Mor­ta­li­dad ma­ter­na

National Geographic (Chile) - - Contenido - POR RA­CHEL JONES FO­TO­GRA­FÍAS DE LYN­SEY AD­DA­RIO

La ta­sa es re­la­ti­va­men­te al­ta en­tre las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses. POR RA­CHEL JONES FO­TO­GRA­FÍAS DE LYN­SEY AD­DA­RIO

Es­ta­dos Uni­dos es uno de los dos paí­ses desa­rro­lla­dos don­de la ta­sa de muer­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo ha em­peo­ra­do des­de 1990. El ries­go es ma­yor pa­ra las ma­dres ne­gras. Me­jo­rar la aten­ción bá­si­ca po­dría com­ba­tir es­te pro­ble­ma, co­mo ha ocu­rri­do en el mun­do en de­sa­rro­llo.

Pe­ro la no­che del 11 de abril de 2016 al­go hi­zo cam­biar de opi­nión a Ki­ra John­son, de 39 años.

“Ca­ri­ño, quie­ro lu­cir bo­ni­ta pa­ra Langs­ton –le di­jo a su ma­ri­do, Char­les John­son IV, mien­tras ce­pi­lla­ba su ca­be­llo sen­ta­da fren­te al es­pe­jo del dor­mi­to­rio–. Al día si­guien­te irían al Cen­tro Mé­di­co Ce­dars-si­nai de Los Ángeles, don­de na­ce­ría su se­gun­do va­rón.

Los John­son te­nían el com­pro­mi­so de criar “hom­bres que de­ja­ran su hue­lla en el mun­do y que tu­vie­ran un sen­ti­do de pro­pó­si­to y res­pon­sa­bi­li­dad más allá de sí mis­mos”, ex­pli­ca Char­les.

Tras na­cer por una ce­sá­rea de emergencia en 2014, Be­bé Nú­me­ro Uno re­ci­bió el nom­bre de Char­les Spur­geon John­son V, en ho­nor de su ta­ta­ra­bue­lo, so­ció­lo­go re­nom­bra­do y el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de la Uni­ver­si­dad de Fisk, en Nash­vi­lle, Ten­nes­see. Su hermano me­nor lle­va­ría el nom­bre de Langs­ton Hug­hes, poe­ta le­gen­da­rio del re­na­ci­mien­to de Har­lem. Pa­ra lu­cir ele­gan­te cuan­do vol­vie­ra a ca­sa con su hi­jo, Ki­ra me­tió jo­yas y un ves­ti­do en la va­li­ja. Char­les de­ci­dió que él tam­bién de­bía es­me­rar­se. “Nun­ca se sa­be cuán­do ha­brá que dar la im­pre­sión de te­ner un po­qui­to de cri­te­rio y al­go de di­ne­ro”, pen­só, mien­tras se cam­bia­ba los pan­ta­lo­nes cor­tos y la ca­mi­se­ta por una ca­mi­sa, pan­ta­lo­nes de ves­tir y mo­ca­si­nes.

Sus elec­cio­nes fue­ron tan con­cien­zu­das co­mo la del Ce­dars-si­nai, cla­si­fi­ca­do con­ti­nua­men­te en­tre los me­jo­res hos­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos. Si tie­nes cu­bier­tas to­das las ba­ses –una ma­má sa­lu­da­ble, un be­bé sano, la me­jor aten­ción pre­na­tal con­ce­bi­ble–, ¿por qué no in­cluir la ce­re­za del pas­tel te­nien­do al be­bé en un cen­tro mé­di­co de cla­se mun­dial?

Langs­ton Emi­le John­son na­ció a las 2:33 p. m. del 12 de abril de 2016. Fue una ce­sá­rea pro­gra­ma­da de ru­ti­na y Ki­ra pu­do ama­man­tar tan pron­to co­mo re­ci­bió a su hi­jo. In­clu­so pre­sen­tó a Langs­ton con su hermano de 18 me­ses an­tes de que­dar­se dor­mi­da.

Char­les es­ta­ba sen­ta­do jun­to a la ca­ma de su es­po­sa cuan­do no­tó que ha­bía san­gre en el ca­té­ter. Eran po­co más de las 4:00 p. m. cuan­do se lo in­for­mó por pri­me­ra vez a la enfermera, se­gún

Hay oca­sio­nes en que las san­da­lias y los pan­ta­lo­nes deportivos son la op­ción apro­pia­da. Por ejem­plo, cuan­do una pa­re­ja se pre­pa­ra pa­ra la lle­ga­da de Be­bé Nú­me­ro

Dos. La co­mo­di­dad es in­dis­pen­sa­ble.

la denuncia que acom­pa­ña la de­man­da in­ter­pues­ta en 2017 con­tra el Ce­dars-si­nai. La de­cla­ra­ción de Char­les tam­bién in­clu­ye de­ta­lles so­bre la aten­ción que re­ci­bió Ki­ra: ha­cia las 5:30 p. m. cam­bia­ron el ca­té­ter e hi­cie­ron un ul­tra­so­ni­do y aná­li­sis de san­gre. El ul­tra­so­ni­do re­ve­ló una he­mo­rra­gia in­ter­na, así que le ad­mi­nis­tra­ron anal­gé­si­cos y so­lu­cio­nes in­tra­ve­no­sas. Or­de­na­ron una to­mo­gra­fía a las 6:44 p. m. Re­pi­tie­ron el ul­tra­so­ni­do y los aná­li­sis de san­gre. Lue­go le hi­cie­ron una trans­fu­sión san­guí­nea.

