Due­ñas de las tem­pes­ta­des, en la mi­to­lo­gía grie­ga

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR ERICK PINEDO FO­TO­GRA­FÍAS DE SER­GIO IZ­QUIER­DO P. op.: des­de 2016, el equi­po de Apa­ri­cio tra­ba­ja con un ni­do que se re­por­tó en 1977, al mo­ni­to­rear des­de su na­ci­mien­to a un águi­la ar­pía lla­ma­da Ot­to (arri­ba). En los ni­dos es co­mún ha­llar ega­gró­pi­las, r

las har­pías fue­ron en­via­das por Zeus pa­ra ator­men­tar a Fi­neo, rey de Tra­cia, al ro­bar e in­fec­tar la co­mi­da de es­te mo­nar­ca con la pes­te de sus pro­pios ex­cre­men­tos. Aque­llos se­res con cuer­po de ave y ca­be­za de mu­jer eran crue­les ver­du­gos que rap­ta­ban y tor­tu­ra­ban a pla­cer, co­mo sím­bo­los de la fuer­za arra­sa­do­ra del vien­to en la cos­mo­go­nía he­lé­ni­ca; en la na­tu­ra­le­za, la des­ven­tu­ra a ma­nos de es­ta cria­tu­ra no es­tá le­jos de la reali­dad.

En con­tras­te con el nom­bre mí­ti­co que los con­quis­ta­do­res le die­ron de­bi­do al ta­ma­ño y la fe­ro­ci­dad que ob­ser­va­ron en es­ta ave al lle­gar al Nue­vo Mun­do, el águi­la ar­pía ha es­ta­do pre­sen­te des­de tiem­pos prehis­pá­ni­cos en el ima­gi­na­rio de las cul­tu­ras ori­gi­na­rias que la re­la­cio­na­ban con el es­pí­ri­tu del vien­to; así se mues­tra en la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Cha­vín de Huán­tar, en Pe­rú, don­de se han en­con­tra­do re­pre­sen­ta­cio­nes en ce­rá­mi­ca y es­cul­tu­ras que la per­so­ni­fi­can, ade­más de mos­trar­se en el Có­di­ce de Dres­de y en los mu­ra­les ma­yas de Ca­lak­mul, Bo­nam­pak y Chi­chén It­zá, Mé­xi­co.

Con­si­de­ra­da el ave de ca­za más fuer­te, la más gran­de de Amé­ri­ca y una de las más ro­bus­tas del mun­do, do­mi­na el do­sel de las selvas des­de el sur de Mé­xi­co has­ta el su­r­es­te de Bra­sil, a lo lar­go del Ama­zo­nas y has­ta el nor­te de Ar­gen­ti­na.

Sus ga­rras de has­ta 15 cen­tí­me­tros –pro­me­dio de las zar­pas de un oso par­do– pue­den ejer­cer has­ta 40 ki­lo­gra­mos-fuer­za por cen­tí­me­tro cua­dra­do. Sin em­bar­go, co­mo con to­das las ra­pa­ces, la ver­da­de­ra for­ta­le­za se en­cuen­tra en las hem­bras, las cua­les pue­den pa­sar el me­tro de lon­gi­tud y pe­sar nueve ki­lo­gra­mos, en tan­to que los ma­chos lle­gan a me­dir ca­si un me­tro y pe­sar ocho ki­lo­gra­mos. Ade­más, sus alas le per­mi­ten le­van­tar pre­sas de has­ta tres ve­ces su pe­so y des­pla­zar­se a 80 ki­ló­me­tros por ho­ra pa­ra cu­brir en­tre 30 y 60 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de man­to fo­res­tal, te­rri­to­rio que se ha re­du­ci­do por la ga­na­de­ría, la ta­la, el trá­fi­co ile­gal, la ca­ce­ría, la mi­ne­ría, los in­cen­dios fo­res­ta­les y la agri­cul­tu­ra.

