CO­LUM­NA SO­LE DO­NO­SO

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por So­le­dad Do­no­so. Ma­qui­lla­do­ra. @so­le­do­no­somkp

Con­se­jos y pro­duc­tos pa­ra nu­trir­te y des­lum­brar

Exis­ten al­ter­na­ti­vas ul­tra hi­dra­tan­tes, en for­ma­to cal­ce­tín, que les da un tra­ta­mien­to de shock”

Siem­pre se sue­le de­cir que lle­va­mos to­do el pe­so de la vi­da so­bre los hom­bros, pe­ro quie­nes real­men­te se lle­van to­da la car­ga son nues­tros pies. Ade­más, en es­ta tem­po­ra­da el ca­lor co­mien­za a ser in­ten­so, y los bo­ti­nes y za­pa­ti­llas dan pa­so a san­da­lias y za­pa­ti­tos abier­tos, que de­jan al des­cu­bier­to a nues­tros tan fie­les com­pa­ñe­ros. La exposición dia­ria al pol­vo, ca­lor y des­hi­dra­ta­ción es co­mún en es­ta épo­ca (más aún cuan­do a fin de año co­rre­mos co­mo lo­cos), y los fac­to­res ex­ter­nos sue­len cau­sar es­tra­gos en ta­lo­nes y otras zo­nas. No só­lo de­jan un po­co es­té­ti­co as­pec­to, sino que ade­más in­co­mo­di­dad y, en oca­sio­nes, do­lor. El pri­mer pa­so y fun­da­men­tal es siem­pre man­te­ner hi­dra­ta­da es­ta zo­na. So­le­mos po­ner­nos to­do ti­po de pro­duc­tos en pier­nas, bra­zos o ros­tro, y mu­chas ve­ces ol­vi­da­mos los pies. Hay cremas es­pe­cí­fi­cas pa­ra el área que los pro­te­gen de agen­tes ex­ter­nos, co­mo la cre­ma Na­tu­ra Ekos de Ma­ra­cu­yá que es de­li­cio­sa pa­ra los pies, que los de­ja muy hi­dra­ta­dos con una sen­sa­ción de fres­cu­ra bas­tan­te pro­lon­ga­da, apar­te con un aro­ma de­li­cio­so. Si tus ta­lo­nes sue­len ser el pro­ble­ma, y tien­den a agrie­tar­se o ya es­tán as­pe­ros, re­co­mien­do uti­li­zar una cre­ma con cier­to por­cen­ta­je de urea, y que sea es­pe­cí­fi­ca pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. Siem­pre me ha fun­cio­na­do muy bien la cre­ma Is­din Po­dos, que con tan só­lo unos días de tra­ta­mien­to, po­drán no­tar cam­bios im­por­tan­tes en las tan in­có­mo­das grie­tas en el ta­lón. Es re­co­men­da­ble, ade­más, rea­li­zar una sua­ve ex­fo­lia­ción en las du­re­zas. Ha­go hin­ca­pié en que es­ta sea sua­ve, por­que mu­chas ve­ces se uti­li­zan he­rra­mien­tas pa­ra es­to de ma­ne­ra equi­vo­ca­da y muy fuer­te­men­te, em­peo­ran­do in­clu­so el es­ta­do de los pies. Las he­rra­mien­tas pa­ra ras­par o ex­fo­liar tie­nen que uti­li­zar­se con los pies se­cos, de ma­ne­ra sua­ve y só­lo al­gu­nos días de la se­ma­na. Si se rea­li­za el pro­ce­di­mien­to de for­ma fre­cuen­te, o du­ran­te mu­cho ra­to, pue­des de­jar muy sen­si­ble la zo­na y cau­sar do­lor in­clu­so pa­ra ca­mi­nar. Exis­ten va­ria­dos for­ma­tos de he­rra­mien­tas. Hay pa­le­tas ma­nua­les co­mo li­jas, que se en­cuen­tran en su­per­mer­ca­dos y farmacias, co­mo tam­bién al­gu­nas a ba­te­ría, que sue­len ha­cer el tra­ba­jo más fá­cil. En am­bos ca­sos, re­co­mien­do que no sea de­ma­sia­do abra­si­vo. Si crees que tu ca­so es ex­tre­mo, lo me­jor es acu­dir don­de un buen po­dó­lo­go y de­jar­lo en ma­nos de pro­fe­sio­na­les. Así co­mo exis­ten mas­ca­ri­llas pa­ra el ros­tro, oje­ras, la­bios, et­cé­te­ra, apa­re­cen va­ria­das ofer­tas pa­ra em­be­lle­cer los pies. Me gus­tó mu­cho Foot Peel de Skin Re­pu­blic (DBS), que des­pués de su uso, ha­ce un pee­ling. Li­te­ral­men­te, trans­for­ma la piel se­ca a hi­dra­ta­da. Se uti­li­zan co­mo cal­ce­ti­nes, se de­jan ac­tuar unos 20 mi­nu­tos, lue­go los en­jua­gas y se­cas. ¿Re­sul­ta­do? Que­dan per­fec­tos, pe­ro unos días des­pués co­mien­zan a des­pe­lle­jar­se y bo­tar mu­cha piel muer­ta. Aho­ra si só­lo quie­res dar­te un mi­mo ex­tra, exis­ten al­ter­na­ti­vas ul­tra hi­dra­tan­tes, tam­bién en for­ma­to cal­ce­tín, pe­ro que les da un tra­ta­mien­to de shock. Ideal pa­ra usar un día en que quie­ras lucir unas san­da­lias o que sien­tes que les exi­gis­te de­ma­sia­do. Otro te­ma de­li­ca­do es la su­do­ra­ción de los pies, que pue­de pro­du­cir des­de hon­gos a ma­los olo­res. El ideal es uti­li­zar cal­za­do lo más no­ble po­si­ble, y evi­tar plás­ti­cos y fi­bras sin­té­ti­cas. Si aún así los usas, re­co­mien­do aban­do­nar el tan in­có­mo­do tal­co, que de­ja to­do blanco y siem­pre, por una ra­zón, es me­dio caó­ti­co de apli­car y te atre­vas con los des­odo­ran­tes pa­ra pies. Lle­vo tiem­po uti­li­zan­do el de Brooks, que es in­vi­si­ble, real­men­te efec­ti­vo, de­ja una sen­sa­ción de fres­cu­ra por mu­cho tiem­po y evita mu­chas in­co­mo­di­da­des. Por úl­ti­mo, les re­co­mien­do que al re­gre­sar a ca­sa en­jua­guen el pol­vo que pu­die­ra que­dar del día y apli­quen un po­co de cre­ma an­tes de dor­mir, así sus pies tam­bién po­drán re­cu­pe­rar­se y des­can­sar du­ran­te la noche.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.