“Éra­mos ciu­da­da­nos, pe­ro el go­bierno di­ce...: ‘Aún son ja­po­ne­ses. No po­de­mos confiar en us­te­des’”.

National Geographic (Chile) - - Explora - GEOR­GE HIRANO (EX­TRE­MA IZQ., FO­TO­GRA­FIA­DO EN 1942)

El 7 de ma­yo de 1900, el al­cal­de de San Fran­cis­co, Du­val Phe­lan, di­jo: “Los chi­nos y ja­po­ne­ses no son ciu­da­da­nos le­gí­ti­mos. No son el ma­te­rial del que se pue­de ha­cer es­ta­dou­ni­den­ses”.

La Fe­de­ra­ción Es­ta­dou­ni­den­se del Tra­ba­jo ca­bil­deó en el Con­gre­so pa­ra ex­cluir le­gal­men­te cual­quier “tra­ba­jo mon­gol”. Un edi­to­rial en el

San Fran­cis­co Ch­ro­ni­cle coin­ci­dió: “Nues­tro de­ber prin­ci­pal es pre­ser­var Es­ta­dos Uni­dos pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses y las ra­zas blan­cas a las que po­de­mos asi­mi­lar, y cu­yos hi­jos ten­drán el es­tán­dar es­ta­dou­ni­den­se de vi­da”.

Pron­to emer­gió un pa­trón cons­tri­ñen­do las li­ber­ta­des de la gen­te de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa. Pri­me­ro, se li­mi­tó la in­mi­gra­ción des­de Ja­pón me­dian­te un acuer­do no es­cri­to. Las per­so­nas de ese país te­nían prohi­bi­do po­seer tie­rras en Ca­li­for­nia. Era ile­gal que cual­quie­ra con as­cen­den­cia ja­po­ne­sa se ca­sa­ra con un cau­cá­si­co. Lue­go, en 1924, el Con­gre­so apro­bó una prohi­bi­ción a la in­mi­gra­ción de to­dos los asiá­ti­cos, in­clui­dos los ja­po­ne­ses, con el ar­gu­men­to de que no po­dían con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos, sin im­por­tar por cuán­to tiem­po vi­vie­ran en Es­ta­dos Uni­dos. So­lo sus hi­jos, si na­cían ahí, se­rían ciu­da­da­nos, co­mo lo ga­ran­ti­za la Cons­ti­tu­ción. Los lí­de­res de la na­ción de­ja­ron en cla­ro que los ja­po­ne­ses no eran desea­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

LA ANIMOSIDAD se in­ten­si­fi­có en los años trein­ta, cuan­do Ja­pón in­va­dió Man­chu­ria y lue­go se ex­pan­dió a Chi­na.

Pa­ra cuan­do Ja­pón or­ques­tó su ata­que sor­pre­sa a Pearl Har­bor, de­to­nan­do la ines­pe­ra­da en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos en la gue­rra al ma­tar o he­rir a más de 3 500 per­so­nas y mi­nar la ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se, fue co­mo si un ce­ri­llo en­cen­die­ra ca­pas de le­ños se­cos pa­ra la gen­te de ori­gen ja­po­nés en Es­ta­dos Uni­dos. La fu­ria se ex­ten­dió por el país cuan­do Ja­pón se mo­vió de ma­ne­ra agre­si­va en el Pa­cí­fi­co y to­mó Guam, la is­la Wa­ke y Hong Kong, lo que for­zó la ren­di­ción de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses en Fi­li­pi­nas.

El te­mor de que Ja­pón in­va­die­ra pron­to la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos so­bre­co­gió a la po­bla­ción, así co­mo la des­in­for­ma­ción que se es­par­cía con ra­pi­dez. Cir­cu­la­ban ru­mo­res in­fun­da­dos de que la gen­te de ori­gen ja­po­nés en Ha­wái ha­bía ayu­da­do en el ata­que a Pearl Har­bor.

