PER­FIL

El mun­do de la es­cri­to­ra pe­rua­na Gabriela Wiener y có­mo vi­ve el po­li­amor

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Rocío Con­tre­ras Gó­mez. Fo­tos Cortesía Edi­to­rial Es­truen­do­mu­do

Du­ran­te la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de San­tia­go, la es­cri­to­ra li­me­ña pre­sen­tó la nue­va edi­ción de su li­bro Lla­ma­da Per­di­da y una per­for­man­ce que mon­tó an­tes en Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Pe­rú. Con­ver­sa­mos acer­ca de la re­la­ción po­li­amo­ro­sa que vi­ve, la ma­ter­ni­dad, el fe­mi­nis­mo y otros te­mas que cru­zan su li­te­ra­tu­ra.

Lle­va an­te­ojos de mar­co grue­so, su pe­lo ne­gro suel­to, fal­da a la cin­tu­ra, bo­ti­nes Dr. Mar­tens y, en­tre las ma­nos, una cha­que­ta estilo bom­ber, tam­bién ne­gra, pe­ro que de­ja ver el in­te­rior es­tam­pa­do en te­la es­co­ce­sa de co­lor ro­jo.

La en­cuen­tro en el lobby del ho­tel don­de se hos­pe­da, me guía has­ta un sec­tor con dos si­llo­nes y una me­si­ta, jun­to a una ven­ta­na que da a una ca­lle del cen­tro de la ciu­dad. “Es­toy aquí, bien es­con­di­di­ta”, di­ce, y ca­si no la re­co­noz­co por­que no es de las que se guar­dan al­go. To­do lo con­tra­rio.

Es­ta tar­de de no­viem­bre, Gabriela Wiener (43), es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta pe­rua­na, re­si­den­te en Ma­drid, es­tá en Chi­le pa­ra pre­sen­tar la nue­va edi­ción de Lla­ma­da per­di­da (2014), de edi­to­rial Es­truen­do­mu­do, en la 38° Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de San­tia­go (FILSA). Ade­más de mos­trar Qué lo­cu­ra enamo­rar­me yo de ti, una per­for­man­ce que ex­hi­bió en Va­lla­do­lid, Li­ma y Nue­va York, en la que ha­bla de un mo­men­to crí­ti­co en la re­la­ción no mo­nó­ga­ma que man­tie­ne des­de ha­ce unos cua­tro años.

Sus pri­me­ras cró­ni­cas apa­re­cie­ron en Eti­que­ta Ne­gra y hoy pu­bli­ca co­lum­nas en La Re­pú­bli­ca, El País, El­dia­rio.es, The New York Ti­mes; ade­más es­cri­bió los li­bros Se­xo­gra­fías (2008), Nue­ve Lu­nas (2010), Lla­ma­da per­di­da y Di­cen de mí (2017). A tra­vés de sus tex­tos, Ga­bi, co­mo le lla­man sus co­no­ci­dos, ana­li­za cues­tio­nes re­la­ti­vas al gé­ne­ro, la se­xua­li­dad, las re­la­cio­nes. Uti­li­za es­tos tó­pi­cos vin­cu­la­dos a “lo ín­ti­mo” co­mo un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio. “Cuan­do eres es­cri­to­ra de no fic­ción, no es com­pli­ca­do echar mano a vi­ven­cias del te­rreno de lo ín­ti­mo”, di­ce.

La in­vi­ta­mos a co­men­tar los te­mas que tras­cien­den su obra, pa­ra co­no­cer un po­co más de su in­tré­pi­da narrativa que, en sus pa­la­bras, “tie­ne que ver con lo que pa­sa de­trás de las puer­tas, en las ha­bi­ta­cio­nes de la gen­te”.

LO PER­SO­NAL PA­RA HA­BLAR DE LO CO­LEC­TI­VO

Par­tió con Se­xo­gra­fías, un li­bro en que re­pre­sen­ta a in­di­vi­duos que vi­ven su se­xua­li­dad de dis­tin­tas ma­ne­ras. Lue­go de pu­bli­car­lo, co­men­zó a tra­tar te­mas más cer­ca­nos de per­so­nas que­ri­das.

