“Cual­quier di­fi­cul­tad tie­ne SO­LU­CIÓN”

El año pa­sa­do, con só­lo 29 años, le de­tec­ta­ron cán­cer de ma­ma y, lue­go de un di­fí­cil pro­ce­so, se sien­te li­bre otra vez. Ade­más del amor de su fa­mi­lia, ami­gos y la fe, los ta­lle­res de tea­tro del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de Con­sa­lud lo­gra­ron dar­le sen­ti­do al

NuevaMujer - - VIDA SANA -

“Me em­pe­za­ron do­lo­res en la ma­ma iz­quier­da en no­viem­bre de 2016. No pes­qué, por­que soy pro­fe­so­ra y ese mes es com­pli­ca­do pa­ra no­so­tros. Me hi­cie­ron una eco­gra­fía ma­ma­ria, pe­ro no me la hi­zo la es­pe­cia­lis­ta en ma­ma y, co­mo el pe­zón se me acla­ró, pen­sa­ron que era der­ma­ti­tis por ro­ce. Los do­lo­res se­guían y, en ma­yo del año pa­sa­do, es­ta­ba en cla­se de ma­gis­ter y el do­lor era te­rri­ble, así que lla­mé a la gi­ne­có­lo­ga por­que sen­tía una pe­lo­ta que an­tes no es­ta­ba. Me hi­cie­ron una biop­sia y en ju­nio me di­je­ron que te­nía cán­cer de ma­ma, con me­tás­ta­sis en la axi­la, gra­do dos a tres”, re­la­ta Lo­ret­to Me­ne­ses de 30 años, quien ase­gu­ra que en su fa­mi­lia no exis­tían an­te­ce­den­tes de es­te ti­po de cán­cer. Dos me­ses des­pués, le hi­cie­ron una mas­tec­to­mía com­ple­ta en el seno iz­quier­do y le pu­sie­ron un es­pan­sor con la fi­na­li­dad de ha­cer un es­pa­cio pa­ra la pró­te­sis fi­nal. Al po­co tiem­po, vino la qui­mio­te­ra­pia, la ra­dio­te­ra­pia, se le ca­yó el pe­lo y le do­lía el cuer­po. Fue un pro­ce­so muy du­ro.

Se re­fu­gió en su fa­mi­lia, ami­gos y en la fe. “Me apo­yé en la vir­gen, hi­ce man­das y oré har­to. En agos­to de es­te año pu­de ir a Fran­cia a agra­de­cer­le a la vir­gen de Lour­des, por­que el cán­cer ya se fue. Tam­bién le pe­dí pa­ra que sa­ca­ra el do­lor de mi cuer­po y aho­ra ya no sien­to nin­gún do­lor”.

En ju­lio, la in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en el ta­ller de tea­tro del pro­gra­ma Ca­mi­na Con­ti­go de Con­sa­lud. Es­ta­ba ner­vio­sa, pe­ro no du­dó en ins­cri­bir­se. Le en­can­tó por­que es un gru­po de per­so­nas que han vi­vi­do lo mis­mo, en­ton­ces no de­be ex­pli­car na­da. Se ol­vi­da de to­do lo que vi­vió en esas tres ho­ras se­ma­na­les.

“Las cla­ses de im­pro­vi­sa­ción han si­do ba­ca­nes y el cre­ci­mien­to ha si­do sú­per lin­do. Me ayu­dó a sen­tir­me más se­gu­ra de mí mis­ma, a to­mar con­cien­cia de que cual­quier di­fi­cul­tad en la vi­da tie­ne so­lu­ción. Nos he­mos da­do cuen­ta de la im­por­tan­cia del tono de voz, por­que cuan­do es­ta­mos más apa­ga­dos la voz no sa­le y la Carola (Paul­sen) nos re­cuer­da el ma­ne­jo de la voz pa­ra ma­ne­jar las emo­cio­nes, por­que so­mos ac­to­res. Ade­más, ella vi­vió la mis­ma en­fer­me­dad”.

El re­sul­ta­do de to­do su tra­ba­jo se ve­rá la pró­xi­ma se­ma­na so­bre las ta­blas, cuan­do ami­gos y fa­mi­lia­res dis­fru­ten de la obra que mues­tra el pro­ce­so in­terno que han vi­vi­do, con pe­nas y ale­grías.

“Pa­ra mí el cán­cer ha si­do un pro­ce­so lin­do, y a ve­ces a la gen­te le cho­ca lo que di­go, pe­ro a mí me ha en­se­ña­do a sa­car mi me­jor ver­sión co­mo per­so­na. Tam­bién a dar­me cuen­ta de co­sas tan sim­ples co­mo agra­de­cer que es­tás vi­va o que des­per­tas­te en la ma­ña­na. Siem­pre le di más im­por­tan­cia a mi vi­da pro­fe­sio­nal que per­so­nal, que­ría via­jar, co­no­cer el mun­do. Cuan­do me di­je­ron que te­nía que de­jar bo­ta­do to­do por dos años, tu­ve que qui­tar el pie del ace­le­ra­dor y preo­cu­par­me real­men­te por mí”.

El año pa­sa­do em­pe­zó con una sa­na­ción per­so­nal, lue­go hi­zo un cur­so y aho­ra tra­ba­ja co­mo sa­na­do­ra es­pi­ri­tual, y es­tá re­eva­luan­do vol­ver a tra­ba­jar co­mo pro­fe­so­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.