Amos del cie­lo

Los hu­ma­nos y los hal­co­nes han si­do com­pa­ñe­ros por mi­le­nios.

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR PETER GWIN FO­TO­GRA­FÍAS DE BRENT STIRTON

La luz azu­la­da del ama­ne­cer re­ve­la los con­tor­nos som­brea­dos del de­sier­to ára­be, al tiem­po que el jeque But­ti bin Mak­tum bin Ju­ma al Mak­tum y su hi­jo se arro­di­llan pa­ra re­zar. La are­na ater­cio­pe­la­da es fres­ca y las hue­llas del an­dar noc­turno de un zo­rro del de­sier­to cru­zan la zo­na. Cer­ca, las si­lue­tas de 12 pilares pe­que­ños se­ña­lan el pie de una du­na en cu­ya ci­ma un hom­bre pre­pa­ra una me­sa ple­ga­ble pa­ra ser­vir té. En el ho­ri­zon­te, es po­si­ble ver el des­te­llo de los ras­ca­cie­los de Dubái, un lu­gar que se trans­for­mó de un pe­que­ño re­man­so a una ciu­dad por­tua­ria hi­per­mo­der­na gra­cias al abue­lo del jeque, el jeque Ras­hid bin Saeed al Mak­tum.

Ahí, una cas­ca­da de preo­cu­pa­cio­nes y obli­ga­cio­nes le es­pe­ra al jeque But­ti. Pe­ro to­do eso es­tá a un mun­do de dis­tan­cia. Aquí, en el pai­sa­je si­len­cio­so de sus an­te­pa­sa­dos be­dui­nos, el jeque en­cuen­tra la paz con sus hal­co­nes.

Es oc­tu­bre y los hal­co­ne­ros en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos es­tán ocu­pa­dos con el en­tre­na­mien­to de sus aves pa­ra ca­zar y pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da de ca­rre­ras. To­dos los días, el jeque But­ti, su hi­jo Mak­tum y su sé­qui­to se le­van­tan a las cua­tro de la ma­ña­na y con­du­cen du­ran­te más de una ho­ra en el de­sier­to pa­ra en­tre­nar las aves an­tes del ca­lor ar­dien­te del día.

A me­di­da que el cie­lo se ilu­mi­na, veo que los 12 pilares son hal­co­nes en­ca­pu­cha­dos so­bre sus per­chas, que es­pe­ran en si­len­cio el en­tre­na­mien­to del día. Hay hal­co­nes pe­re­gri­nos de co­lo­res cre­ma y cho­co­la­te, hal­co­nes ge­ri­fal­tes mo­tea­dos, hal­co­nes sa­cres par­dos ade­más de hí­bri­dos de es­pe­cies di­fe­ren­tes. En con­jun­to, el gru­po con­tie­ne li­na­jes que abar­can Eu­ro­pa, Asia y las zo­nas sil­ves­tres del Ár­ti­co. Es­tos re­pre­sen­tan so­lo unos cuan­tos de los cien­tos de aves que el jeque po­see, las cua­les po­dría de­cir­se que cons­ti­tu­yen una de las co­lec­cio­nes de hal­co­nes más ex­qui­si­tas ja­más reuni­das.

Pa­ni, uno de los ayu­dan­tes del jeque, me al­can­za una ta­za de té y se apre­su­ra pa­ra pre­pa­rar la car­na­da del pri­mer en­tre­na­do. “Bue­nos días, Ho­ward”, sa­lu­da el jeque al hom­bre des­gar­ba­do, calvo y de len­tes pa­ra­do jun­to a mí. Ho­ward Wa­ller, de 57 años, es su cria­dor de hal­co­nes, ami­go y con­fi­den­te. La voz del jeque es bri­llan­te y lle­na de en­tu­sias­mo; in­me­dia­ta­men­te, los dos hom­bres se ven en­vuel­tos en una ani­ma­da char­la que pa­sa de un te­ma a otro so­bre el ar­te de la ce­tre­ría.

Dis­cu­ten so­bre las aves agru­pa­das an­te ellos y otras de los di­ver­sos avia­rios del jeque. Co­men­tan so­bre los mé­ri­tos de las die­tas de co­dor­niz o de pa­lo­ma, la for­ma co­rrec­ta de desa­rro­llar ma­sa mus­cu­lar, los in­con­ve­nien­tes de en­fer­me­da­des co­mo la as­per­gi­lo­sis y la po­do­der­ma­ti­tis. Se­ña­lan las aves jó­ve­nes que ex­hi­ben per­so­na­li­da­des agre­si­vas y las que pa­re­cen

FO­TO SI­GUIEN­TE El jeque tie­ne va­rias ins­ta­la­cio­nes don­de él, sus hi­jos y su per­so­nal atien­den unos cuan­tos cien­tos de hal­co­nes, ge­ri­fal­tes, pe­re­gri­nos, sa­cres y otras es­pe­cies. Ca­da oto­ño es­co­ge los me­jo­res pa­ra en­tre­nar­los.