“Ha si­do na­tu­ral. El po­der de la narrativa per­so­nal y au­to­bio­grá­fi­ca vie­ne de usar co­sas de la vi­da, que pue­den ser co­ti­dia­nas, mi­nia­tu­ras que to­dos po­de­mos re­co­no­cer y, gra­cias a la es­cri­tu­ra, se lle­van a una di­men­sión com­par­ti­da”, co­men­ta. Las pre­gun­tas “¿pa­ra qué lo cuen­tas si eso siem­pre ha es­ta­do ca­lla­do?” o “¿por qué lo ha­ces si tu vi­da no me in­tere­sa?”, abun­dan en la ca­rre­ra de Gabriela, pe­ro no la in­co­mo­dan, sino que sir­ven co­mo prue­ba de que es­tá re­me­cien­do al­go. “Hay co­sas que se su­po­nía de­bían que­dar en el ám­bi­to pri­va­do y, gra­cias al fe­mi­nis­mo, se es­tá re­va­li­dan­do aque­llo que pa­re­cía ac­ce­so­rio o de lo que no se te­nía que ha­blar”, di­ce. Gabriela bus­ca po­ner al cen­tro del de­ba­te otras for­mas de vi­da que han si­do des­pre­cia­das, o aca­lla­das. “Siem­pre se ha­bla de la

La gen­te siem­pre tie­ne re­la­cio­nes pa­ra­le­las, siem­pre so­mos tres. Hay uno que es­tá en la som­bra, en el cló­set o en el chat”

vio­len­cia en las gue­rras, pe­ro no­so­tras tam­bién he­mos es­ta­do en gue­rras en nues­tra pro­pias ca­sas”, sen­ten­cia.

Pa­ra la es­cri­to­ra, se de­be des­en­mas­ca­rar lo per­so­nal, y por eso cuen­ta las his­to­rias que cuen­ta. “Tie­ne que ver con vi­si­bi­li­zar el mie­do, el mal­tra­to, el aco­so ca­lle­je­ro, los fe­mi­ci­dios. En la in­ti­mi­dad es don­de es­tá la vio­len­cia”, ase­gu­ra, y re­cal­ca que “hay que sa­car­lo to­do, hay que ha­blar de las ver­da­des so­te­rra­das”.

¿No te­mes a las re­pre­sa­lias de ha­blar de ti?

Al ha­blar de una mis­ma se de­sac­ti­van las ame­na­zas o que al­guien te pon­ga con­tra las cuer­das, por­que yo lo ha­go pri­me­ro con­mi­go. Me pon­go con­tra mí mis­ma, mues­tro mis con­tra­dic­cio­nes y ver­güen­zas.

En­ton­ces, ¿es un ar­ma a tu fa­vor?

Cla­ro. Pa­ra ha­blar de vi­ven­cias reales de gen­te real, de quie­nes he­mos te­ni­do que ha­blar ba­ji­to o es­con­der­nos, es­con­der nues­tros de­seos, có­mo ama­mos o có­mo cria­mos a nues­tros hi­jos y así rom­per con la he­ge­mo­nía, es que apa­re­ce­mos co­mo di­ver­si­dad de gen­te. Hay dis­tin­tas ma­ne­ras de vi­vir.

EL AMOR CO­BRA MU­CHAS FOR­MAS

Ga­bi vi­ve un trío po­li­amo­ro­so. Com­par­te su vi­da con el pe­rio­dis­ta y poe­ta Jaime Rodríguez, y la mú­si­ca Rocío Lan­cha­res Bar­da­jí. Jun­to a ellos, vi­ven los hi­jos que crían en con­jun­to: Le­na, de do­ce años, y Ama­ru de tres. “Se pue­de amar a más de una per­so­na, po­de­mos amar a mu­cha gen­te, hay va­rios ti­pos de amor, pe­ro nos han di­cho que el amor ro­mán­ti­co es de una per­so­na y a esa per­so­na te de­bes y ya es­tá”, ex­pli­ca. Pa­ra Gabriela, en to­da re­la­ción mo­nó­ga­ma hay vi­cios, co­mo el en­ga­ño, la men­ti­ra y las in­fi­de­li­da­des. “La gen­te siem­pre tie­ne re­la­cio­nes pa­ra­le­las, siem­pre so­mos tres. Hay uno que es­tá en la som­bra, en el cló­set o en el chat”.

Cuan­do apa­re­ció otra per­so­na en su vi­da no que­ría de­jar a su pa­re­ja ori­gi­nal: “De­ci­dí su­mar. Lu­cha­mos los tres por te­ner una re­la­ción abier­ta en nues­tra afec­ti­vi­dad y, por su­pues­to, no hay cla­ves, no hay se­cre­tos o un ma­nual de au­to­ayu­da. Tienes cier­ta teo­ría, co­mo la ges­tión de lo emo­cio­nal, pe­ro al fi­nal te das con la pa­red. Me he es­tre­lla­do va­rias ve­ces. Una co­sa es la pré­di­ca po­li­amo­ro­sa y otra la prác­ti­ca”, con­fie­sa.

Se­gún Gabriela, las re­la­cio­nes no mo­nó­ga­mas –co­mo pre­fie­re re­fe­rir­se al po­li­amor– fra­ca­san tan­to co­mo las mo­nó­ga­mas, pe­ro no du­da de sus pun­tos fa­vo­ra­bles. “Se mul­ti­pli­ca lo bueno y lo ma­lo y, en nues­tro ho­gar, te­ne­mos una eco­no­mía com­par­ti­da, la­bo­res y crian­za de los hi­jos. Eso es lo va­lio­so”.

