Shu­ri lle­va un ar­co de ma­de­ra y dos fle­chas de 1.8 me­tros con afi­la­das pun­tas de bam­bú.

National Geographic (Chile) - - Explora - Por CH­RIS FAGAN

Tie­ne al­re­de­dor de 60 años y su fren­te arru­ga­da su­gie­re una vi­da di­fí­cil en la sel­va. Al de­te­ner­se en lo al­to de una co­li­na, se vuel­ve ha­cia mí y le­van­ta su ca­mi­sa ro­ja de­co­lo­ra­da pa­ra mos­trar­me una ci­ca­triz de 15 cen­tí­me­tros en su cos­ta­do, jus­to por de­ba­jo de las cos­ti­llas. “Mash­co”, di­ce, con voz ba­ja, re­fi­rién­do­se a la et­nia mash­co pi­ro. Le­van­ta su ar­co co­mo si se dis­pu­sie­ra a ti­rar y, en­ton­ces, mue­ve la mano ha­cia la ci­ca­triz, cie­rra los ojos y ha­ce una mue­ca de do­lor.

Shu­ri es mas­ta­nahua, uno de los nu­me­ro­sos gru­pos que ha­bi­tan las apar­ta­das tie­rras fron­te­ri­zas me­ri­dio­na­les en­tre Pe­rú y Bra­sil. Ha­ce 15 años, mi­sio­ne­ros evan­gé­li­cos lle­ga­ron al río Cu­ran­ja pa­ra lle­var a su pue­blo fue­ra de la sel­va. Aque­llos mi­sio­ne­ros cons­tru­ye­ron una al­dea, des­pe­ja­ron tie­rras pa­ra una gran­ja, re­clu­ta­ron in­tér­pre­tes en las tri­bus lo­ca­les y de­ja­ron ob­se­quios jun­to a los sen­de­ros de ca­za. A la lar­ga, Shu­ri, sus dos es­po­sas y su sue­gra se unie­ron a los mi­sio­ne­ros, pe­ro el res­to de su gru­po –tal vez unas 20 per­so­nas– op­tó por per­ma­ne­cer en la sel­va con las otras tri­bus ais­la­das, in­clui­dos sus enemi­gos mor­ta­les, los mash­co pi­ros.

Lle­ga­mos a un cla­ro y Ele­na, la es­po­sa más jo­ven de Shu­ri, sa­le de un re­fu­gio de pal­ma per­fec­ta­men­te ca­mu­fla­do. Vis­te una ca­mi­se­ta de fut­bol ro­ja con el lo­go­ti­po del equi­po bri­tá­ni­co Ar­se­nal, re­ga­lo de los guar­dias del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra apos­ta­dos río aba­jo. Se ha pin­ta­do el ros­tro con pun­tos ín­di­gos. Le gri­ta al­go a Ce­lia, nues­tra in­tér­pre­te. “Tie­ne ham­bre y le due­le el es­tó­ma­go –in­for­ma Ce­lia–. Quie­re pas­ti­llas”.

Co­noz­co a Shu­ri y a Ele­na des­de 2006, de­bi­do a mi la­bor pa­ra im­ple­men­tar pro­yec­tos de con­ser­va­ción y de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas río aba­jo. He si­do tes­ti­go de su es­fuer­zo con­ti­nuo pa­ra asi­mi­lar­se a la so­cie­dad mo­der­na, con un mí­ni­mo de apo­yo.

El fo­tó­gra­fo Char­lie Ha­mil­ton Ja­mes me ha acom­pa­ña­do al río Cu­ran­ja, unos 25 ki­ló­me­tros al sur de la fron­te­ra pe­rua­na con Bra­sil, pa­ra do­cu­men­tar las vi­das de las tri­bus apar­ta­das y las pre­sio­nes que en­ca­ran quie­nes si­guen en ais­la­mien­to. Es­ta­mos cer­ca del Par­que Na­cio­nal Al­to Pu­rús, al que se su­per­po­ne la Re­ser­va In­dí­ge­na Mash­co Pi­ro pa­ra tri­bus ais­la­das. Con una su­per­fi­cie de ca­si 25 100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es­te es el ma­yor de Pe­rú y com­par­te su fron­te­ra sur con el Par­que Na­cio­nal del Ma­nú, de gran bio­di­ver­si­dad.

