RETRATO

Se fue a Es­ta­dos Uni­dos, pro­bó suer­te en va­rios cas­tings, se mu­rió de mie­do, pe­ro, con su ta­len­to co­mo una úni­ca ar­ma, lle­gó a Net­flix. Na­da la de­tie­ne. Hoy pre­pa­ra nue­vos pro­yec­tos e in­clu­so es­tá es­cri­bien­do sus pro­pios guio­nes.

NuevaMujer - - SÍGUENOS Y GANA - Por Ro­cío Con­tre­ras Gó­mez. Fo­tos Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre, Es­tu­dio FE.

Fer­nan­da Urre­jo­la. Su vi­da en Es­ta­dos Uni­dos y su par­ti­ci­pa­ción en la se­rie Nar­cos

La vi por pri­me­ra vez en te­le­vi­sión, te­nía unos on­ce años. Fer­nan­da Urre­jo­la (37) in­ter­pre­ta­ba a Ma­til­de, una ado­les­cen­te de la te­le­se­rie 16 (2003). Más tar­de vi­nie­ron Mu­je­res de Lu­jo (2010), Trái­gan­me la ca­be­za de la mu­jer me­tra­lle­ta (2012) y Ba­la lo­ca (2016), en­tre otras pro­duc­cio­nes. Al año si­guien­te, par­tió a Es­ta­dos Uni­dos y de­jó su zo­na de con­fort.

La ter­ce­ra o cuar­ta vez que la vi fue en per­so­na. Apa­re­ció tras una cor­ti­na de plush en unos jeans ne­gros y una po­le­ra blan­ca, con su pe­lo cas­ta­ño on­du­la­do y suel­to, lis­ta pa­ra una se­sión de fo­tos en un es­tu­dio de Ñu­ñoa. Lu­ce se­gu­ra de sí, di­ce que se de­be a los años. Pe­se a que hay días y días, in­ten­ta en­fo­car­se en las co­sas bue­nas: “Hay que mi­rar­se, que­rer­se y en­ten­der que no hay que ser esa ima­gen per­fec­ta que se nos im­po­ne ser”. Es há­bil con la cá­ma­ra. No por na­da se con­vir­tió en Ma­ría El­vi­ra Mu­ri­llo, es­po­sa de Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do (Die­go Lu­na), pro­ta­go­nis­ta de la nue­va tem­po­ra­da de Nar­cos en la que el dra­ma de los car­te­les de dro­ga se tras­la­da al nor­te de Mé­xi­co.

En el pri­mer ca­pí­tu­lo la ve­mos po­co des­pués de los diez mi­nu­tos, es­con­di­da en una es­pe­cie de bún­ker, jun­to a los dos hi­jos que tie­ne con el per­so­na­je de Die­go Lu­na y una es­co­pe­ta. “Lo más di­fí­cil fue ha­cer un acen­to que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do en mi vi­da”, co­men­ta. El tono que tu­vo que emu­lar es un tan­to can­ta­di­to, arras­tran­do las pa­la­bras co­mo si no exis­tie­ra es­pa­cio en­tre ellas.

TIRARSE A LA PIS­CI­NA

Su lle­ga­da a Es­ta­dos Uni­dos fue com­ple­ja. Pri­me­ro se fue un mes a Los Án­ge­les pa­ra con­fir­mar que le gus­ta­ba la ciu­dad y, pe­se a que mu­chos le di­je­ron que se­ría du­ro, se fue igual. “Em­pe­cé a ha­cer cas­tings muer­ta de mie­do, pe­ro los mie­dos hay que en­fren­tar­los o si no la vi­da se po­ne fo­me”, di­ce.

En­tre to­dos, lle­gó a uno de Net­flix y des­pués de unos días, su­po que ha­bía que­da­do y que par­tían a grabar pron­to, pe­ro Fer­nan­da no lo pen­só dos ve­ces. “Fue una ex­pe­rien­cia im­pre­sio­nan­te des­de el prin­ci­pio, por­que no tu­vi­mos ni si­quie­ra una reunión de lec­tu­ra. Di­je: ‘ Ho­la. ¿ Có­mo es­tán?’ y me ti­ré a la pis­ci­na”.

