“Co­nec­ta­do” y de al­ta tec­no­lo­gía: así es el fu­tu­ro mé­di­co.

IMAGÍNALO: ATEN­CIÓN MÉ­DI­CA PER­SO­NA­LI­ZA­DA, OMNIPRESENTE Y CON UN EN­FO­QUE EN LA PRE­VEN­CIÓN, GRA­CIAS AL ANÁ­LI­SIS DE DA­TOS.

National Geographic (Chile) - - Medicina - POR DA­NIEL KRAFT

Nco­no­ci­do a Ha­rriett si no hu­bie­ra si­do por nues­tra ami­ga en co­mún Lin­da. Soy mé­di­co en el nor­te de Ca­li­for­nia, Ha­rriett es eje­cu­ti­va de co­mu­ni­ca­cio­nes en Nue­va York. Lin­da co­fun­dó una em­pre­sa en lí­nea de ge­nó­mi­ca per­so­nal, a la que Ha­rriett y yo en­via­mos nues­tra in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, ca­da uno por su cuen­ta, pa­ra ser ana­li­za­da.

Lin­da nos pre­sen­tó des­pués de per­ca­tar­se de que Ha­rriett y yo te­nía­mos al­go en co­mún: un ti­po de ADN mi­to­con­drial sin­gu­lar: éra­mos fa­mi­lia­res le­ja­nos. Re­sul­ta que tam­bién com­par­ti­mos ge­nea­lo­gía con un fa­mo­so de la prehis­to­ria: Öt­zi, el hom­bre de hie­lo, cu­yo ca­dá­ver fue des­cu­bier­to en los Al­pes en 1991, tras 5300 años con­ge­la­do. Por di­ver­sión, in­clu­so abrí un gru­po de Fa­ce­book pa­ra in­di­vi­duos con la mis­ma va­rian­te de ADN que Öt­zi, Ha­rriett y yo.

Ha­rriett y yo nos co­no­ci­mos gra­cias a una ha­za­ña de la cien­cia bio­mé­di­ca –el aná­li­sis ge­nó­mi­co de ba­jo cos­to y de con­su­mo ma­si­vo– que al­gu­na vez fue

inima­gi­na­ble y aho­ra es co­ti­dia­na. La con­ver­gen­cia de tec­no­lo­gías di­gi­ta­les y pla­ta­for­mas so­cia­les per­mi­tió que co­no­cié­ra­mos nues­tros ge­no­ti­pos y com­par­tié­ra­mos nues­tros ha­llaz­gos en lí­nea.

Des­de en­ton­ces he­mos pre­sen­cia­do un gran in­cre­men­to en las in­no­va­cio­nes y los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía que tie­nen el po­ten­cial de re­for­mar mu­chos as­pec­tos de la sa­lud y la me­di­ci­na. En nues­tro en­torno, el pro­gre­so de tec­no­lo­gías co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), la ge­nó­mi­ca in­di­vi­dual y la ro­bó­ti­ca es ex­po­nen­cial, lo cual de­ter­mi­na el fu­tu­ro de la me­di­ci­na.

Las in­no­va­cio­nes que des­cri­bo aquí –mu­chas de las cua­les aún son in­ci­pien­tes– son im­pre­sio­nan­tes por sí mis­mas. No obs­tan­te, tam­bién las va­lo­ro por per­mi­tir­nos de­jar atrás el mo­de­lo de aten­ción mé­di­ca tra­di­cio­nal e in­co­ne­xo, y adop­tar el mo­de­lo de “sa­lud co­nec­ta­da”. Imagínalo: aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da y en tiem­po real pa­ra tu sa­lud y bie­nes­tar, omnipresente y po­si­ble gra­cias al aná­li­sis de da­tos. No so­lo pa­ra tra­tar una en­fer­me­dad, sino tam­bién pa­ra pre­ve­nir­la.

EN EL MO­DE­LO DE aten­ción mé­di­ca an­ti­gua se re­co­pi­la­ba in­for­ma­ción so­bre la sa­lud de los pa­cien­tes de for­ma in­ter­mi­ten­te, so­bre to­do du­ran­te las vi­si­tas a la clí­ni­ca, y se des­per­di­ga­ba en­tre ar­chi­vos lle­nos de pa­pel y sis­te­mas elec­tró­ni­cos ais­la­dos de re­gis­tros mé­di­cos. Hoy te­ne­mos una me­jor op­ción: la tec­no­lo­gía per­so­nal que pue­de mo­ni­to­rear sig­nos vi­ta­les de ma­ne­ra cons­tan­te y re­gis­trar la in­for­ma­ción sa­ni­ta­ria de ma­ne­ra in­te­gral.

