El pe­li­gro glo­bal de la de­sigual­dad

LA VIDA ES­TÁ EN RIES­GO: CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO, ATA­QUES NU­CLEA­RES Y ES­CA­SEZ DE RE­CUR­SOS. Y EL ABIS­MO EN­TRE RI­COS Y PO­BRES.

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR JA­RED DIAMOND

Una ame­na­za más a nues­tra vida: el abis­mo en­tre ri­cos y po­bres.

LLOS PAÍ­SES MÁS RI­COS del mun­do, co­mo Lu­xem­bur­go y Es­ta­dos Uni­dos, ca­da año tie­nen in­gre­sos in­di­vi­dua­les pro­me­dio ca­si 100 ve­ces más al­tos que aque­llos de los paí­ses más po­bres, co­mo Bu­run­di o la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. Es una tra­ge­dia pa­ra los paí­ses po­bres. ¿Aca­so tam­bién es una tra­ge­dia in­mi­nen­te pa­ra las na­cio­nes ri­cas?

Has­ta ha­ce po­co, tan­tos po­bres en otros paí­ses no cons­ti­tuían una ame­na­za pa­ra los paí­ses ri­cos. “Ellos”, allá, no sa­bían gran co­sa so­bre “nues­tro” es­ti­lo de vida e in­clu­so, si lo sa­bían y se enoja­ban por ello, no po­dían ha­cer na­da al res­pec­to.

Pe­ro, hoy día, los paí­ses po­bres y re­mo­tos pue­den oca­sio­nar­les pro­ble­mas a las na­cio­nes ri­cas y los mo­ti­vos se pue­den re­su­mir en una pa­la­bra: glo­ba­li­za­ción. Co­mo re­sul­ta­do de las co­ne­xio­nes ca­da vez ma­yo­res en­tre to­dos los rin­co­nes del mun­do, las per­so­nas en los paí­ses en desa­rro­llo es­tán me­jor in­for­ma­das so­bre las di­fe­ren­cias en­tre los es­tán­da­res

de vida y mu­chas de ellas aho­ra pue­den via­jar a paí­ses ri­cos.

Gra­cias a la glo­ba­li­za­ción no pue­den per­sis­tir es­tas de­sigual­da­des drás­ti­cas en­tre los es­tán­da­res de vida al­tos y ba­jos. Des­ta­can tres ejem­plos.

El pri­me­ro es la sa­lud. La di­se­mi­na­ción de en­fer­me­da­des es el re­sul­ta­do in­vo­lun­ta­rio de la glo­ba­li­za­ción. En­fer­me­da­des te­mi­das aho­ra se trans­mi­ten a los paí­ses ri­cos por los via­je­ros que vi­si­tan paí­ses po­bres, don­de las en­fer­me­da­des son en­dé­mi­cas y las me­di­das sa­ni­ta­rias, in­su­fi­cien­tes. Por ejem­plo, en 1992, un avión de pa­sa­je­ros ar­gen­tino re­co­gió ali­men­tos in­fec­ta­dos con có­le­ra en Pe­rú y vo­ló sin es­ca­las a Los Án­ge­les; al­gu­nos pa­sa­je­ros des­pués vo­la­ron a Seattle, Alas­ka y To­kio, lo cual re­sul­tó en una sar­ta de ca­sos de có­le­ra des­de Ca­li­for­nia a Ja­pón.

Se­gun­do, el te­rro­ris­mo. En ca­da país hay in­di­vi­duos lo­cos y enoja­dos re­suel­tos a ma­tar: los paí­ses po­bres no tie­nen el mo­no­po­lio de la vio­len­cia. Sin em­bar­go, hoy en los paí­ses po­bres los me­dios bom­bar­dean a las per­so­nas con imá­ge­nes de es­ti­los de vida dis­po­ni­bles en otras par­tes del mun­do, pe­ro no pa­ra ellos. Co­mo pro­duc­to de la ira y la de­ses­pe­ra­ción, al­gu­nos se vuel­ven te­rro­ris­tas y otros los to­le­ran o apo­yan.

Pre­di­go que ha­brá más ata­ques te­rro­ris­tas con­tra Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa, Ja­pón y Aus­tra­lia, mien­tras per­sis­tan las di­fe­ren­cias en los es­tán­da­res de vida.