En com­pa­ra­ción a las te­le­se­ries o pe­lí­cu­las en que ha­bía par­ti­ci­pa­do, se tra­ta­ba de una me­ga pro­duc­ción y lo que más le sor­pren­dió es que to­do fun­cio­na­ba de ma­ne­ra rá­pi­da, pues ca­da cin­co se­ma­nas gra­ba­ban dos epi­so­dios. “Iba a Mé­xi­co, ha­cía mis es­ce­ni­tas y me vol­vía a Los Án­ge­les. Siem­pre era un nue­vo di­rec­tor y te­nía que em­pe­zar de ce­ro. Fue par­te del desafío”, cuen­ta. Con el elen­co, hu­bo una re­la­ción flui­da; gran par­te del equi­po era me­xi­cano, en­tre ellos es­ta­ba su pa­re­ja fic­ti­cia in­ter­pre­ta­da por Die­go Lu­na, a quien de­fi­ne co­mo un muy buen com­pa­ñe­ro. “Me encantó tra­ba­jar con él. Es ama­ble y sú­per apa­ña­dor en la vo­rá­gi­ne de sa­car las es­ce­nas”.

Tras las de­nun­cias de abu­sos de 2017, Net­flix se ad­hi­rió a un pro­to­co­lo en es­ta ma­te­ria, lo que es un plus a la ho­ra de tra­ba­jar con el gi­gan­te au­dio­vi­sual. “Siem­pre me sen­tí có­mo­da en Chi­le y lo que he ha­bla­do de los abu­sos es que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a nor­ma­li­zar”, di­ce. “En Es­ta­dos Uni­dos to­dos es­tán te­nien­do mu­cho cui­da­do; na­die co­me­te un error a es­tas al­tu­ras”, agre­ga.

A tra­vés de Ins­ta­gram, sue­le pu­bli­car opi­nio­nes y no te­me de­cir lo que pien­sa: de­fien­de el abor­to le­gal, ma­ni­fies­ta apo­yo a víc­ti­mas de abuso se­xual y com­par­te con­te­ni­do de la Red de Ac­tri­ces Chi­le­nas (RACH). To­da­vía di­ce sor­pren­der­se de los co­men­ta­rios que re­ci­be en in­ter­net. “Me han tra­ta­do has­ta de ase­si­na por ha­blar del abor­to. Es mo­men­to de un cam­bio en la edu­ca­ción se­xual”.

Así es co­mo se ha en­car­ga­do de di­fun­dir la ne­ce­si­dad de un cam­bio de mi­ra­da. “La Red de Ac­tri­ces es ma­ra­vi­llo­sa. Po­de­mos unir fuer­zas y apo­yar te­mas que nos im­por­tan y, más allá del fe­mi­nis­mo, tie­ne que ver con los de­re­chos hu­ma­nos”.

¿Por qué te pa­re­ce re­le­van­te ha­blar te­mas co­mo los abu­sos, por ejem­plo?

Es al­go que nos ha pa­sa­do a to­das, tam­bién a ni­ños y ni­ñas, a los más vul­ne­ra­bles, y se es­tá ca­yen­do un sis­te­ma pa­triar­cal que ha man­te­ni­do es­to por si­glos. Es fuer­te mi­rar atrás y ver la lu­cha de las mu­je­res des­de ha­ce tan­to tiem­po. Eso es lo que me pa­re­ce va­lio­so fren­te a lo que es­tá pa­san­do aho­ra. Más allá de apun­tar con el de­do a los cul­pa­bles, es po­der abrir el te­ma y es­ta­ble­cer nue­vos lí­mi­tes.

Con­ge­las­te tus óvu­los y tam­bién de­fien­des el de­re­cho a abor­tar. Pa­ra al­gu­na gen­te to­da­vía es­to sue­na con­tra­dic­to­rio. Pa­ra ti, ¿qué sig­ni­fi­ca?

