Cada uno de los per­so­na­jes te­nía sus pro­pias ha­bi­li­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas

Nintendo - - GAMEVISTAZO RETRO -

Des­truc­tor, que se­cues­tra­ba a Splin­ter y a April O’Neil, y las tor­tu­gas de­bían se­guir su ras­tro por to­do EU, vi­si­tan­do lu­ga­res, co­no­ci­dos pa­ra los fans de es­ta se­rie, y de­rro­tan­do a los mu­tan­tes, se­cua­ces de Sh­re­der, en pe­leas uno vs uno. Aquí ele­gías a una de las cua­tro tor­tu­gas pa­ra res­ca­tar a tus ami­gos.

Mas allá de Leo­nar­do, Mi­chael An­gel, Rap­hael y Do­na­te­llo

El otro mo­do de his­to­ria, nos con­ta­ba que un pro­gra­ma de TV pa­tro­ci­na­ba un tor­neo de pe­leas con un su­cu­len­to pre­mio mo­ne­ta­rio, al cual el mal­va­do Sh­re­der se ha­bía ins­cri­to, lan­zan­do un re­to a las tor­tu­gas pa­ra par­ti­ci­par. Es­te mo­do te per­mi­tía uti­li­zar a más per­so­na­jes y co­no­cer sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra ga­nar el pre­mio. Los per­so­na­jes que apa­re­cen en es­te jue­go son al­gu­nos que se re­to­ma­ron de las pri­me­ras his­to­rie­tas y las ca­ri­ca­tu­ras co­mo War, un enor­me mons­truo mu­tan­te sa­li­do de los có­mics ori­gi­na­les de las tor­tu­gas, el cual te ata­ca­ba con enor­mes ga­rras y te­nía lar­go al­can­ce; era len­to pa­ra ca­mi­nar pe­ro da­ba gran­des sal­tos.

Win­gnut era una es­pe­cie de mu­tan­te vam­pi­ro que apa­re­ció en la se­rie de TV y có­mics. Es­te per­so­na­je po­seía ata­ques muy ve­lo­ces, ya que po­día man­te­ner­se en el ai­re; era rá­pi­do, pe­ro sus gol­pes abar­ca­ban po­ca dis­tan­cia. Ch­ro­me Do­me, era un an­droi­de ase­sino, crea­do por el mis­mo Sh­re­der pa­ra aca­bar a las tor­tu­gas. Es­te per­so­na­je te­nía buen al­can­ce en sus gol­pes y a dis­tan­cia tam­bién era letal. Ar­mag­gon, es un mu­tan­te ti­bu­rón con muy bue­na ve­lo­ci­dad y al­can­ce, era fá­cil ha­cer com­bos de­vas­ta­do­res con es­te per­so­na­je. Ar­mag­gon apa­re­ció en la pri­me­ras aven­tu­ras de los có­mics de los an­fi­bios ver­des.

Ka­rai, la hi­ja per­di­da de She­re­der, ha­cia su pre­sen­cia en es­te jue­go. Sus ata­ques eran muy fuer­tes y ve­lo­ces, y po­días crear com­bos di­fí­ci­les de de­te­ner. Por úl­ti­mo es­ta­ba As­ka, una mu­jer nin­ja muy ágil y ve­loz que la con­ver­tía en una du­ra con­trin­can­te. Ella fue crea­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­te jue­go. Po­días usar a las cua­tro tor­tu­gas, cada una con mo­vi­mien­tos ex­clu­si­vos y di­fe­ren­te mo­vi­li­dad pa­ra que no sin­tie­ras que estabas usan­do al mis­mo per­so­na­je.