EL TER­CER EJEM­PLO, cuan­do la de­sigual­dad y la glo­ba­li­za­ción cho­can, es el de las per­so­nas con es­ti­los de vida es­par­ta­nos que an­he­lan la abun­dan­cia. En la ma­yo­ría de los paí­ses en desa­rro­llo, me­jo­rar los es­tán­da­res de vida es uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Mi­llo­nes de per­so­nas en di­chos paí­ses no es­pe­ran a que sus go­bier­nos me­jo­ren sus es­tán­da­res de vida en su ge­ne­ra­ción.

Más bien bus­can es­ti­los de vida más prós­pe­ros mi­gran­do a paí­ses desa­rro­lla­dos, con o sin vi­sas: so­bre to­do a Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, pro­ve­nien­tes de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na. Sin im­por­tar que los mi­gran­tes bus­quen opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, un re­fu­gio an­te la vio­len­cia o asi­lo po­lí­ti­co, no se pue­de con­tro­lar las olea­das re­cien­tes de mi­gra­ción en to­do el mun­do.

Sin em­bar­go, no se­rá po­si­ble que to­dos ma­te­ria­li­cen el sue­ño del es­ti­lo de vida del mun­do desa­rro­lla­do. Es cues­tión de ha­cer cuen­tas.

El ín­di­ce de con­su­mo in­di­vi­dual pro­me­dio in­clu­ye la can­ti­dad de pe­tró­leo y otros re­cur­sos que la per­so­na pro­me­dio con­su­me en un año. En los paí­ses ri­cos, es­tos ín­di­ces son has­ta 30 ve­ces más al­tos que en los paí­ses po­bres.

Mul­ti­pli­ca la po­bla­ción ac­tual de ca­da país por el ín­di­ce de con­su­mo in­di­vi­dual pro­me­dio de cual­quier re­cur­so –por ejem­plo, pe­tró­leo– y su­ma las can­ti­da­des de to­do el mun­do. La su­ma re­sul­tan­te es el ín­di­ce de con­su­mo ac­tual de ese re­cur­so.

Aho­ra re­pi­te el cálcu­lo, pe­ro con el su­pues­to de que los ín­di­ces de con­su­mo de to­dos los paí­ses en desa­rro­llo sean 30 ve­ces más al­tos que los ac­tua­les.

El re­sul­ta­do: los ín­di­ces de con­su­mo glo­bal se in­cre­men­tan 10 ve­ces. Lo an­te­rior es equi­va­len­te a una po­bla­ción mun­dial de ca­si 80 000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con la dis­tri­bu­ción de los ín­di­ces de con­su­mo ac­tua­les. Al­gu­nos op­ti­mis­tas ase­gu­ran que la Tie­rra pue­de al­ber­gar a 9 500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pe­ro nin­gún op­ti­mis­ta es­tá tan lo­co co­mo pa­ra ase­gu­rar que el mun­do pue­de al­ber­gar a 80 000 mi­llo­nes.

LES PRO­ME­TI­MOS A LOS PAÍ­SES en desa­rro­llo que si adop­ta­ban bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas, co­mo un gobierno ho­nes­to, tam­bién po­drían dis­fru­tar de la abun­dan­cia, pe­ro esa pro­me­sa es un en­ga­ño cruel. El mun­do no cuen­ta con re­cur­sos su­fi­cien­tes. Ya te­ne­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra sos­te­ner el es­ti­lo de vida del mun­do desa­rro­lla­do en la ac­tua­li­dad, cuan­do so­lo al­re­de­dor de 1 000 mi­llo­nes de per­so­nas de los 7 500 mi­llo­nes que hay en el mun­do lo dis­fru­tan.

Los es­ta­dou­ni­den­ses sue­len afir­mar que el con­su­mo cre­cien­te en Chi­na y otros paí­ses en desa­rro­llo es “un pro­ble­ma” y desea­rían que ese “pro­ble­ma” no exis­tie­ra. Des­de lue­go que per­sis­ti­rá: los ha­bi­tan­tes de otros paí­ses tam­bién quie­ren te­ner los ín­di­ces de con­su­mo de los es­ta­dou­ni­den­ses. Si les pi­die­ran que re­nun­cia­ran a esas as­pi­ra­cio­nes, ha­rían ca­so omi­so. El úni­co re­sul­ta­do sos­te­ni­ble pa­ra nues­tro mun­do glo­ba­li­za­do es aquel en el que los ín­di­ces de con­su­mo sean más o me­nos equi­ta­ti­vos en to­do el pla­ne­ta. Pe­ro no po­de­mos man­te­ner el mun­do desa­rro­lla­do del pre­sen­te de ma­ne­ra sos­te­ni­ble en su ni­vel ac­tual, mu­cho me­nos lle­var el mun­do en desa­rro­llo a ese ni­vel.