Con­ge­lé mis óvu­los y aho­ra, por fin, es­ta­mos ha­blan­do del abor­to. No tie­ne na­da de con­tra­dic­to­rio; es el po­der de de­ci­sión de la

Em­pe­cé a ha­cer cas­tings muer­ta de mie­do, pe­ro los mie­dos hay que en­fren­tar­los o si no la vi­da se po­ne fo­me”

mu­jer. Los avan­ces de la me­di­ci­na per­mi­ten rea­li­zar es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos y, por el mo­men­to que es­toy vi­vien­do, to­da­vía no ten­go pla­nes de ser ma­má. Soy pri­vi­le­gia­da, pe­ro me gus­ta­ría que to­das las mu­je­res tu­vie­ran es­ta po­si­bi­li­dad.

¿Có­mo es la reali­dad en Es­ta­dos Uni­dos?

Es im­pac­tan­te lo que pa­sa allá. Pe­se a to­do, se ha des­per­ta­do el amor en la gen­te y han en­ten­di­do que es ne­ce­sa­rio en­fren­tar el sis­te­ma de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. En Los Án­ge­les se ce­le­bra la di­ver­si­dad, la vi­da se res­pe­ta y las mu­je­res te­ne­mos voz. Creo que la ener­gía fe­me­ni­na, que es con­te­ne­do­ra, es a don­de va­mos co­mo so­cie­dad, y pre­fie­ro en­fo­car­me en que crez­ca lo lu­mi­no­so y no lo ne­ga­ti­vo.

SIN LI­MI­TA­CIO­NES

A me­di­da que se ex­pre­sa, Fer­nan­da de­ja en­tre­ver una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial y co­men­ta que desa­rro­lla es­te as­pec­to de su vi­da en pos de su bie­nes­tar. Se con­si­de­ra una per­so­na es­pi­ri­tual y una activista en es­te sen­ti­do, pues es el mé­to­do que le pa­re­ce efec­ti­vo y que tra­ba­ja en su día a día. “Me fun­cio­na, y ge­ne­ra cam­bios. Si es­tás fe­liz, se no­ta, y tam­bién tra­to de mos­trar­lo en mis re­des”. Es de aná­li­sis pro­fun­dos, le gus­ta me­di­tar, es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, agra­de­cer y dis­fru­tar ca­da mo­men­to. “No es un dis­cur­so. Es­toy siem­pre em­pu­ján­do­me a la luz, me doy tiem­po pa­ra mí, ca­mi­nar a pa­ta pe­lá, mi­rar el atar­de­cer. Me en­fo­co en co­sas que me ha­cen bien”.

Le pre­gun­to si aho­ra pue­de ana­li­zar có­mo fue el pro­ce­so de ir­se a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro su es­pon­ta­nei­dad lle­na to­do. “¿En re­tros­pec­ti­va? Co­mo si me es­tu­vie­ra muriendo”, se ríe y aña­de: “Me sien­to ca­paz de to­do, ten­go ga­nas y mu­cha ener­gía”. Co­men­ta que apren­dió mu­cho de las te­le­se­ries, tam­bién del tea­tro, pe­ro quie­re ex­plo­rar otros for­ma­tos y apro­ve­char las pla­ta­for­mas que ha con­quis­ta­do. Es­tá es­cri­bien­do guio­nes, de he­cho, an­tes de fin de año ro­da­rá un cor­to­me­tra­je que tra­ba­jó jun­to a la di­rec­to­ra chi­le­na Fran­cis­ca Ale­gría.

A la es­pe­ra del es­treno de Nar­cos, se man­tie­ne ac­ti­va y no des­car­ta co­la­bo­rar en Chi­le. “Por aho­ra es­toy ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no quie­ro ce­rrar puer­tas. To­do lo con­tra­rio; quie­ro se­guir abrien­do más”.

Por aho­ra es­toy ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no quie­ro ce­rrar puer­tas. To­do lo con­tra­rio; quie­ro se­guir abrien­do más”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.