“La que vue­la y sa­quea” (Har­pia harpy­ja) tu­vo una fa­ma ne­ga­ti­va en­tre las po­bla­cio­nes ru­ra­les por la erró­nea creen­cia de que, al igual que el en­gen­dro fan­tás­ti­co, se­cues­tra a ni­ños pa­ra ali­men­tar a sus crías. Por ello, el doc­tor Eduardo Ál­va­rez co­men­zó a in­ves­ti­gar es­ta ra­paz a fi­na­les de los años ochen­ta con ra­dio­trans­mi­so­res sa­te­li­ta­les pa­ra crear el Pro­yec­to de Con­ser­va­ción del Águi­la Ar­pía en Ve­ne­zue­la, en 1992. Pe­ro, de­bi­do a las ex­ten­sio­nes que ha­bi­ta la es­pe­cie, en 1993 el in­ves­ti­ga­dor se alió con cie­ntí­fi­cos pa­na­me­ños pa­ra am­pliar el pro­gra­ma y mo­ni­to­rear el vas­to te­rri­to­rio que so­bre­vue­la.

“En Pa­na­má se es­tu­dian las me­jo­res po­bla­cio­nes de ar­pías en Cen­troa­mé­ri­ca: tal vez ya no exis­tan en Cos­ta Ri­ca; El Sal­va­dor ya no tie­ne; sa­be­mos de po­cos in­di­vi­duos en Ni­ca­ra­gua y Hon­du­ras; de al­gu­nas muer­tes en Gua­te­ma­la, y de un ni­do en Mé­xi­co. Pe­ro en Pa­na­má, país con tan so­lo 74 200 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, se es­ti­ma que hay 227 pa­re­jas en una zo­na de 22 800 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, que va des­de el Caribe, en Bo­cas del To­ro, y la sie­rra de Ma­je, en el Pa­cí­fi­co, has­ta Da­rién”, di­ce la bió­lo­ga Kar­la Apa­ri­cio, quien lle­va más de 20 años es­tu­dian­do ar­pías en Pa­na­má.

Con uno de los ci­clos re­pro­duc­ti­vos más len­tos en las aves, es­ta águi­las son mo­nó­ga­mas y uti­li­zan ár­bo­les emer­gen­tes co­mo el cui­po, la cei­ba, el fri­jo­li­llo, la ca­ña fís­tu­la y el al­men­dro de mon­ta­ña pa­ra ha­cer ni­dos de un me­tro de diá­me­tro, a una al­tu­ra de en­tre 30 y 75 me­tros, don­de pon­drán uno o dos hue­vos ca­da tres años y ocu­pa­rán va­rias ve­ces has­ta por 45 años. Aun­que por lo ge­ne­ral so­lo so­bre­vi­ve una cría por tem­po­ra­da, los po­llue­los cre­cen has­ta que su plu­món blan­co cam­bia a un plu­ma­je que in­ter­ca­la fran­jas blan­qui­ne­gras y co­ro­na su ca­be­za con plu­mas eréc­ti­les.

Ade­más de cap­tar el so­ni­do, las ar­pías mues­tran su áni­mo y aler­ta al er­guir su cres­ta, aun­que, sin un de­pre­da­dor na­tu­ral en su eco­sis­te­ma, se hallan en la ci­ma de la ca­de­na ali­men­ta­ria del do­sel fo­res­tal. Al ca­zar ape­nas dos ve­ces por se­ma­na, eli­ge pre­sas de gran ta­ma­ño co­mo pe­re­zo­sos, mo­nos, gua­ca­ma­yas, lo­ros, igua­nas, puer­coes­pi­nes y ar­ma­di­llos pa­ra es­ta­bi­li­zar las po­bla­cio­nes ar­bó­reas, pe­ro tam­bién de las te­rres­tres: “El ma­cho es muy ágil. Con sus dos me­tros de en­ver­ga­du­ra –cor­ta, com­pa­ra­da con su cuer­po– se desen­vuel­ve en­tre la espesura del so­to­bos­que pa­ra cap­tu­rar pre­sas, tan­to en las ra­mas co­mo en el sue­lo, sin ser per­ci­bi­da”, co­men­ta Apa­ri­cio.

En 2002, es­ta ra­paz fue de­cla­ra­da ave na­cio­nal, al fi­gu­rar en su es­cu­do de ar­mas e in­clu­so en el lo­go de la li­ga de fut­bol co­mo una es­pe­cie que re­pre­sen­ta la fuer­za, au­to­no­mía e iden­ti­dad de los pa­na­me­ños. “Las ar­pías tie­nen un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra nues­tro país. Co­mo las gran­des na­cio­nes, nues­tro mo­nu­men­to es una ra­paz”, co­men­ta la tam­bién pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Na­tu­ra­le­za y Cien­cia 507 y miem­bro fun­da­do­ra del Pa­tro­na­to Ami­gos del Águi­la Har­pía.

