Mons­ter Hun­ter Ge­ne­ra­tions Ul­ti­ma­te

¡Con­viér­te­te en el me­jor ca­za­dor del mun­do!

Nintendo - - TIPS -

Tu­vie­ron que pa­sar va­rios me­ses, pe­ro por fin el es­pe­ra­do Mons­ter Hun­ter es­tá con no­so­tros en Amé­ri­ca pa­ra Nin­ten­do Switch. Des­de su apa­ri­ción en Wii, ha­ce ya prác­ti­ca­men­te una dé­ca­da, ha si­do pie­za fun­da­men­tal en las con­so­las de Nin­ten­do, co­mo Wii U y Nin­ten­do 3DS, y cla­ro, no iba a que­dar­se el Switch fue­ra de es­ta ten­den­cia. Si te sien­tes al­go no­va­to en es­ta obra, pe­ro quie­res ser uno de los ex­per­tos, no te preo­cu­pes, te he­mos pre­pa­ra­do va­rios con­se­jos pa­ra que pue­da co­men­zar con el pie de­re­cho en es­ta gran obra de Cap­com que se ha con­ver­ti­do ya en un clá­si­co. Co­no­ce las ar­mas y los es­ti­los de jue­go El pri­mer pun­to pa­re­ce sim­ple pe­ro es el más im­por­tan­te, una ma­la elec­ción pue­de ale­jar­te del jue­go pa­ra siem­pe. Exis­ten más de 10 ti­pos dis­tin­tos de ar­mas, y lo me­jor es que ex­pe­ri­men­tes ca­da una. Mu­cha gen­te, se va con las ar­mas de po­ten­cia, co­mo el mar­ti­llo o el ha­cha, pe­ro tam­bién las ar­mas pe­que­ñas co­mo la ba­lles­ta o el ar­co pue­den ser de gran ayu­da si las sa­bes uti­li­zar. De en­tra­da, pa­ra que pue­das ini­ciar sin mu­chos pro­ble­mas, no­so­tros te re­co­men­da­mos que uses la Gran Es­pa­da o Es­pa­da y Es­cu­do, ar­ma­men­to que cum­ple con los pun­tos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te, po­ten­cia y ha­bi­li­dad. ¡Ya ve­rás!

Aho­ra bien, ya que ten­gas el ar­ma, pien­sa en el es­ti­lo de jue­go. Hay tres di­fe­ren­tes por ar­ma, uno neu­tral y dos más en­fo­ca­dos a la ofen­si­va y de­fen­si­va, ya de­pen­de de ca­da uno la elec­ción. Aho­ra bien, no te preo­cu­pes si quie­res cam­biar una vez que ya los ele­gis­te, por­que po­drás ha­cer­lo en el mo­men­to que lo desees. Te su­ge­ri­mos que ex­pe­ri­men­tes, que real­men­te pa­ses tiem­po con ca­da ar­ma o es­ti­lo, só­lo de es­te mo­do po­drás apren­der a usar una ar­ma, aun­que lo ideal, pe­ro se lo­gra con el pa­so de las ho­ras (ha­bla­mos de cien­tos), es que pue­das usar cual­quier ti­po. En un mo­men­to va­mos a ha­blar de los ele­men­tos de las ar­mas... pe­ro pri­me­ro co­men­te­mos un po­co de las ar­ma­du­ras, ya que tam­bién es­tas re­ci­ben ayu­da de los ele­men­tos de ca­da mons­truo, y es to­do un te­ma a con­si­de­rar. No va­yas de­nu­do a las ca­ce­rías Al ini­ciar el jue­go, lo ha­ces li­te­ral­men­te, en cal­zo­nes. No tie­nes nin­gún ti­po de ar­ma­du­ra y pa­ra lo úni­co que te al­can­za es pa­ra una sim­ple ar­ma­du­ra de me­tal, que pa­re­ce he­cha con al­gu­nas cu­cha­ras por la po­ca de­fen­sa que te ofre­ce, pe­ro bueno, na­die di­jo que el ca­mino en Mons­ter Hun­ter se­ría sen­ci­llo, es por eso que los ca­za­do­res de re­nom­bre han lo­gra­do to­do, por so­por­tar y su­pe­rar los pro­ble­mas. El se­gun­do pun­to a con­si­de­rar, lue­go de te­ner tu ar­ma, es la ar­ma­du­ra. Hay ar­ma­du­ras por ca­da uno de los mons­truos que hay en el jue­go, es decir, tie­nes más de una cen­te­na por for­jar, más las es­pe­cia­les que apa­re­cen só­lo al com­ple­tar cier­tos even­tos es­pe­cia­les. Pe­ro co­men­ce­mos de una vez por to­das, una ar­ma­du­ra te per­mi­ti­rá re­sis­tir va­rios ata­ques de los di­fe­ren­tes mons­truos, cla­ro, mien­tras me­jor sea la ar­ma­du­ra, más ata­ques pue­des ad­mi­tir en los com­ba­tes.

