La ca­za de es­ta ma­ri­po­sa en par­ti­cu­lar pue­de ser al­go trai­cio­ne­ro.

National Geographic (Chile) - - Explora -

La co­la de go­lon­dri­na ver­de –Pa­pi­lio blu­mei– so­lo vi­ve aquí, en la is­la de Cé­le­bes, en In­do­ne­sia, y so­lo a una al­ti­tud de­ter­mi­na­da. El ho­gar que tie­ne en las mon­ta­ñas es una ro­ca em­pi­na­da cu­bier­ta con una ca­pa del­ga­da de tie­rra hú­me­da, don­de cual­quier asi­de­ro o pa­so pro­vo­ca un pe­que­ño des­la­ve. Y en al­gún lu­gar del ca­mino, en­tre el va­lle y la ci­ma, una eco­no­mía co­bra for­ma: es­ta es la ra­zón de que al­gu­nas ma­ri­po­sas sean tan va­lio­sas. Es­ta es la ra­zón de que ha­ya un mer­ca­do ne­gro pa­ra las que son ra­ras.

El ca­za­dor, un hom­bre lla­ma­do Jas­min Zai­nud­din, se de­tie­ne. “Un po­co más arri­ba”, di­ce.

Jas­min ha vi­vi­do to­da su vi­da en es­ta is­la y con el pa­so de las dé­ca­das ha desa­rro­lla­do una red de in­for­man­tes, transportistas y ca­za­do­res que lle­van las ma­ri­po­sas de las ci­mas de las mon­ta­ñas

lo­ca­les ha­cia co­lec­cio­nis­tas de to­do el mun­do. Hoy, su ma­ña­na em­pe­zó en Ma­ca­sar, una ciu­dad en el ex­tre­mo su­r­oes­te de la is­la. Una ca­mio­ne­ta lo lle­vó a él y a va­rios de sus ayu­dan­tes por un ca­mino si­nuo­so cues­ta arri­ba, le­jos del ca­lor de las tie­rras ba­jas, a tra­vés de la sel­va y fi­nal­men­te has­ta una al­dea mon­ta­ñe­sa don­de el ca­mino se vol­vía em­pi­na­do y res­ba­lo­so. Ahí, Jas­min tras­la­dó pro­vi­sio­nes y per­so­nal a una me­dia do­ce­na de mo­to­ci­cle­tas, en su ma­yo­ría ma­ne­ja­das por ni­ños pe­que­ños. El ca­mino se des­mo­ro­na­ba y se ha­cía más es­tre­cho, has­ta vol­ver­se una sen­da que se con­ver­tía en una se­rie de puen­tes col­gan­tes que so­lo po­dían sos­te­ner una mo­to­ci­cle­ta a la vez, y to­dos iban a dar a la al­dea si­guien­te. A par­tir de ahí, to­dos des­mon­ta­ron, to­ma­ron sus sa­cos de arroz y sus fras­cos de agua e ini­cia­ron el as­cen­so.

Lle­ga un pun­to en que la mon­ta­ña empieza a con­ver­tir­se en te­rra­zas con arro­za­les y el des­tino de Jas­min apa­re­ce arri­ba. Es una ca­ba­ña que cons­tru­yó él mis­mo, mon­ta­da so­bre pi­lo­tes al­tos. Uno por uno, él y sus ayu­dan­tes tre­pan por un tron­co pa­ra po­der en­trar. Cuan­do el sol se po­ne, Jas­min se es­ti­ra so­bre el pi­so de la ca­ba­ña. Ac­tual­men­te es un hom­bre de edad me­dia­na y car­gar las pro­vi­sio­nes se vuelve más di­fí­cil en ca­da via­je. Ma­ña­na, in­di­ca, la ca­ce­ría em­pe­za­rá en se­rio. Por aho­ra, dos mu­je­res, una de edad me­dia­na y una más jo­ven, pre­pa­ran la ce­na.

