MU­JER IM­PAC­TA

Sin ser chef ni nu­tri­cio­nis­ta, apren­dió a crear ri­cas y sa­lu­da­bles re­ce­tas por la pro­pia ne­ce­si­dad de cu­rar­se. Hoy las com­par­te con no­so­tros, en sus re­des so­cia­les, a tra­vés de la te­le­vi­sión y en l ibros co­mo “Co­mi­da sa­na y fe­liz 2”, publ ica­do es­te año.

NuevaMujer - - ÍNDICE -

Con­nie Achu­rra com­par­te sus se­cre­tos sa­lu­da­bles

Lo pa­só pé­si­mo. Con uno o dos ki­los de más, se sen­tía fea y gor­da. La ob­se­sión por adel­ga­zar, la dis­tor­sio­na­da ima­gen que te­nía de sí mis­ma y la ba­ja au­to­es­ti­ma lle­ga­ron a tan­to, que ter­mi­nó en­fer­man­do de bu­li­mia, des­de los tre­ce a los 22 años. “Em­pe­cé a ha­cer die­ta muy chi­ca, a es­con­di­das de mi ma­má. Du­ran­te mu­cho tiem­po, al­ter­né el ayuno con atra­co­nes e in­ges­tas des­pro­por­cio­na­das y des­pués vo­mi­ta­ba. Me vol­ví men­ti­ro­sa, ma­ni­pu­la­do­ra... Aho­ra mi­ro fo­tos de esa épo­ca y en­cuen­tro que era tan lin­da. Pe­ro es­ta­ba in­có­mo­da con mi ca­ra y con mi cuer­po. No po­día ver la reali­dad”, con­fie­sa Cons­tan­za Achu­rra. O Con­nie, co­mo la lla­man sus cer­ca­nos y se­gui­do­res. “Mú­si­ca, pro­fe­so­ra de can­to, di­se­ña­do­ra y ac­triz de pro­fe­sión” –co­mo se pre­sen­ta en su si­tio web–, re­me­mo­ra de ese mo­do aque­lla amar­ga eta­pa de su vi­da, que con el tiem­po la lle­vó a des­cu­brir la co­mi­da sa­na y su ex­tra­or­di­na­rio po­der cu­ra­ti­vo. “Co­men­cé a sen­tir­me tan bien”, re­fle­xio­na. De ma­ne­ra au­to­di­dac­ta, apren­dió re­ce­tas con pro­duc­tos sin azú­car re­fi­na­da ni adi­ti­vos. Hoy crea las pro­pias y es ge­ne­ro­sa al com­par­tir­las abier­ta­men­te a tra­vés de sus re­des so­cia­les. Ha pu­bli­ca­do dos li­bros (“Co­mi­da sa­na y fe­liz 1 y 2”) y nos ha en­se­ña­do los se­cre­tos del bie­nes­tar que es po­si­ble al­can­zar con los ali­men­tos a tra­vés de sus pro­gra­mas en el ca­nal 13C: Mi la­do dul­ce y sa­lu­da­ble –que ya no es­tá al ai­re– y Có­mo me sano, emi­ti­do los do­min­gos, miér­co­les y jue­ves. Asi­mis­mo, es­pe­ra es­tre­nar pron­to un nue­vo es­pa­cio en la te­le­vi­sión abier­ta. “Lo que más me gus­ta de to­do es­to es que las per­so­nas pre­pa­ran mis re­ce­tas. Usan mis li­bros, los tie­nen ra­ya­dos y man­cha­dos por­que los uti­li­zan en la co­ci­na. Y eso era lo que yo que­ría, no un adorno pa­ra la me­sa de cen­tro. Es­toy siem­pre ela­bo­ran­do co­sas nue­vas, por­que ade­más ten­go un em­pren­di­mien­to, Con­ten­ta co­ci­na, que con­sis­te en des­pa­cho de al­muer­zos a em­pre­sas. Y ob­via­men­te, tam­bién ten­go que in­ven­tar ideas pa­ra mis ni­ñi­tas”, cuen­ta, re­fi­rién­do­se a sus dos hi­jas, na­ci­das du­ran­te su hoy di­suel­to ma­tri­mo­nio con el pro­duc­tor mu­si­cal Clau­dio Ca­rri­zo. ¿Ellas no se re­be­lan en con­tra de la co­mi­da sa­lu­da­ble? Pa­ra que eso no pa­se, tra­to de ser fle­xi­ble. Tie­nen ca­si diez y on­ce años y ya les doy un po­co más de li­ber­tad. Lo que me im­por­ta es que el 80% de su ali­men­ta­ción de ba­se sea de bue­na ca­li­dad. Hay un mar­gen del 20%, que es cuan­do pa­san el fin de se­ma­na