CO­LUM­NA DR VAL­DÉS

La im­por­tan­cia de acep­tar nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Doc­tor Héctor Val­dés, ci­ru­jano plás­ti­co de High Ca­re

Ha­ce un tiem­po les ven­go co­men­tan­do a mis pa­cien­tes lo im­por­tan­te que es con­ser­var la esen­cia, lue­go de so­me­ter­se a al­gu­na ci­ru­gía es­té­ti­ca o ha­cer­se al­gún cam­bio ra­di­cal. Pe­ro, ¿a qué me re­fie­ro con es­to? A al­go muy sim­ple, pe­ro que mu­chos ol­vi­da­mos en lo co­ti­diano: el cuer­po per­fec­to no exis­te, la mu­jer y el hom­bre per­fec­to tam­po­co. En la es­ca­la de la be­lle­za fí­si­ca siem­pre ha­brá al­guien un pi­so más arri­ba.

To­dos so­mos una pie­za úni­ca e irre­pe­ti­ble. Po­see­mos ras­gos in­di­vi­dua­les y par­ti­cu­la­res que nos di­fe­ren­cian del res­to. To­dos te­ne­mos al­go mag­ní­fi­co, especial y ex­tra­va­gan­te que mos­trar al mun­do. Y más que bus­car pa­re­cer­nos a otro, o se­guir un pa­trón de be­lle­za que es­té de mo­da, que apa­rez­ca en la por­ta­da de una re­vis­ta de pa­pel couché, en la pan­ta­lla de TV o en al­gu­na red so­cial, lo que de­be­mos bus­car es po­ten­ciar nues­tra ma­te­ria pri­ma.

Mu­chos lle­gan a mi con­sul­ta con una fo­to de al­gún fa­mo­so bus­can­do una fac­ción o un ras­go de­ter­mi­na­do. La­men­ta­ble­men­te, la na­tu­ra­le­za no a to­dos nos do­tó de una be­lle­za des­ta­ca­da.

Lo que a al­gu­nos les sien­ta de ma­ra­vi­llas de for­ma na­tu­ral, a otros no. La be­lle­za in­dus­tria­li­za­da, las ci­ru­gías en se­ries, no fun­cio­nan y que­da­ron en el pa­sa­do. Cuan­do se re­nun­cia a la iden­ti­dad, se pier­de el atrac­ti­vo. Siem­pre de­be­mos bus­car la ar­mo­nía y el equi­li­brio. Si­co­ló­gi­ca­men­te, es im­por­tan­te que­rer­se y gus­tar­se, te­ner esa se­gu­ri­dad de sen­tir­se a gus­to con­si­go mis­mo. En ese sen­ti­do, la ayu­da pro­fe­sio­nal no de­be ser pa­ra imi­tar a otro/a, sino que pa­ra res­ca­tar la me­jor ver­sión de ca­da uno.

Hay un au­tor ar­gen­tino que de­fi­ne muy bien es­te con­cep­to. Di­ce: “Un ci­ru­jano es­té­ti­co de­be po­seer un po­co de la ma­gia del es­cul­tor, los fun­da­men­tos teó­ri­cos de la ar­qui­tec­tu­ra y la pu­li­da téc­ni­ca del me­jor ci­ru­jano ge­ne­ral”. Una de­fi­ni­ción con la que me sien­to ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­do.

La pa­la­bra es­té­ti­ca pro­vie­ne del grie­go “aist­he­ti­kos”, aque­llo que es­tá do­ta­do de sen­sa­ción y es per­ci­bi­do por los sen­ti­dos. Es la cien­cia de lo be­llo. Y a es­to es a lo que de­be­mos apun­tar.

No sa­ca­mos na­da con arre­glar­nos la na­riz, au­men­tar­nos el bus­to, qui­tar­nos ese ro­llo que nos abul­ta el ab­do­men, si no nos sen­ti­mos a gus­to con no­so­tros y si no pro­vo­ca­mos ni pro­yec­ta­mos na­da en el res­to.

En nues­tra pro­fe­sión te­ne­mos un rol so­cial que cum­plir. Lo que en fran­cés lla­man “sa­voir fai­re”, sa­ber ha­cer, el ta­len­to, la des­tre­za, la com­pe­ten­cia y la téc­ni­ca pa­ra lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos. Los cam­bios siem­pre de­ben ir en ar­mo­nía con la per­so­na­li­dad y anato­mía de ca­da per­so­na.

El fí­si­co no es to­do. La mu­jer más be­lla o el hom­bre más gua­po no es el de las fac­cio­nes per­fec­tas, ni el de las me­di­das exac­tas. Es el que en su con­jun­to re­sul­ta más atrac­ti­vo pa­ra el otro.

Cuán­tos ejem­plos po­de­mos nom­brar de la pan­ta­lla gran­de. Al­ba Flo­res, la es­pa­ño­la de na­riz pro­mi­nen­te, uno de los ta­len­tos jó­ve­nes que ha lla­ma­do la aten­ción en el úl­ti­mo tiem­po por sus in­tere­san­tes fac­cio­nes en las se­ries de Net­flix La Ca­sa de Pa­pel y Vis Vis. Su­mo a Bár­ba­ra Strai­sand, Meryl Streep, Uma Thur­man o la so­prano María Ca­llas.

En­tre los hom­bres, Gé­rard De­par­dieu es uno de los gran­des íco­nos jun­to a Jean Reno, Adrien Brody y Brad­ley Cop­per. To­dos ellos han se­du­ci­do a más de al­gu­na fé­mi­na con su ori­gi­nal atrac­ti­vo.

El se­cre­to es­tá en sa­car­le par­ti­do a tus pe­cu­lia­ri­da­des. En ser la me­jor ver­sión de ti mis­mo. La be­lle­za es­tá en la va­rie­dad.

La mu­jer más be­lla o el hom­bre más gua­po no es el de las fac­cio­nes per­fec­tas, ni el de las me­di­das exac­tas. Es el que en su con­jun­to re­sul­ta más atrac­ti­vo pa­ra el otro ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.