El au­to­co­no­ci­mien­to co­mo ar­ma de pla­cer

La si­có­lo­ga Cons­tan­za del Ro­sa­rio y la ki­ne­sió­lo­ga Ca­ro­li­na Sil­va re­vo­lu­cio­nan la vi­da se­xual de las chi­le­nas con el ta­ller “Un pla­cer co­no­cer­me”. ¿Su pro­pues­ta? Eli­mi­nar mie­dos que no per­mi­ten en­tre­gar­nos al pla­cer.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­to Ka­rin Win­ter.

El es­tu­dio de la anato­mía del clí­to­ris ter­mi­nó re­cién el 2009. Por lo mis­mo, no sor­pren­de que se­pa­mos tan po­co so­bre nues­tro cuer­po y, por en­de, exis­ta un gran por­cen­ta­je de mu­je­res que no dis­fru­ta de su pro­pia se­xua­li­dad. Esa pre­mi­sa lle­vó a la si­có­lo­ga y te­ra­peu­ta se­xual Cons­tan­za del Ro­sa­rio (@cons­del­ro­sa­rio), y la ki­ne­sió­lo­ga Ca­ro­li­na Sil­va, a or­ga­ni­zar un ta­ller pa­ra mu­je­res que desean co­no­cer­se me­jor y dis­fru­tar de la se­xua­li­dad li­bre­men­te. Es una ac­ti­vi­dad re­vo­lu­cio­na­ria que Cons­tan­za ex­pe­ri­men­tó en Es­ta­dos Uni­dos y qui­so pro­bar­la en Chi­le. Nos in­vi­ta­ron al ta­ller “Un pla­cer co­no­cer­me”, que se rea­li­za una vez al mes, y acep­ta­mos. Nos sor­pren­di­mos con 15 po­ten­tes mu­je­res que de­ci­die­ron de­jar sus pu­do­res, mie­dos y com­ple­jos pa­ra de­jar­se guiar. En una sa­la yo­ga, nos sen­ta­mos en círcu­lo so­bre un mat que con­te­nía un es­pe­jo, bo­li­tas chi­nas, guan­tes, pre­ser­va­ti­vos y un ja­pi posh ro­sa­do. No es un se­mi­na­rio cual­quie­ra.

En los pri­me­ros mi­nu­tos, nos in­vi­tan a re­la­tar nues­tra ex­pe­rien­cia con los or­gas­mos. La ma­yo­ría no los ha­bía sen­ti­do nun­ca o no se ha­bían atre­vi­do a ex­plo­rar esa zo­na. Den­tro de es­te va­rio­pin­to gru­po apa­re­ce ca­da una de no­so­tras re­pre­sen­ta­da: una re­ve­la que su­frió vio­len­cia si­co­ló­gi­ca, otra que­dó em­ba­ra­za­da en su se­gun­da re­la­ción se­xual, un tran­se­xual desea co­no­cer me­jor su nue­vo cuer­po, una vein­tea­ñe­ra no sa­be

si ha sen­ti­do un or­gas­mo, y una mu­jer de 65 años con­fie­sa que nun­ca tu­vo un or­gas­mo y que ni si­quie­ra se ha atre­vi­do a mas­tur­bar­se.

