Di­ver­si­dad en Es­ta­dos Uni­dos

National Geographic (Chile) - - Explora -

Sin du­da por azar, en la bi­blio­te­ca del pe­que­ño po­bla­do de Ash­land, Ore­gón, mien­tras bus­ca­ba un li­bro in­tere­san­te pa­ra leer, me en­fren­te a sus ca­ras: ni­ños asiá­ti­cos, en una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, son­reían de ma­ne­ra in­con­gruen­te de­trás de una va­lla de alam­bre de púas.

“Dón­de ha­brá su­ce­di­do es­to”, me pre­gun­té, su­po­nien­do que se tra­ta­ba de al­gún lu­gar en Asia su­ro­rien­tal, qui­zá du­ran­te la gue­rra de Viet­nam, con­for­me me aden­tra­ba en las pá­gi­nas. Ese fue el mo­men­to en el que su­pe, a los 17 años, que ha­bían reuni­do a ci­vi­les de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa y los ha­bían con­fi­na­do en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Fue par­ti­cu­lar­men­te sor­pren­den­te, por­que soy hi­ja de una in­mi­gran­te ja­po­ne­sa.

¿Qué oca­sio­nó que se en­ce­rra­ra a más de 120 000 ci­vi­les, dos ter­ce­ras par­tes de ellos ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, sin el de­bi­do pro­ce­so du­ran­te la gue­rra? Aún hoy, Jun­zo Ja­ke Oha­ra tie­ne pro­ble­mas pa­ra res­pon­der. “Creo que qui­zá fue de­bi­do al pre­jui­cio. No lo sé –re­fle­xio­na Oha­ra, de 89 años, quien es­tu­vo con­fi­na­do du­ran­te tres años–. Nos te­nían mie­do, su­pon­go”.

La res­pues­ta, se­gún el re­gis­tro his­tó­ri­co, no ya­ce so­lo en el mie­do y el pre­jui­cio, sino en el po­der de la po­lí­ti­ca pa­ra exa­cer­bar am­bos. Y re­ve­la a un gran pue­blo con­fi­na­do no so­lo en una gue­rra mun­dial tras un ata­que de­vas­ta­dor, sino en una lu­cha do­lo­ro­sa con­si­go mis­ma a cau­sa de sus pro­pios idea­les, lu­cha que to­da­vía re­ver­be­ra, ca­si 80 años des­pués. El en­car­ce­la­mien­to se men­cio­na en los de­ba­tes so­bre mi­gra­ción ac­tua­les, in­clu­yen­do la de­ten­ción de ni­ños mi­gran­tes y fa­mi­lias que cru­za­ron la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos en ju­nio y la prohi­bi­ción ac­tual de en­trar en el país a la gen­te que pro­vie­ne de dis­tin­tas na­cio­nes de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

La Co­mi­sión so­bre Con­fi­na­mien­to y Re­ubi­ca­ción de Ci­vi­les du­ran­te la Gue­rra fue crea­da en 1980 por el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se pa­ra in­ves­ti­gar la de­ci­sión del go­bierno de ese país de re­cluir a per­so­nas de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­pués de una re­vi­sión ex­haus­ti­va de do­cu­men­tos gu­ber­na­men­ta­les y la re­co­pi­la­ción de de­cla­ra­cio­nes de más de 750 tes­ti­gos, his­to­ria­do­res y otros, la co­mi­sión con­clu­yó que se ha­bían im­ple­men­ta­do po­lí­ti­cas en con­tra de gen­te de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa mu­cho an­tes de que Ja­pón ata­ca­ra Pearl Har­bor el 7 de di­ciem­bre de 1941. A fi­na­les de la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo xix, un co­ro ca­da vez ma­yor de po­lí­ti­cos y lí­de­res sin­di­ca­les co­men­zó a aren­gar con­tra los mi­gran­tes ja­po­nen­ses y los acu­sa­ba de qui­tar­les los tra­ba­jos agrí­co­las a los es­ta­dou­ni­den­ses cau­cá­si­cos.

BI­BLIO­TE­CA DEL CON­GRE­SO DE ES­TA­DOS UNI­DOS

Des­pués del ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor, la or­den eje­cu­ti­va 9066 del pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt obli­gó a mu­dar­se a más de120 000 per­so­nas de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa pa­ra vi­vir du­ran­te años en cam­pos de en­car­ce­la­mien­to. A la izq., un equi­po de cons­truc­ción tra­ba­ja en el cen­tro de reunión Pu­ya­llup, una pri­sión en el es­ta­do de Was­hing­ton a la que, de ma­ne­ra eu­fe­mís­ti­ca, el go­bierno lla­mó Cam­po Ar­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.