Co­mo un gran ex­tra, po­días usar a She­re­der por pri­me­ra vez en un vi­deo­jue­go y aca­bar tú mis­mo con las tor­tu­gas. Es­te per­so­na­je, qui­zá era el mas ba­lan­cea­do de to­dos con buen al­can­ce, fuer­za y ra­pi­dez. Al fi­nal, en­fren­ta­bas al Rat King, vie­jo enemi­go de las tor­tu­gas pa­ra ga­nar el pre­mio. Ca­be se­ña­lar, que cada per­so­na­je te­nía un “su­per­ata­que de­ses­pe­ra­do”, que con­for­me ibas re­ci­bien­do da­ño, la ba­rra del ata­que se iba lle­nan­do, lo que te per­mi­tía sal­var el round o de­jar ca­si aca­ba­do a tu enemi­go si co­nec­ta­bas to­do el com­bo. Es­tos mo­vi­mien­tos eran muy es­pec­ta­cu­la­res y vis­to­sos, por ejem­plo, Do­na­te­llo lan­za­ba un enor­me dra­gón que te man­da­ba a vo­lar. Ar­mag­gon, con­vo­ca­ba un mi­ni tsu­na­mi, Leo­nar­do lan­za­ba un ata­que de ve­lo­ces pu­ños.

Jue­go úni­co en su ti­po

Es­te de­sa­rro­llo te­nía una muy bue­na mo­vi­li­dad y los con­tro­les de la SNES, eran per­fec­tos pa­ra ju­gar es­te tí­tu­lo. Los grá­fi­cos es­ta­ban muy bien detallados y ape­ga­dos a lo que veía­mos en los jue­gos pre­vios, con es­tu­pen­das ani­ma­cio­nes lle­nas de de­ta­lles y co­lo­res. Ha­bía pe­que­ños ca­meos de per­so­na­jes apa­re­ci­dos en la se­rie ani­ma­da y, si eras fan, los des­cu­brías de in­me­dia­to. El so­ni­do era per­fec­to pa­ra el jue­go, con vo­ces per­so­na­li­za­das en ata­ques y mo­vi­mien­tos es­pe­cia­les; lo mí­ni­mo que es­pe­ras de un jue­go de pe­leas de la épo­ca. Es­te tí­tu­lo fue la res­pues­ta de Ko­na­mi pa­ra to­dos aque­llos jue­gos de pe­leas que inun­da­ron el mer­ca­do en a prin­ci­pios de los 90, con una li­cen­cia que era qui­zá de las más po­pu­la­res en aque­llos años y la ver­dad es que TMNT: Tour­na­ment Figh­ters fue un es­tu­pen­do jue­go que mos­tró un po­co más del uni­ver­so de las tor­tu­gas y que de­jó sa­tis­fe­cho a los fans de es­tos per­so­na­jes y a aque­llos que les gus­ta­ban de los jue­gos de pe­lea de la épo­ca. El jue­go no tu­vo se­cue­la y no se ha­bló ja­más de una po­soi­ble adap­ta­ción pa­ra con­so­las más po­de­ro­sas, por lo que lo con­vier­ten en un jue­go de cul­to, que sin pre­ten­der­lo, se po­si­cio­nó co­mo un muy buen jue­go del gé­ne­ro y digno de aque­llos años. Por cier­to, es­te fue de los pri­me­ros jue­gos que tu­vie­ron una pre­sen­ta­ción ofi­cial en Mé­xi­co, gra­cias a cier­ta re­vis­ta ofi­cial de Nin­ten­do, a la cual le agra­de­ce­mos tan­to, ¿cier­to Club Nin­ten­do? Si ju­gas­te TMNT: Tour­na­ment Figh­ters, pue­des cons­ta­tar que lo di­cho aquí es ver­dad. Si lo pue­des ju­gar, y eres fan de las Tor­tu­gas, haz­lo, ju­ro que te atra­pa­rá.

El mal­va­do Sh­re­der ha­cien­do de las su­yas.

▲ Com­ba­tes uno a uno en los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios.

▲ El pa­so de las TMNT en el mun­do del có­mic.

▲ Anun­cios im­por­tan­tes lle­gan al tor­neo.

▲ T.M.N.T.: Turtles in Ti­me. ¡Una jo­ya del SNES!

▲ Lo que sea por res­ca­tar a April O’Neil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.