Las pro­fe­so­ras se des­nu­dan y que­dan en unas ba­tas en to­nos pas­te­les e in­vi­tan a las par­ti­ci­pan­tes a ha­cer lo mis­mo. Qui­zás co­mo una for­ma de acep­tar el cuer­po. No es obli­ga­ción, pe­ro la ma­yo­ría for­ma par­te de la ex­pe­rien­cia. A los po­cos mi­nu­tos, el des­nu­do no lla­ma la aten­ción y na­die cues­tio­na las di­fe­ren­tes for­mas de ca­da una. Es una reunión fe­me­ni­na con una ener­gía aco­ge­do­ra, com­pa­si­va y com­pren­si­va. Pa­ra co­men­zar el au­to­des­cu­bri­mien­to, Cons­tan­za y Ca­ro­li­na des­cri­ben grá­fi­ca­men­te al­gu­nas zo­nas y una de las asis­ten­tes se sor­pren­de al des­cu­brir el clí­to­ris: “No sa­bía que es­ta­ba ahí”. Es que mu­chas mu­je­res no se co­no­cen por pu­dor, mie­do y vergüenza. Las es­pe­cia­lis­tas nos mues­tran fo­tos de de­ce­nas de va­gi­nas di­fe­ren­tes, acla­ran­do que to­das son nor­ma­les. Es más, esa va­gi­na “per­fec­ta” que mues­tran en pe­lí­cu­las porno –mu­chas ve­ces fru­to de tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos– son las que me­nos sen­si­bi­li­dad po­seen. Du­ran­te el ta­ller, se pa­sa por di­fe­ren­tes eta­pas, des­de lo teó­ri­co, mi­rar la va­gi­na con un es­pe­jo has­ta pal­par cier­tas zo­nas im­por­tan­tes en el dis­fru­te. Tam­bién de­rri­ban al­gu­nos mitos, co­mo que no exis­te el or­gas­mo cli­to­riano y va­gi­nal, sino que só­lo cli­to­riano. ¿Lo más im­por­tan­te pa­ra dis­fru­tar? Tra­ba­jar y for­ta­le­cer nues­tra mus­cu­la­tu­ra pel­via­na que, por es­tar sus­pen­di­da, tien­de a ce­der. Por lo mis­mo, las pro­fe­so­ras en­se­ñan a usar las bo­li­tas chi­nas e in­cen­ti­van a ir su­bien­do su pe­so en el trans­cur­so del tiem­po. Aun­que si no las tie­nes, se pue­de for­ta­le­cer só­lo con con­trac­cio­nes. Du­ran­te la se­sión, se des­ta­ca la im­por­tan­cia de em­po­de­rar­se en la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da pa­ra dis­fru­tar de ver­dad. Cam­biar es­ta idea de “mu­jer dig­na, bien por­ta­da”, a una, sim­ple­men­te, go­za­do­ra. Tam­bién a to­mar el con­trol de nues­tras re­la­cio­nes, ser un po­co egoís­tas, prio­ri­zar­se. Fi­nal­men­te, no­so­tras de­ci­di­mos cuán­do pue­den pe­ne­trar. Si ha­bla­mos del de­seo, la es­pe­cia­lis­ta acla­ra que la do­pa­mi­na se ele­va cuan­do nos en­fren­ta­mos a lo nue­vo, lo no­ve­do­so, la ines­ta­bi­li­dad. Y, aun­que pen­se­mos lo con­tra­rio, el con­flic­to ayu­da al se­xo. Es más, Cons­tan­za ex­pli­ca que las per­so­nas que se per­mi­ten la ra­bia son más in­ten­sas y, así co­mo no se re­pri­men la ra­bia, tam­po­co re­pri­men la ale­gría o el de­seo. Por otro la­do, in­sis­ten en es­tar pre­sen­tes, no vi­vir tra­ge­dias en la men­te y ser rabiosa, si así lo sien­tes. No per­ju­di­ca, ayu­da.

Ca­si al fi­nal de la lar­ga se­sión -que du­ra to­do un día-, con la can­ción Eye of the ti­ger de fon­do y en círcu­lo, co­men­za­mos a sa­car to­da la ra­bia escondida por unos mi­nu­tos a tra­vés gol­pes al ai­re. Pa­ra lue­go emo­cio­nar­nos has­ta las lá­gri­mas con el te­ma In the arms of an an­gel de Sa­rah McLa­chlan. Es que las emo­cio­nes in­flu­yen en nues­tras re­la­cio­nes se­xua­les y con­vie­ne sa­car­las y pro­ce­sar­las pa­ra dis­fru­tar de una bue­na vez. Des­pués de una ca­tar­sis, in­vi­tan a uti­li­zar ja­pi posh ro­sa­do. Con una luz bas­tan­te te­nue y una tem­pe­ra­tu­ra que ha es­ta­do siem­pre cá­li­da, las par­ti­ci­pan­tes se re­la­jan, co­mien­zan a mas­tur­bar­se apli­can­do las téc­ni­cas en­se­ña­das. Es só­lo el co­mien­zo de es­ta aven­tu­ra del au­to­co­no­ci­mien­to y de no só­lo re­vo­lu­cio­nar las ca­lles, sino que nues­tra ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.