El tea­tro DA VI­DA

Cuan­do nos en­fren­ta­mos a cual­quier en­fer­me­dad, iden­ti­fi­car nues­tras emo­cio­nes, co­no­cer nues­tras ha­bi­li­da­des y vol­ver a ju­gar se vuel­ve esen­cial. Ca­ro­li­na Paul­sen, ac­triz y pro­fe­so­ra del gru­po de tea­tro de los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de C

NuevaMujer - - VIDA SANA -

Ha­ce cin­co años, la ac­triz Ca­ro­li­na Paul­sen pa­de­ció cán­cer de ma­ma. Ha con­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te que no en­ten­día por qué le pa­só, aun­que con el tiem­po com­pren­dió que la vi­da le dio una nue­va opor­tu­ni­dad. Tan­to que, en el stand up Ma­ma Mia, ahon­dó en su en­fer­me­dad y de­jó un men­sa­je de su­pera­ción car­ga­do de hu­ma­ni­dad.

Ac­tual­men­te, es pro­fe­so­ra del gru­po de tea­tro de los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de Con­sa­lud. Con­ver­sa­mos con la ac­triz so­bre los be­ne­fi­cios de los ta­lle­res pa­ra quie­nes se en­cuen­tran en pro­ce­so de sa­na­ción. “El ta­ller de tea­tro es una gran opor­tu­ni­dad. No só­lo es la ins­tan­cia de sa­lir de la ru­ti­na y po­ner­se a ju­gar con las emo­cio­nes, sino que tam­bién sir­ve pa­ra co­no­cer­se. Es fun­da­men­tal la co­ne­xión con uno mis­mo, co­no­cer nues­tras for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, lo que nos gus­ta, y lo que no. Sa­ber nues­tras prio­ri­da­des de vi­da y co­mu­ni­car­las”, ase­gu­ra.

FOR­TA­LE­ZAS

Ade­más de me­jo­rar las ha­bi­li­da­des psi­co­mo­tri­ces, par­ti­ci­par en un ta­ller de ex­pre­sión, ayu­da a ven­cer la ti­mi­dez, ayu­da en las re­la­cio­nes so­cia­les y per­mi­te co­no­cer­se aún más. “El tea­tro te sa­ca del con­trol, jue­gas, te en­cuen­tras con tu ni­ño in­terno y eso ha­ce que veas ca­ra a ca­ra tu esen­cia. Por ahí par­te to­do. Aho­ra, si ha­bla­mos so­bre co­no­cer to­das tus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, me pa­re­ce una ta­rea a lar­go pla­zo”, ase­gu­ra.

SA­LIR DE LA RU­TI­NA

Du­ran­te cual­quier en­fer­me­dad, es im­por­tan­te re­la­jar­se, dis­traer­se del du­ro mo­men­to, pa­ra ver to­do des­de otra pers­pec­ti­va. “Ha­cer al­go to­tal­men­te dis­tin­to a la ru­ti­na que man­tie­nes ca­da día, te sa­ca de un es­ta­do apren­di­do. En el ca­so de ser un pa­cien­te con cán­cer, el ta­ller de tea­tro es un gran re­fu­gio y, a la vez, un es­ca­pe de lo te­dio­so que pue­de lle­gar a ser la ru­ti­na de un tra­ta­mien­to”.

JU­GAR CON LAS EMO­CIO­NES

Qué im­por­tan­te es sa­ber tran­si­tar las emo­cio­nes en cual­quier mo­men­to de nues­tra vi­da. El tea­tro nos en­se­ña. “Más que ju­gar con las emo­cio­nes, du­ran­te las cla­ses de tea­tro se mues­tran las emo­cio­nes, se sa­can, se iden­ti­fi­can, ya que en es­te mun­do so­mos se­res con mie­do y des­con­fian­za. Nos ocul­ta­mos fá­cil­men­te pa­ra no su­frir. Esa es la en­se­ñan­za de la en­fer­me­dad: uno no se pue­de se­guir ha­cien­do el ton­to, uno aún es­tá vi­vo y hay que ex­pe­ri­men­tar­lo. Es por eso que el tea­tro pue­de lle­gar a lu­ga­res to­tal­men­te ho­nes­tos y en­tre­te­ni­dos, y es ahí cuan­do uno tie­ne la ca­pa­ci­dad de ju­gar, atre­ver­se, de dis­fru­tar, por­que te co­no­ces y quie­res com­par­tir­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.