FO­TO AN­TE­RIOR Un hal­cón sa­cre hem­bra pro­te­ge a sus po­llue­los en la pla­ni­cie mon­go­la. Se di­ce que Gen­gis Kan te­nía cien­tos de hal­co­nes pa­ra ca­zar. Hoy los sa­cres es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción de­bi­do a la pér­di­da de su há­bi­tat

y al co­mer­cio ile­gal.

El jeque But­ti bin Mak­tum bin Ju­ma al Mak­tum, miem­bro de la fa­mi­lia real de Dubái,

po­sa con al­gu­nos de sus hal­co­nes fa­vo­ri­tos. Ha ayu­da­do a in­tro­du­cir cam­bios im­por­tan­tes en la ce­tre­ría de

Me­dio Orien­te.

pa­si­vas. In­clu­yen al­gu­nos chis­mes so­bre las ad­qui­si­cio­nes de otros hal­co­ne­ros de Dubái y las no­ti­cias de las co­mu­ni­da­des ce­tre­ras en los paí­ses ve­ci­nos: Ara­bia Sau­dí, Ca­tar y Ba­réin. Con en­tu­sias­mo an­ti­ci­pan las res­pues­tas del otro y se co­mu­ni­can con una ta­qui­gra­fía ca­si ines­cru­ta­ble pa­ra los de­más: “El gris, con cu­yo pa­dre ca­zá­ba­mos ha­ce dos años”. “El ge­ri­fal­te al que le arre­gla­mos la plu­ma ro­ta de la co­la”.

Ha­blan de sus aves fa­vo­ri­tas: De­lua, De­do Blan­co, Vie­jo Bed­ford y, por su­pues­to, del di­fun­to Ha­seem –el buen Ha­seem–, y los li­na­jes que pro­du­je­ron, ca­da uno con su car­ga ge­né­ti­ca de es­que­mas de co­lo­res y ras­gos de per­so­na­li­dad sor­pren­den­tes. Y tam­bién es­tá El Blan­co. Sus vo­ces se lle­nan de emo­ción cuan­do lo men­cio­nan, un hal­cón de un año que po­dría ser el más her­mo­so que ha­yan vis­to.

Ha si­do así ca­da ma­ña­na du­ran­te las ca­si dos se­ma­nas que el jeque ama­ble­men­te nos per­mi­tió al fo­tó­gra­fo Brent Stirton y a mí ob­ser­var los en­tre­na­mien­tos. An­tes del ama­ne­cer, los dos hal­co­ne­ros va­gan por la os­cu­ri­dad del de­sier­to, so­lo ellos dos, per­di­dos en su con­ver­sa­ción.

En los úl­ti­mos 20 años, el jeque But­ti y Ho­ward han ayu­da­do a in­tro­du­cir cam­bios im­por­tan­tes en la ce­tre­ría ára­be. El más no­ta­ble: cru­zan y crían per­so­nal­men­te ca­da una de las aves que en­tre­nan, una prác­ti­ca que se creía im­po­si­ble an­tes de que se lo­gra­ra re­pro­du­cir en cau­ti­ve­rio hal­co­nes pe­re­gri­nos en 1942, gra­cias a Renz Wa­ller (sin re­la­ción con Ho­ward), halconero del lí­der na­zi Her­man Gö­ring. Tam­bién es una prác­ti­ca que Ho­ward y el jeque But­ti creen que pue­de te­ner una hue­lla ma­yor en la con­ser­va­ción de los hal­co­nes, en un mo­men­to en que va­rias es­pe­cies se en­fren­tan a las ame­na­zas de la pér­di­da de há­bi­tat y el co­mer­cio ile­gal de vi­da sil­ves­tre. Y aun­que la gran ma­yo­ría de los hal­co­ne­ros emi­ra­tíes vue­la aves cria­das en cau­ti­ve­rio, al­gu­nos hal­co­ne­ros tra­di­cio­na­les en otras par­tes del Me­dio Orien­te to­da­vía pre­fie­ren aves sil­ves­tres cap­tu­ra­das des­pués de que apren­die­ron so­las a ca­zar.

EN CE­LE­BRA­CIÓN DEL

AÑO DE LAS AVES Na­tio­nal Geo­grap­hic se une a Au­du­bon So­ciety, Bird­li­fe In­ter­na­tio­nal y el La­bo­ra­to­rio de Or­ni­to­lo­gía de Cor­nell pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio del Tra­ta­do de Aves Mi­gra­to­rias. No te pier­das más re­por­ta­jes du­ran­te el año.

A AL­TA VE­LO­CI­DAD, UN GE­RI­FAL­TE QUE APE­NAS PE­SA UN PAR DE

K I LO GRA­MO S PUE­DE DAR UN GOL­PE VIO LEN­TO. “CO­MO SI TE CA­YE­RA UN RA­YO CON PLU­MAS”, DI­CE EL HALCONERO HO­WARD WA­LLER.