Mar­ca a los mons­truos con una bom­ba de co­lor pa­ra que se­pas a don­de se mue­ven.

Exis­ten tres ran­gos pa­ra for­jar una ar­ma­du­ra, Ba­jo, Al­to y G, sien­do el Rango G el más ele­van­do den­tro del jue­go, lo que sig­ni­fia, cla­ro, una ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra po­der for­jar­la, pe­ro tam­bién me­jo­res con­di­cio­nes cuan­do las usas. Ca­da oca­sión que ca­zas o cap­tu­ras un mons­truo, re­ci­bes par­tes de di­cho mons­truo, co­mo pue­den ser cuer­nos, co­la o al­gu­nas pie­dras va­lio­sas. Es­tas pie­zas te las pi­de pa­ra for­jar los di­fe­ren­tes ti­pos de ar­ma­du­ras que exis­ten en el tí­tu­lo. Cuan­do es tu pri­me­ra vez en el jue­go, por lo re­gu­lar, quie­res ha­cer una ar­ma­du­ra de in­me­dia­to, y es nor­mal, pe­ro no lo ha­gas. Las ar­ma­du­ras de Rango Ba­jo pa­re­cen es­tar he­chas de pa­pel, son muy dé­bi­les, y só­lo te sir­ven pa­ra ese rango, en Al­to o G, es co­mo si no tu­vie­ras na­da pues­to, así que lo me­jor es for­jar lo que te va­ya sa­lien­do sin que­rer com­ple­tar un set, es decir, usa un cas­co de Rat­hia y pe­cho de Lu­droth, no pa­sa na­da, el chis­te es que no sal­gas des­nu­do, pe­ro no pier­das tiem­po en el Rango Ba­jo. Una vez que ha­yas su­pe­ra­do las prue­bas de di­cho rango, aho­ra sí, co­mien­za el jue­go de ver­dad, el Ba­jo es un tu­to­rial de lo que re­pre­sen­ta Mons­ter Hun­ter. Ya en Rango Al­to, ahí sí, co­mien­za a ar­mar

sets de ar­ma­du­ras, com­ple­ta to­das, por­que al usar­las com­ple­tas, re­ci­ves al­gu­nos be­ne­fi­cios, co­mo re­sis­ten­cia ex­tra a cier­to ti­po de mons­truos o ata­ques, sa­lud, en fin, hay de to­do. Ha­ble­mos de los ele­men­tos Aho­ra sí, co­mo lo co­men­ta­mos al ini­cio, ya que sa­bes có­mo es­tá el asun­to con las ar­ma­du­ras y ar­mas, hay que