Pa­sa­ron otras cua­tro ho­ras y aún no ha­cían una to­mo­gra­fía. De acuer­do con la denuncia, vol­vie­ron a trans­fun­dir­le san­gre. Char­les re­cuer­da que Ki­ra es­ta­ba “pá­li­da y atur­di­da”, y que “no de­ja­ba de tem­blar”. Le do­lía el ab­do­men. En va­rias oca­sio­nes, Char­les le pre­gun­tó al per­so­nal qué es­ta­ba ha­cien­do pa­ra iden­ti­fi­car el ori­gen de la he­mo­rra­gia.

“Co­mo pa­dre y es­po­so, sa­bes que hay un lí­mi­te muy te­nue en­tre abo­gar por tu es­po­sa y pa­sar­te de la ra­ya, so­bre to­do si eres ne­gro”, co­men­ta. Por esa ra­zón, Char­les ase­gu­ra que se abs­tu­vo de ha­cer al­go que pu­die­ra re­per­cu­tir en la aten­ción a su mu­jer. En par­ti­cu­lar, des­pués de que un miem­bro del per­so­nal res­pon­dió a su an­gus­tia­da pre­gun­ta con: “Se­ñor, su es­po­sa no es prio­ri­dad en es­te mo­men­to”.

La denuncia des­ta­ca que nun­ca se hi­zo la to­mo­gra­fía. Ha­cia las 12:30 a. m., 10 ho­ras des­pués de la ce­sá­rea, vol­vie­ron a lle­var a Ki­ra al qui­ró­fano. Te­nía el vien­tre lleno de san­gre. Lo úl­ti­mo que le di­jo a su ma­ri­do fue: “Ca­ri­ño, ten­go mie­do”.

Char­les se es­tre­me­ció con aque­lla con­fe­sión de una mu­jer ca­rac­te­ri­za­da por su va­len­tía: Ki­ra ha­bía vi­vi­do en Chi­na, ha­bla­ba cin­co idio­mas, te­nía li­cen­cia de pi­lo­to y ha­bía con­du­ci­do au­tos de ca­rre­ras. In­ten­tó tran­qui­li­zar­la y le ase­gu­ró que to­do sal­dría bien.

Ki­ra mu­rió a las 2:22 a. m. del 13 de abril. “Hi­ci­mos to­do lo po­si­ble pa­ra sal­var a su es­po­sa, pe­ro no lo lo­gra­mos”, anun­ció el mé­di­co. Pa­ra Char­les, la no­ti­cia fue “co­mo si mi mun­do se vi­nie­ra aba­jo. Co­mo si es­ta­lla­ra una bom­ba. La ma­dre de Ki­ra se de­rrum­bó en el sue­lo, su tía em­pe­zó a gri­tar, su hermano rom­pió en llan­to”.

“Es­tá­ba­mos bien pre­pa­ra­dos. Te­nía­mos con­tro­la­da la si­tua­ción. Con­tá­ba­mos con lo me­jor de to­do. Hi­ci­mos to­do bien. ¿Y vie­nen a de­cir­me que la per­die­ron?”, acusa Char­les.

Se­gún la denuncia, la au­top­sia de­ter­mi­nó que Ki­ra ha­bía muer­to por una he­mo­rra­gia in­ter­na pos­te­rior a la ce­sá­rea, pe­ro el pre­jui­cio ra­cial no for­ma par­te de la de­man­da. El jui­cio es­tá pro­gra­ma­do pa­ra es­te mes. En oc­tu­bre, la Jun­ta Mé­di­ca de Ca­li­for­nia dic­ta­mi­nó que Ar­jang Naim, el mé­di­co tra­tan­te que su­per­vi­sa­ba la aten­ción a Ki­ra, era cul­pa­ble de ne­gli­gen­cia mé­di­ca ex­tre­ma. Naim de­cla­ró que la muer­te de Ki­ra fue una des­gra­cia y que nun­ca ima­gi­nó que fa­lle­ce­ría du­ran­te la ci­ru­gía. “Hi­ce to­do lo po­si­ble pa­ra brin­dar la me­jor aten­ción pa­ra la pa­cien­te”, in­sis­tió. Naim es­ta­rá en li­ber­tad con­di­cio­nal du­ran­te cua­tro años.

Un por­ta­voz del hos­pi­tal, quien se ne­gó a pro­por­cio­nar da­tos del ca­so, di­jo en su de­cla­ra­ción que “la muer­te de Ki­ra John­son fue una tragedia. In­ves­ti­ga­mos a fon­do cual­quier si­tua­ción en la que ha­ya in­quie­tu­des so­bre la aten­ción mé­di­ca a los pa­cien­tes y, a par­tir de nues­tros ha­llaz­gos, ha­ce­mos los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra pro­por­cio­nar a nues­tros pa­cien­tes una aten­ción de óp­ti­ma ca­li­dad. Es­to in­clu­ye re­vi­sar los pro­ce­di­mien­tos hos­pi­ta­la­rios, así co­mo la ca­pa­ci­dad de nues­tros pro­vee­do­res de aten­ción pa­ra la sa­lud”.

AUN­QUE IM­PRE­SIO­NAN­TE, LA MUER­TE de Ki­ra sub­ra­ya una reali­dad muy du­ra: en una épo­ca en que los ade­lan­tos mé­di­cos ocu­rren con una ce­le­ri­dad asom­bro­sa –des­de las prue­bas ge­né­ti­cas que pre­di­cen la pro­ba­bi­li­dad de con­traer cier­tas en­fer­me­da­des has­ta tra­ta­mien­tos de una efi­ca­cia nun­ca vis­ta pa­ra com­ba­tir el cáncer y otros pa­de­ci­mien­tos–, la mor­ta­li­dad ma­ter­na aún es muy al­ta en Es­ta­dos Uni­dos: al­re­de­dor de 14 de­fun­cio­nes por ca­da 100 000 na­ci­dos vi­vos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud in­for­ma que, de las 46 na­cio­nes desa­rro­lla­das, las ta­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na de Ser­bia y Es­ta­dos Uni­dos son las úni­cas que han em­peo­ra­do en­tre 1990 y 2015. Di­chas ta­sas con­tem­plan a las ma­dres que mue­ren por com­pli­ca­cio­nes den­tro de las pri­me­ras seis se­ma­nas del puer­pe­rio (el pe­rio­do pos­te­rior al par­to).

