LA HIS­TO­RIA DE FON­DO

UN FO­TÓ­GRA­FO SE EN­CUEN­TRA CON PER­SO­NAS QUE VI­VEN SU SUE­ÑO DE REA­LI­ZAR VUE­LOS ESPACIALES EN LA TIE­RRA.

National Geographic (Chile) - - Testimonios - —NI­NA STROCHLIC

EL CA­LOR Y LOS REMOLINOS de pol­vo se cier­nen so­bre la tie­rra agrie­ta­da del no­roes­te de Ne­va­da. En el otoño de 2016, el fo­tó­gra­fo Ro­bert Ormerod se des­vió de la ca­rre­te­ra en di­rec­ción al le­cho se­co de un la­go en el de­sier­to de Black Rock, en bus­ca de un si­tio pa­ra lan­za­mien­to de cohe­tes. Vis­lum­bró una hi­le­ra bo­rro­sa de ca­sas ro­dan­tes de los asis­ten­tes a una fa­mo­sa con­ven­ción de cohe­te­ría ama­teur.

Des­de 1991, la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Avia­ción de Es­ta­dos Uni­dos le ha per­mi­ti­do a la Aso­cia­ción de Cohe­te­ría Tri­po­li lan­zar cohe­tes has­ta una al­tu­ra de 150 ki­ló­me­tros. Es una de las po­cas oca­sio­nes en las que pue­den lan­zar­se cohe­tes de gran al­ti­tud de for­ma se­gu­ra y le­gal, por lo que en­tre 100 y 200 afi­cio­na­dos se reúnen anual­men­te pa­ra po­ner a prue­ba sus crea­cio­nes.

Un in­ge­nie­ro ins­ta­ló una cá­ma­ra Go­pro en su cohe­te; le mos­tró a Ormerod imá­ge­nes que la cá­ma­ra cap­tu­ró des­de las al­tu­ras. Des­de el cen­tro de con­trol se es­cu­cha un con­teo re­gre­si­vo: 5, 4, 3, 2, 1. Los cohe­tes des­pe­gan y des­pués flo­tan sua­ve­men­te de re­gre­so a la Tie­rra en pa­ra­caí­das, si no fa­llan.

De ni­ño, a Ormerod le gus­ta­ban los as­tro­nau­tas y la cien­cia fic­ción, pe­ro nun­ca ima­gi­nó que po­dría sa­lir de la Tie­rra. “Cuan­do so­lo un por­cen­ta­je di­mi­nu­to de per­so­nas pue­de ir al es­pa­cio, ¿qué ha­ce el res­to que sue­ña con eso?”, se pre­gun­ta­ba. Des­pués, du­ran­te un lan­za­mien­to de cohe­tes en su na­tal Es­co­cia, en­con­tró la res­pues­ta: cum­plen sus sue­ños in­ter­es­te­la­res en tie­rra. Po­co des­pués ya se­guía a un gru­po de cien­tí­fi­cos has­ta un te­rreno que si­mu­la­ba Mar­te, en Utah, Es­ta­dos Uni­dos, y a ca­za­do­res de au­ro­ras bo­rea­les en la es­pec­tral cos­ta de Is­lan­dia. Más ade­lan­te vi­si­ta­rá a en­tu­sias­tas de los círcu­los en cul­ti­vos, ubi­ca­dos en Ru­sia, y a as­tró­no­mos en Su­dá­fri­ca. “Es­tos afi­cio­na­dos son gen­te co­mún, pe­ro están des­pe­gan­do ha­cia el es­pa­cio ex­te­rior”, ase­gu­ra Ormerod.

Pe­ter Thoeny lle­va un cohe­te que fa­bri­có su hi­jo, Ale­xis, es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría ae­roes­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.