Ca­da pa­la­bra que Jas­min pro­nun­cia, to­do lo que to­ca, to­do recuerdo que tie­ne se cen­tra en las ma­ri­po­sas. Las ha es­tu­dia­do, se­gui­do y ca­za­do des­de que tu­vo un en­cuen­tro con un ex­tran­je­ro cuan­do era ni­ño. Hoy él es quien pa­ga un ejér­ci­to

de ni­ños pe­que­ños, to­dos equi­pa­dos con re­des en­to­mo­ló­gi­cas. En con­jun­to, cons­ti­tu­yen el pel­da­ño más ba­jo de un mer­ca­do de ma­ri­po­sas que cul­mi­na en sa­lo­nes pri­va­dos y salas de ju­tas cor­po­ra­ti­vas en tie­rras le­ja­nas, don­de al­gu­nos co­lec­cio­nis­tas pa­gan mi­les de dó­la­res por es­pe­cí­me­nes que ex­hi­ben de­trás de un cris­tal.

En la pe­num­bra, las mu­je­res se ríen de la fi­gu­ra bo­ca aba­jo de Jas­min mien­tras co­ci­nan. La ma­yor es Mu­jiau­na, su es­po­sa des­de ha­ce ca­si 30 años. Son­ríen mu­cho en­tre ellas.

Jas­min se in­cor­po­ra. “¿Us­ted tie­ne es­po­sa?”, me pre­gun­ta.

Es la pri­me­ra vez que se des­vía del te­ma de las ma­ri­po­sas y la pre­gun­ta es tan ines­pe­ra­da que me cues­ta tra­ba­jo res­pon­der­la.

“No –le di­go–. Ya no”.

“¿Le pa­só al­go?”.

“Sí”.

Se sien­ta en si­len­cio du­ran­te un mo­men­to y se vuelve a acos­tar.

LA CA­BA­ÑA SE EN­CUEN­TRA en el la­do oes­te de la mon­ta­ña, así que el día si­guien­te lle­ga co­mo una losa de luz que se des­li­za en­tre la la­de­ra y las nu­bes ba­jas de llu­via.

Jas­min me ex­pli­ca que él ya ra­ra vez lle­ga a la ci­ma, pe­ro hoy va a acom­pa­ñar a su ca­za­dor fa­vo­ri­to, un jo­ven lla­ma­do Aris, una par­te del ca­mino. Am­bos lle­van atra­pa­ma­ri­po­sas.

Un arro­yo co­rre más allá de los arro­za­les y lo si­guen has­ta un río pe­que­ño, des­pués un po­co más, cues­ta arri­ba en la mon­ta­ña. Du­ran­te el tra­yec­to, Jas­min ha­bla li­bre­men­te –las ma­ri­po­sas no es­cu­chan la voz hu­ma­na–, pe­ro sus ojos es­tán en­tre­na­dos pa­ra in­ter­pre­tar el bos­que. En un pai­sa­je de he­le­chos, en­re­da­de­ras y agua que go­tea, él pue­de dis­tin­guir cual­quier di­mi­nu­ta co­sa ala­da que se po­se de­ba­jo de una ho­ja. “No –di­ce en ca­da oca­sión–, de­ma­sia­do co­mún”.

El pa­dre de Jas­min ya ca­za­ba ma­ri­po­sas an­tes que él; se ini­ció a prin­ci­pios de los años se­ten­ta. Vi­vían en una al­dea lla­ma­da Ban­ti­mu­rung, la cual ha­bía vi­si­ta­do un si­glo an­tes el gran na­tu­ra­lis­ta bri­tá­ni­co Al­fred Rus­sel Wa­lla­ce y a la que des­cri­bía co­mo “una vis­ta her­mo­sa sal­pi­ca­da de gru­pos de ale­gres ma­ri­po­sas –anaran­ja­das, ama­ri­llas, blan­cas, azu­les y ver­des–, que al ver­se mo­les­ta­das se ele­va­ban por el ai­re en cen­te­na­res y for­ma­ban nu­bes mul­ti­co­lo­res”.