El pro­ble­ma de Es­ta­dos Uni­dos se dis­tin­gue por dos es­ta­dís­ti­cas es­pe­cial­men­te alar­man­tes. A de­cir de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC), las pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir por com­pli­ca­cio­nes del em­ba­ra­zo son tres ve­ces más al­tas en las afro­es­ta­dou­ni­den­ses que en las mu­je­res blan­cas; del to­tal de muer­tes ma­ter­nas, más de 60 % es pre­ve­ni­ble.

“Nues­tra mor­ta­li­dad ma­ter­na es más al­ta que en la ma­yor par­te del mun­do desa­rro­lla­do, y po­de­mos ofre­cer lo me­jor del mun­do”, afir­ma Wi­lliam

Ca­llag­han, di­rec­tor de sa­lud ma­terno-in­fan­til en los CDC. Pa­ra la de­pen­den­cia, el tér­mino “muer­te aso­cia­da con el em­ba­ra­zo” se de­fi­ne co­mo una mu­jer que fa­lle­ce du­ran­te la ges­ta­ción o den­tro del año pos­te­rior al tér­mino del em­ba­ra­zo. “Cuan­do re­vi­sa­mos las muer­tes e iden­ti­fi­ca­mos los fac­to­res que con­tri­bu­ye­ron, des­cu­bri­mos mu­chos ca­sos de co­mu­ni­ca­ción inade­cua­da, en los que las per­so­nas no re­co­no­cie­ron la ur­gen­cia de la si­tua­ción, no es­cu­cha­ron a la pa­cien­te o hu­bo un re­tra­so en la res­pues­ta”.

No hay du­da de que la mor­ta­li­dad ma­ter­na en Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho me­nor que en los paí­ses afri­ca­nos en de­sa­rro­llo, don­de 20 na­cio­nes tie­nen ta­sas de, al me­nos, 500 muer­tes por ca­da 100 000 na­ci­dos vi­vos. Sin em­bar­go, des­de 1990, la mor­ta­li­dad ma­ter­na ha re­fle­ja­do una dis­mi­nu­ción pro­me­dio de ca­si 40 %, in­clu­so en paí­ses con ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas es­ca­sas y ac­ce­so li­mi­ta­do a la aten­ción bá­si­ca. En par­te, es­to se de­be a so­lu­cio­nes de ba­ja tec­no­lo­gía –por ejem­plo, las par­te­ras–, así co­mo a di­ver­sas me­jo­ras en la aten­ción pre­na­tal y puer­pe­ral.

To­das las mu­je­res es­tán ex­pues­tas a mo­rir por los mis­mos pro­ble­mas de sa­lud aso­cia­dos con el em­ba­ra­zo: he­mo­rra­gia pos­par­to (san­gra­do ex­ce­si­vo), preeclam­psia (pre­sión ar­te­rial pe­li­gro­sa­men­te al­ta) y sep­ti­ce­mia oca­sio­na­da por al­gu­na in­fec­ción. En­ton­ces, ¿por qué es tan ele­va­da la ta­sa de mor­ta­li­dad ma­ter­na de las afro­es­ta­dou­ni­den­ses?

Di­ver­sos in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que las mi­no­rías ra­cia­les y ét­ni­cas (in­clui­dos los afro­es­ta­dou­ni­den­ses, la­ti­nos y na­ti­vos ame­ri­ca­nos, no obs­tan­te sus lo­gros eco­nó­mi­cos o so­cia­les) ex­pe­ri­men­tan un es­trés tó­xi­co que pue­de mer­mar su sa­lud fí­si­ca. Es­to se co­no­ce co­mo “des­gas­te”

(weat­he­ring), con­cep­to desa­rro­lla­do por Ar­li­ne Ge­ro­ni­mus, pro­fe­so­ra de sa­lud pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan, quien su­gie­re que los efec­tos acu­mu­la­ti­vos del ra­cis­mo y los pre­jui­cios oca­sio­nan un de­te­rio­ro de sa­lud más ace­le­ra­do en los afro­es­ta­dou­ni­den­ses que en los blan­cos. Y tam­bién ex­pli­ca­ría por qué las ma­dres ne­gras que han al­can­za­do los gra­dos edu­ca­ti­vos más al­tos tie­nen una mor­ta­li­dad su­pe­rior a la de las mu­je­res blan­cas con edu­ca­ción mí­ni­ma.

Va­le­rie Mont­go­mery Ri­ce, pre­si­den­ta y rec­to­ra de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Mo­rehou­se, en Atlan­ta, Geor­gia, opi­na que el pre­jui­cio y el ra­cis­mo no son lo úni­co que afec­ta a las mu­je­res ne­gras a lo lar­go del tiem­po. Tam­bién hay que con­si­de­rar que el es­trés del ra­cis­mo y la po­bre­za po­drían te­ner efec­tos ad­ver­sos in­clu­so in ute­ro o po­co des­pués de que naz­ca el be­bé.