Des­pués de la re­gión del Da­rién y el Al­to Da­rién –en­tre Pa­na­má y Co­lom­bia–, el Par­que Na­cio­nal Cha­gres es uno de los há­bi­tats más im­por­tan­tes pa­ra las ar­pías en Pa­na­má, con unas 11 pa­re­jas en sus 1 290 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Con to­do, la pér­di­da de la sel­va se ha re­du­ci­do a 30% en el país, del cual so­lo 13% es­tá pro­te­gi­do, lo que ame­na­za la es­pe­cie en la re­gión y la po­ne en pe­li­gro de ex­tin­ción en Cen­troa­mé­ri­ca.

En aras de co­no­cer me­jor es­ta ave y ayu­dar a su res­guar­do, el pro­yec­to co­lo­có los pri­me­ros ra­dios trans­mi­so­res sa­te­li­ta­les en 1994, in­cur­sio­nó en el uso de dro­nes en 2016 e ins­ta­ló la pri­me­ra cá­ma­ra tram­pa en un ni­do ac­ti­vo en Pa­na­má en 2017 pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre su com­por­ta­mien­to en Cha­gres y Da­rién, con apo­yo del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te de Pa­na­má, el Fon­do pa­ra el Me­dio Am­bien­te Mun­dial (GEF) y los con­gre­sos re­gio­na­les.

“La te­le­me­tría mos­tró la im­por­tan­cia del es­pa­cio que ca­da in­di­vi­duo ne­ce­si­ta pa­ra des­pla­zar­se, desa­rro­llar su vue­lo y prac­ti­car ca­ce­ría: al me­nos 600 me­tros al­re­de­dor de ca­da ni­do. Por eso es im­por­tan­te dar­les pro­tec­ción ab­so­lu­ta a las zo­nas de anida­ción y man­te­ner la co­nec­ti­vi­dad del en­torno –di­ce Apa­ri­cio–. Los jó­ve­nes per­ma­ne­cen sus pri­me­ros dos años y me­dio cer­ca del ni­do, des­pla­zán­do­se en las ra­mas de su ár­bol y lue­go ha­cia otros po­sa­de­ros, has­ta fi­nal­men­te sa­lir a vo­lar”. Los da­tos po­drían ayu­dar a pro­mo­ver res­tric­cio­nes en torno a la ex­pan­sión agrí­co­la y ur­ba­na, así co­mo a cual­quier ac­ti­vi­dad que ame­na­ce el há­bi­tat de anida­ción.

Así, el pro­yec­to ac­tua­li­zó el ma­pa de há­bi­tat pa­ra la es­pe­cie en el país y ayu­dó a la crea­ción de zo­nas na­tu­ra­les pro­te­gi­das –co­mo Cha­gres (de es­pe­cial im­por­tan­cia, ya que es el re­ser­vo­rio de agua pa­ra el fun­cio­na­mien­to del Ca­nal de Pa­na­má) y Da­rién (don­de la ta­la ile­gal es un te­ma se­rio)– que re­pre­sen­tan un re­fu­gio pa­ra la vi­da sil­ves­tre, en es­pe­cial pa­ra los si­tios de crian­za del ave na­cio­nal de Pa­na­má.

Su­pe­ra­da la in­cre­du­li­dad, hoy la con­cep­ción de aque­lla le­gen­da­ria cria­tu­ra alada ocu­pa un lu­gar pro­mi­nen­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo fiel re­pre­sen­tan­te del po­de­río que se trans­por­ta a tra­vés del vien­to.

MA­PA: AN­DREA OR­TIZ

1.80 m A 32 me­tros de al­tu­ra, la pla­ta­for­ma de ob­ser­va­ción que ins­ta­ló el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te de Pa­na­má tam­bién ayu­dó a ob­ser­var y do­cu­men­tar el com­por­ta­mien­to de otras aves que usan la zo­na mon­ta­ño­sa del cen­tro del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.