FU­TU­RO 3D

CA­DA AÑO, MI­LES DE PER­SO­NAS PIER­DEN EX­TRE­MI­DA­DES. LA TEC­NO­LO­GÍA DE BA­JO COS­TO PO­DRÍA AYU­DAR­LAS.

National Geographic (Chile) - - Medicina -

A la fe­cha, mu­chos miem­bros ar­ti­fi­cia­les co­mien­zan con un ye­so. Trans­for­mar ese mol­de en una pieza que em­bo­ne có­mo­da­men­te en una ex­tre­mi­dad re­si­dual es un pro­ce­so cos­to­so y len­to. Si tie­nes suer­te de vi­vir cer­ca de un ex­per­to en pró­te­sis cua­li­fi­ca­do, cla­ro es­tá. En to­do el mun­do, mu­chas per­so­nas con ampu­tacio­nes no tie­nen ac­ce­so a pró­te­sis. Al­bert Yu-min Lin, ex­plo­ra­dor de Na­tio­nal Geo­grap­hic que per­dió par­te de la pier­na en 2016, afir­ma que los ce­lu­la­res y las im­pre­sio­nes en 3D po­drían ofre­cer una so­lu­ción. Las cá­ma­ras de los te­lé­fo­nos es­ca­nea­rían las ex­tre­mi­da­des re­si­dua­les pa­ra ob­te­ner me­di­das y trans­mi­tir­las a pro­fe­sio­na­les con im­pre­so­ras

3D, quie­nes pro­du­ci­rían pró­te­sis de ba­jo cos­to he­chas a la me­di­da que lle­ga­rían al domicilio de las per­so­nas con ampu­tacio­nes en to­do el mun­do. —CH­RIS­TI­NA NU­NEZ

in­ter­net. Los sig­nos vi­ta­les de los pa­cien­tes se ob­ten­drán y com­par­ti­rán con el mé­di­co me­dian­te bás­cu­las inalám­bri­cas in­te­gra­das en la web, bra­za­le­tes pa­ra la pre­sión san­guí­nea y apa­ra­tos de mo­ni­to­reo. Un der­ma­tó­lo­go a dis­tan­cia pue­de em­plear la

sel­fie que le en­vias­te pa­ra pre­mo­ni­to­rear esa man­cha sos­pe­cho­sa en la piel y de­cir­te si ha­ce fal­ta re­vi­sar­la en per­so­na.

En el fu­tu­ro, tus re­ce­tas po­drían in­cluir más “di­gi­céu­ti­cos”. Aun­que ya se em­plean con re­ser­vas, la idea es que me­jo­ren el bie­nes­tar o ges­tio­nen el pa­de­ci­mien­to sin me­di­ca­men­tos ni asis­ten­cia per­so­nal: es cues­tión de uti­li­zar el soft­wa­re re­ce­ta­do o los in­ter­cam­bios di­gi­ta­les con un mé­di­co que ofrez­ca apo­yo e in­for­ma­ción.

Aun­que mu­chos di­gi­céu­ti­cos aún se ana­li­zan, de­mues­tran ser efec­ti­vos. Co­mo ejem­plos, por lo me­nos dos em­pre­sas han desa­rro­lla­do apli­ca­cio­nes pa­ra re­du­cir el rui­do im­pla­ca­ble de los acú­fe­nos al re­en­tre­nar el ce­re­bro pa­ra que dis­mi­nu­ya el vo­lu­men; al­gu­nos que los han pro­ba­do ase­gu­ran que fun­cio­nan. Pa­ra ges­tio­nar la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, la Clí­ni­ca Ma­yo re­ce­tó el uso de una apli­ca­ción que ras­trea la pre­sión san­guí­nea, la ac­ti­vi­dad del pa­cien­te y otros fac­to­res. El re­sul­ta­do fue una re­duc­ción de 40 % en las read­mi­sio­nes hos­pi­ta­la­rias re­la­cio­na­das con pro­ble­mas car­dia­cos.

En un fu­tu­ro, un ro­bot pa­re­ci­do a un ca­je­ro au­to­má­ti­co po­dría sur­tir las re­ce­tas con­ven­cio­na­les, con­tro­la­do a dis­tan­cia por un pro­vee­dor o un al­go­rit­mo, pa­ra ase­gu­rar­se de que pro­por­cio­na las do­sis pre­ci­sas en los tiem­pos ade­cua­dos. Qui­zá tu mé­di­co po­dría con­sul­tar tus prue­bas ge­né­ti­cas pa­ra de­ci­dir los me­di­ca­men­tos más apro­pia­dos pa­ra tu per­fil ge­né­ti­co par­ti­cu­lar.