Ade­más, se­ña­la que el pre­jui­cio in­cons­cien­te de los pro­vee­do­res mé­di­cos pue­de re­per­cu­tir en la aten­ción que re­ci­ben las ma­dres ne­gras. Mien­tras ha­cía prác­ti­cas en el Hos­pi­tal Me­mo­rial Grady, Mont­go­mery Ri­ce cons­ta­tó que, a ve­ces, los pro­vee­do­res no les ad­mi­nis­tra­ban anes­te­sia epi­du­ral o lo­cal a las afro­es­ta­dou­ni­den­ses. “Hay quie­nes creen que las mu­je­res ne­gras ex­pe­ri­men­tan me­nos dolor por­que su ma­sa mus­cu­lar es ma­yor y sus fi­bras ner­vio­sas no se es­ti­mu­lan de la mis­ma ma­ne­ra. ‘Aque­lla mu­jer pue­de expulsar al be­bé sin pro­ble­mas. Es una mu­cha­cha muy gran­de’”. Mont­go­mery Ri­ce agre­ga que, en re­su­mi­das cuen­tas, “no ven a la per­so­na en su to­ta­li­dad”.

LAS MUER­TES MA­TER­NAS son mu­cho más fre­cuen­tes y se acep­tan co­mo una reali­dad de la vi­da en los paí­ses en de­sa­rro­llo, don­de la in­fra­es­truc­tu­ra mé­di­ca sue­le ser es­ca­sa o inexis­ten­te, y hay po­ca in­for­ma­ción pre­na­tal y puer­pe­ral de ca­li­dad.

So­ma­li­lan­dia es una na­ción au­to­pro­cla­ma­da en el Cuerno de Áfri­ca que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con­si­de­ra una re­gión au­tó­no­ma den­tro del te­rri­to­rio de So­ma­lia. A más de 14 000 ki­ló­me­tros de Los Ángeles, una ca­rre­te­ra pol­vo­rien­ta cru­za el ho­ri­zon­te co­mo una fle­cha, co­nec­tan­do Har­ge­sia, la ca­pi­tal de So­ma­li­lan­dia, con Bo­ra­ma, la ter­ce­ra ciu­dad más gran­de del país. El pai­sa­je es­tá sal­pi­ca­do de aca­cias es­pi­no­sas y el sol cae a plo­mo.

Si aban­do­nas la su­per­fi­cie as­fal­ta­da, so­lo ha­lla­rás ca­mi­nos pe­dre­go­sos de cui­da­do que da­ña­rían el cha­sis de cual­quier vehícu­lo, ex­cep­to el de los uti­li­ta­rios más re­sis­ten­tes. Es di­fí­cil ima­gi­nar que una par­tu­rien­ta so­bre­vi­va el via­je des­de una apar­ta­da re­gión ru­ral has­ta un cen­tro de sa­lud, ya sea en vehícu­lo o a pie.

Las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na en So­ma­li­lan­dia son eclam­psia (ata­ques o con­vul­sio­nes de­bi­das a la hi­per­ten­sión), he­mo­rra­gia, in­fec­ción y rup­tu­ra ute­ri­na. Otros pro­ble­mas in­clu­yen los em­ba­ra­zos a tem­pra­na edad o de­ma­sia­do nu­me­ro­sos, los par­tos no asis­ti­dos y las com­pli­ca­cio­nes de la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na (MGF), la cos­tum­bre de ex­tir­par los ge­ni­ta­les ex­ter­nos de ni­ñas y mu­je­res pa­ra vol­ver­las

“pu­ras” y ade­cua­das pa­ra el ma­tri­mo­nio. Esa prác­ti­ca per­sis­te a pe­sar de que el te­ji­do ci­ca­tri­cial es­tre­cha el ca­nal del par­to y pue­de com­pli­car el na­ci­mien­to.

En So­ma­li­lan­dia, una ce­sá­rea o cual­quier pro­ce­di­mien­to de emergencia –in­clui­das trans­fu­sio­nes o ci­ru­gías– re­quie­re el con­sen­ti­mien­to de un pa­rien­te mas­cu­lino eco­nó­mi­ca­men­te res­pon­sa­ble de la sa­lud de la mu­jer, co­mo el es­po­so o al­gún hom­bre de la fa­mi­lia del ma­ri­do.

FUE EN ESE ES­CE­NA­RIO que na­ció Ed­na Adan Is­mail, la ma­yor de tres hi­jos de una fa­mi­lia aco­mo­da­da de Har­ge­sia. Su pa­dre, Adan Is­mail, era el pro­fe­sio­nal mé­di­co más im­por­tan­te del an­ti­guo pro­tec­to­ra­do bri­tá­ni­co, el cual se de­cla­ró in­de­pen­dien­te en 1960. De los cin­co par­tos de la ma­dre, una ni­ña mu­rió du­ran­te la ex­trac­ción con fór­ceps en el hos­pi­tal, mis­mo pro­ce­di­mien­to que ca­si ma­ta a Adan. Otro be­bé fa­lle­ció des­pués de que la par­te­ra lo de­ja­ra caer de ca­be­za.

Por tra­di­ción, se con­si­de­ra­ba inú­til edu­car a las ni­ñas, pe­ro Is­mail alen­tó a to­dos sus hi­jos pa­ra que es­tu­dia­ran. Cuan­do Adan te­nía al­re­de­dor de ocho años, su pa­dre en­fu­re­ció al vol­ver a ca­sa de un via­je de ne­go­cios y en­te­rar­se de que su es­po­sa y su sue­gra ha­bían so­me­ti­do a la ni­ña a la MGF.

En 1954, a la edad de 17 años, Adan via­jó a Londres, In­gla­te­rra, pa­ra ca­pa­ci­tar­se co­mo enfermera y par­te­ra.