La téc­ni­ca del pa­dre era ru­di­men­ta­ria. Atra­pa­ba cual­quier cria­tu­ra que flo­ta­ra cer­ca de la ca­sa fa­mi­liar y la ofre­cía a los ex­tran­je­ros que vi­si­ta­ban la is­la. Pron­to, los ex­tran­je­ros que lle­ga­ban pa­re­cían sa­ber más so­bre las ma­ri­po­sas que los lu­ga­re­ños. Por ejem­plo, cuan­do Jas­min era jo­ven, un co­lec­cio­nis­ta fran­cés le en­se­ñó una cam­pa­na de cris­tal en la que atra­pa­ba a las ma­ri­po­sas con un po­co de éter. “Un fras­co de la muer­te”, me ex­pli­có Jas­min.

Un pro­yec­to gu­ber­na­men­tal obli­gó a su fa­mi­lia a mu­dar­se po­co des­pués, me con­tó, pe­ro ese fras­co pe­cu­liar se que­dó en su ima­gi­na­ción: el mo­vi­mien­to de las ma­ri­po­sas y lo fá­cil que se des­li­za­ban ha­cia la in­mo­vi­li­dad.

El si­guien­te gi­ro en su vi­da lle­gó unos cuán­tos años des­pués, en los ochen­ta. Un gru­po pe­que­ño de vi­si­tan­tes ja­po­ne­ses lle­gó a Cé­le­bes con pre­gun­tas so­bre las ma­ri­po­sas. Uno de ellos, un hom­bre a quien Jas­min lla­ma­ba Mr. Nis­hi­ya­ma, ha­bla­ba al­go de in­do­ne­sio y se per­ca­tó del mu­cha­cho. Con­si­de­ró que Jas­min era lis­to, po­nía aten­ción y pa­re­cía te­ner una in­cli­na­ción ge­nui­na por las ma­ri­po­sas.

En las dos dé­ca­das si­guien­tes, Mr. Nis­hi­ya­ma vol­vió a la is­la va­rias ve­ces y siem­pre con­tra­ta­ba a Jas­min pa­ra que lo ayu­da­ra en sus ex­pe­di­cio­nes a las mon­ta­ñas. Mien­tras es­ca­la­ban, el ja­po­nés le re­ve­ló un mun­do en­te­ro so­bre las ma­ri­po­sas: sus pa­tro­nes de vue­lo, de apa­rea­mien­to, de des­can­so; qué las atraía y qué las re­pe­lía. So­lo unos años más tar­de Jas­min se en­te­ró de que su maes­tro era Ya­su­su­ke Nis­hi­ya­ma, uno de los gran­des le­pi­dop­te­ró­lo­gos de Asia. Es­cri­bió li­bros so­bre las ma­ri­po­sas que en­con­tra­ron jun­tos.

Aho­ra, Jas­min se­ña­la de­trás de una cas­ca­da. “Ahí, ahí es don­de vi­ven las blu­mei”, anun­cia.

Aris con­ti­núa es­ca­lan­do. Jas­min no sube. Con­for­me re­tro­ce­de ha­cia la sel­va, no da la vuel­ta por com­ple­to; de­ja que sus ojos se en­tre­ten­gan en la ne­bli­na por en­ci­ma de la cas­ca­da. Dis­traí­da­men­te, de­ja que su red pa­ra ma­ri­po­sas os­ci­le en ar­cos sua­ves con un mo­vi­mien­to va­po­ro­so, co­mo una te­la­ra­ña al ai­re.

RE­SUL­TA QUE LA CAS­CA­DA es la pri­me­ra de va­rias. Aris tre­pa por ellas y fi­nal­men­te pa­sa más allá de la cu­bier­ta de niebla. Se de­tie­ne pa­ra to­mar una ca­ja de ma­de­ra trian­gu­lar que cuel­ga de su ca­de­ra, de la que ex­trae un pe­da­zo de pa­pel en­ce­ra­do en for­ma de trián­gu­lo y de es­te re­ti­ra con cui­da­do un es­pé­ci­men de la ma­ri­po­sa que es­pe­ra atra­par. Pa­pi­lio blu­mei.