Ha­ce al­gu­nos me­ses, cien­tí­fi­cos de Har­vard y el MIT en­con­tra­ron una for­ma de pre­de­cir con más exac­ti­tud el ries­go de un in­di­vi­duo de desa­rro­llar cin­co en­fer­me­da­des mor­ta­les. Lo lo­gra­ron al exa­mi­nar los cam­bios en el ADN en 6.6 mi­llo­nes de ubi­ca­cio­nes en el genoma hu­mano y con la pues­ta en prác­ti­ca de un al­go­rit­mo so­fis­ti­ca­do. In­clu­so las prue­bas ge­né­ti­cas que ana­li­zan par­tes del genoma –co­mo la que me reali­cé– pue­den brin­dar in­for­ma­ción va­lio­sa so­bre la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca pa­ra desa­rro­llar de­men­cia, mal de Par­kin­son, dia­be­tes y otras en­fer­me­da­des. De nue­vo, los avan­ces en la tec­no­lo­gía mé­di­ca po­drán su­po­ner be­ne­fi­cios pa­ra Ha­rriett y pa­ra mí (lo sien­to, Öt­zi).

UN RO­BOT PA­RE­CI­DO A UN

CA­JE­RO AU­TO­MÁ­TI­CO PO­DRÍA

SUR­TIR TUS RE­CE­TAS. UN

PRO­VEE­DOR O AL­GO­RIT­MO LO CONTROLARÍA PA­RA GA­RAN­TI­ZAR QUE LAS DO­SIS Y LOS

HO­RA­RIOS SEAN EXAC­TOS.

Si no te reúnes en per­so­na con tu mé­di­co, ¿aca­so un ro­bot po­dría fun­cio­nar igual de bien que un ser hu­mano? Den­tro de po­co po­drían res­pon­der a in­for­ma­ción y lla­ma­das de pro­to­co­lo. Una enfermera vir­tual in­ten­ta­rá de­ter­mi­nar qué te due­le me­dian­te pre­gun­tas so­bre tus sín­to­mas y con ac­ce­so a la in­for­ma­ción de tus apa­ra­tos por­tá­ti­les y los re­gis­tros mé­di­cos co­la­bo­ra­ti­vos de otros co­mo tú.

Asi­mis­mo, los ro­bots po­drían par­ti­ci­par en el cui­da­do de los pa­cien­tes. Por ejem­plo, un ro­bot fle­bo­to­mis­ta, equi­pa­do pa­ra con­fir­mar, por vía ul­tra­só­ni­ca, qué ve­na es la me­jor pa­ra ex­traer san­gre o in­ser­tar un ca­té­ter. En paí­ses con es­ca­sez de per­so­nal hu­mano se po­dría em­plear a cui­da­do­res au­tó­ma­tas pa­ra le­van­tar y mo­ver a los pa­cien­tes, así co­mo in­ter­ac­tuar so­cial­men­te. A su vez, los ro­bots pro­gra­ma­dos co­mo te­ra­peu­tas fí­si­cos ayu­da­rían a los pa­cien­tes a cum­plir sus re­gí­me­nes de ejer­ci­cio.

LOS BE­NE­FI­CIOS DE ES­TE pro­gre­so tec­no­ló­gi­co son ma­ra­vi­llo­sos, pe­ro es igual­men­te im­por­tan­te dar­los a co­no­cer. En 2016, al­re­de­dor de 3.6 mi­llo­nes de per­so­nas en paí­ses con in­gre­sos ba­jos y me­dios mu­rie­ron por fal­ta de ac­ce­so a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios. In­clu­so más per­so­nas en di­chos paí­ses –cer­ca de cin­co mi­llo­nes– fa­lle­cie­ron tras re­ci­bir aten­ción de­fi­cien­te. A par­tir de hoy lo po­de­mos cam­biar si com­par­ti­mos la abun­dan­cia de las nue­vas tec­no­lo­gías mé­di­cas y otros re­cur­sos pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar.

Da­niel Kraft es mé­di­co cien­tí­fi­co egre­sa­do de Stan­ford y Har­vard. Es coor­di­na­dor aca­dé­mi­co de me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de la Sin­gu­la­ri­dad y fun­da­dor y pre­si­den­te de Ex­po­nen­tial Me­di­ci­ne, pro­gra­ma que ex­plo­ra la con­ver­gen­cia de las tec­no­lo­gías ga­lo­pan­tes y su re­la­ción con el fu­tu­ro de la aten­ción mé­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.