¿Es­to ga­ran­ti­za un desen­la­ce desas­tro­so? ¡No! Po­dría­mos te­ner un re­sul­ta­do es­ta­ble en el que to­dos los paí­ses com­par­tie­ran ín­di­ces de con­su­mo in­fe­rio­res a los que dis­fru­tan las na­cio­nes desa­rro­lla­das. Es pro­ba­ble que los es­ta­dou­ni­den­ses se opon­gan: ¡no va­mos a sa­cri­fi­car nues­tros es­tán­da­res de vida pa­ra be­ne­fi­ciar a otros! Co­mo al­gu­na vez ase­ve­ró Dick Che­ney, ex vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos: “El es­ti­lo de vida es­ta­dou­ni­den­se no es ne­go­cia­ble”. Sin em­bar­go, la reali­dad cruel del ni­vel de los re­cur­sos glo­ba­les ga­ran­ti­za que el es­ti­lo de vida es­ta­dou­ni­den­se cam­bia­rá, les gus­te o no. Esas reali­da­des no son ne­go­cia­bles.

Por alar­man­te que pa­rez­ca, creo que no se­ría un sa­cri­fi­cio im­por­tan­te. ¿Por qué? Por­que si bien los ín­di­ces de con­su­mo y bie­nes­tar guar­dan re­la­ción, no de­pen­den uno del otro. Bue­na par­te del con­su­mo en Es­ta­dos Uni­dos es de­rro­che y no con­tri­bu­ye a la ca­li­dad de vida. Por ejem­plo, los ín­di­ces de con­su­mo de pe­tró­leo en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal son cer­ca de la mi­tad que en Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, el bie­nes­tar del eu­ro­peo oc­ci­den­tal pro­me­dio es más al­to que el del es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio se­gún to­dos los cri­te­rios im­por­tan­tes, co­mo se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra tras el re­ti­ro, sa­lud, mor­ta­li­dad in­fan­til, es­pe­ran­za de vida y va­ca­cio­nes.

CON TO­DA SE­GU­RI­DAD, en el cur­so de nues­tra vida los ín­di­ces de con­su­mo per cá­pi­ta en el mun­do desa­rro­lla­do dis­mi­nui­rán. La úni­ca pre­gun­ta es si lle­ga­re­mos a ese re­sul­ta­do me­dian­te mé­to­dos de nues­tra elec­ción o mé­to­dos des­agra­da­bles de los que no ten­ga­mos con­trol. Asi­mis­mo, con to­da se­gu­ri­dad en el cur­so de nues­tra vida, los ín­di­ces de con­su­mo per cá­pi­ta en los paí­ses en desa­rro­llo ya no cons­ti­tui­rán una tri­gé­si­ma par­te de los ín­di­ces en los paí­ses desa­rro­lla­dos: se­rán más equi­ta­ti­vos. Es­tas tendencias son ob­je­ti­vos desea­bles, no pros­pec­tos ho­rri­bles que hay que de­te­ner. Con­ta­mos ya con su­fi­cien­te co­no­ci­mien­to co­mo pa­ra es­me­rar­nos en ha­cer­los reali­dad, lo que fal­ta es la vo­lun­tad po­lí­ti­ca ne­ce­sa­ria.

¿Las con­se­cuen­cias de la de­sigual­dad de­be­rían de­pri­mir­nos? De nue­vo, no. Si bien los pro­ble­mas em­peo­ran, las po­si­bles so­lu­cio­nes me­jo­ran. Los acuer­dos mul­ti­na­cio­na­les o mun­dia­les ya han con­se­gui­do re­sol­ver al­gu­nos de los gran­des pro­ble­mas. Por lo tan­to, me pa­re­ce que en nues­tro mun­do se lle­va a ca­bo una ca­rre­ra de ca­ba­llos re­pre­sen­ta­da por la des­truc­ción y la es­pe­ran­za. No es una ca­rre­ra nor­mal, los dos ca­ba­llos no lle­van una ve­lo­ci­dad cons­tan­te. Es una ca­rre­ra ca­da vez más rá­pi­da, en la que ca­da ca­ba­llo ace­le­ra el pa­so. Den­tro de po­cas dé­ca­das, sa­bre­mos qué ca­ba­llo re­sul­tó ga­na­dor.

EL ÚNI­CO RE­SUL­TA­DO SOS­TE­NI­BLE ES AQUEL EN EL QUE LOS ÍN­DI­CES DE CON­SU­MO SEAN MÁS O ME­NOS EQUI­TA­TI­VOS EN TO­DO EL PLA­NE­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.