MU­JER IM­PAC­TA

María Eu­ge­nia Mou­re y su vo­lun­ta­ria­do con ni­ños hai­tia­nos

NuevaMujer - - ÍNDICE -

Po­co tiem­po le que­da los fi­nes de se­ma­na pa­ra com­par­tir con su ma­ri­do y sus tres hi­jos. De lu­nes a vier­nes, María Eu­ge­nia Mou­re ha­ce cla­ses en un co­le­gio par­ti­cu­lar de Pro­vi­den­cia y los sá­ba­dos –va­rios al mes– de­di­ca gran par­te del día a en­se­ñar y ofre­cer mo­men­tos de es­par­ci­mien­to a ni­ños pro­ve­nien­tes de Hai­tí, que vi­ven en la po­bla­ción Los No­ga­les, de Es­ta­ción Cen­tral.

“Se tra­ta de un re­for­za­mien­to cu­rri­cu­lar que for­ma par­te del Pro­gra­ma Zan­mi (ami­go en creo­le), ofre­ci­do por la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do. Co­men­zó ha­ce unos cua­tro años con la idea de ayu­dar a los hai­tia­nos a in­ser­tar­se en nues­tra so­cie­dad y en el mun­do la­bo­ral. Al prin­ci­pio, es­te apo­yo era só­lo pa­ra adul­tos, in­clu­yen­do cla­ses de es­pa­ñol y ase­so­rías legales, en­tre otras pres­ta­cio­nes. Lo desa­rro­llan los mis­mos es­tu­dian­tes de ca­rre­ras co­mo edu­ca­ción, si­co­lo­gía… Yo su­pe de la ini­cia­ti­va a tra­vés de una pri­ma que es­tu­dia De­re­cho. Pen­sé: voy a co­la­bo­rar un ra­ti­to y ter­mi­né que­dán­do­me”, cuen­ta la “pro­fe”, que se unió justo cuan­do se em­pe­zó a tra­ba­jar tam­bién con ni­ños y ado­les­cen­tes. “Los be­ne­fi­cia­rios lle­ga­ban al pro­gra­ma con sus hi­jos y és­tos que­da­ban deam­bu­lan­do, sin sa­ber qué ha­cer. En­ton­ces, se pla­ni­fi­ca­ron ac­ti­vi­da­des en las que pu­die­ran par­ti­ci­par, ex­pli­ca. El fin ini­cial era cui­dar a los ni­ños y ha­cer­les al­gu­nos jue­gos, pe­ro em­pe­zó a de­ri­var en al­go más com­ple­to. Aho­ra les ofre­ce­mos cla­ses, guías de tra­ba­jo y apo­yo en al­gu­nas asig­na­tu­ras. Des­pués de ese re­for­za­mien­to hay ins­tan­cias más di­ver­ti­das, lú­di­cas, de es­par­ci­mien­to”.

A María Eu­ge­nia le bri­llan los ojos cuan­do ha­bla de es­tos ni­ños que le han ro­ba­do el co­ra­zón. Di­ce que son ca­ri­ño­sos, que siem­pre lle­gan bien pre­sen­ta­dos, que apren­den más rá­pi­do el es­pa­ñol que los pa­dres, que po­seen ex­ce­len­tes ha­bi­li­da­des fí­si­cas y que siem­pre se mues­tran in­tere­sa­dos en apren­der: “Pi­den que les dé guías de ma­te­má­ti­cas pa­ra ha­cer”, co­men­ta im­pre­sio­na­da, ca­si co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez que le to­ca ver una ac­ti­tud así en un alumno.

“Lo que me lla­ma po­si­ti­va­men­te la aten­ción es que to­das esas cua­li­da­des las desa­rro­llan en una si­tua­ción muy ad­ver­sa. Ser in­mi­gran­te es difícil. Y los hai­tia­nos que vi­ven en Chi­le, lo ha­cen en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias. Yo ha­bía he­cho otros vo­lun­ta­ria­dos, pe­ro nun­ca vi, por ejem­plo, a diez fa­mi­lias com­par­tien­do la mis­ma vi­vien­da, sin pi­so, ni si­quie­ra un ra­dier, to­do de tie­rra. ¡ Te­rri­ble!”, ex­cla­ma. “Es un pue­blo, ade­más, muy re­ser­va­do y pru­den­te. Re­cuer­do que cuan­do hi­ci­mos una cam­pa­ña pa­ra re­co­lec­tar ro­pa, ca­da uno iba y sa­ca­ba lo que ne­ce­si­ta­ba, na­da más. In­clu­so, me de­cían: mi­re, es­to le po­dría que­dar bien a su hi­ja...”.

Es­ta la­bor que rea­li­za en el Pro­gra­ma Zan­mi y aque­lla que desem­pe­ña en el Co­le­gio San Ig­na­cio de El Bos­que –don­de en­se­ña a ni­ños de pri­me­ro y se­gun­do año bá­si­co– le han per­mi­ti­do con­fir­mar su vo­ca­ción. “Siem­pre qui­se es­tu­diar Pe­da­go­gía. En mi fa­mi­lia hay va­rias pro­fe­so­ras: mi abue­la, mi ma­má, unas tías... De al­gu­na par­te me te­nía que ve­nir”, ase­gu­ra rien­do.

Agre­ga que su in­te­rés era tra­ba­jar con la in­fan­cia: “Siem­pre tu­ve bue­na on­da con los ni­ños, así es que no hu­bo mu­cho cues­tio­na­mien­to res­pec­to de qué ca­rre­ra se­guir. Hi­ce mi prác­ti­ca en una po­bla­ción de Lo Pra­do y apren­dí mu­cho. Es uno de los pe­río­dos que re­cuer­do con más ca­ri­ño y ten­go pre­sen­te a ca­da uno de los ni­ños que co­no­cí... Hoy ya son adul­tos”, cal­cu­la en voz al­ta.

La tía Ma­riu, co­mo la lla­man mu­chos de los pe­que­ños que asis­ten al Pro­gra­ma Zan­mi, re­co­no­ce que al me­nos pa­ra ella re­sul­ta im­po­si­ble no crear un víncu­lo afec­ti­vo con los alum­nos. Y es por eso que no quie­re de­jar es­ta la­bor vo­lun­ta­ria, aun­que le res­te tiem­po pa­ra com­par­tir con los su­yos.

“Pa­ra no de­jar tan­to a mis hi­jos los sá­ba­dos, de­ci­dí lle­var­los con­mi­go a las ac­ti­vi­da­des –di­ce con­ten­ta, sa­bien­do que ha si­do una ex­ce­len­te de­ci­sión–. Tie­nen do­ce, ocho y cin­co años, y les en­can­ta ir. Al prin­ci­pio pen­sé que les lla­ma­ría la aten­ción co­no­cer a per­so­nas con una cul­tu­ra dis­tin­ta y has­ta con un co­lor de piel di­fe­ren­te, ¡pe­ro na­da! A los dos se­gun­dos es­ta­ban to­dos ju­gan­do y ya son ami­gos. Ahí te das cuen­ta de lo ma­ra­vi­llo­sos que son los ni­ños”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.