Sus alas pa­re­cen de ter­cio­pe­lo ne­gro, ca­da una con una fran­ja de co­lor ver­de azu­la­do. Es un ob­je­to des­lum­bran­te, co­mo una jo­ya, y de in­me­dia­to

que­da cla­ro por qué los co­lec­cio­nis­tas de con­ti­nen­tes dis­tan­tes la desean.

Aris cor­ta una as­ti­lla pe­que­ña de ma­de­ra de un ár­bol, no ma­yor que un ce­ri­llo, y la afi­la. La uti­li­za pa­ra fi­jar su es­pé­ci­men de ma­ri­po­sa a una ho­ja enor­me que le lle­ga a la al­tu­ra de la cin­tu­ra, lue­go se re­ti­ra pa­ra ob­ser­var des­de atrás de una ro­ca.

“Hem­bra –di­ce mien­tras asien­te–. El macho ven­drá en bus­ca de una com­pa­ñe­ra”.

Se aco­mo­da en un es­pa­cio hue­co de la ro­ca pa­ra es­pe­rar.

Aris tie­ne su pro­pia com­pa­ñe­ra, me cuen­ta, y un be­bé re­cién na­ci­do. Vi­ven to­do el año en la ca­ba­ña de Jas­min y so­bre­vi­ven con arroz y el di­ne­ro de las ma­ri­po­sas. Él y otros ca­za­do­res se las lle­van a Jas­min, quien les pa­ga unos cen­ta­vos por ca­da una y las ven­de ya sea en el mer­ca­do de Ban­ti­mu­rung o a un hom­bre en Ya­kar­ta –un ca­po in­do­ne­sio de las ma­ri­po­sas–, quien a su vez las ofre­ce a tra­fi­can­tes en to­do el mun­do. Pa­ra el mo­men­to en que el ven­de­dor fi­nal de una blu­mei co­lo­ca la ma­ri­po­sa en una vi­tri­na, po­dría va­ler cer­ca de 100 dó­la­res. Otras es­pe­cies –pro­te­gi­das in­ter­na­cio­nal­men­te– al­can­zan pre­cios as­tro­nó­mi­cos.

La idea de co­mer­ciar con ma­ri­po­sas po­dría so­nar pin­to­res­ca, ca­si vic­to­ria­na, pe­ro internet ha pues­to en mar­cha es­te mer­ca­do ac­tual. En 2017, au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas con­de­na­ron, por pri­me­ra vez, a un hom­bre por cap­tu­rar y ma­tar una hor­mi­gue­ra de lu­na­res, una de las ma­ri­po­sas más ra­ras de Gran Bre­ta­ña. Los in­ves­ti­ga­do­res aso­cia­ron a Phi­llip Cu­llen con una cuen­ta de subas­tas en lí­nea.

Es di­fí­cil de­ter­mi­nar ac­tual­men­te el ta­ma­ño exac­to del mer­ca­do ne­gro glo­bal de ma­ri­po­sas, pe­ro los cálcu­los ron­dan los cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res al año.

“¿Us­ted ve ma­ri­po­sas en ca­sa?”, pre­gun­ta Aris. A ve­ces, le con­tes­té.

Mi ciu­dad na­tal, Fair­ho­pe, en Ala­ba­ma, es­tá en la ru­ta mi­gra­to­ria de las ma­ri­po­sas mo­nar­ca. Una de las úl­ti­mas ex­cur­sio­nes que hi­ci­mos mi es­po­sa y yo con nues­tras hi­jas fue a un mu­seo don­de vi­mos un do­cu­men­tal lla­ma­do El vue­lo de las ma­ri­po­sas, so­bre la gran mi­gra­ción anual de las ma­ri­po­sas mo­nar­ca. To­dos nos enamo­ra­mos de ellas y, a la sa­li­da, mis hi­jas nos su­pli­ca­ron que les com­prá­ra­mos li­bros y ju­gue­tes con el te­ma de las ma­ri­po­sas. Mi es­po­sa, Ni­co­le, com­pró un de­li­ca­do par de are­tes de mo­nar­ca.

