Ocul­ta en­tre ma­to­rra­les, en una pen­dien­te azo­ta­da por el vien­to a las afue­ras del Par­que Na­cio­nal Torres del Pai­ne, en Chi­le, vi tres ca­cho­rros leo­na­dos co­rrer y tro­pe­zar a las ori­llas de un la­go de to­na­li­dad agua­ma­ri­na; po­nían a prue­ba su fuer­za, sus die

National Geographic (Chile) - - Publi-reportaje - Eli­za­beth Royte es­cri­bió en la edi­ción de ju­nio so­bre el ries­go po­ten­cial de los mi­cro­plás­ti­cos ma­ri­nos. Es­ta es la pri­me­ra his­to­ria pa­ra la re­vis­ta del pre­mia­do fo­tó­gra­fo de vida sil­ves­tre Ingo Arndt.

De vez en cuan­do, su ma­dre, co­no­ci­da co­mo Sar­mien­to, se de­te­nía pa­ra eva­luar la si­tua­ción: sus ojos ver­des, que pa­re­cían de­li­nea­dos de ne­gro, se veían se­re­nos. Cuan­do el cuar­te­to lle­gó a una pe­nín­su­la cu­bier­ta de es­tro­ma­to­li­tos, me dio la im­pre­sión de que se ac­ti­vó en ellos un cro­nó­me­tro in­terno: la ma­dre y los ca­cho­rros se acu­rru­ca­ron en el in­te­rior de una de las ro­cas pa­ra lo que los fe­li­nos sa­ben ha­cer me­jor: dor­mir la sies­ta.

La dis­tri­bu­ción del Pu­ma con­co­lor se ex­tien­de des­de el sur de Alas­ka has­ta el sur de Chi­le y es el ma­mí­fe­ro te­rres­tre con la dis­tri­bu­ción más gran­de en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal. Los cien­tí­fi­cos sos­pe­chan que en Torres del Pai­ne se con­cen­tran más pu­mas que en cual­quier otro lu­gar. Es­to se de­be, en gran par­te, a que den­tro del par­que los pu­mas tie­nen mu­chas pre­sas (gua­na­cos, lie­bres), es­tán pro­te­gi­dos y no hay la com­pe­ten­cia de otros de­pre­da­do­res ma­mí­fe­ros, co­mo los lo­bos.

Cual­quie­ra que se de­ci­da a ver es­te de­pre­da­dor al­fa en su en­torno, de­be vi­si­tar Torres del Pai­ne: más de 200 000 hec­tá­reas de ci­mas de gra­ni­to, pas­ti­za­les, bos­ques subár­ti­cos y la­gos azo­ta­dos por el vien­to. El pai­sa­je es abier­to y mu­chos de los pu­mas se han ha­bi­tua­do a los hu­ma­nos, pues el tu­ris­mo ha au­men­ta­do.

An­sio­sos por en­con­trar al­go de ac­ción, mi guía, Jor­ge Cár­de­nas, y yo se­gui­mos el ras­tro de los

de­pre­da­do­res por va­rios días, aten­tos a las agu­das lla­ma­das de aler­ta de los gua­na­cos, se­ñal re­ve­la­do­ra de que los pu­mas es­tán ca­zan­do. No ve­mos pre­sas de pu­mas, pe­ro más tar­de, en una reunión or­ga­ni­za­da por el gru­po de con­ser­va­ción Pant­he­ra, cai­go en cuen­ta del caos que pue­de cau­sar en la re­gión el in­cre­men­to en la po­bla­ción de los pu­mas. La reunión se ce­le­bra en un ho­tel en la al­dea de Ce­rro Cas­ti­llo y asis­ten fun­cio­na­rios es­ta­ta­les, bió­lo­gos, guías tu­rís­ti­cos y ga­na­de­ros.

Ar­tu­ro Kroe­ger Vidal –ga­na­de­ro de ove­jas de se­gun­da ge­ne­ra­ción que ope­ra una es­tan­cia gran­de al su­r­es­te de Torres del Pai­ne– se ha to­ma­do el día (al­go inusual) pa­ra ex­po­ner sus preo­cu­pa­cio­nes. “A prin­ci­pios de mes ven­dí 400 ove­jas –re­la­ta se­reno–. Cin­co días tras la ven­ta, so­lo te­nía 370 pa­ra el com­pra­dor. Un pu­ma se lle­vó 30 en una so­la no­che”. Los ga­na­de­ros asien­ten com­pren­si­vos.

