Es­ca­lo­frian­tes, ge­la­ti­no­sas, sin ce­re­bro, her­mo­sas

¿Qué ha­ce tan fas­ci­nan­tes a las me­du­sas?

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR ELI­ZA­BETH KOLBERT FO­TO­GRA­FÍAS DE DA­VID LIITTSCHWAGER

¿Qué ha­ce tan fas­ci­nan­tes a las me­du­sas? En reali­dad, no son pe­ces. Pue­den ha­cer co­pias

de sí mis­mas. Y al­gu­nas de las

más vie­jas se vuel­ven jó­ve­nes

otra vez.

Las me­du­sas lu­na (tam­bién lla­ma­das me­du­sas co­mu­nes), que se en­cuen­tran en bahías po­co pro­fun­das de to­do el mun­do, pa­re­cen pe­que­ños fan­tas­mas no del to­do ami­ga­bles.

Po­seen um­bre­las trans­lú­ci­das, bor­dea­das de ten­tácu­los pá­li­dos y, con­for­me pul­san, ca­si pa­re­ce que el agua mis­ma ha co­bra­do vi­da. En el Acua­rio Na­cio­nal de Bal­ti­mo­re, cuan­do se in­vi­ta a los vi­si­tan­tes a que to­quen las me­du­sas lu­na, por lo ge­ne­ral su pri­me­ra reac­ción es de mie­do. Cuan­do se les ase­gu­ra que las me­du­sas no les ha­rán da­ño, los vi­si­tan­tes se arre­man­gan y se acer­can al tan­que con va­ci­la­ción. “¡Son ge­la­ti­no­sas!”, oi­go gri­tar a un ni­ño. “¡Es­tán frías!”, ex­cla­ma una ni­ña.

“Me pa­re­ce que sim­ple­men­te son fas­ci­nan­tes –me di­ce Jen­nie Jans­sen, la cu­ra­do­ra ad­jun­ta que su­per­vi­sa el cui­da­do de las me­du­sas del acua­rio–. No tie­nen ce­re­bro y, sin em­bar­go, son ca­pa­ces de so­bre­vi­vir, pros­pe­rar, ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción”.

Es­ca­lo­frian­tes, ge­la­ti­no­sas, frías, sin ce­re­bro, fas­ci­nan­tes, las me­du­sas son to­do es­to y mu­cho más. Anató­mi­ca­men­te son ani­ma­les más o me­nos sen­ci­llos; no so­lo ca­re­cen de ce­re­bro, sino tam­bién de san­gre y hue­sos, y cuen­tan so­lo con ór­ga­nos sen­so­ria­les ru­di­men­ta­rios. A pe­sar de su nom­bre en in­glés (jelly­fish), las me­du­sas, por su­pues­to, no son pe­ces. De he­cho, no son una so­la co­sa.

Mu­chas de las cria­tu­ras agru­pa­das co­mo me­du­sas no es­tán más re­la­cio­na­das que, di­ga­mos, los ca­ba­lli­tos de mar con los ca­ba­llos. No so­lo ocu­pan ra­mas di­fe­ren­tes del ár­bol ge­nea­ló­gi­co de los ani­ma­les, sino que tam­bién vi­ven en há­bi­tats dis­tin­tos; a al­gu­nas les gus­ta la su­per­fi­cie del mar, a otras, las pro­fun­di­da­des y unas po­cas pre­fie­ren el agua dul­ce. Lo que las une es que con­ver­gie­ron en una es­tra­te­gia si­mi­lar exi­to­sa pa­ra flo­tar por la vi­da: sus cuer­pos son ge­la­ti­no­sos.