Que­ría evi­tar que otras ni­ñas y mu­je­res su­frie­ran el trau­ma que ella vi­vió du­ran­te y des­pués de “el cor­te”, tér­mino con que Adan se re­fie­re a la MGF.

Hoy, con 81 años, Adan ase­gu­ra que su ma­yor lo­gro no ha si­do con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer de­sig­na­da en el ga­bi­ne­te de So­ma­li­lan­dia. Su ma­yor sa­tis­fac­ción de­ri­va de ad­mi­nis­trar y vi­vir en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ed­na Adan de Har­ge­sia. Aun­que to­dos los días se le­van­ta an­tes del ama­ne­cer, la en­con­tra­rás en una reunión a las 9:00 p. m. si es en be­ne­fi­cio de su hos­pi­tal de ma­ter­ni­dad.

Adan re­ve­la que ob­tu­vo prés­ta­mos y que uti­li­zó sus aho­rros y su pen­sión pa­ra cons­truir el hos­pi­tal.

“La po­bre­za y la ig­no­ran­cia son los prin­ci­pa­les ase­si­nos de las mu­je­res em­ba­ra­za­das –declara Adan, sen­ta­da fren­te a su es­cri­to­rio con una po­se ma­jes­tuo­sa–. To­ma­das en con­jun­to, ma­tan a más mu­je­res que la eclam­psia o la he­mo­rra­gia pos­par­to. De mo­do que, si tie­nes una mu­jer anal­fa­be­ta y po­bre –en So­ma­li­lan­dia tam­bién sue­len ser nó­ma­das–, ha­brá lle­va­do una vi­da sin la me­nor jus­ti­cia so­cial. Su­ma a eso un em­ba­ra­zo que pu­do ha­ber ocu­rri­do cuan­do su cuer­po no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra la ges­ta­ción. Aquí aten­di­mos a una mu­jer du­ran­te su par­to nú­me­ro veintiuno”.

O tam­bién po­dría ser una mu­jer co­mo la ma­dre de Ham­da Omar Moham­med, par­te­ra de 27 años y anes­te­sis­ta prin­ci­pal del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ed­na Adan.

En 2002, Sam­sam Moham­med, la ma­dre de Omar, co­ci­na­ba pa­ra los obre­ros que cons­truían el hos­pi­tal y Adan hi­zo amis­tad con ella. Un día, Adan se sin­tió in­tri­ga­da al no­tar que Moham­med no se en­con­tra­ba en su lu­gar ha­bi­tual.

La co­ci­ne­ra es­ta­ba en su ca­sa, al bor­de de la muer­te de­bi­do a una he­mo­rra­gia. Una ve­ci­na que la ha­bía asis­ti­do en el par­to ti­ró del cor­dón um­bi­li­cal pa­ra ex­traer la pla­cen­ta. El cor­dón se des­pren­dió y Moham­med co­men­zó a san­grar. Su es­po­so co­rrió a pe­dir ayu­da y Omar, quien en­ton­ces te­nía 11 años y era la ma­yor de cua­tro hi­jos, se que­dó a lim­piar la san­gre y a cui­dar de sus her­ma­nos. Adan hi­zo arre­glos pa­ra tras­la­dar a Moham­med a un hos­pi­tal gu­ber­na­men­tal e in­clu­so do­nó su san­gre pa­ra sal­var­la.

La ma­dre de Omar so­bre­vi­vió y, años des­pués, Adan con­ven­ció a la trau­ma­ti­za­da ni­ña de que se hi­cie­ra par­te­ra, una de las 938 que ha ca­pa­ci­ta­do en So­ma­li­lan­dia. “Si pue­do ca­pa­ci­tar a un mi­llón de par­te­ras en el con­ti­nen­te afri­cano, la ex­pe­rien­cia del par­to cam­bia­rá. Aca­ba­rá el su­fri­mien­to de mu­chas mu­je­res y fa­mi­lias”.

PE­SE AL RUI­DO de un mo­ni­tor fe­tal, la voz de Jon­te­lle Gall­man es sor­pren­den­te­men­te se­re­na. Ori­gi­na­ria de Was­hing­ton, D. C., Gall­man in­gre­só en el hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton una nu­bla­da ma­ña­na de un mar­tes de ma­yo, tres días des­pués de que una tor­men­ta inun­da­ra su vi­vien­da de dos ha­bi­ta­cio­nes. De mo­do que, jus­to an­tes de su ci­ta pa­ra in­du­cir el par­to, la mu­jer de 39 años pa­só el fin de se­ma­na bus­can­do otro lu­gar don­de vi­vir.

Ma­dre de tres pe­que­ños, Gall­man ha­bía tra­ba­ja­do des­de el ba­chi­lle­ra­to co­mo ad­mi­nis­tra­do­ra y ven­de­do­ra de­ta­llis­ta pa­ra pro­por­cio­nar­le una bue­na vi­da a su fa­mi­lia, mu­chas ve­ces con se­ma­nas la­bo­ra­les de 50 ho­ras. Así con­ti­nuó has­ta 2015, cuan­do los mé­di­cos le diag­nos­ti­ca­ron en­fer­me­dad po­li­quís­ti­ca he­pá­ti­ca aso­cia­da a en­fer­me­dad po­li­quís­ti­ca re­nal, un pa­de­ci­mien­to ge­né­ti­co que oca­sio­na el de­sa­rro­llo de quis­tes en el hí­ga­do y los ri­ño­nes.

