RE­TRA­TO

Es la ac­triz del mo­men­to. Lue­go de par­ti­ci­par en Per­do­na nues­tros pe­ca­dos, re­vo­lu­cio­na al pú­bli­co con sus im­pac­tan­tes es­ce­nas en el th­ri­ller noc­turno Pac­to de san­gre, de Ca­nal 13. Nos con­tó de los desafíos de in­ter­pre­tar a un per­so­na­je tan in­ten­so, su vis

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Rocío Venegas Al­caíno. Fo­tos Fernando Gu­tié­rrez Alia­ga. @fernando.fo­to­gra­fias

Ig­na­cia Baeza. Las lu­ces y som­bras de la vi­lla­na del mo­men­to

“Prác­ti­ca­men­te vi­vo me­ti­da en el sub­te­rrá­neo”, cuen­ta en­tre ri­sas Ig­na­cia Baeza ( 35), re­fi­rién­do­se al es­pa­cio don­de se ar­ma­ron los sets pa­ra gra­bar la exi­to­sa te­le­se­rie de Ca­nal 13, co­pro­du­ci­da jun­to a la pro­duc­to­ra AGTV. Es­te th­ri­ller cuen­ta la in­quie­tan­te his­to­ria de un ac­ci­den­te que po­ne de ca­be­za las vi­das de un gru­po de ami­gos, pa­san­do co­mo un hu­ra­cán tam­bién por to­do su en­torno.

En es­ta pro­duc­ción, Ig­na­cia ha si­do una sor­pre­sa. Con una ca­rre­ra de más de diez años en te­le­vi­sión, es­tá re­vo­lu­cio­nan­do a la au­dien­cia con Tri­ni­dad, una mu­jer de cla­se al­ta que vi­ve por y pa­ra su fa­mi­lia, ju­gan­do el rol de ma­dre y es­po­sa per­fec­ta. To­do eso se des­ba­rran­ca cuan­do se ha­ce cóm­pli­ce de un cri­men y pa­sa a ser la ca­be­za pen­san­te ca­paz de cual­quier co­sa por en­cu­brir­lo.

Su per­so­na­je rom­pe es­que­mas, sor­pren­de a la au­dien­cia con su san­gre fría y fuer­tes es­ce­nas. “Me til­dan de vi­lla­na, pe­ro no soy vi­lla­na. Ella es una víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias”, afir­ma re­fi­rién­do­se a las re­per­cu­sio­nes que ha te­ni­do su per­so­na­je en­tre el pú­bli­co. In­clu­so, Mi­gu­ras, una tien­da que lle­va la cul­tu­ra pop a la in­du­men­ta­ria, ven­de una po­le­ra con su ima­gen. Allí com­par­te ca­tá­lo­go con otras ma­las de la ta­lla de Sa­ri­ta Me­lla­fe, in­ter­pre­ta­da por Pau­li­na Urru­tia en Fue­ra de con­trol, o Car­min­ha, la ru­bia mal­di­ta de Ave­ni­da Bra­sil. “Me mo­rí de la ri­sa cuan­do me en­te­ré. Fue de­ma­sia­do bue­na on­da”, di­ce.

EX­PLO­RAN­DO EL LA­DO OS­CU­RO

“Me en­can­ta­ría de­cir que soy de esas ac­tri­ces con mé­to­do pa­ra pre­pa­rar un per­so­na­je, pe­ro la ver­dad es que lo ha­go des­de el pre­sen­te, en ca­da es­ce­na”. Acla­ra eso sí, que vol­vió a ver Breaking Bad, pres­tán­do­le especial aten­ción Sky­ler, pa­re­ja de Wal­ter Whi­te, que se ha­ce cóm­pli­ce del ne­go­cio, y vi­ve una trans­for­ma­ción si­mi­lar a la de Tri­ni­dad. El guion, ala­ba­do por el pú­bli­co y los pro­pios ac­to­res de la te­le­se­rie, con­tri­bu­yó pa­ra dar­le pro­fun­di­dad al per­so­na­je, ha­cién­do­la en­ten­der los mo­to­res que la mue­ven en el set cuan­do le to­ca per­so­ni­fi­car a “la Tri­ni”.