NO ES DE SOR­PREN­DER, da­da su his­to­ria evo­lu­ti­va di­ver­sa, que las me­du­sas ex­hi­ban una ga­ma fan­tás­ti­ca de for­mas, ta­ma­ños y com­por­ta­mien­tos. Cuan­do se tra­ta de la re­pro­duc­ción, son de las cria­tu­ras más ver­sá­ti­les del pla­ne­ta. Pue­den pro­du­cir des­cen­dien­tes tan­to se­xual co­mo ase­xual­men­te; de­pen­dien­do de la es­pe­cie, pue­den ser ca­pa­ces de crear co­pias de sí mis­mas al di­vi­dir­se en dos, o de­po­si­tar pe­que­ñas vai­nas de cé­lu­las o ha­cer gi­rar clo­nes di­mi­nu­tos en for­ma de co­pos de nie­ve, en un pro­ce­so co­no­ci­do co­mo es­tro­bi­la­ción. Lo más sor­pren­den­te de to­do es que al­gu­nas me­du­sas pa­re­cen re­pro­du­cir­se des­de la tum­ba.

La lla­ma­da me­du­sa in­mor­tal se­me­ja un di­mi­nu­to de­dal pe­lu­do y vi­ve en el mar Me­di­te­rrá­neo y fren­te a las cos­tas de Ja­pón. Los miem­bros de la es­pe­cie pue­den re­ver­tir el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, de mo­do que, en lu­gar de ex­pi­rar, se re­cons­ti­tu­yen a sí mis­mos co­mo miem­bros ju­ve­ni­les. Es­tos jó­ve­nes co­mien­zan en­ton­ces otra vez to­do el ci­clo de vi­da de las me­du­sas. Es co­mo si una ra­na, por ejem­plo, vol­vie­ra a ser re­na­cua­jo o una ma­ri­po­sa se con­vir­tie­ra otra vez en oru­ga. Los cie­ntí­fi­cos lla­man trans­di­fe­ren­cia­ción a es­te pro­ce­so ca­si mi­la­gro­so.

Las me­du­sas lu­na y sus pa­rien­tes, la me­du­sa me­le­na de león ár­ti­ca y la or­ti­ga de mar, se co­no­cen co­mo me­du­sas ver­da­de­ras. Per­te­ne­cen a la cla­se Scyp­ho­zoa, del fi­lo Cni­da­ria, que tam­bién in­clu­ye los co­ra­les (un fi­lo es una ca­te­go­ría ta­xo­nó­mi­ca tan am­plia que los se­res hu­ma­nos, pe­ces, ser­pien­tes, ra­nas y to­dos los de­más ani­ma­les con

una co­lum­na ver­te­bral per­te­ne­cen al mis­mo –los cor­da­dos–, co­mo las sal­pas, que a ve­ces in­co­rrec­ta­men­te son agru­pa­das con las me­du­sas). Co­mo adul­tos, las me­du­sas ver­da­de­ras tie­nen for­ma de pla­ti­llos in­ver­ti­dos o pa­ra­caí­das on­du­lan­tes. Se im­pul­san por el agua con­tra­yen­do los múscu­los de sus um­bre­las, o cam­pa­nas, y sus ten­tácu­los es­tán equi­pa­dos con cé­lu­las ur­ti­can­tes que dis­pa­ran mi­núscu­los tu­bos de púas pa­ra ar­po­near pre­sas flo­tan­tes. Pa­ra en­ro­llar­la den­tro de la bo­ca, uti­li­zan apén­di­ces en for­ma de ser­pen­ti­nas co­no­ci­dos co­mo bra­zos ora­les. En al­gu­nas es­pe­cies, los bra­zos ora­les tie­nen su pro­pia bo­ca.

Las me­du­sas, co­mo la te­mi­da ca­ra­be­la por­tu­gue­sa –o agua ma­la–, tam­bién es­tán re­la­cio­na­das con los co­ra­les, pe­ro for­man par­te de un sub­gru­po di­fe­ren­te, los si­fo­nó­fo­ros, que prac­ti­can una for­ma inusual de vi­da co­lec­ti­va. Lo que pa­re­ce ser una so­la ca­ra­be­la por­tu­gue­sa es téc­ni­ca­men­te una co­lo­nia que se desa­rro­lló a par­tir del mis­mo em­brión. En lu­gar de sim­ple­men­te cre­cer, el em­brión pro­du­ce nue­vos “cuer­pos” que asu­men di­fe­ren­tes fun­cio­nes. Al­gu­nos se de­sa­rro­llan co­mo ten­tácu­los, por ejem­plo; otros se con­vier­ten en ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos.