De­ma­sia­do de­bi­li­ta­da pa­ra tra­ba­jar, y de­pen­dien­te de Me­di­caid –pro­gra­ma asis­ten­cial es­ta­dou­ni­den­se que pro­por­cio­na se­gu­ro mé­di­co a per­so­nas de ba­jos in­gre­sos–, Gall­man es­ta­ba en el úl­ti­mo tri­mes­tre de la ges­ta­ción de su cuar­to hi­jo cuan­do los mé­di­cos de­tec­ta­ron un pro­ble­ma que ya se ha­bía pre­sen­ta­do con an­te­rio­ri­dad: pre­sión ar­te­rial pe­li­gro­sa­men­te ele­va­da. Sin au­to y ape­nas con di­ne­ro, re­cu­rría al trans­por­te pú­bli­co y a la ayu­da de ami­gos y pa­rien­tes pa­ra acu­dir a sus ci­tas mé­di­cas y cui­dar de los ni­ños.

“Sen­tí que, no obs­tan­te lo mu­cho que ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra ha­cer fren­te a la ad­ver­si­dad, la vi­da tra­ta­ba de de­rro­tar­me –di­ce Gall­man–. Pe­ro no iba a per­mi­tir­lo”.

De pie en la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal, du­ran­te las ca­si 12 ho­ras del tra­ba­jo de par­to de Gall­man, no de­ja­ba de pen­sar en mi ma­dre, Eloi­se Bloc­ker Jones.

Soy la no­ve­na de sus 10 hi­jos y una de los tres que na­cie­ron en un hos­pi­tal. To­dos cre­ci­mos ro­dea­dos de la po­bre­za en Cai­ro, Illi­nois, pe­que­ña ciu­dad don­de con­ver­gen los ríos Ohio y Mi­si­si­pi, me­jor co­no­ci­da por su tur­bu­len­ta his­to­ria ra­cial.

Ma­má mu­rió en 2005 sin que al­gu­na vez ha­blá­ra­mos de sus ex­pe­rien­cias de em­ba­ra­zo y par­to. A fin de cuen­tas, hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que sus cin­co hi­jas fué­ra­mos in­de­pen­dien­tes y au­to­su­fi­cien­tes. El em­ba­ra­zo era im­pen­sa­ble an­tes de ca­sar­te y, a juz­gar por lo que de­cía ma­má, el ma­tri­mo­nio tam­po­co era miel so­bre

ho­jue­las. An­he­la­ba sa­ber qué sin­tió en 1947, cuan­do te­nía 19 años y es­ta­ba por pa­rir a mi hermano ma­yor, le­jos de sus fa­mi­lia­res y ami­gos de Fi­la­del­fia. Hoy me pre­gun­to có­mo re­sis­tió vi­vir en la mi­se­ria, sin ac­ce­so a la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, a la edu­ca­ción pa­ren­tal, a un se­gu­ro mé­di­co.

Cuan­do el ad­mi­nis­tra­dor de su ca­so en Me­di­caid re­co­men­dó que Gall­man se pu­sie­ra en con­tac­to con Ma­ma­to­to Vi­lla­ge –or­ga­ni­za­ción de apo­yo a la ma­ter­ni­dad en Was­hing­ton, D. C.–, la mu­jer pen­só que po­drían brin­dar­le ase­so­ra­mien­to nu­tri­cio­nal pa­ra me­jo­rar su die­ta y au­men­tar su ener­gía.

El sal­va­vi­das de Gall­man fue una tra­ba­ja­do­ra co­mu­ni­ta­ria pa­ra sa­lud pe­ri­na­tal lla­ma­da Bria­na Green.

En ese mo­men­to, la exa­bo­ga­da cor­po­ra­ti­va de 39 años, con co­la de ca­ba­llo has­ta la cintura y el gar­bo de una bai­la­ri­na de ba­llet, en­tra en la Sa­la de Par­to 8 y se en­fi­la ha­cia el vien­tre de Gall­man, fro­tán­do­lo con sua­vi­dad al tiem­po que la to­ma de la mano.

“¿Có­mo te sien­tes?”, le pre­gun­ta, mi­ran­do a su clien­te con los ojos en­ro­je­ci­dos de­bi­do a la fal­ta de sue­ño. En un día cual­quie­ra, Green tra­ba­ja con unas 50 mu­je­res ges­tan­tes o puér­pe­ras, a quie­nes vi­si­ta en sus ho­ga­res pa­ra ofre­cer asesoría, edu­ca­ción y apo­yo. Tam­bién las acom­pa­ña a sus ci­tas mé­di­cas y es­tá pre­sen­te du­ran­te el par­to.

Es po­si­ble que Green es­tu­vie­ra des­ti­na­da a lle­var es­ta vi­da: su bi­sa­bue­la, Nancy Gay­les Bur­ton, tu­vo 17 hi­jos y en su ve­jez fue una par­te­ra res­pe­ta­da en el con­da­do de Mec­klen­burg, Vir­gi­nia, du­ran­te los años vein­te y trein­ta del si­glo xx.

Green ex­pli­ca que re­nun­ció a su in­gre­so de seis ci­fras co­mo abo­ga­da y, des­pués, al de co­rre­do­ra de bie­nes raí­ces, por­que de­ci­dió ca­pa­ci­tar­se co­mo tra­ba­ja­do­ra de apo­yo pre­na­tal de­bi­do a sus ex­pe­rien­cias de par­to. Cuen­ta que no le per­mi­tie­ron in­ten­tar el par­to va­gi­nal a cau­sa de una ce­sá­rea pre­via, aun cuan­do es­tu­vo aten­ta a to­das las re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­pa­rar­se fí­si­ca­men­te.

