RE­TRA­TO

Ni­co­lás Oyar­zún. El ac­tor y vo­ca­lis­ta re­ve­la as­pec­tos des­co­no­ci­do de su vi­da per­so­nal y su ca­rre­ra en te­le­vi­sión

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Rocío Con­tre­ras Gó­mez. Fo­tos Fernando Gu­tié­rrez Alia­ga. @fernando.fo­to­gra­fias

Se de­fi­ne co­mo ver­gon­zo­so, pe­ro se mues­tra en los es­ce­na­rios co­mo ac­tor y tam­bién co­mo vo­ca­lis­ta, com­po­si­tor y gui­ta­rris­ta de la ban­da Mer­ca­li. Cree en la ne­ce­si­dad de un cam­bio pro­fun­do en la so­cie­dad ac­tual: no se de­tie­ne al exi­gir más avan­ces so­bre el abor­to, el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y la emer­gen­cia me­dioam­bien­tal en Quin­te­ro.

“Soy sú­per in­se­gu­ro, soy más bien un hueón tí­mi­do”. Al ver­lo en pan­ta­lla, es fá­cil pen­sar que es to­do lo con­tra­rio. Ni­co­lás Oyar­zún (31), re­co­no­ci­do por in­ter­pre­tar a Ge­rar­do en Per­do­na Nues­tros Pe­ca­dos, de Me­ga, se de­cla­ra in­tro­ver­ti­do y, cuan­do le pre­gun­tan, se en­co­je de hom­bros y ríe, co­mo ren­di­do an­te un gran mis­te­rio: “Na­die me cree, pe­ro mis cer­ca­nos sa­ben que me veo se­gu­ro por fue­ra so­la­men­te”.

Con cha­que­ta de cue­ro y gui­ta­rra en mano, el ac­tor lle­ga a es­ta en­tre­vis­ta con ga­nas de pa­sar­lo bien. Acep­ta un ca­fé, aun­que, co­mo di­ce en tono de bro­ma, po­dría ser una pis­co­la, pe­ro es muy tem­prano. Ya en­tró en con­fian­za.

Se tro­pie­za con sus pro­pias pa­la­bras. Da la im­pre­sión de que pien­sa más rá­pi­do de lo que pue­de ha­blar. Es in­quie­to, pe­ro re­fle­xi­vo. Sien­te una ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se que lo ex­ce­de e in­ten­ta ca­na­li­zar a tra­vés de la ac­tua­ción y la mú­si­ca. Aho­ra lo ve­mos desen­vol­ver­se co­mo Fran­co en la te­le­se­rie Is­la Pa­raí­so, de Me­ga, aun­que, en su tiem­po libre, Ni­co­lás cul­ti­va su fa­ce­ta co­mo mú­si­co en Mer­ca­li, ban­da don­de par­ti­ci­pa co­mo vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta. Ha­ce po­co más de un mes, gra­ba­ron el EP La­bios ce­les­tes y ya cuen­ta con más de 20 mil re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify.

Su pa­sión por las par­ti­tu­ras, com­po­ner y mez­clar pistas, lo lle­vó a cons­truir su pro­pio ho­me stu­dio y a crear can­cio­nes que re­cién en 2018 de­ci­dió que era ho­ra de com­par­tir. “Me crié con Sil­vio Rodríguez. Su vi­sión de la vi­da me es­tre­me­cía a los do­ce años”, co­men­ta.

EL CA­RI­ÑO DE LA GEN­TE

Ni­co­lás es sen­ci­llo. Na­ció en Vi­ña del Mar, de ni­ño no se que­da­ba ca­lla­do y, se­gún cuen­ta, le cos­ta­ba en­ten­der el con­cep­to de au­to­ri­dad y por eso pa­só por va­rios co­le­gios. En el úl­ti­mo que es­tu­vo, un es­ta­ble­ci­mien­to ex­pe­ri­men­tal, que te­nía un co­ro y un gru­po de tea­tro, se dio cuen­ta de que que­ría es­tu­diar ac­tua­ción y

a los 15 años se lo co­mu­ni­có a su pa­pá.

