Si quie­res co­no­cer to­dos los mun­dos, ne­ce­si­tas en­con­trar los dia­man­tes ocul­tos

Nintendo - - TIPS -

En cuan­to a las lo­ca­cio­nes ex­tra, és­tas no te ofre­cen un fi­nal di­fe­ren­te, pe­ro sí la sa­tis­fac­ción de ha­ber lo­gra­do co­no­cer­los, co­sa que los ju­ga­do­res que no com­ple­ta­ron to­dos los dia­man­tes ig­no­ran por com­ple­to, en es­te ca­so, po­de­mos de­cir que el mun­do co­mo tal es la re­com­pen­sa a tu es­fuer­zo, ni­ve­les nue­vos que só­lo los me­jo­res es­tán dis­pues­tos a ju­gar. Des­cu­bre los es­ce­na­rios de bo­nus Al ter­mi­nar cier­tos mun­dos, apa­re­ce­rá una op­ción que in­di­ca que pue­des par­ti­ci­par en un ni­vel de bo­nus, en los que en­con­tra­rás a al­gu­nos otros Toad de co­lo­res y al­gu­nos cua­dros de in­te­rro­ga­ción, ye de­pen­dien­do de cuál elijas, se­rá el ti­po de ni­vel que de­be­rás re­co­rrer. Los Toad te da­rán o guia­rán a di­fe­ren­tes lu­ga­res, con al­gu­nas ven­ta­jas que tie­nes que con­si­de­rar en la aven­tu­ra, co­mo el uso de pi­cos, hon­gos o ce­re­zas. Den­tro de los ni­ve­les, te en­cuen­tras so­lo, y lo úni­co que de­be es­tar en tu men­te es com­ple­tar­los y ob­te­ner el ma­yor nú­me­ro de mo­ne­das, ya que si jun­tas las su­fi­cien­tes, ob­ten­drás vi­das ex­tra que pue­den ayu­dar­te de­ma­sia­do cuan­do es­tás en pe­li­gro, por lo que se­rá nor­mal que pier­das al­gu­nas vi­das en el in­ten­to por com­ple­tar­los. ¡Co­mien­za la ver­da­de­ra aven­tu­ra! Al ini­ciar los ni­ve­les, to­ma en cuen­ta que tie­nes al­gu­nos se­gun­dos, en oca­sio­nes mu­cho más, pa­ra ana­li­zar el área de jue­go, pe­ro si quie­res te­ner una me­jor vi­sión, te re­co­men­da­mos co­lo­car­te en un pun­to muer­to, pa­ra que na­da te pue­da to­car, pe­ro que sí ten­gas la po­si­bi­li­dad de ver a to­dos los enemi­gos en pan­ta­lla y, con es­to, plan­tear una po­si­ble ru­ta de es­ca­pe que nos da­rá la ven­ta­ja de­fi­ni­ti­va. La ob­ser­va­ción es la cla­ve, mi­rar, cal­cu­lar los tiem­pos, ya que to­do en el mun­do vir­tual fun­cio­na co­mo un re­loj, ni un se­gun­do an­tes, así que de­bes apro­ve­char­lo pa­ra avan­zar, aun­que di­cha ar­mo­nía se rom­pe cuan­do eres de­tec­ta­do por al­gún enemi­go, en ese mo­men­to él o los enemi­gos que te ha­yan vis­to co­rre­rán ha­cia ti, pe­ro tam­bién es­to es una ven­ta­ja, ya que si tie­nes el pi­co, o in­clu­so si es­tás en una pla­ta­for­ma mó­vil, pue­des ti­rar­los pa­ra eli­mi­nar­los, to­do de­pen­de­rá de las cir­cuns­tan­cias, es por ello que ex­pe­ri­men­tar es muy im­por­tan­te en es­te ti­po de en­tre­gas.

Co­mo ya co­men­ta­mos, exis­ten di­ver­sas for­mas de ga­nar al­gu­nos se­gun­dos, y es­to es muy im­por­tan­te en los di­fe­ren­tes ni­ve­les, so­be to­do en los pri­me­ros, en los que unas cria­tu­ras de pie­dra in­ten­tan de­te­ner­te. Si les arro­jas un na­bo, se que­da­rán pa­ra­li­za­dos al­gu­nos se­gun­dos, así que lan­zán­do­lo en el pun­to co­rrec­to, es­ta­rás ga­nan­do mu­cho tiem­po y tu pa­se se­gu­ro a la si­guien­te par­te del ni­vel. Apren­de a leer el es­ce­na­rio En mu­chas oca­sio­nes, ha­bla­do del fa­mo­so ins­tin­to de vi­deo­ju­ga­dor, ese que vi­vió sus años do­ra­dos en los años 90 y que, al igual que al Hom­bre Ara­ña, su sen­sor le avi­sa­ba del pe­li­gro cer­cano, a no­so­tros, nos aler­ta­ba so­bre la po­si­bi­li­dad de al­gún se­cre­to ocul­to. Tal vez, si no tie­nes tan­to tiem­po ju­gan­do no se­pas de qué es­ta­mos ha­blan­do, pe­ro po­de­mos ase­gu­rar­te que se tra­ta de al­go que en Cap­tain Toad Trea­su­re Trac­ker vas a des­per­tar. Si bien las estrellas es­tán a la vis­ta to­do el tiem­po, ítems co­mo los dia­man­tes, es­tán ocul­tos en el es­ce­na­rio y só­lo ana­li­zan­do, apren­dien­do a leer las se­ña­les, po­drás en­con­trar­los. Hay par­tes del es­ce­na­rio que se pue­den mo­ver, otras que se rom­pen, in­clu­so al­gu­nas que es­tán cus­to­dia­das por gran­des enemi­gos, y que si no pa­sas por ahí, no afec­ta en la to­ma de la es­tre­lla, pe­ro, ¿por qué es­tán pro­te­gi­das esas zo­nas? De­fi­ni­ti­va­men­te por­que ocul­tan al­go, tie­nen se­cre­tos que tra­du­ci­mos en se­llos o en dia­man­tes, así que pon es­pe­cial aten­ción en esas áreas, so­bre to­do si quie­res co­no­cer los ni­ve­les se­cre­tos. Ha­blan­do de cosas que no co­no­cía­mos, a di­fe­ren­cia de la ver­sión pa­ra Wii U, aquí se cuen­tan con ni­ve­les nue­vos ins­pi­ra­dos en New Donk City, mun­do que co­no­ci­mos en Su­per Ma­rio Odys­sey pa­ra Nin­ten­do Switch.

El tra­ba­jo en equi­po tie­ne ven­ta­jas.

q Al­gu­nos enemi­gos pue­den es­tar de tu la­do.

▲ Usa los na­bos en con­tra de los enemi­gos.

▲ Las cosas pue­den gi­rar un po­co.

u Usa los ob­je­tos pa­ra ge­ne­rar mo­vi­mien­to.

t Re­cuer­da po­ner las cosas a tu fa­vor.

▲ Bus­ca el me­jor fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.