Tan pron­to co­mo el sol se con­vier­te en una bo­la anaran­ja­da en el ho­ri­zon­te, la char­la ter­mi­na de for­ma abrup­ta y em­pie­za el en­tre­na­mien­to a fon­do. Mak­tum, de 27 años, con un guan­te de cue­ro grue­so, to­ma con cui­da­do uno de los hal­co­nes en­ca­pu­cha­dos, un pe­re­grino jo­ven, de su per­cha, se su­be a un To­yo­ta 4x4 y se ale­ja unos cien­tos de me­tros. El jeque But­ti sos­tie­ne lo que pa­re­ce ser una ca­ña de pes­car con una cuer­da ata­da en la pun­ta y un ala de co­dor­niz su­je­ta al fi­nal de la cuer­da. Em­pie­za a on­dear la ca­ña en ar­cos am­plios, con el ala que re­vo­lo­tea.

A la dis­tan­cia, Mak­tum re­ti­ra la ca­pu­cha de cue­ro de la ca­be­za del hal­cón y lo li­be­ra. El ave agi­ta sus alas enor­mes y po­ten­tes, y se ele­va en el ai­re ní­ti­do y fres­co, de in­me­dia­to de­tec­ta el se­ñue­lo y vue­la ha­cia él, con la ca­be­za si­guien­do el ar­co del on­deo del se­ñue­lo. El jeque But­ti lo lla­ma: “¡Ja!”. El hal­cón rá­pi­da­men­te ga­na al­ti­tud, se la­dea y se de­ja caer ha­cia el se­ñue­lo, pe­ro, en el úl­ti­mo se­gun­do, el jeque le da un ja­lón. “¡Ja!”, gri­ta el jeque. El hal­cón zig­za­guea des­con­cer­ta­do y vuel­ve a es­ta­bi­li­zar­se. Pa­sa so­bre no­so­tros y pue­do es­cu­char el sil­bi­do sua­ve del ba­tir de sus alas en el ai­re. Sus ojos –ocho ve­ces más agu­dos que los de un hu­mano– es­tán fi­jos so­bre el se­ñue­lo co­mo si fue­ran una mi­ra lá­ser. Ga­na al­ti­tud y de nue­vo se de­ja caer. El jeque vuel­ve a ti­rar del se­ñue­lo en el úl­ti­mo se­gun­do.

Fi­nal­men­te, en el ter­cer in­ten­to, el jeque But­ti per­mi­te que el ave atra­pe el ala y se la lle­ve a la are­na pol­vo­rien­ta. Pa­ni sus­ti­tu­ye el se­ñue­lo por una pe­chu­ga de co­dor­niz y el hal­cón em­pie­za a des­ga­rrar la car­ne fres­ca. El jeque da ins­truc­cio­nes ex­plí­ci­tas de cuán­to exac­ta­men­te hay que de­jar­lo co­mer. Si es de­ma­sia­do, el pe­re­grino en­gor­da­rá y se vol­ve­rá len­to; muy po­co y no desa­rro­lla­rá ma­sa mus­cu­lar.

“Ese es un ma­cho jo­ven –di­ce Ho­ward–. To­da­vía es­tá apren­dien­do a ca­zar. La cla­ve es­tá en no de­jar que se frus­tre. Lo que que­re­mos es ase­gu­rar­nos de que atra­pe al se­ñue­lo an­tes de que se dé por ven­ci­do”.

El jeque y su hi­jo po­nen ca­da uno de los hal­co­nes en su ru­ti­na de en­tre­na­mien­to. En com­pa­ra­ción, los hal­co­nes más vie­jos ha­cen que el ma­cho jo­ven se vea co­mo un afi­cio­na­do. Mak­tum los lle­va más le­jos en el de­sier­to y los li­be­ra a un po­co más de un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia. Las aves se ele­van sin es­fuer­zo. Sus ru­tas de vue­lo son mu­cho más es­tra­té­gi­cas y efi­cien­tes, sus alas se ex­tien­den, suben y lue­go se cur­van pa­ra des­plo­mar­se en bus­ca del se­ñue­lo en mo­vi­mien­to. Al igual que los pi­lo­tos de com­ba­te, al­gu­nos se acer­can con el sol na­cien­te de­trás de ellos pa­ra que el res­plan­dor cie­gue a su “pre­sa”. Otros vue­lan ca­si pe­ga­dos al sue­lo y se acer­can de­trás de los To­yo­tas es­ta­cio­na­dos, a los que usan pa­ra blo­quear el cam­po de vi­sión de la pre­sa an­tes de un es­print fi­nal.

De­lua, una ge­ri­fal­te gris, in­clu­so uti­li­za a Brent co­mo pa­ra­pe­to. Mien­tras es­tá aga­cha­do so­bre sus ro­di­llas, Brent fo­to­gra­fía al jeque But­ti cuan­do el hal­cón pa­sa so­bre su hom­bro y le ro­za el pe­lo con la pun­ta del ala mien­tras se lan­za so­bre el se­ñue­lo.

El jeque But­ti ríe. “Te van a de­rri­bar –ad­vier­te–. Ya me ha pa­sa­do va­rias ve­ces”.