El se­cre­ta­rio de ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se Frank Knox va­li­dó la teo­ría de la cons­pi­ra­ción, mien­tras que otros de­man­da­ban ac­cio­nes drás­ti­cas con­tra la gen­te de ori­gen ja­po­nés. “Ca­da uno de nues­tros ami­gui­tos ja­po­ne­ses sa­brá qué ha­cer en ca­so de un po­si­ble in­ten­to de in­va­sión o ata­que aé­reo”. El al­cal­de de Los Án­geles, Flet­cher Bow­ron, ex­pre­só: “No po­de­mos co­rrer el ries­go de otro epi­so­dio co­mo Pearl Har­bor en el sur de Ca­li­for­nia”.

Po­cos, in­clui­dos los me­dios, se cues­tio­na­ron si las ac­cio­nes en con­tra de la gen­te de ori­gen ja­po­nés es­ta­ban jus­ti­fi­ca­das o eran acep­ta­bles mo­ral­men­te. Co­mo lo for­mu­la­ría más tar­de la co­mi­sión con­gre­sal: “La pren­sa in­cre­men­tó la exal­ta­ción emo­cio­nal irre­fle­xi­va del mo­men­to”.

El 14 de fe­bre­ro de 1942, el hom­bre a car­go de la se­gu­ri­dad mi­li­tar en el oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, el ge­ne­ral del ejér­ci­to John L. De­witt, re­co­men­dó que se ex­clu­ye­ra a la gen­te de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa de la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos co­mo una ne­ce­si­dad mi­li­tar: “En la gue­rra en la que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos aho­ra, las afi­ni­da­des ra­cia­les no se cor­tan por la mi­gra­ción. La ra­za ja­po­ne­sa es una ra­za enemi­ga y, aun­que mu­chos ja­po­ne­ses de se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción na­ci­dos en nues­tro te­rri­to­rio cuen­tan con la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se y se han ‘es­ta­dou­ni­den­sa­do’, los víncu­los ra­cia­les son in­di­so­lu­bles”.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia se opu­so a la re­co­men­da­ción al prin­ci­pio, pe­ro al fi­nal la acep­tó, una vez que que­dó cla­ro que el pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt la apro­ba­ría. Diez se­ma­nas des­pués del ata­que a Pearl Har­bor, el 19 de fe­bre­ro de 1942, Roo­se­velt fir­mó la or­den eje­cu­ti­va 9066, que con­ce­día a los mi­li­ta­res po­de­res am­plios pa­ra de­te­ner y en­car­ce­lar “a cual­quier per­so­na”. Era bien sa­bi­do que es­to se re­fe­ría a gen­te de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa, in­clui­dos ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses. El Con­gre­so se dio pri­sa pa­ra apro­bar la or­den. Po­cos po­lí­ti­cos se opu­sie­ron a la co­rrien­te, pe­ro al­guien que sí lo hi­zo fue Ralph Carr, go­ber­na­dor de Co­lo­ra­do, un re­pu­bli­cano que pen­sa­ba que la or­den de Roo­se­velt era in­hu­ma­na. En un mo­men­to, en­fren­ta­do con una au­dien­cia nu­me­ro­sa y hos­til que ame­na­za­ba con tor­nar­se vio­len­ta, se­ña­ló: “Un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa tie­ne los mis­mos de­re­chos que cual­quier otro ciu­da­dano. Pa­ra las­ti­mar­los, de­ben las­ti­mar­me a mí an­tes”. Fue una pos­tu­ra que ha­bría de desahu­ciar una ca­rre­ra po­lí­ti­ca pro­me­te­do­ra. Un gru­po pe­que­ño de igle­sias tam­bién pro­tes­tó. La escritora Pearl S. Buck y el ac­ti­vis­ta de de­re­chos hu­ma­nos W. E. B. Du Bois se su­ma­ron a una pe­ti­ción con­tra la or­den. Pe­ro po­cos los es­cu­cha­ron.

AR­CHI­VOS NA­CIO­NA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.