Re­cuer­da siem­pre ayu­dar a tu equi­po, na­da lo­gra­rás si ca­zas so­lo

ha­blar de los ele­men­tos. Al es­ti­lo de Po­ké­mon, hay va­rios ele­men­tos pa­ra ca­da mons­truo, co­mo eléc­tri­co, fue­go, hie­lo o ve­neno. Ca­da uno, afec­ta más a otro dis­tin­to ti­po, es decir, si vas a ca­zar a un mons­truo con ele­men­to hie­lo, es me­jor usar una ar­ma de fue­go o una ex­plo­si­va, ya que ade­más del gol­pe fí­si­co que le co­nec­ta­rás con tu ar­ma, cau­sa­rá un da­ño ex­tra al ha­cer con­tac­to, de­bi­do al ele­men­to. Los ele­men­tos, co­mo ya vi­mos, jue­gan a tu fa­vor, pe­ro tam­bién pue­den ha­cer­lo en con­tra. Si usas una ar­ma­du­ra dé­bil con­tra el fue­go, y en­fren­tas un Rat­ha­los, no im­por­ta que sea de un rango su­pe­rior, te la van a que­mar co­mo si fue­ra pa­pel, así que es muy im­por­tan­te que ten­gas ar­mas y ar­ma­du­ras pa­ra ca­da oca­sión, es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre un ca­za­dor bueno y otro que ter­mi­na­rá ca­za­do. Me­jo­ras pa­ra tu equi­po Si pen­sas que lo an­te­rior era lo úti­mo de ar­mas y ar­ma­du­ras, es­tás equi­vo­ca­do. De­be­mos ha­blar de sus me­jo­ras. To­das las ar­mas y ar­ma­du­ras, pue­des su­bir­las de ni­vel, con es­to, co­mo es ló­gi­co, ga­nas en fuer­za, de­fen­sa y ata­que. Pa­ra me­jo­rar las ar­mas, re­quie­res de pie­zas de mons­truo, mien­tras que pa­ra las ar­ma­du­ras, mi­ne­ra­les, por lo que es imm­por­tan­te lle­var siem­pre un pi­co a las mi­sio­nes... lo que nos lle­va a otro pun­to, la re­co­lec­ción. En Mons­ter Hun­ter, los dis­tin­tos mons­truos se en­cuen­tran en am­bien­tes muy di­ver­sos, de­sier­tos, ca­ver­nas, bos­ques, mon­ta­ñas, ca­da lu­gar con flo­ra y fau­na úni­ca. Pa­ra me­jo­rar o for­jar ar­mas y ar­ma­du­ras, a ve­ces tam­bién se re­quie­re de in­sec­tos y mi­ne­ra­les, así que te re­co­men­da­mos lle­var siem­pre pi­cos y re­des a las mi­sio­nes, lo cua­les son muy ba­ra­tos, y pue­des lle­var has­ta cin­co de ca­da uno. No son in­fi­ni­tos, des­pués de un tiem­po se rom­pen, así que de­bes es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ello, pue­des que­dar­te sin un mi­ne­ral im­por­tan­te si no es­tás pre­pa­ra­do. ¿Ya es­toy lis­to pa­ra ca­zar? Ya tie­nes ar­ma­du­ra, ar­ma, pi­cos, re­des, ya de­bes es­tar lis­to pa­ra ca­zar ¿ver­dad? Pues no, aún no. En la ba­ta­lla con los

Nun­ca de­bes con­fiar­te, cuan­do el mons­truo es­tá a pun­to de caer, es cuan­do se vuel­ve más pe­li­gro­so.

mons­truos, per­de­rás ener­gía siem­pre, no im­por­ta qué tan bueno seas, re­ci­bi­rás gol­pes, y aun­que ini­cies con tu ba­rra de ener­gía al má­xi­mo, no te va a du­rar to­da la mi­sión, crée­nos, no du­ra. Exis­te una lis­ta de co­sas que no pue­des ol­vi­dar an­tes de ir a ca­zar y que de­ben es­tar en tu bol­sa. Ha­bla­mos de po­cio­nes y me­ga po­cio­nes de sa­lud, be­bi­das frías y ca­lien­tes, an­tí­do­tos, hier­bas de sa­lud, pie­dra de afi­lar, fi­le­tes de re­sis­ten­cia y al­gu­nos ex­tras co­mo bo­las de pin­tu­ra o tran­qui­li­zan­tes pa­ra las mi­sio­nes de cap­tu­ra. Exis­ten dos ti­pos de mi­sio­nes den­tro de Mons­ter Hun­ter, de ca­za y de cap­tu­ra. En las pri­me­ras, no hay op­ción, de­bes de­rro­tar al mons­truo, de­di­car­le cien­tos de gol­pes has­ta que caiga, mien­tras que en las de cap­tu­ra, de­bes es­tar aler­ta de pe­que­ños de­ta­lles pa­ra po­der com­ple­tar­las. De en­tra­da, re­quie­res de tram­pas, só­lo pue­des lle­var dos, así que no las des­per­di­cies. El mons­truo se­rá cap­tu­ra­do cuan­do lo­gres de­bi­li­tar­lo lo su­fi­cien­te, sin ma­tar­lo. Mu­chas ve­ces nos emo­cio­na­mos por la ac­ción y aca­ba­mos de­rri­bán­do­lo an­tes de que sea ne­ce­sa­rio y fa­lla­mos la mi­sión, así que de­bes te­ner pre­sen­te es­te de­ta­lle una vez que es­tés ahí. Lo que ne­ce­si­tas, es no­tar que su as­pec­to cam­bia, es decir, de en­tra­da, ca­mi­na­rá len­to, ade­más de que ba­bea­rá y bus­ca­rá es­ca­par. Jus­to en ese mo­men­to, de­bes de­jar de gol­pear­lo, aho­ra sí, co­mien­za el pro­ce­so de cap­tu­ra. Cuan­do no­tes los sig­nos an­te­rio­res, co­lo­ca una tram­pa y espera a que caiga, en ese mo­men­to, lan­za bom­bas tran­qui­li­zan­tes y lis­to, ha­brás cum­pli­do con la mi­sión. Co­mo es un po­co más ele­bo­ra­do es­to, que sim­ple­men­te ca­zar, las re­com­pen­sas tam­bién son me­jo­res, por lo que mu­chas ve­ces que­rrás cap­tu­rar en lu­gar de ca­zar.