DIS­TIN­TOS TI­POS DE MA­DRE

Du­ran­te el even­to de lan­za­mien­to de la re edi­ción de Lla­ma­da Per­di­da, en la Sa­la Pe­dro Pra­do de la Es­ta­ción Ma­po­cho, mien­tras Gabriela con­ver­sa con la es­cri­to­ra chi­le­na Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na, un be­bé llo­ra. Si­tua­ción que la es­cri­to­ra pe­rua­na co­men­ta con par­si­mo­nia: “Me re­cuer­da a mi be­bé. Así son mis días en ca­sa, de­jen que llo­re”, y sa­ca ri­sas en­tre sus se­gui­do­res.

En Nue­ve Lu­nas, la au­to­ra de­ta­lla có­mo fue que se en­te­ró del em­ba­ra­zo tras el que na­ció su hi­ja Le­na y lue­go, en Di­cen de mí, da cuen­ta del na­ci­mien­to de su be­bé con Rocío y des­cri­be el víncu­lo que une a to­da su fa­mi­lia. “Mi hi­ja te­nía sie­te años cuan­do lle­gó Rocío. Nos acom­pa­ñó en el pro­ce­so y se ha en­ri­que­ci­do mu­chí­si­mo. En eso es­tá la ma­ter­ni­dad de no­so­tros tres co­mo pa­dres: ha­cia ella y ha­cia Ama­ru. En dar­les un mun­do con dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des de ser”.

Y agre­ga que es bo­ni­to có­mo lo cuen­ta Le­na y se­rá in­tere­san­te es­cu­char a Ama­ru ha­blar so­bre su fa­mi­lia, ya que sa­be que tie­ne dos ma­dres y un pa­dre. “Pien­so que se­rá un pe­so y, a la vez, que se­rán re­vo­lu­cio­na­rios de por sí”.

Ade­más de la di­fu­sión que rea­li­za por me- dio de su tra­ba­jo, par­ti­ci­pa de un gru­po de ma­dres y pa­dres he­te­ro­di­si­den­tes, les­bia­nas, gays, trans y po­li­amo­ro­sos en Es­pa­ña, cu­yo ob­je­ti­vo es re­fle­xio­nar en la ra­dio y ge­ne­rar es­pa­cios de de­ba­te.

CAM­BIAR LA PO­LÍ­TI­CA

El fe­mi­nis­mo es al­go so­bre lo que Gabriela ha es­cri­to mu­cho y, co­mo ella di­ce, “es­tá en la ca­sa des­de la te­ta”. Ha­ce unos días, su hi­jo de tres años co­rría di­cien­do “ho­la, chi­ques”, por­que usa len­gua­je in­clu­si­vo. “Mi hi­ja ma­yor, a sus do­ce años, se iden­ti­fi­ca co­mo pan­se­xual. Es­ta ge­ne­ra­ción trae in­cor­po­ra­dos los te­mas de iden­ti­dad, en­ton­ces se trans­for­man en una guía pa­ra los adul­tos”, co­men­ta.

Pa­ra la au­to­ra, la úni­ca ma­ne­ra de avan­zar en te­mas de de­re­chos de las mu­je­res es me­dian­te la or­ga­ni­za­ción en­tre las mis­mas. “Es­ta­mos can­sa­das de se­guir los rit­mos de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, es­tar en pri­me­ra lí­nea de fue­go com­ba­tien­do, co­mo pa­só en Ar­gen­ti­na que, des­pués de tan­to tra­ba­jo, vol­vie­ron a blo­quear­les la ley de abor­to”. En Pe­rú tam­bién se han vi­vi­do pro­ce­sos si­mi­la­res. Lle­van años exi­gien­do de­re­chos co­mo el ma­tri­mo­nio gay y la ley de abor­to. “Es así en to­dos la­dos, co­mo lo que pa­sa con Bol­so­na­ro en Bra­sil. Lo que te­ne­mos que ha­cer es re­vo­lu­ción”.

La es­cri­to­ra no es muy op­ti­mis­ta, pe­ro ha­ce un lla­ma­do a no desis­tir y con­fía en que es ho­ra de un cam­bio. “Va a to­mar mu­cho tiem­po. No te di­ré que nos va­mos a li­be­rar ma­ña­na. Nos quie­ren de­vol­ver al re­dil, pe­ro des­per­ta­mos, no hay mar­cha atrás. Las mu­je­res te­ne­mos sa­be­res an­ces­tra­les ba­sa­dos en lo co­mu­ni­ta­rio, po­de­mos or­ga­ni­zar­nos a nues­tros rit­mos, asen­ta­das en la reali­dad y lo prag­má­ti­co. Hay que fe­mi­ni­zar la po­lí­ti­ca y, si no, man­dar­les a la mier­da”, sen­ten­cia.

24

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.