Es un ejem­plo vis­ce­ral de por qué los hal­co­nes son ca­za­do­res tan mor­tí­fe­ros. En la na­tu­ra­le­za, el ge­ri­fal­te pue­de so­bre­pa­sar los 95 ki­ló­me­tros por ho­ra en un vue­lo rec­to. Un hal­cón pe­re­grino en pi­ca­da pue­de ex­ce­der los 385 ki­ló­me­tros por ho­ra, lo que lo con­vier­te en la cria­tu­ra más rá­pi­da del pla­ne­ta. Con esas ve­lo­ci­da­des, in­clu­so un ave que ape­nas pe­sa un par de ki­lo­gra­mos po­dría dar un gol­pe vio­len­to.

“Es co­mo si te ca­ye­ra un ra­yo con plu­mas”, di­ce Ho­ward.

LOS HIS­TO­RIA­DO­RES no es­tán se­gu­ros de cuán­do los hu­ma­nos em­pe­za­ron a cap­tu­rar y en­tre­nar aves de ca­za pa­ra atra­par ani­ma­les que no po­dían ma­tar con fle­chas o ca­zar en tram­pas. Las re­fe­ren­cias en el an­ti­guo Poe­ma de Gil­ga­mesh su­gie­ren que la ce­tre­ría exis­te en lo que hoy es Irak des­de ha­ce 4 000 años. Al pa­so de los si­glos, la prác­ti­ca de atra­par y en­tre­nar hal­co­nes pro­li­fe­ró en las cul­tu­ras del mun­do co­no­ci­do. Al rey Tu­tan­ka­món lo en­te­rra­ron con un pen­dien­te en for­ma de hal­cón. Los grie­gos acu­ña­ron mo­ne­das que mos­tra­ban a Zeus con un hal­cón. Uno de los pri­me­ros hal­co­ne­ros ja­po­ne­ses, una mu­jer, es­cri­bió un tra­ta­do so­bre el te­ma. Los mer­ca­de­res nór­di­cos co­mer­cia­ban con ge­ri­fal­tes des­de Is­lan­dia por to­da Eu­ro­pa.

Pa­ra la épo­ca en que Mar­co Po­lo co­no­ció a Ku­blai Kan, en el si­glo xiii, el em­pe­ra­dor mon­gol em­plea­ba a 60 ca­pa­ta­ces pa­ra que su­per­vi­sa­ran a 10 000 hal­co­ne­ros. Mien­tras tan­to, en Eu­ro­pa, el sa­cro em­pe­ra­dor ro­mano, el rey Fe­de­ri­co II, de­di­có per­so­nal­men­te 30 años a com­pi­lar un es­tu­dio cien­tí­fi­co ex­haus­ti­vo so­bre ce­tre­ría que, in­clu­so hoy, se con­si­de­ra en­tre los vo­lú­me­nes más acre­di­ta­dos so­bre la his­to­ria y las téc­ni­cas de es­te de­por­te.

Sin em­bar­go, nin­gu­na re­gión ha te­ni­do tan­ta re­la­ción con la prác­ti­ca co­mo Ara­bia, don­de hoy día re­si­de más de la mi­tad de los hal­co­ne­ros del mun­do. Aun­que la ce­tre­ría (que tam­bién in­clu­ye azo­res, águi­las y otras aves de ca­za) era so­bre to­do un de­por­te pa­ra los re­yes en Eu­ro­pa, era una he­rra­mien­ta cru­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia en el de­sier­to ára­be.

Los be­dui­nos atra­pa­ban los hal­co­nes mi­gra­to­rios y los en­tre­na­ban pa­ra ca­zar pre­sas co­mo las hu­ba­ras y las lie­bres del de­sier­to. An­tes de la lle­ga­da de los ri­fles, las aves au­men­ta­ron de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la ha­bi­li­dad de los be­dui­nos pa­ra pro­por­cio­nar co­mi­da a sus fa­mi­lias y, en el in­hós­pi­to am­bien­te del de­sier­to, ca­da pe­da­zo de pro­teí­na era cru­cial. La ce­tre­ría era tan im­por­tan­te pa­ra la cul­tu­ra ára­be a la lle­ga­da del is­lam que el pro­fe­ta Maho­ma la men­cio­na en el Co­rán y de­cla­ra que la co­mi­da atra­pa­da por hal­co­nes es lim­pia y los mu­sul­ma­nes la pue­den co­mer.

Sin em­bar­go, en el si­glo xx, el rá­pi­do de­sa­rro­llo de Dubái y los otros emi­ra­tos ca­si eli­mi­nó la prác­ti­ca en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. El nú­me­ro de hu­ba­ras se des­plo­mó es­tre­pi­to­sa­men­te a me­di­da que los hu­ma­nos in­va­dían su há­bi­tat y, con el tiem­po, la ca­za de es­ta ave que­dó prohi­bi­da. So­lo los muy ri­cos po­dían per­mi­tir­se man­te­ner hal­co­nes y via­jar al ex­tran­je­ro pa­ra ca­zar hu­ba­ras en Asia cen­tral y el nor­te de Áfri­ca.