El in­men­so pai­sa­je de Pu­rús-ma­nú es ho­gar de una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de pue­blos in­dí­ge­nas ais­la­dos que aún que­da en el mun­do, así co­mo de va­rios gru­pos co­mo el de Shu­ri, que se en­cuen­tran en las pri­me­ras eta­pas del con­tac­to. Aun­que ame­na­za­da por di­ver­sas cau­sas de de­fo­res­ta­ción, es­ta re­gión dis­tan­te y re­la­ti­va­men­te prís­ti­na tie­ne un con­tras­te muy mar­ca­do con las men­gua­das selvas del orien­te de Bra­sil, don­de vi­ven los awás.

EL TÉR­MINO “AIS­LA­MIEN­TO” es re­la­ti­vo: ex­cep­to por los gru­pos más apar­ta­dos, to­dos han uti­li­za­do he­rra­mien­tas de me­tal des­de ha­ce dé­ca­das, por lo que han te­ni­do al­gún con­tac­to con el mun­do ex­te­rior. Mu­chos des­cien­den de los in­dí­ge­nas que hu­ye­ron de la es­cla­vi­tud y de las de­vas­ta­do­ras epi­de­mias desata­das ha­ce un si­glo, du­ran­te el apo­geo de la ex­plo­ta­ción del cau­cho. Pe­ro el con­tac­to pos­te­rior con mi­sio­ne­ros, taladores, tra­ba­ja­do­res pe­tro­quí­mi­cos y de­más fo­ras­te­ros a me­nu­do ha pro­du­ci­do más vio­len­cia y en­fer­me­da­des. Vi­vir en ais­la­mien­to es con­si­de­ra­do fun­da­men­tal pa­ra su su­per­vi­ven­cia.

A pe­sar de es­te pa­sa­do tan di­fí­cil, en años re­cien­tes ca­da vez más pue­blos ais­la­dos se han aven­tu­ra­do fue­ra de las en­tra­ñas de la sel­va pa­ra ini­ciar el con­tac­to. ¿Có­mo se ex­pli­ca es­to? ¿Aca­so les in­tri­ga la vi­da se­den­ta­ria o es que el de­seo de ob­te­ner ar­tícu­los ma­nu­fac­tu­ra­dos al fin se im­po­ne al te­mor que los fo­ras­te­ros infunden en las tri­bus? ¿Se­rá que esas in­cur­sio­nes son con­se­cuen­cia de las ame­na­zas ex­ter­nas que ase­dian sus te­rri­to­rios?

La tri­bu que ini­ció el con­tac­to per­ma­nen­te en fe­chas más re­cien­tes es la txa­pa­na­wa o pue­blo Xi­na­ne, en el río En­vi­ra, del la­do bra­si­le­ño de la fron­te­ra a me­nos de 80 ki­ló­me­tros del re­fu­gio de Shu­ri y Ele­na. En ju­nio de 2014, un gru­po de cin­co hom­bres y dos mu­je­res en­tró en la al­dea de Sim­pa­tia [SIC] que­ján­do­se de ham­bre y pi­dien­do plá­ta­nos. Más tar­de des­cri­bie­ron un ata­que re­cien­te, pro­ba­ble­men­te per­pe­tra­do por nar­co­tra­fi­can­tes y, du­ran­te el cual, mu­chos miem­bros de la tri­bu per­die­ron la vi­da. Al igual que Bra­sil, Pe­rú ha adop­ta­do una po­lí­ti­ca de no con­tac­to pa­ra los gru­pos ais­la­dos. Su es­tra­te­gia con­sis­te en crear zo­nas pro­te­gi­das prohi­bi­das a los fo­ras­te­ros, con­tro­lar el ac­ce­so a di­chas zo­nas y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra res­pon­der cuan­do las tri­bus ini­cien el con­tac­to. No obs­tan­te, el pro­ce­so de con­tac­to pue­de pro­lon­gar­se va­rios años. ¿En qué mo­men­to de­be in­ter­ve­nir el go­bierno? Los crí­ti­cos de la po­lí­ti­ca de no con­tac­to ar­gu­yen que el go­bierno de­be ser más proac­ti­vo e ini­ciar un con­tac­to con­tro­la­do con los gru­pos emer­gen­tes, a fin de evi­tar la vio­len­cia y las epi­de­mias mor­tí­fe­ras. Pe­se a ello, al­go en lo que to­dos con­cuer­dan es que, si Pe­rú si­gue pro­mo­vien­do po­lí­ti­cas pa­ra abrir más ex­ten­sio­nes de sel­va a las in­dus­trias ex­trac­ti­vas, la ci­fra de su­ce­sos de con­tac­to au­men­ta­rá.

