EL FU­TU­RO DE LA ME­DI­CI­NA

LAS NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS Y LOS RE­ME­DIOS AN­CES­TRA­LES TRANS­FOR­MAN LA SA­LUD

National Geographic (Chile) - - Portada - POR FRAN SMITH FO­TO­GRA­FÍAS DE CRAIG CUTLER

ÓR­GA­NOS EN MI­NIA­TU­RA DE LOS PA­CIEN­TES (PÁ­GI­NAS AN­TE­RIO­RES)

En es­te chip, que se mues­tra en su ta­ma­ño real, los in­ves­ti­ga­do­res Cli­ve Svend­sen y Sa­muel San­ces, del Ce­dars-si­nai de Los Ángeles, Ca­li­for­nia, mi­cro­pro­ce­sa­ron te­ji­do de mé­du­la es­pi­nal de un pa­cien­te con es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca (ELA). Mo­to­neu­ro­nas (blan­cas) y un va­so san­guí­neo (ro­jo), de­ri­va­dos de cé­lu­las ma­dre del pa­cien­te con ELA, for­man te­ji­do fun­cio­nal, co­mo se re­ve­la en es­ta ima­gen am­plia­da (al fon­do).

LA VOZ DE UNA MA­DRE

Cris­ti­na Ios­sa le can­ta a su hi­jo pre­ma­tu­ro, Ales­san­dro, en la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos neo­na­ta­les (UCIN) del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Mó­de­na, Ita­lia. En las UCIN, los pa­dres son aho­ra una pre­sen­cia fre­cuen­te. “La voz de la ma­dre es, pa­ra su hi­jo, una de las me­di­ci­nas de pre­ci­sión más im­por­tan­tes, so­bre to­do por­que te lla­ma a ti y a na­die más”, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra Ma­nue­la Fi­lip­pa. Los cien­tí­fi­cos tie­nen la teo­ría de que la ex­po­si­ción a la voz de la ma­dre es­ti­mu­la el ce­re­bro de un re­cién na­ci­do a fin de que se desa­rro­lle de ma­ne­ra óp­ti­ma pa­ra in­ter­pre­tar so­ni­dos y com­pren­der el len­gua­je.

DO­CE AÑOS DES­PUÉS de que Te­re­sa Mc­keown ven­cie­ra el cáncer de ma­ma en eta­pa 3, con un ré­gi­men bru­tal de qui­mio­te­ra­pia y una do­ble mas­tec­to­mía, la en­fer­me­dad re­gre­só. Es­ta vez, la qui­mio­te­ra­pia fra­ca­só. Día tras día, es­ta­ba sen­ta­da en una si­lla en la sa­la, de­ma­sia­do en­fer­ma pa­ra mo­ver­se. Ba­jó de pe­so has­ta 44.5 ki­lo­gra­mos, por­que los tu­mo­res en su in­tes­tino le ha­cían ca­si im­po­si­ble comer. An­tes de la ci­ru­gía hi­zo una ra­ra ad­mi­sión de an­gus­tia. “Es­toy re­zan­do mu­cho pa­ra que, si las co­sas no van a ter­mi­nar bien pa­ra mí o si hay al­gu­na com­pli­ca­ción des­pués de es­ta ci­ru­gía, me mue­ra rá­pi­da­men­te –re­cor­dó ha­ber­le di­cho a su hi­ja ma­yor–. No sé cuán­to dolor más pue­da so­por­tar”.

De­ses­pe­ra­da y de­ci­di­da, le pre­gun­tó a su ci­ru­jano, Ja­son Sic­klick, si sa­bía de al­gún tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal. Re­sul­tó que él es uno de los lí­de­res en un es­tu­dio de van­guar­dia de lo que se co­no­ce co­mo me­di­ci­na de pre­ci­sión o per­so­na­li­za­da.