Du­ran­te más de un siglo, hom­bres co­mo Kroe­ger –a ca­ba­llo, ar­ma­dos y au­xi­lia­dos por sus sa­bue­sos– con­tro­la­ron la po­bla­ción de pu­mas de la re­gión. Sin em­bar­go, cuan­do el gobierno chi­leno creó Torres del Pai­ne en los años se­ten­ta, se prohi­bió la ca­za de pu­mas y gua­na­cos. El nú­me­ro de ejem­pla­res de es­tas dos es­pe­cies as­cen­dió con­si­de­ra­ble­men­te. Tan­to los de­pre­da­do­res co­mo sus pre­sas co­men­za­ron a sa­lir del

par­que en bus­ca de ali­men­to, ha­cia las zo­nas ga­na­de­ras pri­va­das.

“La crea­ción del par­que fue fa­tí­di­ca pa­ra los ga­na­de­ros”, afir­ma Kroe­ger, por­que al­gu­nos pu­mas que sa­len del par­que co­men­za­ron a ata­car las ove­jas. Los ga­na­de­ros es­ti­man que, des­de los ini­cios del par­que, los pu­mas han de­vo­ra­do unas 30 000 ove­jas, una pér­di­da sus­tan­cial de in­gre­sos pro­ve­nien­tes de la ven­ta de la­na y car­ne.

Los guías y al­gu­nos guar­da­bos­ques ve­te­ra­nos es­ti­man que la po­bla­ción de pu­mas en el par­que os­ci­la en­tre 50 y 100. Fue­ra del par­que, don­de no se ha rea­li­za­do un cen­so ri­gu­ro­so de los pu­mas, los ga­na­de­ros cal­cu­lan que ma­tan 100 fe­li­nos al año. “La ga­na­de­ría es nues­tra eco­no­mía –di­ce Víc­tor Manuel Sharp, en la reunión en el ho­tel–. ¿Qué va­mos a ha­cer?”.

UNA OP­CIÓN es cam­biar las ove­jas por re­ses, de­ma­sia­do gran­des pa­ra los pu­mas. Pe­ro la cría de ove­jas es una tra­di­ción en es­ta zo­na y no to­dos tie­nen su­fi­cien­tes pas­ti­za­les pa­ra los bo­vi­nos. O pue­des ayu­dar­te de los pe­rros pa­ra pro­te­ger las ove­jas, ex­po­ne el ga­na­de­ro y cria­dor de pe­rros Jo­sé An­to­nio Ku­sa­no­vic, quien an­tes de ser en­tre­na­dor de pe­rros ca­za­ba pu­mas. Pe­ro es más ba­ra­to con­tra­tar a un leo­ne­ro, afir­man los ga­na­de­ros.

Char­les Munn, un es­ta­dou­ni­den­se que ges­tio­na em­pre­sas de eco­tu­ris­mo, se po­ne de pie pa­ra to­mar la pa­la­bra. “En el pan­ta­nal de Bra­sil creé una in­dus­tria a par­tir del tu­ris­mo con los ja­gua­res. Los pu­mas pue­den de­jar mu­cho di­ne­ro”.

Los ga­na­de­ros sa­ben que no pue­den co­brar­les a los tu­ris­tas pa­ra ras­trear pu­mas en sus tie­rras y, al mis­mo tiem­po, ma­tar­los (el gobierno les au­to­ri­za

a los ga­na­de­ros que ma­ten un pu­ma si pue­den de­mos­trar que se ha lle­va­do ove­jas, pe­ro la ma­yo­ría ni si­quie­ra in­ten­ta con­se­guir un per­mi­so).

“Su­gie­res que ne­ce­si­ta­mos ali­men­tar los pu­mas pa­ra que ten­gas más pa­ra el tu­ris­mo –di­ce otro ga­na­de­ro con brus­que­dad–. Es­toy muy vie­jo pa­ra vol­car­me al tu­ris­mo”.

Munn se­ña­la a los her­ma­nos Goic, To­mis­lav y Juan, sen­ta­dos en la par­te tra­se­ra del sa­lón. En el trans­cur­so de los años, sus 5 500 ove­jas, que pas­ta­ban en la fron­te­ra es­te del par­que, se re­du­je­ron a unas 100. Aho­ra, unos 800 tu­ris­tas al año les pa­gan una cuo­ta con­si­de­ra­ble a los Goic pa­ra que los lle­ven a ha­cer sen­de­ris­mo por su tie­rra, de 62 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, con un guía y ras­trea­dor.