Lue­go es­tán los cte­nó­fo­ros, tan ra­ros que se han co­lo­ca­do en un fi­lo pro­pio. Tam­bién co­no­ci­dos co­mo nue­ces de mar o me­du­sas con pei­ne, por las hi­le­ras de di­mi­nu­tas pa­le­tas que uti­li­zan pa­ra na­dar y que se ase­me­jan a un pei­ne. Vie­nen en una va­rie­dad de for­mas cor­po­ra­les ex­tra­ñas: al­gu­nos son pla­nos y pa­re­cen cin­tas; otros son más pa­re­ci­dos a bol­si­llos o pe­que­ñas coronas. La ma­yo­ría uti­li­za un ad­he­si­vo pa­ra atra­par a su pre­sa. “Tie­nen co­mo pa­que­tes ex­plo­si­vos de pe­ga­men­to in­crus­ta­dos en sus ten­tácu­los”, ex­pli­ca Ste­ve Had­dock, cien­tí­fi­co ex­pe­ri­men­ta­do del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Mon­te­rey Bay Aqua­rium.

EN DÉ­CA­DAS RE­CIEN­TES, las po­bla­cio­nes de me­du­sas han ex­pe­ri­men­ta­do un au­ge en al­gu­nas par­tes del mun­do. En los años ochen­ta, una me­du­sa pei­ne, co­no­ci­da for­mal­men­te co­mo Mne­miop­sis leid­yi e in­for­mal­men­te co­mo nuez de mar, apa­re­ció en el mar Ne­gro. Na­ti­va del Atlán­ti­co oc­ci­den­tal, pre­su­mi­ble­men­te fue trans­por­ta­da en el agua de las­tre de un bar­co y lue­go des­car­ga­da. En el mar Ne­gro se re­pro­du­jo tan pro­lí­fi­ca­men­te que en 1989 ha­bía al­can­za­do den­si­da­des de has­ta 400 in­di­vi­duos por me­tro cú­bi­co de agua. Los pe­ces no pu­die­ron com­pe­tir con las me­du­sas por la co­mi­da –las nue­ces de mar co­men has­ta 10 ve­ces su pe­so cor­po­ral al día– y mu­chos se con­vir­tie­ron en ali­men­to pa­ra las me­du­sas. Las pes­que­rías lo­ca­les que­bra­ron.

En otras par­tes del mun­do, los en­jam­bres de me­du­sas han ame­na­za­do a los na­da­do­res y obs­trui­do las re­des de pes­ca. En 2006 se ce­rra­ron pla­yas en Ita­lia y Es­pa­ña a cau­sa de una pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas co­no­ci­das co­mo aca­le­fos lu­mi­nis­cen­tes. En 2013, una plan­ta nu­clear sue­ca ce­rró tem­po­ral­men­te por­que las me­du­sas lu­na blo­quea­ban sus tu­be­rías de as­pi­ra­ción.

Si­tua­cio­nes co­mo es­tas pro­du­je­ron un to­rren­te de in­for­mes acer­ca de que las me­du­sas se es­ta­ban apo­de­ran­do de los ma­res.

Pe­ro los cie­ntí­fi­cos sos­tie­nen que la si­tua­ción es más com­pli­ca­da que lo que ta­les ti­tu­la­res su­gie­ren. “Una gran pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas ocu­pa los ti­tu­la­res, mien­tras que no va­le la pe­na in­for­mar acer­ca de la fal­ta de una pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas”, di­ce Lu­cas Brotz, zoó­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca. Los in­ves­ti­ga­do­res de al­gu­nas par­tes del mun­do han in­for­ma­do de una caí­da en el nú­me­ro de es­pe­cies de me­du­sas que han en­con­tra­do.