“Es una víc­ti­ma, pe­ro es fría y ter­mi­na ha­cien­do co­sas te­rri­bles”, ex­po­ne so­bre su per­so­na­je que ini­cial­men­te se plan­tea co­mo una mu­jer li­via­na, de fa­mi­lia tra­di-

cio­nal y adi­ne­ra­da con una vi­da apar­ten­te­men­te mo­de­lo. Pa­ra Ig­na­cia, ésa es una de sus gra­cias: es un per­so­na­je que ayu­da a cues­tio­nar las ca­re­tas de las vi­das apa­ren­te­men­te per­fec­tas.

¿Ha­bías in­ter­pre­ta­do un pa­pel tan fuer­te co­mo és­te?

Tan dra­má­ti­ca­men­te in­ten­so y os­cu­ro, no. Ade­más es la pri­me­ra vez que no me to­ca es­tar en el ar­que­ti­po de la mu­jer ro­mán­ti­ca. Tri­ni­dad es em­po­de­ra­da por su fa­mi­lia. Cum­ple un rol que siem­pre les dan a los hom­bres; acá, ella to­ma la ac­ción y mue­ve la his­to­ria. Creo que por eso, a la gen­te le ha gus­ta­do tan­to, in­de­pen­dien­te de que es­té bien o mal lo que ella es­tá ha­cien­do. No la es­toy jus­ti­fi­can­do, pe­ro creo que una siem­pre tie­ne que que­rer a los per­so­na­jes. Co­mo ac­triz, no le pue­do lle­var la con­tra, la jus­ti­fi­co. Es­tá de­ses­pe­ra­da, tra­tan­do de ha­cer lo me­jor pa­ra su en­torno. Pe­ro al fi­nal, es una víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias.

¿Có­mo ha si­do ex­plo­rar esa os­cu­ri­dad?

Me en­can­ta. Creo que los se­res hu­ma­nos, por en­de, los per­so­na­jes, te­ne­mos lu­ces y som­bras en la vi­da. Las lu­ces las mues­tras, y tra­tas de es­con­der las som­bras pa­ra que el res­to no las vea, pe­ro es­tán en uno. Per­so­nal­men­te, ten­go mu­chas som­bras, pe­ro lle­gar a ese lu­gar y sa­car­las pa­ra afue­ra es ex­qui­si­to, co­mo una seu­do terapia. Ver­me en ese lu­gar es ra­ro, es­pe­ro nun­ca lle­gar en reali­dad.

¿Te ha he­cho plan­tear­te tus lí­mi­tes?

Sí, to­do el ra­to. Creo que no po­dría ma­tar a al­guien... Qui­zás, en de­fen­sa pro­pia. Des­cuar­ti­zar un cuer­po, no. Pe­ro ella es en­fer­me­ra, se ma­ne­ja con la san­gre. Pien­sa “ne­ce­si­to es­con­der es­to, pa­ra que mis hi­jos no lo vean”. Lo ve de una ma­ne­ra mu­cho más fría.

LA UR­GEN­CIA DE REIN­VEN­TAR­SE

Los úl­ti­mos años de la te­le­vi­sión chi­le­na han es­ta­do mar­ca­dos por una pro­fun­da cri­sis, don­de los ca­na­les han vis­to de­vas­tar­se su eco­no­mía. Atrás que­dó la épo­ca do­ra­da en que Vicente Sa­ba­ti­ni re­co­rría Chi­le gra­ban­do te­le­se­ries pa­ra el área dra­má­ti­ca de TVN, o la gue­rra de las te­le­se­ries que en­fren­ta­ba al ca­nal es­ta­tal con Ca­nal 13. Las áreas dra­má­ti­cas han te­ni­do que rein­ven­tar­se. En el ca­so de Pac­to de san­gre, la so­lu­ción es­tu­vo en la co­pro­duc­ción, ex­ter­na­li­zan­do en AGTV par­te del tra­ba­jo.