Un ejem­plo: en enero de 2018, el Con­gre­so pe­ruano apro­bó una le­gis­la­ción con­tro­ver­ti­da que de­cla­ra que la cons­truc­ción de ca­mi­nos en las re­gio­nes apar­ta­das de la Ama­zo­nía era “prio­ri­ta­ria y de in­te­rés na­cio­nal”. Sin em­bar­go, me­nos de dos me­ses des­pués, los mi­nis­te­rios de Trans­por­te, Cul­tu­ra y Me­dio Am­bien­te sus­cri­bie­ron un de­cre­to su­pre­mo opo­nién­do­se a la le­gis­la­ción, don­de es­ta­ble­cían que to­dos los ca­mi­nos de­bían res­pe­tar las le­gis­la­cio­nes am­bien­ta­les, las áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das y las re­ser­vas pa­ra las tri­bus ais­la­das.

La res­pues­ta in­me­dia­ta de los mi­nis­te­rios apun­ta a que, des­pués de dé­ca­das de ig­no­rar los de­re­chos de sus pue­blos ais­la­dos, e in­clu­so du­dar de su exis­ten­cia mis­ma, Pe­rú em­pie­za a equi­li­brar la ne­ce­si­dad de de­sa­rro­llo con la pro­tec­ción de sus te­rri­to­rios. Co­mo res­pon­sa­ble de los asun­tos in­dí­ge­nas, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ha pro­pues­to cin­co re­ser­vas nue­vas pa­ra las tri­bus ais­la­das y es­tá desa­rro­llan­do los pri­me­ros pla­nes de pro­tec­ción ja­más idea­dos pa­ra las cua­tro re­ser­vas exis­ten­tes. En­tre tan­to, un con­sor­cio de ONG in­dí­ge­nas, en­ca­be­za­do por la Aso­cia­ción In­te­rét­ni­ca de De­sa­rro­llo de la Sel­va Pe­rua­na, ha pro­pues­to un co­rre­dor pro­te­gi­do de 89 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos des­ti­na­do a las tri­bus ais­la­das y al con­tac­to ini­cial, cu­yo nú­cleo es el pai­sa­je de Pu­rús-ma­nú.

Si bien la ma­yor par­te de di­cho co­rre­dor ya se en­cuen­tra pro­te­gi­da, el re­co­no­ci­mien­to le­gal con­so­li­da­ría la zo­na al pro­mo­ver nue­vas le­gis­la­cio­nes y me­di­das de pro­tec­ción en el te­rreno. Pien­so en Shu­ri y Ele­na en es­te es­ce­na­rio es­pe­ran­za­dor y me pre­gun­to si, cuan­do vuel­va a vi­si­tar­los, su fa­mi­lia ex­ten­di­da aún pre­fe­ri­rá la vi­da ais­la­da en la sel­va.

¿Apro­ve­cha­rá Pe­rú es­te im­pul­so pa­ra que, por fin, las úl­ti­mas tri­bus ais­la­das del mun­do ten­gan la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar su fu­tu­ro?

En 2003, cuan­do unos mi­sio­ne­ros con­tac­ta­ron con al­gu­nos miem­bros del pue­blo mas­ta­nahua, so­lo Shu­ri, sus dos es­po­sas y su sue­gra de­ci­die­ron po­ner fin a su ais­la­mien­to en la sel­va. Hoy día co­mer­cian con los al­dea­nos de la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.