Des­pués, a prin­ci­pios del si­glo xxi, el prín­ci­pe he­re­de­ro, el jeque Ham­dan bin Moham­med bin Ras­hid al Mak­tum in­tro­du­jo las ca­rre­ras de hal­co­nes co­mo una for­ma de ha­cer que la ce­tre­ría fue­ra ac­ce­si­ble al emi­ra­tí pro­me­dio. Se to­ma el tiem­po que las aves tar­dan en per­se­guir un

FO­TO SI­GUIEN­TE Los ve­te­ri­na­rios y sus ayu­dan­tes en el Hos­pi­tal pa­ra Hal­co­nes de Abu Da­bi tra­tan cer­ca de 11 000 aves al año, lo que lo con­vier­te en el hos­pi­tal avia­rio más gran­de del mun­do. Los hal­co­ne­ros lle­van las aves pa­ra to­do, des­de re­vi­sio­nes ge­ne­ra­les has­ta alas ro­tas.

DUBÁI PUE­DE PRE­SU­MIR UN CEN­TRO CO­MER­CIAL COM­PLE­TO DE­DI­CA­DO A LAS NE­CE­SI­DA­DES DE

LOS HAL­CO­NES DE CA­ZA Y DE CA­RRE­RAS.

se­ñue­lo en una dis­tan­cia es­pe­cí­fi­ca. En la tem­po­ra­da de ca­rre­ras, en­tre di­ciem­bre y enero, des­ta­ca la Co­pa Pre­si­den­cial, en la que com­pi­ten más de 2000 hal­co­nes por pre­mios con va­lor de ca­si sie­te mi­llo­nes de dó­la­res.

El efec­to de las ca­rre­ras es evi­den­te en to­do Dubái, don­de la pro­pie­dad de hal­co­nes se ha dis­pa­ra­do. Se pue­den en­con­trar per­chas en los

lob­bies de los ho­te­les y en los edi­fi­cios de ofi­ci­nas de to­da la ciu­dad. Los hal­co­ne­ros lle­van sus aves en­fer­mas al hos­pi­tal pa­ra hal­co­nes y com­pran lo que ne­ce­si­tan en un cen­tro co­mer­cial de­di­ca­do a es­te de­por­te.

Una tar­de, Ho­ward y yo vi­si­ta­mos el cen­tro co­mer­cial pa­ra hal­co­nes. En­jam­bres de clien­tes, mu­chos de ellos con hal­co­nes en­ca­pu­cha­dos po­sa­dos so­bre bra­zos en­guan­ta­dos, exa­mi­nan las ofer­tas de los co­mer­cian­tes que ven­den de to­do, des­de co­mi­da (pa­lo­mas y co­dor­ni­ces con­ge­la­das) y vi­ta­mi­nas pa­ra hal­co­nes has­ta pe­que­ños trans­mi­so­res pa­ra ras­trear aves per­di­das y ca­pu­chas de cue­ro te­ñi­das a mano de Es­pa­ña y Ma­rrue­cos. In­clu­so hay una tien­da que se es­pe­cia­li­za en ae­ro­pla­nos de ra­dio­con­trol pin­ta­dos pa­ra que pa­rez­can hu­ba­ras, que sir­ven pa­ra que los hal­co­nes apren­dan a per­se­guir­los.

El cen­tro co­mer­cial tie­ne su pro­pia clí­ni­ca pa­ra hal­co­nes, don­de me en­cuen­tro con un hom­bre jo­ven que vis­te un zaub tra­di­cio­nal y lle­va un hal­cón pe­re­grino en el bra­zo; sus dos hi­jos lo si­guen. “¿Es­tá en­fer­mo el hal­cón?”, le pre­gun­to. “No, vie­ne a re­vi­sión”, res­pon­de el hom­bre. “¡Va a com­pe­tir!”, di­ce uno de los ni­ños. “¡Va a ga­nar!”, agre­ga el her­mano. El hom­bre son­ríe con or­gu­llo.

Ho­ward y yo ca­mi­na­mos a una sec­ción del cen­tro co­mer­cial don­de se ven­den hal­co­nes vi­vos y Ho­ward se mue­ve len­ta­men­te en­tre las per­chas mien­tras ins­pec­cio­na las aves en­ca­pu­cha­das. Hay pe­re­gri­nos y sa­cres, los fa­vo­ri­tos tra­di­cio­na­les de los hal­co­ne­ros sau­díes, y unos cuan­tos cer­ní­ca­los ve­tea­dos: aves pa­ra prin­ci­pian­tes. Ho­ward les pre­gun­ta a los pro­pie­ta­rios de dón­de vie­nen sus aves y ca­da ven­de­dor le mues­tra pa­pe­les que lle­van se­llos ofi­cia­les con el país de ori­gen del ave.

