“Es co­mo per­se­guir fan­tas­mas”

PA­RA AU­MEN­TAR NUES­TRO EN­TEN­DI­MIEN­TO DE ES­TAS CRIA­TU­RAS MA­RI­NAS AME­NA­ZA­DAS, BRIAN SKERRY TO­MA FO­TOS, MIEN­TRAS SUS PUL­MO­NES LO PER­MI­TAN.

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR DA­NIEL STO­NE

Brian Skerry to­ma fo­tos de cria­tu­ras ma­ri­nas ame­na­za­das... en tan­to sus pul­mo­nes re­sis­tan.

PA­RA EL FO­TÓ­GRA­FO SUB­MA­RINO Brian Skerry hay días bue­nos. El sol bri­lla, el agua es­tá cla­ra, las ba­lle­nas se acer­can y él pue­de des­li­zar­se den­tro del mar tan rá­pi­do co­mo pa­ra fo­to­gra­fiar­las.

Pe­ro la ma­yo­ría de los días no ocu­rre así. Las ba­lle­nas no apa­re­cen, hay par­tí­cu­las en el agua, el sol se ocul­ta de­trás de una nu­be en el peor mo­men­to o los ce­tá­ceos se su­mer­gen has­ta mi­les de me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra ali­men­tar­se y él so­lo pue­de se­guir­los has­ta don­de lo lle­ve una res­pi­ra­ción.

Co­la­bo­ra­dor fo­to­grá­fi­co de Na­tio­nal Geo­grap­hic,

Skerry prac­ti­ca el bu­ceo li­bre, que im­pli­ca no usar equi­po, a ex­cep­ción de ale­tas, vi­sor y cá­ma­ra. Du­ran­te los úl­ti­mos dos años pa­só nueve se­ma­nas cer­ca de la is­la de Do­mi­ni­ca, en el Caribe, en un bo­te de 10 me­tros pa­ra per­se­guir ca­cha­lo­tes.

Skerry cap­tu­ra imá­ge­nes que son úni­cas, me­mo­ra­bles y ga­na­do­ras de pre­mios, pe­ro tie­ne un pro­pó­si­to ma­yor. Co­mo “fo­to­pe­rio­dis­ta, lo pri­me­ro y más im­por­tan­te es tra­ba­jar con in­ves­ti­ga­do­res y pro­veer­los con fo­to­gra­fías que son úti­les” pa­ra su es­tu­dio de la flo­ra y fau­na ma­ri­nas, co­men­ta.

Los ca­cha­lo­tes son ma­jes­tuo­sos, in­te­li­gen­tes y es­qui­vos has­ta la de­ses­pe­ra­ción, al es­ca­par­se a las pro­fun­di­da­des oceá­ni­cas cuan­do se los per­si­gue o es­pan­ta. Aun así, sus fi­las se re­du­je­ron por la ca­za de ba­lle­nas, la so­bre­pes­ca y otros con­tac­tos con los hu­ma­nos has­ta el pun­to en que los con­ser­va­cio­nis­tas los cla­si­fi­can tan­to co­mo vul­ne­ra­bles co­mo en pe­li­gro de ex­tin­ción. Skerry quie­re que sus fo­tos con­tri­bu­yan con la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y los es­fuer­zos edu­ca­ti­vos, pa­ra atraer más aten­ción ha­cia los ce­tá­ceos. “Ten­go una sen­sa­ción de res­pon­sa­bi­li­dad y ur­gen­cia por ha­cer que a las per­so­nas les im­por­ten” los gi­gan­tes ma­ri­nos, ase­gu­ra.

Los cie­ntí­fi­cos co­no­cen a los ca­cha­lo­tes co­mo los de­pre­da­do­res den­ta­dos más gran­des del océano. Tie­nen los ma­yo­res ce­re­bros de cual­quier ani­mal co­no­ci­do, pue­den pe­sar has­ta 45 to­ne­la­das y se les ha vis­to ma­ni­fes­tar cua­li­da­des si­mi­la­res a las hu­ma­nas, co­mo la cu­rio­si­dad y el ju­gue­teo. Pe­ro, a pe­sar de su ta­ma­ño y ex­pre­si­vi­dad, los ca­cha­lo­tes aún son uno de los ma­yo­res mis­te­rios del mar. ¿Com­par­ten ideas com­ple­jas? ¿Cuá­les son las di­ná­mi­cas en sus gru­pos familiares? ¿Qué ocu­rre den­tro de esos ce­re­bros gi­gan­tes?

Ca­si a to­das las ba­lle­nas pa­re­ce mo­les­tar­les los rui­dos fuer­tes. La ap­nea, el equi­va­len­te sub­acuá­ti­co a ca­mi­nar de pun­ti­llas, es la me­jor ma­ne­ra de que un pro­fe­sio­nal co­mo Skerry se les acer­que. Sin em­bar­go, aña­de, “a ve­ces es co­mo per­se­guir fan­tas­mas”.