Ape­nas una dé­ca­da des­pués de que el pri­mer Fit­bit fue­ra res­pon­sa­ble de la re­vo­lu­ción de los “por­tá­ti­les”, los apa­ra­tos pa­ra mo­ni­to­rear la sa­lud ya son om­ni­pre­sen­tes. La ma­yo­ría se em­plea pa­ra me­dir y do­cu­men­tar las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. En el fu­tu­ro, es­tas tec­no­lo­gías de ras­treo se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra pre­ve­nir, diag­nos­ti­car y tra­tar en­fer­me­da­des.

Los ta­tua­jes mé­di­cos, elec­tró­ni­cos y fle­xi­bles, así co­mo los sen­so­res ad­he­si­vos pue­den re­gis­trar un elec­tro­car­dio­gra­ma, me­dir la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria o el ni­vel de glu­co­sa y trans­mi­tir los re­sul­ta­dos a la per­fec­ción por Blue­tooth.

Los apa­ra­tos au­di­ti­vos o au­dí­fo­nos con sen­so­res no so­lo in­ten­si­fi­ca­rán el so­ni­do, tam­bién ras­trea­rán la fre­cuen­cia car­dia­ca y el mo­vi­mien­to.

En el fu­tu­ro, los len­tes de con­tac­to in­te­li­gen­tes ten­drán mi­les de bio­sen­so­res y es­ta­rán di­se­ña­dos pa­ra iden­ti­fi­car in­di­ca­do­res pre­ma­tu­ros de cáncer y otros pa­de­ci­mien­tos. Los len­tes que aho­ra es­tán en de­sa­rro­llo po­drían me­dir los ni­ve­les de glu­co­sa en las lá­gri­mas pa­ra ayu­dar a los dia­bé­ti­cos a ges­tio­nar su ali­men­ta­ción y me­di­ca­men­tos.

Los apa­ra­tos im­plan­ta­dos po­drían in­cluir un chip iden­ti­fi­ca­dor de ra­dio­fre­cuen­cia ba­jo la piel que guar­de el his­to­rial mé­di­co de un pa­cien­te, o un sen­sor sub­cu­tá­neo que po­dría mo­ni­to­rear la quí­mi­ca san­guí­nea de ma­ne­ra con­ti­nua. Los apa­ra­tos in­ge­ri­bles en cáp­su­las se ex­pan­di­rán al tra­gar­los pa­ra rea­li­zar la­bo­res en el sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal, co­mo ad­mi­nis­trar un tra­ta­mien­to o ais­lar ob­je­tos ex­tra­ños.

Un par­che mo­ni­tor en el es­tó­ma­go de una mu­jer em­ba­ra­za­da pue­de de­tec­tar el mo­vi­mien­to mus­cu­lar ute­ri­no, lo que es muy prác­ti­co pa­ra co­no­cer el pro­gre­so del par­to. In­clu­so la tec­no­lo­gía au­xi­lia en el de­sa­rro­llo de los be­bés pre­ma­tu­ros: hay au­dí­fo­nos que re­pro­du­cen mú­si­ca ca­li­bra­da pa­ra re­la­jar o es­ti­mu­lar, y que es­ca­nean las on­das ce­re­bra­les pa­ra com­pro­bar si es­to fun­cio­na.

¿Y si que­re­mos re­co­ger in­for­ma­ción mé­di­ca cuan­do na­die por­ta un apa­ra­to? In­ge­nie­ros del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) mo­di­fi­ca­ron una ca­ja cu­yo fun­cio­na­mien­to es si­mi­lar al del wi­fi, pa­ra re­gis­trar sig­nos vi­ta­les y pa­tro­nes de sue­ño de va­rias per­so­nas en la mis­ma re­si­den­cia.