De to­das for­mas, Ig­na­cia no se cie­rra a la te­le­vi­sión y me­nos al tea­tro. Por el con­tra­rio, ama ac­tuar en otros for­ma­tos. Con Andrea García Hui­do­bro com­pra­ron los de­re­chos de Tri­bes, una obra de la dra­ma­tur­ga in­gle­sa Nina Rai­ne. El mon­ta­je, di­ri­gi­do por Ma­nue­la Oyar­zún, se es­tre­nó el año pa­sa­do en la Ca­tó­li­ca y tu­vo muy bue­na re­cep­ción. En ene­ro vuel­ven a mos­trar­la en el Fes­ti­val San­tia­go a Mil. Ade­más, cuen­ta que le en­can­ta­ría ha­cer se­ries y ci­ne.

Creo que los se­res hu­ma­nos, por en­de, los per­so­na­jes, te­ne­mos lu­ces y som­bras en la vi­da. Las lu­ces las mues­tras, y tra­tas de es­con­der las som­bras”

Es­te pro­ce­so de ines­ta­bi­li­dad de la te­le­vi­sión, ¿lo en­fren­tas con mie­do?

No, no lo en­fren­to con mie­do. Una tie­ne que ir a to­das, por­que hay que tra­ba­jar. En­ten­dí ha­ce ra­to que iba a ser así, que hay ac­to­res que tie­nen la suer­te de es­tar con­tra­ta­dos eter­na­men­te y es maravilloso. Yo la tu­ve en un mo­men­to con TVN: es­tu­ve con­tra­ta­da re­ci­bien­do un suel­do, aun­que es­ta­ba en mi ca­sa sin ha­cer na­da. Ya lle­vo un ra­to tra­ba­jan­do con pro­yec­tos y los dis­fru­to igual. Co­mo ac­triz, tienes que sa­ber rein­ven­tar­te. La te­le, yo no sé has­ta cuán­do va a aguan­tar.

¿La te­le en ge­ne­ral?

Sí. Uno ve lo que quie­re cuan­do quie­re, no pue­de de­pen­der to­do del ra­ting. A mí mu­cha gen­te me co­men­ta que la ve por in­ter­net, y eso no lo mi­de el ra­ting. Si las te­le­se­ries se em­pie­zan a su­bir a una pla­ta­for­ma di­gi­tal co­mo Net­flix, va a fun­cio­nar bien.

LA IN­TEN­SI­DAD DE VOL­VER­SE MA­DRE

Pa­ra Ig­na­cia, una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta his­to­ria es que la es­tán mo­vien­do los per­so­na­jes. Más allá del es­te­reo­ti­po de mu­jer per­fec­ta que pa­re­cía ser en un co­mien­zo Tri­ni­dad, se ha po­di­do ver la cons­truc­ción de per­so­na­jes fe­me­ni­nos fuer­tes por sí so­los, al­go que se le sue­le cri­ti­car a la fic­ción, en don­de mu­chas ve­ces las mu­je­res son ador­nos o “es­po­sas de”. “Me pa­re­ce que por eso la gen­te em­pa­ti­za con es­ta his­to­ria. Por­que acá la es­ta­mos lle­van­do”. Ha­ce cua­tro años y me­dio fue ma­dre de me­lli­zos, que iden­ti­fi­ca co­mo lo más im­por­tan­te de su vi­da. “De­ci­dí, ma­du­ra­men­te, ser ma­má. Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, te­rro­rí­fi­ca, to­das las an­te­rio­res. Es lo más fuer­te que me ha pa­sa­do en la vi­da, y lo más maravilloso tam­bién”, con­fie­sa.

¿En qué sen­ti­do es fuer­te?

Te cam­bia la vi­da. Real­men­te es co­mo que ten­go un pa­sa­do mío que no re­cuer­do. Soy des­de que soy ma­má. Se te abren puer­tas que no te­nías abier­tas, el mie­do te co­me. Es tan­to el amor que, aun­que sue­ne cli­ché, la po­si­bi­li­dad de per­der­los es una co­sa que no se pue­de ex­pli­car.

¿Y has he­cho un pro­ce­so de sol­tar­los un po­co?