Mien­tras tan­to, si las per­so­nas tie­nen más en­cuen­tros des­agra­da­bles con me­du­sas, ¿es por­que ellas se es­tán apo­de­ran­do de los ma­res o por­que lo es­ta­mos ha­cien­do no­so­tros?

“Ca­da vez que te­ne­mos un en­cuen­tro ad­ver­so con me­du­sas es por­que los hu­ma­nos he­mos in­va­di­do los ma­res –in­di­ca Had­dock–. So­mos no­so­tros quie­nes he­mos in­va­di­do su há­bi­tat”. Las me­du­sas so­lo ha­cen lo que han he­cho ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción du­ran­te cien­tos de mi­llo­nes de años: pul­san, si­len­cio­sa­men­te, sin ce­re­bro y, vis­tas ba­jo la luz co­rrec­ta, de ma­ne­ra mag­ní­fi­ca. j

En to­do el mun­do, ca­da año se co­se­chan más de 750 000 to­ne­la­das de me­du­sas pa­ra con­su­mo hu­mano. Me­du­sas co­mo es­ta, del gé­ne­ro

Rho­pi­le­ma, cons­ti­tu­yen ca­si la ter­ce­ra par­te del to­tal. Los ro­bus­tos bra­zos es­tán re­ple­tos de ne­ma­to­cis­tos, cé­lu­las que ha­cen es­ta­llar tu­bos es­pi­ra­les con púas car­ga­das de ve­neno con­tra las víc­ti­mas, los pes­ca­do­res, por ejem­plo. Pe­ro co­mer es­tas me­du­sas se­cas o co­ci­das es se­gu­ro.

Rho­pi­le­ma sp.

Cin­co cm de diá­me­tro

FO­TO­GRA­FÍA

AN­TE­RIOR

Las me­du­sas lu­na, que se en­cuen­tran por to­do el mun­do, se lla­man así por sus cam­pa­nas tras­lú­ci­das, co­mo de otro mun­do. La fran­ja de ci­lios pi­lo­sos ba­rre la co­mi­da –en su ma­yo­ría planc­ton– ha­cia sus bo­cas. Las me­du­sas cam­bian de co­lor de­pen­dien­do de lo que co­man.

Au­re­lia sp.

La ma­yor en la fo­to­gra­fía mi­de 17 cm de diám.

Las me­du­sas ver­da­de­ras jó­ve­nes son pó­li­pos que se pe­gan a las ro­cas. Se re­pro­du­cen ase­xual­men­te por es­tro­bi­la­ción, que ha­ce gi­rar di­mi­nu­tos clo­nes se­me­jan­tes a co­pos de nie­ve, los cua­les flo­tan y cre­cen co­mo las me­du­sas ten­ta­cu­la­res que co­no­ce­mos, las cua­les pro­ce­den a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les a flo­te y sol­tar fu­tu­ros pó­li­pos lar­va­rios en el le­cho ma­rino. Es­tos pó­li­pos son de me­du­sas lu­na.Au­re­lia coeru­lea El clon, si­mi­lar a un co­po de nie­ve, tie­ne cer­ca de tres mm de diá­me­tro. FO­TO SI­GUIEN­TELas me­du­sas do­ra­das, que flo­tan en el Pa­cí­fi­co Sur, na­dan en el día pa­ra que los di­mi­nu­tos or­ga­nis­mos, que se­me­jan ve­ge­ta­les y vi­ven den­tro de ellas y las ali­men­tan, to­men el sol. Aun­que las me­du­sas no vi­ven so­lo de los sim­bion­tes. Tie­nen los bra­zos lle­nos de cé­lu­las ur­ti­can­tes y mi­ni­bo­cas que en­gu­llen el planc­ton ani­mal.Mas­ti­gias pa­pua La ma­yor en la fo­to ape­nas pa­sa los ocho cm de diá­me­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.