A me­di­da que emer­gen nue­vas tec­no­lo­gías sen­so­ras, se pro­du­ci­rá más in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to bio­mé­di­co que po­drán com­bi­nar­se con ban­cos de in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca ca­da vez más nu­me­ro­sos. En con­jun­to, nos ofre­ce­rán nue­vas for­mas de op­ti­mi­zar el bie­nes­tar, com­pren­der las en­fer­me­da­des y se­lec­cio­nar las es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas y de in­ter­ven­ción par­ti­cu­la­res pa­ra ca­da pa­cien­te.

CON TO­DA SE­GU­RI­DAD, la di­ver­si­dad ca­da vez ma­yor de he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, jun­to con el aná­li­sis de da­tos de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), in­cre­men­ta­rá la pre­ci­sión y ve­lo­ci­dad de los diag­nós­ti­cos, lo que me­jo­ra­rá la de­tec­ción de las en­fer­me­da­des en las pri­me­ras eta­pas y las pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ta­mien­tos exi­to­sos o una cu­ra. Es pro­ba­ble que mu­chas de es­tas he­rra­mien­tas ope­ren me­dian­te el te­lé­fono.

Con los otos­co­pios de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, los pa­dres pue­den re­vi­sar los oí­dos de sus ni­ños y com­par­tir sus ha­llaz­gos con un pe­dia­tra. Las apli­ca­cio­nes y los sen­so­res per­mi­ti­rán que un te­lé­fono to­me elec­tro­car­dio­gra­mas pa­ra re­vi­sar arrit­mias pe­li­gro­sas; pue­den equi­par un te­lé­fono con soft­wa­re y

mi­cró­fo­nos pa­ra “es­cu­char” una tos y diag­nos­ti­car pul­mo­nía. Pa­ra me­jo­rar el tra­ta­mien­to de la hi­per­ten­sión –un fac­tor im­por­tan­te de ries­go re­la­cio­na­do con una muer­te pre­ma­tu­ra–, sen­so­res en de­sa­rro­llo to­ma­rían la pre­sión san­guí­nea cons­tan­te­men­te (sin ne­ce­si­dad de un bra­za­le­te in­fla­ble).

El au­ge en la in­ves­ti­ga­ción del mi­cro­bio­ma hu­mano –los bi­llo­nes de bac­te­rias den­tro y fue­ra del or­ga­nis­mo de ca­da in­di­vi­duo– alien­ta nue­vos mé­to­dos de diag­nós­ti­co y au­men­ta el co­no­ci­mien­to que de él se tie­ne. Los aná­li­sis ge­né­ti­cos po­drían ayu­dar a des­ci­frar los mu­chos se­cre­tos del mi­cro­bio­ma del in­tes­tino, el cual, se especula, tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en el ries­go de desa­rro­llar obe­si­dad, en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res e in­clu­so tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos.

Gra­cias a la IA y al apren­di­za­je de las má­qui­nas se pue­den pro­gra­mar las he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co pa­ra leer mues­tras de te­ji­do y ra­dio­gra­fías. In­ves­ti­ga­do­res de Goo­gle in­gre­sa­ron es­ca­neos de re­ti­na de más de un cuar­to de mi­llón de pa­cien­tes en al­go­rit­mos que re­co­no­cen pa­tro­nes, y la tec­no­lo­gía “apren­dió” a iden­ti­fi­car cuá­les de es­tos pre­di­cen que un pa­cien­te ten­ga pre­sión san­guí­nea al­ta o ries­go de su­frir un de­rra­me o un in­far­to. En al­gu­nas com­pa­ra­cio­nes, las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pro­du­je­ron aná­li­sis mu­cho más pre­ci­sos que los pa­tó­lo­gos, der­ma­tó­lo­gos y ra­dió­lo­gos hu­ma­nos.

CA­DA VEZ MÁS FRE­CUEN­TE­MEN­TE, la aten­ción mé­di­ca se rea­li­za­rá me­dian­te un mo­de­lo que com­bi­ne el mun­do real con el vir­tual.

Bue­na par­te de las in­ter­ac­cio­nes en­tre pa­cien­te y mé­di­co no exi­gen un exa­men fí­si­co. Las in­ter­ac­cio­nes pri­va­das por Sky­pe y me­dios si­mi­la­res, en­tre pa­cien­te y mé­di­co se rea­li­za­rán en por­ta­les de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.