An­tes de la te­le­se­rie es­te­lar más exi­to­sa del úl­ti­mo tiem­po en Me­ga, Ni­co­lás ya ha­bía tra­ba­ja­do en va­rias otras pro­duc­cio­nes co­mo Hé­roes y Su nom­bre es Joaquín, pe­ro su per­so­na­je en Per­do­na Nues­tros Pe­ca­dos le tra­jo re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Di­ce que se sor­pren­dió con el re­sul­ta­do de la te­le­se­rie y que no pen­só que se ga­na­ría el ca­ri­ño de los te­le­vi­den­tes. “Ge­rar­do era un per­so­na­je se­cun­da­rio, me­dio so­la­pa­do, te­me­ro­so, pe­ro que se re­ve­ló e in­clu­so se me­tió en asun­tos ile­ga­les. Por to­do eso le gus­tó al pú­bli­co”, re­cuer­da.

Du­ran­te la te­le­se­rie, Ni­co­lás no di­men­sio­nó el fe­nó­meno que pro­du­cía su per­so­na­je, has­ta que co­men­zó a en­fren­tar­se a cier­tas si­tua­cio­nes en la ca­lle que an­tes no le pa­sa­ban. “Cuan­do tra­ba­jas en la te­le, la gen­te te gri­ta co­sas y de re­pen­te me em­pe­za­ron a de­cir ‘ Nico, Nico’. Se sa­bían mi nom­bre”, cuen­ta en­tre ri­sas.

¿Sien­tes que es­tás en un mo­men­to de con­so­li­da­ción de tu ca­rre­ra?

Pre­fie­ro ha­blar de “va­li­da­ción”, en lu­gar de “con­so­li­da­ción”. To­da­vía fal­tan mu­chas co­sas por ha­cer y me­jo­rar. Des­pués de los pre­mios Ca­leu­che de es­te año, me di cuen­ta de que la gen­te que­ría har­to a mi per­so­na­je. De he­cho, an­tes de que anun­cia­ran el pre­mio, le ha­bía di­cho a Etienne Bo­ben­rieth, mi com­pa­ñe­ro de elen­co, que fué­ra­mos a fu­mar. Es que no me lo es­pe­ra­ba. Oja­lá nun­ca sen­tir la con­so­li­da­ción, por­que creo que ahí uno tie­ne que ce­rrar la ma­le­ta. Qui­zás, des­pués de eso, me de­di­que a la car­pin­te­ría.

Con­si­de­ran­do es­ta bue­na ra­cha, ¿te gus­ta­ría in­ter­pre­tar a otro ti­po de per­so­na­jes?

Me en­can­ta­ría ha­cer un an­ta­gó­ni­co, por ejem­plo. Sien­to que ten­go ca­ra de pe­sa­do, de se­rio, de he­cho, siem­pre pen­sé que iba a ser el per­fil del “ma­lo”, pe­ro me han to­ca­do hé­roes, enamo­ra­dos, bon­da­do­sos. En mi cor­ta ca­rre­ra, he te­ni­do al­tos y ba­jos, y no pla­ni­fi­co lo que vie­ne. In­ten­to res­trin­gir­me a lo que du­re ca­da pro­yec­to. Mi sue­ño no es ga­nar­me un Os­car, así que no me ha­go ex­pec­ta­ti­vas.

LI­DIAR CON IN­SE­GU­RI­DA­DES Y ES­TE­REO­TI­POS

A lo lar­go de es­ta con­ver­sa­ción, el ac­tor co­men­ta va­rias ve­ces y, sin pu­dor, que se con­si­de­ra in­se­gu­ro, pe­ro que es­tá tra­ba­jan­do en eso.

Es difícil ima­gi­nar­te co­mo al­guien que no con­fía en sí mis­mo. ¿Có­mo lo re­suel­ves al tra­ba­jar jun­to a otros ac­to­res y ac­tri­ces con más ex­pe­rien­cia?

He tra­ba­ja­do va­rias ve­ces con los mis­mos ac­to­res, por ejem­plo, con la Pao­la Vol­pa­to. Ella cap­ta per­fec­to mi te­ma, sa­be que soy in­se­gu­ro y no des­de un lu­gar tor­tuo­so. Soy un hueón tí­mi­do, no soy ava­sa­lla­dor, cuan­do en­tro en con­fian­za ti­ro ta­llas. Cuan­do te­ne­mos que re­vi­sar las es­ce­nas me cues­ta ver­me, siem­pre bus­co otra co­sa que ha­cer: fu­mo, ha­go co­mo que mi­ro otra co­sa. Na­die me cree, pe­ro mis cer­ca­nos sa­ben que me veo se­gu­ro por fue­ra so­la­men­te.

¿Los es­te­reo­ti­pos jue­gan en con­tra?