“Com­pren­dí que si yo, una afro­es­ta­dou­ni­den­se con cier­ta se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, no po­día ha­cer­me es­cu­char ni res­pe­tar, ¿qué se­ría de las mu­je­res que no te­nían voz, a quie­nes tal vez ig­no­ra­ban y mal­tra­ta­ban tan pron­to co­mo po­nían un pie en un am­bien­te de aten­ción mé­di­ca?”.

JESSICA FLO­WERS so­lo tie­ne sie­te años, pe­ro su abue­la ase­gu­ra que es una ni­ña muy fuer­te. Ni­co­le Black nun­ca ol­vi­da­rá la se­re­ni­dad de su nie­ta cuan­do la lla­mó por te­lé­fono a la 1:46 a. m. del 4 de ju­lio de 2018.

“Me di­jo, ‘Ma­mi se ca­yó en la ti­na y es­tá echan­do es­pu­ma por la bo­ca’”, re­cuer­da Black, de 53 años y re­si­den­te de Tam­pa, Flo­ri­da. La se­ma­na an­te­rior, su hi­ja, Crystle Ga­llo­way, se ha­bía so­me­ti­do a una ce­sá­rea en el Hos­pi­tal St. Jo­seph’s pa­ra el na­ci­mien­to de su ter­cer hi­jo: un ni­ño sano, de 2.8 ki­lo­gra­mos, lla­ma­do Ja­cob Flo­wers.

Black sal­tó de la ca­ma y co­rrió el cor­to tre­cho has­ta el de­par­ta­men­to de Ga­llo­way, don­de en­con­tró a la ma­dre de 30 años des­plo­ma­da en la ba­ñe­ra.

Ape­nas unas ho­ras an­tes, Ga­llo­way es­ta­ba sen­ta­da en el so­fá mi­ran­do una pe­lí­cu­la y or­ga­ni­zan­do el me­nú del 4 de ju­lio. Si bien ma­ni­fes­tó que le do­lía un po­co la in­ci­sión de la ce­sá­rea, Ga­llo­way pa­re­cía es­tar fe­liz y or­gu­llo­sa de ha­ber te­ni­do un va­rón pa­ra com­ple­men­tar su fa­mi­lia de dos ni­ñas.

Los mi­nu­tos si­guien­tes fue­ron ob­je­to de una in­ves­ti­ga­ción por par­te de los fun­cio­na­rios del con­da­do de Hills­bo­rough, Flo­ri­da, pa­ra acla­rar lo ocu­rri­do en­tre la lle­ga­da de los pa­ra­mé­di­cos, que el de­par­ta­men­to de bom­be­ros des­pa­chó pa­ra aten­der a una po­si­ble víc­ti­ma de in­far­to ce­re­bral, y el tras­la­do de Ga­llo­way a una sa­la de emer­gen­cias que se lo­ca­li­za­ba a es­ca­sas tres cua­dras.

Black afir­mó que, en vez de re­vi­sar los sig­nos vi­ta­les de su hi­ja y trans­por­tar­la a un hos­pi­tal, los pa­ra­mé­di­cos pre­gun­ta­ron si la fa­mi­lia po­día pa­gar los 600 dó­la­res que cos­ta­ba el ser­vi­cio de am­bu­lan­cia. Black in­sis­te en que les ro­gó a los pa­ra­mé­di­cos que lle­va­ran a su hi­ja.

En una con­fe­ren­cia de pren­sa, Mi­ke Me­rrill, ad­mi­nis­tra­dor del con­da­do de Hills­bo­rough, de­cla­ró que hu­bo una con­fu­sión en cuan­to al trans­por­te y que la con­ver­sa­ción so­bre los cos­tos ocu­rrió en­tre Black y los ayu­dan­tes del al­gua­cil, quie­nes fue­ron los pri­me­ros en lle­gar a la es­ce­na, se­gún se asien­ta en las de­cla­ra­cio­nes de los pa­ra­mé­di­cos y los agen­tes de la ley. Me­rrill re­sal­tó que los pa­ra­mé­di­cos con­fe­sa­ron que Ga­llo­way asin­tió con la ca­be­za al pre­gun­tar­le,

di­rec­ta­men­te, si que­ría que la trans­por­ta­ran al hos­pi­tal. Me­rrill agre­gó que los pa­ra­mé­di­cos de­bie­ron ob­te­ner un do­cu­men­to de ne­ga­ti­va in­for­ma­da pa­ra no tras­la­dar­la en am­bu­lan­cia, lo que no hi­cie­ron. Al fi­nal, Black tu­vo que con­du­cir a su hi­ja has­ta la sa­la de emer­gen­cias. De allí, Ga­llo­way fue en­via­da en he­li­cóp­te­ro al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Tam­pa, don­de ca­yó en co­ma. Fa­lle­ció cin­co días des­pués.

En sep­tiem­bre, el con­da­do de Hills­bo­rough anun­ció que ha­bía adop­ta­do me­di­das dis­ci­pli­na­rias con­tra los cua­tro pa­ra­mé­di­cos, quie­nes ha­bían vio­la­do el pro­ce­di­mien­to ope­ra­ti­vo es­tán­dar al no com­pro­bar los sig­nos vi­ta­les de Ga­llo­way, así co­mo por fal­si­fi­car do­cu­men­tos y no ha­cer que Black fir­ma­ra una cons­tan­cia de ne­ga­ti­va in­for­ma­da pa­ra re­cha­zar el tras­la­do de su hi­ja en am­bu­lan­cia.

Uno fue des­pe­di­do y otros dos fue­ron de­gra­da­dos. Los tres pa­ra­mé­di­cos que si­guen en el per­so­nal re­ci­bie­ron una sus­pen­sión de 30 días sin suel­do.

