­ñar la ex­pe­rien­cia con ca­lles em­pe­dra­das, y, ob­via­men­te, el bos­que de Cha­pul­te­pec.

La Ro­ma fue de las pri­me­ras co­lo­nias en la ciu­dad en las que se plan­ta­ron ja­ca­ran­das. La Fuen­te de la Ci­be­les es uno de los ico­nos del ba­rrio.

En la bi­blio­te­ca cen­tral de la UNAM, en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, los co­lo­res de las ja­ca­ran­das se in­te­gran a la per­fec­ción con los del mu­ral de Juan O’gor­man. Na­tio­nal Geo­grap­hic en es­pa­ñol agra­de­ce a la doc­to­ra Ali­cia Cha­ca­lo Hi­lu, in­ves­ti­ga­do­ra en...

Tras una re­mo­de­la­ción re­cien­te, las fuen­tes del Mo­nu­men­to a la Re­vo­lu­ción se han con­ver­ti­do en un si­tio pre­di­lec­to pa­ra ir­se a re­fres­car du­ran­te los días más ca­lu­ro­sos de la pri­ma­ve­ra ca­pi­ta­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.