La me­di­ci­na chi­na

CÓ­MO LOS AN­TI­GUOS RE­ME­DIOS CHI­NOS CAM­BIAN EL CUI­DA­DO MO­DERNO DE LA SA­LUD.

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR PE­TER GWIN FO­TO­GRA­FÍAS DE FRITZ HOFF­MANN

Los re­me­dios an­ti­guos son exa­mi­na­dos por la cien­cia mo­der­na.

Sos­ten­go en la mano un co­ra­zón ti­bio que la­te. Ca­si del ta­ma­ño de una to­ron­ja, es un glo­bo lu­mi­no­so de te­ji­do ro­jo, blan­co

y ro­sa­do.

Pue­do sen­tir có­mo se con­traen sus cá­ma­ras y es­cu­char el flui­do que aún bom­bea. Es vis­co­so y des­pi­de un olor li­ge­ra­men­te acre. El ór­gano si­gue vi­vo ca­si ocho ho­ras des­pués de que vi có­mo Paul Iaiz­zo lo re­ti­ró de un cer­do se­da­do en un la­bo­ra­to­rio, lo co­nec­tó a tu­bos que si­mu­lan ve­nas y ar­te­rias, y le dio un cho­que eléc­tri­co pa­ra que vol­vie­ra a la­tir. Aun­que es­tá fue­ra del cuer­po del cer­do, se con­trae y se dis­tien­de por su cuen­ta, mo­vi­do por una fuer­za in­vi­si­ble e inex­pli­ca­ble. Más que gro­tes­co, me pa­re­ce hip­nó­ti­co y her­mo­so.

El co­ra­zón la­te to­da­vía en par­te por­que Iaiz­zo, pro­fe­sor de ci­ru­gía en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, lo pre­pa­ró con un ba­ño de sus­tan­cias quí­mi­cas que imi­tan las que se en­cuen­tran en la bi­lis de oso. Es la apli­ca­ción cien­tí­fi­ca de una creen­cia que los sa­na­do­res chi­nos han apo­ya­do des­de el si­glo viii: la bi­lis de oso es benéfica pa­ra el cuer­po hu­mano.

Yung-chi Cheng, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, exa­mi­na una plan­ta de no­to­gin­seng en un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción en la pro­vin­cia chi­na de Yun­nan. Cheng in­ves­ti­ga tra­ta­mien­tos her­ba­les ba­sa­dos en fór­mu­las chi­nas an­ces­tra­les, in­clu­yen­do un tra­ta­mien­to pa­ra el cáncer en es­ta­do de prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.