Ca­si to­das las no­ches de nues­tras vi­das ex­pe­ri­men­ta­mos una me­ta­mor­fo­sis asom­bro­sa.

National Geographic (Chile) - - Explora -

Nues­tro ce­re­bro al­te­ra de ma­ne­ra pro­fun­da su com­por­ta­mien­to y pro­pó­si­to, ate­nuan­do nues­tra con­cien­cia. Du­ran­te un ra­to que­da­mos ca­si por com­ple­to pa­ra­li­za­dos. Sin em­bar­go, nues­tros ojos se mue­ven rá­pi­da­men­te tras los pár­pa­dos ce­rra­dos, co­mo si vie­ran, y los pe­que­ños múscu­los de nues­tro oí­do me­dio se mue­ven co­mo si oye­ran, in­clu­so en el si­len­cio. Hom­bres y mu­je­res sen­ti­mos, reite­ra­da­men­te, es­tí­mu­los se­xua­les. A ve­ces cree­mos que po­de­mos vo­lar. Nos acer­ca­mos a las fron­te­ras de la muer­te. Dor­mi­mos.

Al­re­de­dor del año 350 a. C., Aris­tó­te­les es­cri­bió el en­sa­yo “Acer­ca del sue­ño y de la vi­gi­lia”, en el que se pre­gun­ta­ba qué ha­cía­mos y por qué. En los 2 300 años pos­te­rio­res, na­die tu­vo una bue­na res­pues­ta. En 1924, el psi­quia­tra ale­mán Hans

Ber­ger in­ven­tó el elec­tro­en­ce­fa­ló­gra­fo, el cual re­gis­tra la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca del ce­re­bro, y así el es­tu­dio del sue­ño pa­só de la fi­lo­so­fía a la cien­cia. Sin em­bar­go, des­de ha­ce po­cas dé­ca­das las má­qui­nas de ima­ge­no­lo­gía nos han per­mi­ti­do dar un vis­ta­zo más pro­fun­do al fun­cio­na­mien­to in­terno del ce­re­bro, así que nos he­mos acer­ca­do a dar­le una res­pues­ta con­vin­cen­te a Aris­tó­te­les.

To­do lo que he­mos apren­di­do acer­ca del sue­ño ha re­sal­ta­do su im­por­tan­cia pa­ra nues­tra sa­lud men­tal y fí­si­ca. Nues­tro ci­clo de sue­ño-vi­gi­lia es una ca­rac­te­rís­ti­ca cen­tral de la bio­lo­gía hu­ma­na, una adap­ta­ción a la vi­da en un pla­ne­ta ro­ta­to­rio, con su interminable ci­clo de día y no­che. En 2017, el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na se les otor­gó a tres cien­tí­fi­cos que en los años ochen­ta y no­ven­ta iden­ti­fi­ca­ron el re­loj mo­le­cu­lar en el in­te­rior de nues­tras cé­lu­las (co­no­ci­do co­mo ci­clo cir­ca­diano o cir­cá­di­co) cu­yo pro­pó­si­to es man­te­ner­nos en sin­cro­nía con el sol. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes mues­tran que, cuan­do es­te rit­mo cir­ca­diano se rom­pe, es­ta­mos en un ma­yor ries­go de con­traer pa­de­ci­mien­tos co­mo dia­be­tes, en­fer­me­da­des co­ro­na­rias y de­men­cia.

Sin em­bar­go, el des­equi­li­brio en­tre nues­tro es­ti­lo de vi­da y el ci­clo so­lar se ha con­ver­ti­do en una epi­de­mia. “Pa­re­ce­ría co­mo si aho­ra vi­vié­ra­mos en un es­tu­dio mundial de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la pri­va­ción del sue­ño”, di­ce Ro­bert Stick­gold, di­rec­tor del Cen­tro de Sue­ño y Cog­ni­ción de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Har­vard. El es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio duer­me hoy me­nos

de sie­te ho­ras por no­che, unas dos ho­ras me­nos que ha­ce un si­glo. En nues­tra in­can­sa­ble y muy ilu­mi­na­da so­cie­dad, con fre­cuen­cia con­si­de­ra­mos el sue­ño co­mo un ad­ver­sa­rio, un es­ta­do que nos qui­ta productividad y ocio. Tho­mas Edi­son, quien nos dio las bom­bi­llas eléc­tri­cas, ex­pre­só que “el sue­ño es ab­sur­do, un mal há­bi­to”. Creía que ter­mi­na­ría­mos por eli­mi­nar­lo por com­ple­to.

Una no­che en­te­ra de sue­ño aho­ra se sien­te ra­ra y an­ti­cua­da, co­mo una car­ta es­cri­ta a mano. Es co­mo si to­dos qui­sié­ra­mos to­mar ata­jos con pas­ti­llas pa­ra dor­mir, en­gu­llen­do ca­fé pa­ra abo­fe­tear los bos­te­zos, ig­no­ran­do que es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra to­mar un com­pli­ca­do ca­mino con ca­da ano­che­cer. En una bue­na no­che pa­sa­mos cua­tro o cin­co ve­ces por va­rias eta­pas de sue­ño, ca­da una con atri­bu­tos y pro­pó­si­tos úni­cos.

FO­TO­GRA­FÍA AN­TE­RIOR

Con tu­bos y elec­tro­dos, Francis Ajua, de 10 años, es­pe­ra a que se apa­guen las lu­ces pa­ra el es­tu­dio de su sue­ño en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud In­fan­til, en Was­hing­ton, D. C. Lo exa­mi­nan por ap­nea del sue­ño, en la que la res­pi­ra­ción se pau­sa re­pe­ti­da­men­te. En la Fi­lar­mó­ni­ca de Pa­rís, el com­po­si­tor Max Rich­ter di­ri­ge Sleep, pie­za mi­ni­ma­lis­ta y cien­tí­fi­ca­men­te in­for­ma­da que guía a los oyen­tes por un des­can­so re­ju­ve­ne­ce­dor. Du­ra más de ocho ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.