Ho­ward asien­te con apro­ba­ción. “Es mu­cho me­jor aho­ra”, ase­ve­ra. Aca­ri­cia las plu­mas del pe­cho de los hal­co­nes e ins­pec­cio­na sus pa­tas. “Es­tas aves se ven muy sa­lu­da­bles, no es­tán muy es­tre­sa­das. So­lía ver mu­chas aves en ma­las con­di­cio­nes que ha­bían si­do con­tra­ban­dea­das des­de Pa­kis­tán o des­de Ru­sia a tra­vés de Si­ria –di­ce–, pe­ro el go­bierno ha pues­to mano du­ra en eso. Hoy día, ca­da ave que en­tre o sal­ga de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos de­be te­ner su pro­pio pa­sa­por­te”.

Pe­se a los es­fuer­zos emi­ra­tíes, el con­tra­ban­do de hal­co­nes aún es una preo­cu­pa­ción en va­rias par­tes del mun­do. Los con­ser­va­cio­nis­tas re­por­tan que los hal­co­nes sa­cres y los pe­re­gri­nos son atra­pa­dos du­ran­te su mi­gra­ción por Pa­kis­tán y con­tra­ban­dea­dos pa­ra com­pra­do­res adi­ne­ra­dos en el Me­dio Orien­te. Los ge­ri­fal­tes de las re­gio­nes ár­ti­cas de Ru­sia tam­bién son cap­tu­ra­dos de ma­ne­ra ile­gal. De esas es­pe­cies, so­lo el sa­cre se en­cuen­tra cla­si­fi­ca­do co­mo ame­na­za­do o en pe­li­gro de ex­tin­ción, aun­que hay re­por­tes de que al­gu­nas po­bla­cio­nes de ge­ri­fal­tes pa­re­cen dis­mi­nuir en par­tes de sus há­bi­tats na­tu­ra­les. A los con­ser­va­cio­nis­tas les preo­cu­pa que el co­mer­cio ile­gal, com­bi­na­do con la dis­mi­nu­ción del há­bi­tat de los hal­co­nes –en es­pe­cial en el Ár­ti­co, de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co–, pue­da po­ner en pe­li­gro la su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo de es­tas aves.

Es­tas preo­cu­pa­cio­nes, in­di­ca Ho­ward, son al­gu­nas de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les de que el jeque But­ti es­té tan com­pro­me­ti­do a criar hal­co­nes, ope­ra­ción que ha­ce po­co ex­ten­dió a Es­co­cia. “De­be­rías ir de vi­si­ta”, me di­jo Ho­ward.

HO­WARD TIE­NE PRI­SA por­que es ho­ra de co­mer y hay unos 200 hal­co­nes ham­brien­tos que lo es­pe­ran. Es fi­na­les de ma­yo, se acer­ca el cie­rre de la tem­po­ra­da de apa­rea­mien­to y con­du­ci­mos ha­cia la gran­ja de hal­co­nes del jeque But­ti, si­tua­da en­tre las ver­des co­li­nas y los es­ca­bro­sos pá­ra­mos de la Es­co­cia cos­te­ra. Mien­tras avan­za por los ca­mi­nos es­tre­chos, Ho­ward des­cri­be có­mo, cuan­do era ni­ño en Ro­de­sia, de­vo­ra­ba cuan­to li­bro so­bre aves ca­ye­ra en sus ma­nos y lue­go, des­pués de mi­grar a Su­dá­fri­ca, em­pe­zó a cui­dar ra­pa­ces he­ri­das o que ha­bían que­da­do huér­fa­nas –hal­co­nes pe­re­gri­nos, la­na­rios, águi­las mi­la­nas, es­me­re­jo­nes, ga­vi­la­nes (“fie­ros ca­za­do­res can­to­res”), in­clu­so un búho (“el ave más ton­ta con la que ha­ya tra­ba­ja­do”). Con el tiem­po, se con­vir­tió en un halconero de­di­ca­do.

Fue en un via­je a Dubái, en 1998, que un ami­go lo pre­sen­tó con el jeque But­ti, a quien le in­tri­ga­ba que Ho­ward pen­sa­ra que po­dría criar y en­tre­nar hal­co­nes en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. “To­dos los ve­te­ri­na­rios con los que ha­blé di­je­ron que era im­po­si­ble criar hal­co­nes en el de­sier­to, no di­ga­mos en­tre­nar [aves cria­das en cau­ti­ve­rio] pa­ra que ca­za­ran ahí”, ex­pli­ca Ho­ward. Al­gu­nos otros hal­co­ne­ros en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos tam­bién in­ten­ta­ron criar­los, pe­ro con éxi­to li­mi­ta­do, así que el jeque y Ho­ward se die­ron a la ta­rea de de­mos­trar que los ex­per­tos es­ta­ban equi­vo­ca­dos. Du­ran­te la pri­me­ra tem­po­ra­da de re­pro­duc­ción eclo­sio­na­ron más de 20 hue­vos de sa­cre y lo­gra­ron criar 15 has­ta la ma­du­rez. Al año si­guien­te du­pli­ca­ron la ci­fra.

