Ga­nar la CA­RRE­RA

Mar­ce­la To­rres, una de las be­ne­fi­cia­rias del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de Con­sa­lud, re­ve­la la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar el ejer­ci­cio a la ru­ti­na dia­ria y su ex­pe­rien­cia en el club de en­tre­na­mien­to. Nun­ca es tar­de pa­ra co­men­zar una vi­da sana.

NuevaMujer - - VIDA SANA -

El 2015, a Mar­ce­la To­rres (43) le de­tec­ta­ron un cán­cer cer­vi­coute­ri­no en eta­pa III. Des­pués de me­ses de qui­mio­te­ra­pia, bra­qui­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia, se re­cu­pe­ró to­tal­men­te, aun­que de­be con­tro­lar­se cons­tan­te­men­te. Des­pués de la re­mi­sión, en­tró al club de en­tre­na­mien­to de Con­sa­lud, crea­do pa­ra los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de Con­sa­lud. “Me sen­tía muy dé­bil. Lle­gué pe­sar 46 ki­los (an­tes pe­sa­ba 60). Creía que no po­dría mo­ver­me, me do­lía la es­pal­da, así que el mé­di­co me re­co­men­dó re­to­mar mi vi­da, y pra­ti­car de­por­te. Ten­go una her­nia en la co­lum­na, en­ton­ces eso no me per­mi­te co­rrer o ha­cer ejer­ci­cio de al­to im­pac­to. Con esos an­te­ce­den­tes, en el cen­tro de en­tre­na­mien­to me su­gi­rie­ron ejer­ci­cios li­via­nos. Las ru­ti­nas se crean pa­ra la con­di­ción de ca­da per­so­na”, ex­pli­ca.

Lue­go de tres me­ses, re­cu­pe­ró su pe­so, la mus­cu­la­tu­ra y re­to­mó su vi­da la­bo­ral. Siem­pre se cui­dó, pe­ro aho­ra más que nun­ca. “In­cor­po­ro mu­cho lí­qui­do, por­que tu­ve una in­su­fi­cien­cia re­nal. La ali­men­ta­ción tam­bién es fun­da­men­tal por­que si uno se ali­men­ta mal, te lle­va a to­das esas en­fer­me­da­des. Apren­dí a ha­cer ejer­ci­cio, co­mer sano (evi­ta el azú­car y ha­ri­nas), au­to­cui­dar­me. Veo la vi­da con otros ojos des­pués de esa en­fer­me­dad”.

Si­gue en el pro­gra­ma, que se rea­li­za una vez a la se­ma­na, don­de ade­más la ins­pi­ran a vi­vir una vi­da ac­ti­va, sana. “Res­ca­to la im­por­tan­cia de ha­cer de­por­te, de mo­ver­se, de ca­mi­nar. Ade­más, pro­bé el yo­ga y com­pren­dí el va­lor de la res­pi­ra­ción y la con­cen­tra­ción”, con­fie­sa. Ha­ce tres años par­ti­ci­pa en San­tia­go Co­rre Con­sa­lud, pe­ro la úl­ti­ma co­rri­da, que se reali­zó ha­ce una se­ma­na, la con­mo­vió pro­fun­da­men­te: “Cuan­do lle­ga­mos a la me­ta, des­pués de ca­mi­nar 2K, es­ta­ban to­dos los de­más co­rre­do­res es­pe­ran­do, aplau­dien­do, gri­tan­do ‘¡sí se pue­de, sí se pue­de!’. Fue muy emo­cio­nan­te”. Es una ca­rre­ra más ga­na­da en la vi­da”.

El mo­vi­mien­to no só­lo me­jo­ró su as­pec­to fí­si­co, sino que cam­bió to­tal­men­te su áni­mo. Es­ta­ba con de­pre­sión por el cán­cer y por­que, an­tes de que la diag­nos­ti­ca­ran, ha­bía co­men­za­do tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad. Aun­que, a raíz de es­te cán­cer, no po­drá con­ver­tir­se en ma­dre bio­ló­gi­ca. Ac­tual­men­te, se en­cuen­tra en el pro­ce­so de adop­ción en el Se­na­me. Otro gran sue­ño que cum­plir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.