El en­fo­que, ba­sa­do en los avan­ces en la in­ves­ti­ga­ción de ge­nes y el aná­li­sis de da­tos, ofre­ce po­si­bi­li­da­des trans­for­ma­do­ras pa­ra el tra­ta­mien­to del cáncer y po­dría al­te­rar la ma­ne­ra en que tra­di­cio­nal­men­te se ha ejer­ci­do la me­di­ci­na. En lu­gar de agru­par pa­cien­tes en am­plias ca­te­go­rías de en­fer­me­da­des, la me­di­ci­na de pre­ci­sión as­pi­ra a adap­tar la pre­ven­ción, el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to a la com­po­si­ción bio­quí­mi­ca úni­ca de ca­da per­so­na.

Mc­keown se unió a I-PRE­DICT, un es­tu­dio de pre­ci­sión so­bre el cáncer en el Moo­res Can­cer Cen­ter. Los in­ves­ti­ga­do­res no se ba­san en nin­gu­na te­ra­pia en par­ti­cu­lar. En su lu­gar es­tu­dian el ADN de las cé­lu­las can­ce­ro­sas de un pa­cien­te. Una compu­tado­ra ana­li­za los da­tos de mi­les de va­rian­tes ge­né­ti­cas, de cien­tos de me­di­ca­men­tos con­tra el cáncer y de mi­llo­nes de com­bi­na­cio­nes de me­di­ca­men­tos pa­ra en­con­trar el tra­ta­mien­to que se en­fo­que me­jor en las anomalías del tu­mor. Pue­de tra­tar­se de una in­mu­no­te­ra­pia nue­va, una qui­mio­te­ra­pia tra­di­cio­nal, te­ra­pias hor­mo­na­les o me­di­ca­men­tos que no es­tán es­pe­cí­fi­ca­men­te apro­ba­dos pa­ra com­ba­tir el cáncer.

“Es un prin­ci­pio muy sen­ci­llo –di­ce Ra­ze­lle Kurz­rock, on­có­lo­ga y di­rec­to­ra del Moo­res Cen­ter for Per­so­na­li­zed Can­cer The­rapy–. Uno eli­ge los me­di­ca­men­tos co­rrec­tos pa­ra ca­da pa­cien­te se­gún el per­fil del tu­mor, no se­gún una par­te del cuer­po ni el ti­po de cáncer que tie­nen otras 100 per­so­nas. To­do se tra­ta del pa­cien­te que es­tá sen­ta­do fren­te a mí”.

Los tu­mo­res de Mc­keown es­ta­ban pla­ga­dos de di­fe­ren­tes mu­ta­cio­nes. “Es­tos son el ti­po de pa­cien­tes con los que so­lía­mos in­cli­nar la ca­be­za y sen­tir pe­na por ellos”, se­ña­la Kurz­rock. Pe­ro es­tán en­tre los me­jo­res can­di­da­tos pa­ra una nue­va cla­se de in­mu­no­te­ra­pias lla­ma­das in­hi­bi­do­res de pun­to de con­trol. Los me­di­ca­men­tos im­pi­den que las pro­teí­nas crea­das por tu­mo­res se unan a las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias y las des­ac­ti­ven, lo que res­tau­ra la ca­pa­ci­dad del pa­cien­te pa­ra com­ba­tir el cáncer. Más mu­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca que las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias reac­ti­va­das tie­nen más ob­je­ti­vos que ata­car y erra­di­car.

I-PRE­DICT em­pa­re­jó a Mc­keown con ni­vo­lu­mab, un in­hi­bi­dor de pun­to de con­trol apro­ba­do pa­ra me­la­no­ma avan­za­do, cáncer de ri­ñón y de­ter­mi­na­dos cán­ce­res de pul­món, pe­ro no pa­ra el cáncer de ma­ma. Tras

Las cé­lu­las de pul­mo­nes, co­ra­zón, hí­ga­do, ri­ño­nes, ce­re­bro –o lo que sea– de un pa­cien­te se pue­den re­pli­car en es­te chip pa­ra ayu­dar a los in­ves­ti­ga­do­res a desa­rro­llar tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.