En el ran­cho de los Goic, los vi­si­tan­tes tie­nen prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za­do ver a Sar­mien­to y sus ca­cho­rros, y a quien le gus­ta pa­sear­se cer­ca de la re­ja que se­pa­ra la tie­rra de los Goic del par­que Torres del Pai­ne. Los Goic abrie­ron su ran­cho pa­ra el avis­ta­mien­to de pu­mas en 2015, cuan­do el par­que co­men­zó a im­ple­men­tar re­glas pa­ra que los tu­ris­tas y guías se man­tu­vie­ran en los sen­de­ros, con lo que las po­si­bi­li­da­des de ver pu­mas se re­du­je­ron. Presionados por sus clien­tes pa­ra ver pu­mas, los guías in­de­pen­dien­tes se­guían a sus pre­sas de no­che, con lu­ces, y se acer­ca­ban de­ma­sia­do a los fe­li­nos. So­lo ha ocu­rri­do un en­cuen­tro mor­tal en Torres del Pai­ne, el par­que más vi­si­ta­do de Chi­le, y las au­to­ri­da­des del mis­mo quie­ren que sea el úni­co.

El en­fo­que cau­te­lo­so del par­que res­pec­to al tu­ris­mo se­gui­rá vi­gen­te has­ta que los cien­tí­fi­cos pue­dan re­sol­ver cuán­tos pu­mas lo ha­bi­tan, qué tan le­jos deam­bu­lan, sus há­bi­tos ali­men­ta­rios y con­duc­tas so­cia­les. La in­for­ma­ción re­sul­tan­te de­ter­mi­na­rá los pla­nes de con­ser­va­ción y, con suer­te, ga­ran­ti­za­rá la se­gu­ri­dad en los avis­ta­mien­tos de pu­mas pa­ra los fe­li­nos y las per­so­nas. Las cuo­tas pro­ve­nien­tes del tu­ris­mo in­clu­so po­drían com­pen­sar a los ga­na­de­ros por las ove­jas que son pre­sas de los pu­mas. La idea es que es­tos de­pre­da­do­res cla­ve, que man­tie­nen un equi­li­brio en las po­bla­cio­nes de sus pre­sas, sean igual de va­lio­sos pa­ra la eco­no­mía lo­cal que pa­ra su in­te­gri­dad am­bien­tal.

Es más pro­ba­ble que los pu­mas de es­ta re­gión co­man más gua­na­cos que ove­jas. Es po­co con­sue­lo pa­ra ga­na­de­ros co­mo Jor­ge Por­ta­les, quien les cuen­ta a los reuni­dos en el ho­tel que per­dió en las ga­rras de los pu­mas 24 % de sus ove­jas –600 ani­ma­les– en una so­la tem­po­ra­da. Em­pe­zó a criar re­ses, des­pués re­in­tro­du­jo ove­jas jun­to con pe­rros guar­dia­nes, pe­ro los pu­mas aún las ata­can. “Es­te es el pre­cio de vi­vir cer­ca de Torres del Pai­ne –in­di­ca con un sus­pi­ro–. Aho­ra ya no te­ne­mos ove­jas”. Hoy ad­mi­nis­tra su es­tan­cia pa­ra re­ci­bir a vi­si­tan­tes, ofre­ce ca­bal­ga­tas con vis­tas pa­no­rá­mi­cas y asa­dos de cor­de­ro al ai­re li­bre. Ase­gu­ra que lo si­guien­te es el tu­ris­mo de pu­mas.

Sus co­le­gas ga­na­de­ros no co­men­tan na­da más. Desafian­tes y or­gu­llo­sos, per­sis­ti­rán mien­tras pue­dan.

Lue­go de ace­char tras unos ma­to­rra­les por una ho­ra –y des­pués de se­guir a su pre­sa unos 100 me­tros por el pas­ti­zal irre­gu­lar otra me­dia ho­ra–, Sar­mien­to se aba­lan­za so­bre un gua­na­co. Se tra­ta de un ma­cho fuer­te y ma­du­ro, que se mue­ve de un la­do al otro pa­ra es­ca­par de su ene­mi­go de ga­rras afi­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.