Una vi­sión al­ter­na­ti­va del mun­do

Pa­ra los in­dí­ge­nas, to­do, des­de la pa­la­bra “Amé­ri­ca” has­ta las ma­ne­ras in­sul­tan­tes en que se uti­li­zan los sím­bo­los in­dí­ge­nas, es un re­cor­da­to­rio de có­mo los de as­cen­den­cia eu­ro­pea ca­si ma­tan una cul­tu­ra y to­da­vía la ter­gi­ver­san.

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR MARK TRAHANT FO­TO­GRA­FÍAS DE DA­NIE­LLA ZALC­MAN

A los na­ti­vos ame­ri­ca­nos se los ca­ri­ca­tu­ri­za... o son in­vi­si­bles.

El pro­ble­ma em­pe­zó con una pa­la­bra: “Amé­ri­ca”

Esa pa­la­bra, en ho­nor del ex­plo­ra­dor ita­liano Amé­ri­co Ves­pu­cio, se acu­ñó en Eu­ro­pa en 1507, cuan­do se uti­li­zó en un ma­pa del Nue­vo Mun­do. Pe­ro, en aquel en­ton­ces, los úni­cos ame­ri­ca­nos eran in­dí­ge­nas. Era nues­tro mun­do, pe­ro no nues­tra pa­la­bra.

Pa­ra cuan­do se fir­mó la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia [en Es­ta­dos Uni­dos] en 1776, a los blan­cos sim­ple­men­te les de­cían “los ame­ri­ca­nos”. A mis an­te­pa­sa­dos los lla­ma­ron in­dios ame­ri­ca­nos. Es una eti­que­ta dis­tor­sio­na­da por ac­ci­den­tes de la his­to­ria: el ex­plo­ra­dor ita­liano que le dio su nom­bre a un con­ti­nen­te y otro ita­liano, Cris­tó­bal Co­lón, que apo­dó a los in­dí­ge­nas “in­dios” por­que pen­só, es po­si­ble, que es­ta­ba en las In­dias Orien­ta­les.

In­dios ame­ri­ca­nos: dos eti­que­tas que no ele­gi­mos. Po­drían ha­ber­nos lla­ma­do de otra ma­ne­ra. El 11 de oc­tu­bre de 1492, Co­lón es­cri­bió que ha­bía en­con­tra­do a per­so­nas her­mo­sas que “eran del co­lor de los ca­na­rios (de las is­las Ca­na­rias), ni ne­gros ni blan­cos”.

Ca­na­rios. Ima­gi­na si ese nom­bre se hu­bie­ra que­da­do. Hoy día, los sím­bo­los in­dios ame­ri­ca­nos es­tán por to­das par­tes. Pien­sa en to­dos esos equi­pos y en sus mas­co­tas. Pien­sa en las ca­jas de man­te­qui­lla. O en las mo­to­ci­cle­tas. O en la cer­ve­za.

Son ca­ri­ca­tu­ras, sím­bo­los de la na­rra­ti­va eu­ro­peo-ame­ri­ca­na que ig­no­ra el ge­no­ci­dio, las en­fer­me­da­des y la de­vas­ta­ción cul­tu­ral que tra­je­ron a nues­tras co­mu­ni­da­des.

Nues­tros an­te­pa­sa­dos cons­tru­ye­ron ciu­da­des in­dí­ge­nas co­mo la an­ti­gua Caho­kia (al es­te de San Luis, Mi­su­ri) y Dou­ble Ditch (al nor­te de Bis­marck, Da­ko­ta del Nor­te). Pe­ro las Pri­me­ras Na­cio­nes son des­car­ta­das co­mo “ru­ra­les”, o no ur­ba­nas. Ben­ja­mín Fran­klin, por ejem­plo, vio la ri­que­za de la cul­tu­ra –y del gobierno– na­ti­va que ya es­ta­ba aquí. En 1751 es­cri­bió, en ala­ban­za a la con­fe­de­ra­ción iro­que­sa de na­cio­nes in­dias, que “ha sub­sis­ti­do por eras y pa­re­ce in­di­so­lu­ble; y, sin em­bar­go, una unión si­mi­lar se­ría im­prac­ti­ca­ble pa­ra 10 o una do­ce­na de co­lo­nias in­gle­sas, que la ne­ce­si­tan más, se be­ne­fi­cia­rían más de ella, y no pue­do su­po­ner que sean in­ca­pa­ces de en­ten­der las co­sas que ne­ce­si­tan y quie­ren”.