con el pa­pá, van a un cum­plea­ños o sa­len con los abue­los. Pe­ro ellas sa­ben y en­tien­den que hay co­sas que las ali­men­tan y otras no. Mis ni­ñi­tas no to­man be­bi­da, no por­que yo se los ten­ga prohi­bi­do, sino por­que ya es un há­bi­to y tie­nen cla­ro que no les ha­ce bien. ¿El cuer­po se acos­tum­bra a co­mer sano? Sí. Pe­ro tam­bién tie­ne que ver con ha­bi­tuar a los ni­ños a con­su­mir de to­do. Es­tá bien si no les gus­te una fru­ta, por­que de 20 acep­ta­rán 17. Tam­bién hay que res­pe­tar los gus­tos per­so­na­les: si mi hi­ja co­me de to­do me­nos pi­men­tón, pa­ra qué la voy a obli­gar si es­tá in­gi­rien­do los mis­mos nu­trien­tes en otros ali­men­tos. ¿Có­mo pa­sas­te de la bu­li­mia a la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble? Fue un pro­ce­so sú­per lar­go. Me em­pe­cé a tra­tar por­que mi her­mano, Ig­na­cio, me pi­lló. Pa­sé por un mon­tón de cen­tros de tras­tor­nos ali­men­ti­cios, mis pa­pás se gas­ta­ron la pla­ta que no te ima­gi­nas en equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, con nu­tri­cio­nis­tas y si­có­lo­gas... ¡No me sir­vie­ron! Fi­nal­men­te, hi­ce terapia con un doc­tor ho­meó­pa­ta y me fui a un re­ti­ro de sa­na­ción por unos días. Con eso, em­pe­cé de a po­co a sen­tir­me me­jor y me in­tere­sé en el mun­do de lo na­tu­ral y lo sano, que pa­ra mí no exis­tía, me mo­ría de la la­ta... Pe­ro aún es­ta­ba en un equi­li­brio pre­ca­rio. Fue cuan­do na­cie­ron mis ni­ñi­tas que sen­tí la ne­ce­si­dad de un cam­bio pro­fun­do. Creo fir­me­men­te que es­tas his­to­rias se he­re­dan, por imi­ta­ción, por os­mo­sis, no sé... Uno tie­ne que ha­cer un cor­te pa­ra no tras­pa­sar­las. ¿Qué que­dó fue­ra de tu me­nú? De­jé de con­su­mir azú­car re­fi­na­da y por fin lo­gré es­ta­bi­li­dad en mi re­la­ción con la co­mi­da. Pa­ra mí fue tan sa­na­dor, que qui­se em­pe­zar a com­par­tir­lo. El prin­ci­pio de mis re­ce­tas es que son fá­ci­les, nu­tri­ti­vas, con po­cos ingredientes y ca­si sin pro­ce­sos. ¿Qué te di­ce la gen­te? Se me acer­can en la ca­lle y co­men­tan: “Co­ni­ta, dé­ja­me abra­zar­te. Me cam­bias­te la vi­da”. Me lle­gan cien­tos de mails, in­clu­so de per­so­nas de pue­blos le­ja­nos. Es­toy con una can­ti­dad de pe­ga que nun­ca ha­bía te­ni­do. A ve­ces me ha­ce fal­ta más tiem­po pa­ra leer, pin­tar, me­di­tar, jar­di­near, to­car el piano, com­par­tir con mi pa­re­ja... Por pri­me­ra vez, pa­go el arrien­do y no que­do des­fi­nan­cia­da; pue­do vi­vir tran­qui­la y ac­ce­der a pe­que­ños lu­jos. Pe­ro lo que de ver­dad me lle­na el co­ra­zón es la sen­sa­ción de que ha­go al­go que be­ne­fi­cia a otras per­so­nas. Ese es en reali­dad el va­lor de mi tra­ba­jo. Ayu­dan­do a otros a sa­nar su his­to­ria, he ido tam­bién sa­nan­do la mía.

CON­NIE ACHU­RRA “La gen­te se que­ja y di­ce que co­mer sano re­sul­ta ca­ro. Pe­ro no es así . Ade­más, to­dos los ma­les­ta­res co­ti­dia­nos, co­mo co­lon i rri­ta­ble, do­lo­res de ca­be­za o aci­dez, pue­den des­apa­re­cer si cam­bias tus há­bi­tos de al imen­ta­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.