A me­di­da que las no­ti­cias de su éxi­to se ex­ten­dían, al­gu­nos hal­co­ne­ros lo­ca­les em­pe­za­ron a en­viar­les sus ca­sos per­di­dos: hal­co­nes que no po­dían en­tre­nar o con en­fer­me­da­des co­mo ca­sos se­ve­ros de po­do­der­ma­ti­tis (una in­fec­ción de las pa­tas que pue­de ser mor­tal) o con plu­mas de vue­lo mu­ti­la­das de ma­ne­ra irre­me­dia­ble. Ho­ward se rehu­só a aban­do­nar a cual­quie­ra de las aves. Des­ci­fró sus per­so­na­li­da­des in­di­vi­dua­les una por una, cui­da­do­sa­men­te re­pa­ró con pe­ga­men­to ex­tra­fuer­te las plu­mas ro­tas de las alas y con pa­cien­cia tra­tó la po­do­der­ma­ti­tis . Mu­chos de los hal­co­nes do­na­dos se vol­vie­ron ca­za­do­res há­bi­les y se su­ma­ron a la po­bla­ción re­pro­duc­ti­va del jeque.

Ha­ce unos años, el jeque y Ho­ward de­ci­die­ron ex­pan­dir su ope­ra­ción con un se­gun­do com­ple­jo en Es­co­cia, cer­ca de los cli­mas na­ti­vos de los hal­co­nes pe­re­gri­nos y ge­ri­fal­tes, y cer­ca de otros cria­do­res de hal­co­nes de al­ta ca­li­dad con los que pu­die­ran in­ter­cam­biar lí­neas ge­né­ti­cas. Ca­da año, el jeque se que­da con va­rias de las aves nue­vas pa­ra en­tre­nar­las pa­ra ca­zar y otras pa­ra cru­zar­las, les da al­gu­nas a sus ami­gos y familiares, y el res­to las ven­de a otros hal­co­ne­ros.

Lle­ga­mos a la ca­sa de Ho­ward, si­tua­da en una ele­va­ción con vis­ta ha­cia el mar del Nor­te en el ho­ri­zon­te le­jano. Los hal­co­nes ham­brien­tos es­pe­ran y el ai­re ha­ce eco de sus chi­lli­dos pe­ne­tran­tes. Nos di­ri­gi­mos ha­cia un pe­que­ño com­ple­jo de edi­fi­cios de­trás de la ca­sa y en­tra­mos en uno que tie­ne una cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca lle­na de pa­lo­mas y co­dor­ni­ces cria­das lo­cal­men­te. Ho­ward lle­na una cu­be­ta con pe­chu­gas y vi­si­ta­mos do­ce­nas de ha­bi­ta­cio­nes que con­tie­nen pa­re­jas en crian­za de pe­re­gri­nos y ge­ri­fal­tes, ca­da una con un gru­po de dos o tres po­llue­los. Ho­ward po­ne la car­ne en una re­pi­sa pe­que­ña y ve­mos có­mo los ma­chos vue­lan, re­co­gen la car­ne y se la lle­van a las hem­bras.

“CON EL TIEM­PO, NOS GUS­TA­RÍA LI­BE­RAR LA MA­YO­RÍA DE LAS AVES QUE HE­MOS CRIA­DO”.

HO­WARD WA­LLER

En­ton­ces, la pa­re­ja se tur­na pa­ra ali­men­tar a los po­llue­los chi­llo­nes.

Ho­ward tam­bién cría hí­bri­dos –par­te pe­re­grino, par­te ge­ri­fal­te–, ob­te­ni­dos al re­co­lec­tar es­per­ma­to­zoi­des de los ma­chos e in­se­mi­nar ar­ti­fi­cial­men­te a las hem­bras. “Los ge­ri­fal­tes son aves muy in­te­li­gen­tes, mu­cho más lis­tos que los pe­re­gri­nos –co­men­ta–. Pue­den te­ner per­so­na­li­dad de di­va, pe­ro, cuan­do los com­bi­nas con los pe­re­gri­nos, ob­tie­nes un ave de ca­za gran­de y fuer­te, más fá­cil de ma­ne­jar y más re­sis­ten­te a las en­fer­me­da­des”.

En una de las ha­bi­ta­cio­nes veo un ge­ri­fal­te del co­lor de la nie­ve más pu­ra, sin una man­cha par­da o gris. Es el pre­cia­dí­si­mo El Blan­co. Du­ran­te mi­le­nios, los his­to­ria­do­res han ha­bla­do lar­go y ten­di­do so­bre la ob­se­sión con los ge­ri­fal­tes de un blan­co pu­ro. Res­ca­tes de nobles se­cues­tra­dos, pro­pues­tas de di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal y do­tes de ma­tri­mo­nios reales han de­pen­di­do de es­tas aves es­pe­cia­les. Du­ran­te las cru­za­das, el sul­tán Sa­la­dino de Si­ria y Egip­to re­cha­zó la enor­me su­ma de 1 000 du­ca­dos de oro de par­te del rey Fe­li­pe de Fran­cia pa­ra que le re­gre­sa­ra su ge­ri­fal­te blan­co, que ha­bía vo­la­do por en­ci­ma de la lí­nea de ba­ta­lla.