Skerry vi­ve en Mai­ne, don­de prac­ti­ca el bu­ceo li­bre en las aguas frías del Atlán­ti­co al aguan­tar la res­pi­ra­ción a ve­ces has­ta por tres mi­nu­tos. Con­te­ner el alien­to sig­ni­fi­ca tra­ba­jo tan­to pa­ra la men­te co­mo pa­ra los pul­mo­nes. Ade­más de man­te­ner­se en bue­na con­di­ción fí­si­ca, Skerry, de 56 años, ha­ce ejer­ci­cios de meditación pa­ra acon­di­cio­nar­se a no en­trar en pá­ni­co cuan­do su pre­sión san­guí­nea cae y sus pul­mo­nes co­mien­zan a do­ler. Sue­le ser en esos mo­men­tos cuan­do ocu­rre la ma­gia fo­to­grá­fi­ca. Skerry es­tá a me­dio ca­mino de un pro­yec­to de tres años pa­ra un re­por­ta­je so­bre ba­lle­nas pa­ra Na­tio­nal Geo­grap­hic.

Es­te lo lle­vó por to­do el mun­do: has­ta Alas­ka pa­ra

fo­to­gra­fiar las jo­ro­ba­das, a Ca­na­dá con las be­lu­gas y a No­rue­ga con las or­cas.

En Do­mi­ni­ca, Skerry si­guió a un equi­po de in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­do por Sha­ne Ge­ro, bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad Aar­hus, en Di­na­mar­ca, y fun­da­dor del Do­mi­ni­ca Sperm Wha­le Pro­ject. Ca­da año, el equi­po de Ge­ro ras­trea las fa­mi­lias de ca­cha­lo­tes ca­ri­be­ños pa­ra tra­tar de de­co­di­fi­car su co­mu­ni­ca­ción. La in­ves­ti­ga­ción con­tri­bu­ye a un en­ten­di­mien­to más am­plio del com­por­ta­mien­to de las ba­lle­nas, lo cual pue­de in­fluir en las es­tra­te­gias de con­ser­va­ción pa­ra ayu­dar a res­ta­ble­cer las po­bla­cio­nes.

Re­co­lec­tar da­tos es un tra­ba­jo len­to. Co­mo otros fo­tó­gra­fos de vi­da sil­ves­tre, Skerry ha­bla mu­cho so­bre la pa­cien­cia, co­mo si eso fue­ra su­fi­cien­te pa­ra lo­grar una to­ma ma­gis­tral. Pe­ro tan so­lo al es­tar en el bo­te es po­si­ble com­pren­der la gim­na­sia men­tal que se re­quie­re pa­ra es­pe­rar, lis­to pa­ra dis­pa­rar, a ve­ces du­ran­te se­ma­nas, y a sa­bien­das de que ese mo­men­to pue­de no lle­gar. Aun así, de vez en cuan­do Skerry no so­lo tie­ne un buen día, sino uno épi­co. Un día de la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, lue­go de una se­rie de se­ma­nas in­fruc­tuo­sas, Skerry re­ci­bió el avi­so de un bo­te de in­ves­ti­ga­ción so­bre una ma­na­da de ba­lle­nas que pa­re­cía mo­ver­se ha­cia la su­per­fi­cie pa­ra so­cia­li­zar. Es ra­ro pa­ra las per­so­nas pre­sen­ciar tal com­por­ta­mien­to y, más aún, fo­to­gra­fiar­lo. Skerry se apre­su­ró al lu­gar y en­con­tró seis ca­cha­lo­tes ba­jo un cie­lo so­lea­do. Na­dó con ellos por más de una ho­ra y lle­nó dos tar­je­tas de me­mo­ria con 1 500 imá­ge­nes. La na­tu­ra­le­za sue­le te­ner bue­nas ra­zo­nes pa­ra frun­cir­les el ce­ño a los hu­ma­nos, pe­ro a ve­ces son­ríe de al­gu­na ma­ne­ra.

Brian Skerry ob­tie­ne una ra­ra opor­tu­ni­dad pa­ra fo­to­gra­fiar una reunión so­cial de seis ca­cha­lo­tes cer­ca de la is­la de Do­mi­ni­ca, al es­te del Caribe. Los in­ves­ti­ga­do­res del Do­mi­ni­ca Sperm Wha­le Pro­ject tra­ba­jan con las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra pro­te­ger y es­tu­diar los há­bi­tos ali­men­ta­rios y re­pro­duc­ti­vos de es­tas ba­lle­nas.

El fo­tó­gra­fo Brian Skerry, Explorador del Año Rolex Na­tio­nal Geo­grap­hic en su edición 2017, es par­te de la nue­va aso­cia­ción que for­ma­ron Rolex y Na­tio­nal Geo­grap­hic. Su le­ma, “Com­pro­me­ti­dos con un pla­ne­ta per­pe­tuo”, re­fle­ja su mi­sión: pro­mo­ver la con­ser­va­ción y la ex­plo­ra­ción de las ma­ra­vi­llas de la Tie­rra. Co­no­ce más ennat­geo.com/per­pe­tual­pla­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.