NES CLAS­SIC EDI­TION

Es mo­men­to de co­no­cer los jue­gos que mar­ca­ron una ge­ne­ra­ción, gran­des clá­si­cos que aho­ra pue­des dis­fru­tar

Nintendo - - SUMARIO -

Te­ne­mos va­rios consejos que te ser­vi­rán pa­ra des­cu­brir los secretos de al­gu­nas de las obras que in­te­gran el NES Mi­ni. ¡No te los pier­das!

E l NES Clas­sic Edi­tion es­tá de vuel­ta, una nue­va edi­ción de la con­so­la ha lle­ga­do al mer­ca­do con los 30 jue­gos clá­si­cos que con­quis­ta­ron los 80. Sí, no te va­mos a men­tir, son tí­tu­los muy com­pli­ca­dos, pe­ro pa­ra evi­tar que arro­jes el con­trol por la ven­ta­na, te va­mos a dar al­gu­nos tips y consejos clá­si­cos que te ha­rán más fá­cil su­pe­rar­los.

The Le­gend of Zel­da

Una ca­rac­te­rís­ti­ca es­pe­cial de es­ta obra, es que cuan­do mue­res, pue­des sal­var tu avan­ce. Cla­ro, aho­ra lo pue­des ha­cer en cual­quier pun­to gra­cias al sis­te­ma del NES Clas­sic, pe­ro si lo que quie­res es la ex­pe­rien­cia ori­gi­nal, te va­mos a de­cir có­mo con­se­guir el me­nú es­pe­cial pa­ra guar­dar tu pro­gre­so en cua­quier mo­men­to. Pri­me­ro que na­da ne­ce­si­tas un par de con­tro­les, ya con es­to, de­bes pre­sio­nar Start en el con­trol uno, mien­tras en el dos, tie­nes que opri­mir arri­ba más A, es­to sin sol­tar el bo­tón

Start en el pri­mer man­do. Con es­to apa­re­ce­rá un me­nú que te per­mi­ti­rá gra­bar tu avan­ce en cual­quier lu­gar.

Su­per Mario Bros. 100 Vi­das

El gran clá­si­co de Nin­ten­do. El jue­go tie­ne co­sas muy in­tere­san­tes, pe­ro cree­mos que uno de los tru­cos que to­do vi­deo­ju­ga­dor es­tá obli­ga­do a co­no­cer y a rea­li­zar al me­nos una vez en su vi­da, es el fa­mo­so tru­co de las 100 vi­das. Sí, se le lla­ma así a pe­sar de que pue­des con­se­guir vi­das ilimitadas. Lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer, es lle­gar al mun­do 3-1, ahí avan­za de ma­ne­ra nor­mal has­ta lle­gar al fi­nal, cuan­do veas

la gran es­ca­le­ra pa­ra ba­jar la ban­de­ra y pre­pá­ra­te pa­ra que la ma­gia su­ce­da. Ve­rás que dos tor­tu­gas ba­jan de di­cha es­ca­le­ra. Eli­mi­na a la pri­me­ra, a la se­gun­da da­le un sal­to e in­ten­ta que que­de en uno de los es­ca­lo­nes. Aho­ra vie­ne lo bueno, re­bo­ta en ella de for­ma que ca­da con sal­to la lan­ce al pel­da­ño y de re­gre­so a ti. Des­pués del oc­ta­vo brin­co con­se­gui­rás una vi­da por ca­da sal­to, pue­des ob­te­ner tan­tas co­mo quie­ras o el tiem­po te lo per­mi­ta.

Fue­gos ar­ti­fi­cia­les

Se­gu­ra­men­te has no­ta­do que siem­pre que ter­mi­nas un ni­vel, en oca­sio­nes, lan­zan fue­gos ar­ti­fi­cia­les pe­ro otras ve­ces no, ade­más de que cam­bia el nú­me­ro de és­tos. Pues bien, es­to se de­be a uno de los pri­me­ros secretos que Nin­ten­do ocul­ta­ba en sus jue­gos. El nú­me­ro de es­ta­lli­dos que ve­mos en el cie­lo, de­pen­den com­ple­ta­men­te de tu tiem­po en el re­loj.

Es­tos jue­gos exi­gían una gran ha­bi­li­dad y coor­di­na­ción, es por eso que los ju­ga­do­res an­ti­guos tie­nen un ins­tin­to de vi­deo­ju­ga­dor

De­bes ter­mi­nar el es­ce­na­rio y que en tu tiem­po, el úl­ti­mo nú­me­ro sea uno, tres o seis. De es­te mo­do si lo con­clu­yes, por ejem­plo, en 133, ob­ten­drás tres ex­plo­sio­nes en el cie­lo. Aun­que un de­ta­lle sim­ple, en su mo­men­to cau­só mu­cho re­vue­lo, ya que na­die sa­bía bien por qué apa­re­cían los es­ta­lli­dos, has­ta que no­ta­ron el cro­nó­me­tro del jue­go.

Ca­mi­na sin que te to­quen

Sa­be­mos que es uno de los enemi­gos mo­les­tos de Su­per Mario Bros., es el ca­la­mar. Cuan­do na­das, sus im­pre­de­ci­bles mo­vi­mien­tos nos vuel­ven lo­co, sin em­bar­go, hay una for­ma rá­pi­da y efec­ti­va pa­ra po­der su­pe­rar­lo sin pro­ble­mas. Só­lo de­bes ca­mi­nar en la par­te más ba­ja del ni­vel, de es­te mo­do, aun­que pa­se muy cer­ca de ti, nun­ca te va a to­car.

u Es­ta pe­que­ña con­so­la nos da ho­ras de di­ver­sión.

q Bow­ser nun­ca te tocará en esa pla­ta­for­ma.

t El jue­go que co­men­zó la le­yen­da.

t Con 15 se­gun­dos pue­des lle­gar a la me­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.