La ima­gen del in­dio ame­ri­cano co­mo he­rra­mien­ta de mer­ca­do­tec­nia se ori­gi­na, en par­te, en las re­des co­mer­cia­les en­tre los in­dí­ge­nas y los eu­ro­peos ame­ri­ca­nos. Los na­ti­vos so­bre­sa­lían en el co­mer­cio. Mi his­to­ria fa­vo­ri­ta al res­pec­to pro­vie­ne del en­cuen­tro de mi pro­pia tri­bu con la ex­pe­di­ción de Le­wis y Clark, a prin­ci­pios del siglo xix. El dia­rio pa­ra el Cuer­po de Des­cu­bri­mien­to, co­mo se lla­mó a la ex­pe­di­ción, men­cio­na el in­ter­cam­bio de ar­mas por ca­ba­llos con los shos­ho­nes. Al­gu­nos días más tar­de, en el dia­rio apa­re­ce una que­ja de que ca­si to­dos los ca­ba­llos te­nían do­lor de es­pal­da. Las pis­to­las, las mu­ni­cio­nes y los cu­chi­llos fue­ron los bie­nes más apre­cia­dos.

Pe­ro la his­to­ria que les ven­die­ron a los nue­vos es­ta­dou­ni­den­ses fue la fic­ción que per­du­ró, me­jo­ra­da por no­ve­las ba­ra­tas, es­pec­tácu­los co­mo

El Sal­va­je Oes­te, de Bú­fa­lo Bill, y, fi­nal­men­te, los wés­terns de la te­le­vi­sión y el ci­ne.

Las gue­rras y en­fer­me­da­des co­mo la vi­rue­la des­tru­ye­ron aquel mun­do. Con esa des­truc­ción lle­gó la in­vi­si­bi­li­dad. Un es­tu­dio re­cien­te apun­ta que “los na­ti­vos ame­ri­ca­nos con­tem­po­rá­neos son, en su ma­yo­ría, in­vi­si­bles en Es­ta­dos Uni­dos”. El in­for­me, lla­ma­do “Re­cu­pe­rar la ver­dad na­ti­va”, ci­ta­ba “el al­can­ce de los me­dios de en­tre­te­ni­mien­to y la cul­tu­ra pop” y “la his­to­ria ses­ga­da y re­vi­sio­nis­ta que se en­se­ña en la es­cue­la”. Tam­bién men­cio­na­ba “el efec­to de la ex­pe­rien­cia li­mi­ta­da –o nu­la– con los na­ti­vos”.

Los idea­les y la gen­te de Es­ta­dos Uni­dos son me­jo­res que es­ta his­to­ria. Sin em­bar­go, a me­nu­do pa­re­ce que es­tu­vie­ra bien bur­lar­se de los pri­me­ros ame­ri­ca­nos. Un pre­si­den­te pue­de in­sul­tar a una mu­jer lla­mán­do­la “Po­cahon­tas” y eso no sig­ni­fi­ca el fin de su ca­rre­ra. Cuan­do mi hi­jo ju­ga­ba fut­bol ame­ri­cano en la pre­pa­ra­to­ria, me es­tre­me­cía cuan­do su equi­po ju­ga­ba con­tra otro lla­ma­do los In­dians, a sa­bien­das de que la gen­te co­mún y co­rrien­te y bue­na can­ta­ría can­cio­nes ton­tas in­ven­ta­das y uti­li­za­ría plu­mas y pin­tu­ra ca­ri­ca­tu­ri­za­das. Se­ría inima­gi­na­ble que tal fal­ta de res­pe­to se le mos­tra­ra a cual­quier otro gru­po. Los es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­tan evo­lu­cio­nar. Es ho­ra de ha­cer que los na­ti­vos ame­ri­ca­nos sean más vi­si­bles. Ex­plo­rar la ri­que­za de nues­tra his­to­ria y cul­tu­ra. De­jar de apo­yar imá­ge­nes y eti­que­tas ofen­si­vas. Es ho­ra de ser es­ta­dou­ni­den­ses ver­da­de­ros.

Los Pie­les Ro­jas, el equi­po de fut­bol ame­ri­cano de la es­cue­la se­cun­da­ria Cu­yaho­ga Heights, de Ohio, se reúnen des­pués de un partido. Mi­les de equi­pos de­por­ti­vos de es­cue­las, uni­ver­si­da­des y pro­fe­sio­na­les uti­li­zan te­mas na­ti­vos, en­tre ellos, los Bra­ves, los Black­hawks, los Chiefs y los In­dians. Ohio ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do en­tre los es­ta­dos con más mas­co­tas in­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.