Po­ké­mon: Let’s Go, Pi­ka­chu! / Let’s Go, Ee­vee!

Un nos­tál­gi­co re­gre­so a la re­gión más em­ble­má­ti­ca, Kan­to

Nintendo - - SUMARIO -

Pa­ra ser el me­jor maes­tro Po­ké­mon ne­ce­si­ta­rás al­gu­nos con­se­jos. ¡Atra­pa a to­dos los Poc­ket Mons­ters!

To­dos tu­vi­mos nues­tras du­das con es­te jue­go. Pen­sa­mos que se­ría una adap­ta­ción del fe­nó­meno de ce­lua­res a una con­so­la ca­se­ra, de mo­do que no ten­dría ese me­ta jue­go que tan­to nos gus­ta a los que ju­ga­mos com­pe­ti­ti­vo, pe­ro lo cier­to es que nos ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te, así que he­mos de­ci­di­do dar­te al­gu­nos con­se­jos, tan­to pa­ra los que jue­gan com­pe­ti­ti­vo, co­mo pa­ra los que van ini­cian­do en es­te mun­do Po­ké­mon. Pri­me­ros pa­sos en el jue­go Si bien nos en­con­tra­mos an­te la más re­cien­te re­crea­ción del Po­ké­mon ori­gi­nal de Ga­me Boy, han cam­bia­do mu­chas co­sas, al­gu­nas no pa­ra bien, pe­ro al­gu­nas otras va­ya que han vuel­to a la obra mu­cho más di­ná­mi­ca. Co­men­ce­mos por ha­blar de las téc­ni­cas se­cre­tas de los Po­ké­mon. Si ju­gas­te la pri­me­ra en­tre­ga en 1998, re­cor­da­rás que TM y HM que en­con­tra­bas en el ca­mino, te­nían cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo que las pri­me­ras só­lo las po­días en­se­ñar a Po­ké­mon com­pa­ti­bles una vez y des­apa­re­cía, es de­cir, si que­rías usar Thun­der­bolt en más de un Po­ké­mon, era im­po­si­ble, pe­ro en es­ta

ver­sión ja­más se pier­den, lo que da pau­ta a que pue­das te­ner cria­tu­ras muy bien en­tre­na­das. Pe­ro sin du­da el ma­yor do­lor de ca­be­za eran las HM. Es­tas téc­ni­cas sí las po­días en­se­ñar a más de un Po­ké­mon, pe­ro en al­gu­nos ca­sos no eran téc­ni­cas real­men­te im­por­tan­tes pa­ra los com­ba­tes, pe­ro, sí pa­ra avan­zar en el jue­go. Te ex­pli­ca­mos. Pa­ra su­pe­rar al­gu­nas par­tes de la aven­tu­ra, ne­ce­si­ta­bas usar téc­ni­cas co­mo Fly, Flash o Cut, que te per­mi­tían vo­lar, usar luz en lu­ga­res os­cu­ros o bien, cor­tar ar­bus­tos y se­guir tu aven­tu­ra. No eran bue­nos ata­ques en ba­ta­lla, pe­ro de­bías te­ner­los en un Po­ké­mon por fuer­za pa­ra po­der usar­los, lo que oca­sio­na­ba que sa­cri­fi­cá­ra­mos un es­pa­cio de ata­que por una de es­tas téc­ni­cas, ade­más de que a di­fe­ren­cias de las TM, las HM no se po­dían bo­rrar con na­da. Era real­men­te un do­lor de ca­be­za, pe­ro en Let’s Go se ha sim­pli­fi­ca­do. Aho­ra las téc­ni­cas es­pe­cia­les, han de­ja­do de ser HM, fun­cio­nan igual, pe­ro ya no las apren­de un Po­ké­mon en los mo­vi­mien­tos nor­ma­les de ba­ta­lla, son com­ple­ta­men­te ex­tras, per­mi­tien­doo que la aven­tu­ra sea más sen­ci­lla e in­tui­ti­va, y lo me­jor, no sa­cri­fi­cas a nin­gún Po­ké­mon en sus ha­bi­li­da­des. Los pun­tos ne­ga­ti­vos que en­con­tra­mos en la la en­tre­ga los te­ne­mos en el me­nú del jue­go. Al­gu­nas fun­cio­nes co­mo las HM, la lis­ta de Po­ké­mon y el ma­pa del jue­go, es­tán ocul­tos en sub me­nús, for­zán­do­te a en­trar mil ve­ces a el in­ven­ta­rio pa­ra al­go que po­dría ha­ber­se in­te­gra­do en un bo­tón, co­mo pa­sa con Po­ké­mon X/Y, por ejem­plo, pe­ro se en­tien­de por el con­trol de mo­vi­mien­to, que po­de­mos de­cir, no nos ha agra­da­do, so­re to­do por­que no se pue­de ju­gar con un con­trol Pro. La úni­ca for­ma de po­der ju­gar tra­di­cio­nal­men­te, es en mo­do por­tá­til de la con­so­la, de otro mo­do, ne­ce­si­tas los con­tro­les por mo­vi­mien­to.

Mu­cha re­fe­ren­cias a las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes y ani­me han si­do agre­ga­das al jue­go

© 1995-2018 Nin­ten­do / Crea­tu­res Inc. / GA­ME FREAK Inc.

u Eli­ge a tu en­tre­na­dor Po­ké­mon y con­quis­ta el mun­do.

▲ Pue­des con­se­guir una con­so­la es­pe­cial jun­to a es­te jue­go.

u El Pro­fe­sor Oak, te guia­rá pa­ra que ini­cies tu aven­tu­ra, de en­tra­da, te da­rá el Po­ké­dex.

t Lo­re­lei, una en­tre­na­do­ra que nos con­quis­tó a to­dos.

q To­dos los en­tre­na­do­res te da­rán ex­pe­rien­cia y di­ne­ro.

q El Equi­po Roc­ket tam­bién es­tá pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.