No es so­lo la be­lle­za del ave lo que emo­cio­na a Ho­ward y al jeque But­ti. El Blan­co ha de­mos­tra­do ser un ca­za­dor agre­si­vo y va­lien­te. “No es so­lo un hal­cón de ex­hi­bi­ción –se­ña­la Ho­ward–. Es to­do lo que po­drías so­ñar de un ave”. Pa­ra él, y pa­ra Ho­ward, El Blan­co re­pre­sen­ta mu­cho más que un tro­feo. Na­ció del li­na­je de ge­ri­fal­tes que se ex­tien­de en el pa­sa­do has­ta aque­llas cau­sas per­di­das, hal­co­nes pro­ble­ma que Ho­ward re­ci­bió a fi­na­les de los no­ven­ta. Es la prue­ba vi­vien­te de que los hal­co­nes sil­ves­tres no son me­jo­res que los cria­dos en cau­ti­ve­rio. El éxi­to cons­tan­te del jeque al pa­so de los años en la ca­ce­ría con sus hal­co­nes de cau­ti­ve­rio ha pro­vo­ca­do que otros hal­co­ne­ros de la reale­za bus­quen aves de cau­ti­ve­rio. Al­gu­nos han in­ver­ti­do en sus pro­pios pro­gra­mas de crian­za. Es­to se­ña­la una ten­den­cia im­por­tan­te, ra­zo­na Ho­ward, una que ha ayu­da­do a dis­mi­nuir el mer­ca­do de los hal­co­nes sil­ves­tres de con­tra­ban­do.

A fi­nal de cuen­tas, Ho­ward y el jeque es­pe­ran li­be­rar ge­ri­fal­tes de cau­ti­ve­rio en zo­nas sil­ves­tres pa­ra for­ta­le­cer los nú­me­ros en al­gu­nas par­tes del Ár­ti­co que han vis­to un des­cen­so. Es una prác­ti­ca que ya ha sal­va­do hal­co­nes pe­re­gri­nos. Pa­ra 1970, de­bi­do al uso ex­ten­di­do del pes­ti­ci­da DDT, el hal­cón pe­re­grino prác­ti­ca­men­te ha­bía des­apa­re­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos. Tom Ca­de, or­ni­tó­lo­go y halconero, fun­dó Pe­re­gri­ne Fund y re­clu­tó hal­co­ne­ros de to­da Amé­ri­ca del Nor­te pa­ra sal­var la es­pe­cie. Sus es­fuer­zos in­clu­ye­ron la li­be­ra­ción de 6 000 hal­co­nes de cau­ti­ve­rio. Hoy día, la po­bla­ción de pe­re­gri­nos se con­si­de­ra ro­bus­ta. “Con el tiem­po, nos gus­ta­ría li­be­rar la ma­yo­ría de las aves que he­mos cria­do”, co­men­ta Ho­ward.

Peter Gwin edi­tor se­nior, es­cri­bió so­bre la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na pa­ra la edición de ma­yo de 2017. El fo­tó­gra­fo Brent Stirton fue nom­bra­do Fo­tó­gra­fo de la Vi­da Sil­ves­tre 2017 por sus fo­tos so­bre la cri­sis de ca­za ile­gal de ri­no­ce­ron­tes, pu­bli­ca­das en la edición de oc­tu­bre de 2016 de Na­tio­nal Geo­grap­hic.

ME­SA DI­REC­TI­VA DE LA BI­BLIO­TE­CA BRI­TÁ­NI­CA/ROBANA/ ART RESOURCE, NUE­VA YORK

Una pin­tu­ra in­dia mues­tra a la sul­ta­na Chand Bibi usan­do aves de ca­za pa­ra atra­par gru­llas. A lo lar­go de la his­to­ria, mu­je­res con po­der han prac­ti­ca­do la ce­tre­ría, des­de las za­ri­nas ru­sas y las rei­nas in­gle­sas has­ta las nobles bá­va­ras.

ADOC-PHOTOS/ART RESOURCE, NUE­VA YORK

Un be­duino del si­glopo­sa a ca­ba­llo conXIX su hal­cón. Du­ran­te mi­le­nios, los be­dui­nos nó­ma­das atra­pa­ban hal­co­nes cuan­do es­tos mi­gra­ban por la pe­nín­su­la Ará­bi­ga ha­cia los te­rre­nos in­ver­na­les de anida­mien­to en Áfri­ca. Los nó­ma­das los en­tre­na­ban pa­ra ca­zar ani­ma­les de tem­po­ra­da y des­pués los li­be­ra­ban.

RMN-GRAND PA­LAIS/ ART RESOURCE, NUE­VA YORK

Una pin­tu­ra me­die­val mues­tra a una mu­jer con un ge­ri­fal­te ár­ti­co, la es­pe­cie de hal­cón de ma­yor ta­ma­ño. Re­ve­ren­cia­dos por los vi­kin­gos, los ge­ri­fal­tes fue­ron pre­sen­ta­dos a los hal­co­ne­ros eu­ro­peos por los mer­ca­de­res nór­di­cos y se con­vir­tie­ron en la ex­por­ta­ción más pre­cia­da de Is­lan­dia du­ran­te la Edad Me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.