LA SO­LU­CIÓN OB­VIA pa­ra re­du­cir la ta­sa es­ta­dou­ni­den­se de mor­ta­li­dad ma­ter­na es pro­por­cio­nar aten­ción mé­di­ca con­ti­nua y de ca­li­dad du­ran­te el em­ba­ra­zo y el puer­pe­rio. Pe­ro no es fá­cil. Los ho­no­ra­rios de co­ma­dro­nas y par­te­ras pue­den as­cen­der has­ta 1 500 dó­la­res, y mu­chas ma­dres de ba­jos in­gre­sos no pue­den cos­tear esos ser­vi­cios. Ca­li­for­nia ha re­du­ci­do su ta­sa de muer­te ma­ter­na al in­tro­du­cir pro­to­co­los de ru­ti­na pa­ra que los hos­pi­ta­les par­ti­ci­pan­tes atien­dan com­pli­ca­cio­nes co­mu­nes de la ges­ta­ción, co­mo he­mo­rra­gias y preeclam­psia. Es co­mún que los cen­tros mé­di­cos pos­ter­guen o pa­sen por al­to pro­ce­di­mien­tos co­mo me­dir la pér­di­da de san­gre o ad­mi­nis­trar me­di­ca­men­tos an­ti­hi­per­ten­si­vos pa­ra pre­ve­nir la preeclam­psia.

Y, co­mo se­ña­la Char­les John­son, es muy im­por­tan­te es­cu­char a las ma­dres y sus fa­mi­lias.

To­dos los días, Char­les re­ser­va tiem­po pa­ra leer, bailar o ju­gar con sus hi­jos en una ha­bi­ta­ción ilu­mi­na­da y de­co­ra­da con car­te­les fo­to­grá­fi­cos en los que Ki­ra po­sa jun­to a pa­rien­tes y ami­gos, con una son­ri­sa más des­lum­bran­te que los ra­yos del sol. Los ni­ños sue­len pre­gun­tar si a su ma­má le ha­bría gus­ta­do cier­ta can­ción o ju­gar con sus co­ches de ca­rre­ras.

Aho­ra que de­be criar so­lo a sus pe­que­ños hi­jos, Char­les de­di­ca la ma­yor par­te de su tiem­po a re­la­tar la his­to­ria de Ki­ra a los fun­cio­na­rios de sa­lud, a gru­pos de de­fen­so­res de de­re­chos e in­clu­so al Congreso de Es­ta­dos Uni­dos.

“Más que na­da, quie­ro que la gen­te en­tien­da que las mu­je­res que es­ta­mos per­dien­do no son me­ras es­ta­dís­ti­cas”, ex­pli­ca.

“Son ma­dres, son hi­jas, son her­ma­nas, son ami­gas –pro­si­gue–. De­jan atrás a es­tos pre­cia­dos ni­ños y no hay es­ta­dís­ti­ca que pue­da cuan­ti­fi­car lo que sig­ni­fi­ca de­cir­le a un pe­que­ño de 18 me­ses que ma­mi no vol­ve­rá a ca­sa. O ex­pli­car­le a un ni­ño de dos años cuán ma­ra­vi­llo­sa era la ma­dre a quien nun­ca co­no­ce­rá”.

La reportera ve­te­ra­na Ra­chel Jones cu­brió te­mas de sa­lud y de­sa­rro­llo en Áfri­ca orien­tal. Lyn­sey Ad­da­rio to­mó las fo­to­gra­fías del ar­tícu­lo “Mu­sul­ma­nes en Es­ta­dos Uni­dos”, pu­bli­ca­do en ma­yo de 2018.

KI­RA JOHN­SON, EM­BA­RA­ZA­DA DE SU HI­JO LANGS­TON

Los man­tos ro­jos identifican a las graduadas del pro­gra­ma pa­ra par­te­ras del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ed­na Adan, en Har­ge­sia, So­ma­li­lan­dia. Has­ta aho­ra, 938 par­te­ras han egre­sa­do del pro­gra­ma, in­clui­das Hoo­do Moha­med Moha­moud (18 años, izq.), Hoo­do Moha­med Ja­ma (20 años, cen­tro) y Ho­don Ab­di Shi­re (29 años, der.), quie­nes ejer­ce­rán la pro­fe­sión en sus re­gio­nes de ori­gen.

En el hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton, en Was­hing­ton, D. C., Dion­neMcdo­nald (33 años), tra­ba­ja­do­ra co­mu­ni­ta­ria pa­ra sa­lud pe­ri­na­tal en Ma­ma­to­to Vi­lla­ge, ejer­ce con­tra­pre­sión en el sa­cro de Ma­gan Strawn (26 años) du­ran­te el tra­ba­jo de par­to. Strawn afir­ma que Mcdo­nald la ayu­dó a evi­tar una ce­sá­rea deemergencia.

Ni­co­le Black sos­tie­ne en el re­ga­zo a su nie­to Ja­cob Flo­wers. Una se­ma­na des­pués del na­ci­mien­to de Ja­cob porce­sá­rea, su ma­dre, Crystle Ga­llo­way, pre­sen­tó com­pli­ca­cio­nes. Black lla­mó al 911, pe­ro la am­bu­lan­cia no trans­por­tó a su hi­ja al hos­pi­tal y Black tu­vo que lle­var­la en au­to. Ga­llo­way mu­rió cin­co días más tar­de. Black apo­yauna mano en la ur­na que con­tie­ne las ce­ni­zas de su hi­ja. Los pa­ra­mé­di­cos que acu­die­ron fue­ron san­cio­na­dos por no se­guir los pro­ce­di­mien­tos ope­ra­ti­vos re­gu­la­res y uno fuedes­pe­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.