CO­LUM­NA BER­NI ALLEN

La coach well­ness re­ve­la la fór­mu­la pa­ra co­mer rico y sano sin su­bir de pe­so

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ber­ni Allen, well­ness coach. @ber­nia­llen

Quie­ro com­par­tir con us­te­des la for­ma en la que me ali­men­to du­ran­te la se­ma­na, y más que to­do de­cir­les que ha si­do un des­cu­bri­mien­to pa­ra mí sa­ber que mu­chas mu­je­res fa­mo­sas lle­van es­te estilo de vi­da sa­lu­da­ble, re­co­men­da­do por sus coach per­so­na­les. Ha si­do una sor­pre­sa, ya que na­die me lo ha­bía di­cho an­tes. So­la lle­gué a es­ta fór­mu­la de ali­men­ta­ción, por­que me sien­to ten­ta­da a co­mer co­sas ri­cas y no tan sa­lu­da­bles, so­bre to­do en aque­llos días pre-mens­trua­les.

Cuan­do de­ci­dí to­mar car­tas en el asun­to pa­ra ba­jar de pe­so (15 ki­los de más en ese tiem­po) y op­tar por un estilo de vi­da sa­lu­da­ble, pro­bé con die­tas es­tric­tas que fi­nal­men­te no me lle­va­ron a nin­gún éxi­to, por lo que de­ci­dí es­cu­char­me y se­guir mis pro­pios con­se­jos.

Pa­sa mu­chas ve­ces que, cuan­do que­re­mos real­men­te ha­cer die­ta, nos co­men­za­mos a ale­jar de la vi­da so­cial por no sen­tir­nos ten­ta­das y con de­seos de aban­do­nar los ob­je­ti­vos plan­tea­dos en torno al pe­so. An­tes de con­tar­les la re­gla 80%-20%, me de­ten­go en es­te pun­to im­por­tan­te. Cuan­do de­ci­di­mos fi­nal­men­te po­ner­nos ma­nos a la obra y cam­biar nues­tra ali­men­ta­ción, de­be­mos ha­cer un aná­li­sis de qué ti­po de re­per­cu­sio­nes nos trae­rán con nues­tro en­torno y si se­rá sos­te­ni­ble en el tiem­po o no, ya que so­mos se­res por na­tu­ra­le­za so­cia­bles.

La idea tam­po­co es vol­ver­nos er­mi­ta­ños y de­jar de ser per­so­na y com­par­tir. Mu­cha de la gen­te, a la cual acon­se­jo y guío en sus pro­ce­sos de cam­bio, me co­men­tan que su pa­re­ja, ma­má, pa­pá o ami­gos no apo­yan ni acom­pa­ñan en es­te ca­mino. Mu­chas ve­ces, se ríen, se abu­rren, los sa­bo- tean o los cues­tio­nan y hay pe­leas de por me­dio. Co­mer jun­to a otras per­so­nas es un mo­men­to de re­la­jo y de unión, don­de se com­par­ten co­sas ri­cas y nos une un mis­mo sen­ti­mien­to de pla­cer por aque­llo que se es­tá con­su­mien­do. A raíz de es­to na­ció en mí es­ta for­ma de ali­men­tar­me. Mi vi­da so­cial con­ti­nuó y no vi per­ju­di­ca­da nin­gu­na cla­se de re­la­ción.

¡Aquí va! La re­gla con­sis­te en co­mer el 80% de tu in­ges­ta de for­ma sa­lu­da­ble (car­bohi­dra­tos sa­lu­da­bles, pro­teí­nas, ver­du­ras fres­cas, co­mi­das po­co pro­ce­sa­das y, en ge­ne­ral, to­do lo que se­pas de die­tas y ali­men­tos sa­lu­da­bles) y dar­te un mar­gen del 20% pa­ra co­mer co­sas ri­cas, que te gus­ten y que no sean es­tric­ta­men­te sa­nas, y así dar­se un per­mi­so pa­ra chan­char (mo­de­ra­da­men­te). Por ejem­plo, los fi­nes de se­ma­na don­de es más difícil po­der cum­plir.

Si ha­ces 21 co­mi­das a la se­ma­na (sin con­tar los snacks o co­la­cio­nes), 17 co­mi­das de­be­rían ser full sa­lu­da­bles-equi­li­bra­das y las cua­tro res­tan­tes que­dan li­bres pa­ra dar­se un per­mi­so y po­der com­par­tir fies­tas, cum­plea­ños y sa­li­das con las ami­gas.

Tam­po­co se tra­ta de co­mer­se una piz­za en­te­ra o un he­la­do de 400 sa­bo­res, sino de dar­se un gus­to, sen­tir­se bien, fe­liz y te­ner un in­cen­ti­vo pa­ra el fin de se­ma­na y no de­caer. Es sú­per rico dar­se áni­mo y de­cir­se a una mis­ma: “No im­por­ta. El fin de se­ma­na me des­qui­to co­mien­do al­go que me gus­te”.

Sé a cien­cia cier­ta que es­ta ma­ne­ra de co­mer re­sul­ta y es efec­ti­va, ya que le ha­ce­mos una tram­pa a la ali­men­ta­ción. Ade­más que el co­mer “no tan sano a ve­ces”, ha­ce el efec­to de re­set en nues­tro or­ga­nis­mo. Bus­que­mos siem­pre la sa­lud an­tes que lo es­té­ti­co. Es­te es un ca­mino ha­cia el cam­bio. Tó­ma­lo con cal­ma.

Es sú­per rico dar­se áni­mo y de­cir­se a una mis­ma: ‘No im­por­ta. El fin de se­ma­na me des­qui­to co­mien­do al­go que me gus­te’”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.