My He­ro Aca­de­mia

El nue­vo fe­nó­meno en Ja­pón

Nintendo - - VISTAZO A JAPÓN -

Ca­da año apa­re­cen cien­tos de ani­me en Ja­pón, de he­cho, pa­ra ellos es muy im­por­tan­te su car­te­le­ra de es­tre­nos del ve­rano, que re­pre­sen­ta ten­den­cias en el me­dio, aun­que no siem­pre apor­te nue­vos fe­nó­me­nos. Es­tos se dan de vez en cuan­do, aun­que al­gu­nas ve­ces sí son muy bue­nos, co­mo es el ca­so de My He­ro Aca­de­mia, ani­me que des­de el pri­mer epi­so­dio nos atra­pa con su gran his­to­ria y per­so­na­jes. To­do el ar­gu­men­to to­ma lu­gar en el mun­do real, cla­ro, con cier­to to­que de fic­ción, pe­ro en reali­dad to­do se vi­ve en la Tie­rra, en Ja­pón. Es una épo­ca en la que to­das las per­so­nas, de­bi­do a cier­tos he­chos, na­cen con al­gún ti­po de po­der, algo que los ha­ce es­pe­cia­les, por lo que mu­chos de­ci­den ocu­par­los pa­ra el mal, y otros pa­ra de­fe­ner a la so­cie­dad, co­mo jus­ti­cie­ros. Has­ta aquí to­do bien, sue­na muy in­tere­san­te, pe­ro no es has­ta que apa­re­ce el pro­ta­go­nis­ta, que to­do co­mien­za a po­ner­se in­tere­san­te. Izu­ku Mi­do­ri­ya, es un chi­co que es­tá an­sio­so por ser un gran hé­roe re­co­no­ci­do en la lu­cha con­tra el mal, pe­ro, por ra­zo­nes que no to­ca­re­mos aquí pa­ra no dar spoi­lers, él no tie­ne po­de­res, es una per­so­na nor­mal, y tie­ne que lu­char con­tra eso pa­ra ga­nar­se un lu­gar. Si­tua­ción que los au­to­res apro­ve­chan muy bien pa­ra desa­rro­llar va­rios te­mas mo­ti­va­cio­na­les que es­ta­mos se­gu­ros te van a en­can­tar. De mo­men­to no se sa­be cuán­to du­ra­rá la se­rie, pe­ro se es­pe­ra que sea lar­ga, aun­que no tan­to co­mo Na­ru­to.

El jue­go to­ma mu­cho de otros ani­me, es­pe­cial­men­te de Na­ru­to, ya que si­gue los mis­mos pa­tro­nes; un per­so­na­je que tie­ne to­das las de per­der, pe­ro gra­cias a su en­tre­na­mien­to y a ja­más dar­se por ven­ci­do, lo­gra su­pe­rar to­das las ad­ver­si­da­des, aun­que cla­ro, de­be­mos de­cir que con un to­que es­pe­cial, que si bien to­do el tiem­po te ha­ce te­ner a Na­ru­to en men­te, lle­ga un pun­to en que co­mien­zas a dar­le el lu­gar que me­re­ce. Al mo­men­to la se­rie no ha ter­mi­na­do, se emi­te la ter­ce­ra tem­po­ra­da en Ja­pón, que in­sis­ti­mos, tie­ne pa­ra­li­za­do al país. Lo bueno es que no tie­nes que es­pe­rar pa­ra po­der dis­fru­tar­la, ya que en Crunchy­roll es­tán to­dos los ca­pí­tu­los que van al día en el país asiá­ti­co, las dos pri­me­ras tem­po­ra­das y lo que va de la ter­ce­ra. Es muy im­por­tan­te que ani­me co­mo es­tos ten­gan gran po­pu­la­ri­dad, por­que re­pre­sen­tan va­lo­res y si­tua­cio­nes que po­co a po­co se ha­bían per­di­do en otras se­ries, ade­más de que el gé­ne­ro ne­ce­si­ta de nue­vos hé­roes, ya to­dos co­no­ce­mos a Na­ru­to, Go­ku o Luffy, aho­ra ne­ce­si­ta­mos que lle­guen nue­vos per­so­na­jes. Pa­ra que te pue­das dar una idea del éxi­to del ani­me, es­tá por sa­lir un jue­go ba­sa­do en es­ta se­rie pa­ra Nintendo Switch, ba­jo el gé­ne­ro de pe­leas, y de­be­mos de­cir que se ve bas­tan­te bueno, una obra de esas que te man­ten­drán ocu­pa­do prac­ti­can­do to­dos los com­bos, con su jue­go en mo­do lo­cal y en lí­nea. Es­te ti­po de lan­za­mien­tos son los que con­fir­man el éxi­to de una se­rie, co­mo en su mo­men­to pa­so con Dra­gon Ball. No du­da­mos en re­co­men­dar­te es­ta gran se­rie de ani­ma­ción. Es­pe­ra­mos que ha­yas dis­fru­ta­do del re­gre­so de Un Vis­ta­zo a Ja­pón, pron­to es­ta­re­mos ha­blán­do­te de otros te­mas que se­gu­ra­men­te te apa­sio­nan y que quie­res co­no­cer más de ellos. No du­des en co­men­tar con no­so­tros.

No im­por­ta lo que di­ga tu des­tino, tie­nes el po­der de cam­biar­lo y lo­grar lo que desees

▲ El hé­roe que ne­ce­si­tas.

▲ El hé­roe que tie­nes.

▲ Gran­des mo­vi­mien­tos de to­dos los per­so­na­jes. u To­dos guar­dan un pa­sa­do que los ani­ma a se­guir.

▲ Las téc­ni­cas es­pe­cia­les de los per­so­na­jes son una sor­pre­sa.

▲ Enemi­gos co­mo es­te son muy mo­les­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.