Cla­ro. Hay al­go con los pre­jui­cios, por­que tienes a un ac­tor que las chi­qui­llas en­cuen­tran buen­mo­zo y que más en­ci­ma aho­ra es vo­ca­lis­ta. En Chi­le, te con­di­cio­na el fe­no­ti­po: la ru­bia es ton­ta, el de oji­tos cla­ros es cui­co y así con to­dos los de­más. En ge­ne­ral, tam­bién tra­to de lu­char con­tra el es­tig­ma de ser ac­tor de te­le­se­rie. Ser fa­mo­so o co­no­ci­do es con­se­cuen­cia de lo que bus­co. Si eso fue­ra el úni­co be­ne­fi­cio de es­ta pe­ga, no lo ha­ría.

HAM­BRE DE EX­PRE­SIÓN

En lí­nea con su per­fil más bien tí­mi­do, Ni­co­lás me­di­tó bas­tan­te la de­ci­sión de dar­se a co­no­cer co­mo mú­si­co. Si bien su víncu­lo con la gui­ta­rra na­ció des­de que era muy pe­que­ño, pre­fe­ría re­ser­var­lo pa­ra su in­ti­mi­dad.

Siem­pre tu­vo la ne­ce­si­dad de com­po­ner, pe­ro le aver­gon­za­ba que otros vie­ran sus com­po­si­cio­nes. “Aun­que sea cli­ché, cuan­do uno ar­ma una can­ción mues­tras una cos­mo­vi­sión de las co­sas, en­tre­gas un pe­da­ci­to de ti y al fi­nal me di­je ‘¿qué es lo peor que pue­de pa­sar?’ Y le di no más”, di­ce.

An­tes de que se su­ma­ra a Mer­ca­li, la ban­da era ins­tru­men­tal, pe­ro, lue­go de un par de en­sa­yos, el re­sul­ta­do lo mo­ti­vó. “En el pri­mer ensayo, me pu­se a im­pro­vi­sar y, de he­cho, O ne­ga­ti­vo, del EP, tie­ne mi le­tra. Ahí me em­pe­cé a en­va­len­to­nar y de­ci­di­mos mez­clar. Ha si­do muy bo­ni­to, por­que, por ejem­plo, Tres no­tas es una can­ción que es­cri­bí ha­ce ocho años y aho­ra se sien­te la ra­ja de­cir ‘por fin me atre­ví a mos­trar lo que ha­go’”.

¿Qué te fre­na­ba?

Te­nía mie­do de que me di­je­ran “es­te lo­co quie­re ha­cer­las to­das”. En­ton­ces sen­tí que par­tía con des­ven­ta­ja, por­que te­nía que de­mos­trar que ha­go es­to por­que me gus­ta, no por­que quie­ro apro­ve­char el mo­men­to. De he­cho, an­tes de sa­lir en la te­le, yo ha­cía mis can­cio­nes. Aho­ra me lle­gan men­sa­jes de gen­te que va es­cu­chán­do­me en la mi­cro y ése es el sue­ño de cual­quie­ra que tie­ne una gui­ta­rra de pa­lo y se ima­gi­na que al­gún día al­guien se va­ya ca­mi­nan­do con sus au­dí­fo­nos y una can­ción tu­ya.

Ade­más de es­ta ne­ce­si­dad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, ¿qué otras cau­sas te mue­ven?

Lle­vo har­to tiem­po dán­do­le la vuelta a lo que se es­tá vi­vien­do ac­tual­men­te, no só­lo en Chi­le, sino que en el mun­do. Es­ta­mos en una cri­sis y, pa­ra que ha­ya cam­bios, se de­be re­me­cer to­do. Es ta­rea de nues­tra ge­ne­ra­ción. So­mos los jó­ve­nes los que te­ne­mos que unir­nos y de­cir “ya bas­ta”.

¿Pon­drías prio­ri­dad a al­gún te­ma en es­pe­cí­fi­co o es al­go sis­té­mi­co?

Los te­mas me­dioam­bien­ta­les, por ejem­plo, no se so­lu­cio­nan con eli­mi­nar las bol­sas del su­per­mer­ca­do. Lo que pa­sa en Quin­te­ro se so­lu­cio­na po­nien­do li­mi­ta­cio­nes a las in­dus­trias. Así tam­bién con las dis­cu­sio­nes en torno al abor­to, al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Son cam­bios ex­po­nen­cia­les y pien­so que dar “me gus­ta”, o re­tui­tear al­go, no sir­ve de mu­cho.

14

En­te­ri­to, José Cle­men­te en Tien­da Snog Za­pa­ti­llas, Vo­lley Aus­tra­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.