A Aris le gus­ta la idea de una pe­lí­cu­la so­bre ma­ri­po­sas. Lo ha­ce reír. Ahí de­ten­go la his­to­ria. No es ne­ce­sa­rio ex­pli­car el cán­cer que ya se ha­bía apo­de­ra­do de Ni­co­le du­ran­te ese via­je y que se la lle­va­ría en los si­guien­tes dos años. A ve­ces, mis hi­jas sa­can los are­tes del es­tu­che y los ad­mi­ran fren­te al espejo. No son ca­ros, pe­ro los ma­ni­pu­lan co­mo si fue­ran un te­so­ro.

“Ex­tra­ño a mi es­po­sa”, di­ce Aris.

Yo tam­bién, res­pon­do.

Nos sen­ta­mos por mu­cho tiem­po. Ho­ras. Atra­par ma­ri­po­sas es una em­pre­sa so­li­ta­ria. De re­pen­te, el dedo de Aris se­ña­la ha­cia el cie­lo: “Mi­ra”.

Muy al­to en­tre las co­pas de los ár­bo­les –mu­cho más al­to de lo que yo ha­bría vis­to en bus­ca de ma­ri­po­sas– hay un par­pa­deo azul, co­mo un pe­da­zo de con­fe­ti. Len­ta­men­te, des­cien­de de ma­ne­ra zig­za­guean­te en una ru­ta irre­gu­lar ha­cia el se­ñue­lo. Con­for­me se acer­ca me doy cuen­ta de lo di­fe­ren­te que es de es­te. Es al­go que re­lu­ce, no es un tono de azul sino mu­chos. Su co­lor tie­ne una cuar­ta di­men­sión; de un mo­men­to a otro, se­gún se mue­va, el co­lor cam­bia de­pen­dien­do del án­gu­lo de sus alas fren­te al sol.

Los cien­tí­fi­cos han tra­ta­do por años de re­pli­car es­ta cua­li­dad de la blu­mei. En 2010, un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos de las uni­ver­si­da­des de Cam­brid­ge y Exe­ter in­ten­tó des­cri­bir su esen­cia en Na­tu­re Na­no­tech­no­logy, una re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da. “No obs­tan­te la fí­si­ca de los co­lo­res es­truc­tu­ra­les es­tá bien en­ten­di­da, aún es un reto crear réplicas ar­ti­fi­cia­les de las es­truc­tu­ras fo­tó­ni­cas na­tu­ra­les. Aquí uti­li­za­mos una com­bi­na­ción de téc­ni­cas de de­po­si­ción de ca­pas, in­clu­yen­do au­to­en­sam­bla­je co­loi­dal, de­po­si­ción in­ter­mi­ten­te de ca­pas y de­po­si­ción ató­mi­ca de ca­pas, pa­ra fa­bri­car es­truc­tu­ras fo­tó­ni­cas que imi­ten el efec­to de la mez­cla de co­lor que se ha­lla en las alas de la ma­ri­po­sa in­do­ne­sia Pa­pi­lio blu­mei”.

Las ma­ri­po­sas exis­ten al bor­de de la no exis­ten­cia, flo­tan de es­te la­do del ve­lo mor­tal. Tal es su de­li­ca­de­za: inal­can­za­ble en vi­da y po­co sa­tis­fac­to­ria en

la muer­te.

Ba­co Bu­gis si­gue su pro­pio pa­trón mi­gra­to­rio de di­ciem­bre a mar­zo, ya que recorre cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra se­guir a las ma­ri­po­sas en los bos­ques re­mo­tos de In­do­ne­sia. Ca­za las es­cu­rri­di­zas alas de pá­ja­ro, por las que los tra­fi­can­tes pue­den pa­gar has­ta 100 dó­la­res y los co­lec­cio­nis­tas ex­tran­je­ros mu­cho más. FO­TO­GRA­FÍA AN­TE­RIOR Un ca­za­dor de la is­la de Ba­can, en In­do­ne­sia, aco­mo­da los es­pe­cí­me­nes que ven­de­rá enBa­li. Des­de ahí, las ma­ri­po­sas se ex­por­tan por Asia a co­lec­cio­nis­tas en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.