Más va­le acom­pa­ña­do que so­li­ta­rio El jue­go es­tá to­tal­men­te en­fo­ca­do al mul­ti­ju­ga­dor, has­ta cua­tro per­so­nas pue­den par­ti­ci­par en las ca­ce­rías, y es muy im­por­tan­te que cuan­do es­to ocu­rra, ca­da in­te­gran­te del equi­po se en­fo­que en al­gu­nos pun­tos del mons­truo, es decir, los que tie­nen espadas, de­ben bus­car cor­ta la co­la del mons­truo (per­mi­te ob­te­ner pre­mios ex­tra), mien­tras que

los que usen ar­mas de ata­ques cer­ca­nos, pue­den en­fo­car­se en las pier­nas, y los de po­der, co­mo los mar­ti­llos, en la ca­be­za, pa­ra rcom­per los cuer­nos. Son mu­chas las va­rian­tes que exis­ten y que pue­den ayu­dar a que una mi­sión ten­ga me­jo­res re­sul­ta­dos.

El me­jor jue­go de la se­rie es sin du­da Ge­ne­ra­tions, con más ar­mas, mons­truos y ar­ma­du­ras que nin­guno de la fran­qui­cia

Só­lo pue­den des­ma­yar­se tres ve­ces por mi­sión, así que es im­por­tan­te que se apo­yen en­tre to­do el equi­po. Pue­des re­par­tir to­dos los ítems de apo­yo en el mo­men­to que lo quie­ras, po­cio­nes, be­bi­das, to­do es útil, pe­ro tam­bién lo son los pol­vos e vi­da. Es­te es un ítem es­pe­cial, que re­pre­sen­ta el éxi­to o fra­ca­so de una mi­sión. Cuan­do los usas, re­cu­pe­ras sa­lud, pe­ro eso no es lo más im­por­tan­te, sino que tam­bién to­do tu equi­po lo ha­ce. Es­to sir­ve pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, ya que a ve­ces un gol­pe pue­de de­jar a tus com­pa­ñe­ros ma­rea­dos y con muy po­ca sa­lud, lis­tos pa­ra ser de­rro­ta­dos por el mons­truo. Es en esos mo­men­tos en los que de­bes usar los pol­vos de vi­da, no im­por­tan­do que tú es­tés al má­xi­mo de sa­lud, la prio­ri­dad es man­te­ner al equi­po a sal­vo. Es­pe­ra­mos que es­tos con­se­jos te sean de ayu­da pa­ra ini­ciar tu ca­mino en el mun­do de Mons­ter Hun­ter. No ol­vi­des que pue­des co­men­tar­nos o pe­gun­tar­nos lo que ne­ce­si­tes, tal vez pa­ra al­gún ti­po de mons­truo en par­ti­cu­lar, y te ayu­da­re­mos con gus­to.

u Al­gu­nos mons­truos de­bu­tan en es­ta ver­sión.

t Tie­nes a tus Pa­li­cos pa­ra no ca­zar so­lo.

q Una agra­da­ble no­che de ca­ce­ría.

▲ Al­gu­nos mons­truos son real­men­te enor­mes.

q Uti­li­za to­das las ar­mas en tu co­lec­ción.

qPue­des te­ner di­fe­ren­tes ac­cio­nes al ter­mi­nar una ca­ce­ría. u Las pos­ta­les que pue­des cap­tu­rar son her­mo­sas.

▲ Cuí­da­te de los enemi­gos que ro­dean las is­las.

t ¿Quie­res un abra­zo de oso?

q La gran es­pa­da te per­mi­te blo­quear ata­ques sin su­frir da­ño. ▲ No sal­gas a ca­zar sin an­tes co­mer.

▲ Link apa­re­ce tam­bién co­mo atuen­do.

▲ Usa las po­cio­nes al es­tar en una zo­na se­gu­ra.

▲ Las ani­ma­cio­nes son im­pre­sio­nan­tes.

t Se­gu­ro ha­rás bue­nos ami­gos en es­te jue­go.

▲ Mu­chos mons­truos tie­nen for­mas ra­ras.

q La­gia­crus si­gue sien­do uno de los mons­truos más es­pec­ta­cu­la­res.

q Si tie­nes suer­te, pue­des con­se­guir bue­nos ob­je­tos.

t El jue­go cuen­ta con ci­ne­mas asom­bro­sos.

▲ Re­vi­sa bien tu in­ven­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.