No he sol­ta­do. Son míos, los ten­go en mi gua­ta, no quie­ro sol­tar­los to­da­vía. Des­pués no me van a pes­car. Cuan­do los va­ya a de­jar al co­le­gio, me van a de­cir “chao, ma­má. Dé­ja­me acá”. Aho­ra va­mos de la mano.

Ac­tual­men­te se es­tá cues­tio­nan­do la ma­ter­ni­dad co­mo un des­tino ca­si obli­ga­to­rio pa­ra las mu­je­res. ¿Qué te pa­sa con eso?

Es­tá muy bien. Una tie­ne que ser ma­má só­lo si quie­re, es­tá per­fec­to si no quie­res. De he­cho, aho­ra que soy ma­má, en­tien­do mu­cho más a las mu­je­res que no quie­ren ser ma­más.

¿Es­tás de acuer­do con el abor­to?

Sí, siem­pre. Na­die pue­de ve­nir a de­ci­dir so- bre tu cuer­po. Y lo di­go pre­ci­sa­men­te por­que sé que es muy fuer­te. Te des­pier­ta un la­do os­cu­ro tam­bién.

¿Cuál es ese la­do os­cu­ro?

En mi ca­so, el mie­do, el mie­do a equi­vo­car­me. Me cues­ta li­diar con el te­ma del sue­ño. Pa­ra mí, te­ner sue­ño es te­rri­ble y con los ni­ños, una es­tá muy can­sa­da; en­ton­ces a ve­ces pue­do reac­cio­nar mal. Eso me da mu­cha cul­pa y pe­na. Una es to­do pa­ra ellos. Con lo del tra­ba­jo tam­bién me pa­sa. Me sa­co la cres­ta tra­ba­jan­do por­que me gus­ta, por­que soy apa­sio­na­da, pe­ro ten­go cul­pa por no es­tar en mi ca­sa.

¿Có­mo lo vas equi­li­bran­do?

Mi si­có­lo­ga me de­cía que no ten­ga cul­pa, que soy me­jor ma­má es­tan­do fue­ra a ve­ces. Ten­go una red de apo­yo in­creí­ble que me ayu­da y cuan­do es­toy, es­toy. En­ton­ces sé que mis ni­ños no es­tán so­los. Ade­más, ob­vio que pre­fie­ren a una ma­má tra­ba­ja­do­ra y fe­liz que una en la ca­sa pe­ro afli­gi­da, por­que no se es­tá desa­rro­llan­do pro­fe­sio­nal­men­te. Es una con­tra­dic­ción, por­que quie­ro criar­los, es­tar por­que son chi­cos y es el mo­men­to en que más me ne­ce­si­tan, pe­ro tam­bién ten­go 35 años y quie­ro tra­ba­jar.

¿Con tu pa­re­ja se lo­gran com­ple­men­tar bien en ese sen­ti­do?

Sí. Par­ti­ci­pa­mos igual. Co­mo son me­lli­zos, des­de el pri­mer día nos te­ne­mos que re­par­tir to­do en par­tes igua­les. Tie­ne la suer­te de que pue­de ma­ne­jar un po­co más sus tiem­pos, en­ton­ces, si voy a lle­gar tar­de, él pue­de lle­gar an­tes, va­mos jun­tos a las reunio­nes, al doc­tor.

¿Có­mo has vis­to el pa­pel de las ac­tri­ces or­ga­ni­za­das? Te to­có justo un mo­men­to de de­nun­cias en la in­dus­tria y tam­bién de or­ga­ni­za­ción.

Pri­me­ro, creo que to­das las os­cu­ri­da­des tie­nen que sa­lir a la luz. Me pa­re­ce muy va­lien­te de par­te de ami­gas y co­le­gas que han es­ta­do ha­blan­do. So­la­men­te las acom­pa­ño, voy con us­te­des. Pe­ro que se di­ga sir­ve mu­cho, no hay que te­ner más se­cre­tos, no más “la ro­pa su­cia se la­va en ca­sa”. Si hay que sa­lir, sal­go con to­das; y si ten­go al­go que ha­blar, lo ha­go tam­bién. Es que, real­men­te, si no nos apo­ya­mos en­tre no­so­tras, ¿quién?

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.