RE­TRA­TO

Cuan­do ni­ña dis­fru­ta­ba de de­co­rar el ár­bol, bus­car al Vie­jo Pas­cue­ro, pe­ro so­bre to­do del pa­vo que co­ci­na­ba su abue­la. Con 40 años, in­ten­ta trans­mi­tir es­tas tra­di­cio­nes a sus pe­que­ñas hi­jas. Ha­bla­mos so­bre su ca­rre­ra, la fa­mi­lia y el per­so­na­je que in­terpr

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Con­tre­ras Gó­mez. Fo­tos Fer­nan­do Gu­tié­rrez Alia­ga. @fer­nan­do.fo­to­gra­fias

La vuel­ta a la te­le­vi­sión de Mó­ni­ca Go­doy y su amor por la Na­vi­dad

“Es ca­si im­po­si­ble de­jar de re­cor­dar­la co­mo uno de los ros­tros jó­ve­nes de te­le­se­ries co­mo Su­cu­pi­ra, Tic Tac, Bo­rrón y cuen­ta nue­va o Aque­la­rre, aun­que esos per­so­na­jes no re­su­men su ca­rre­ra. Des­pués de va­rias pro­duc­cio­nes, obras de tea­tro, pe­lí­cu­las en el ex­tran­je­ro, cin­co años vi­vien­do en Es­pa­ña y dos hi­jas, de cua­tro y otra de seis años, la ac­triz Mó­ni­ca Go­doy (40) vol­vió a la te­le­vi­sión co­mo Ca­mi­la Os­sa en La rei­na de Fran­klin, de Ca­nal 13.

“Es el me­jor mo­men­to pa­ra vol­ver a la te­le. Me re­so­na­ron va­rias co­sas del pro­yec­to: el equi­po, la his­to­ria y que­ría tra­ba­jar con el di­rec­tor Die­go Rou­gier, con el pro­duc­tor Pa­blo Ávi­la y otras per­so­nas que co­no­cí muy jo­ven”, ex­pli­ca.

A días de que co­mien­ce su pe­río­do fa­vo­ri­to del año, in­ten­ta en­se­ñar a sus hi­jas va­lo­res que cree se han per­di­do en la so­cie­dad ac­tual, co­mo la em­pa­tía y preo­cu­par­se por otras per­so­nas. No só­lo eso. Su de­vo­ción por sus pe­que­ñas, se tra­du­ce en la trans­mi­sión de ri­tos, co­mo, por ejem­plo, el de la Na­vi­dad. Pa­ra ella, es­ta fe­cha co­bra real sig­ni­fi­ca­do, pues, en su fa­mi­lia ex­ten­di­da, acos­tum­bran a re­unir­se en torno a las tra­di­cio­nes que im­pul­só su abue­la –quien fa­lle­ció ha­ce más de una dé­ca­da y es­ta­ba de cum­plea­ños el 25 de di­ciem­bre–, pe­ro que si­guen man­te­nien­do co­mo clan.

Los me­jo­res re­cuer­dos de in­fan­cia de Mó­ni­ca son pre­ci­sa­men­te re­la­cio­na­dos a la Na­vi­dad, pe­ro tam­bién uno de los peo­res fue una vez que pa­só so­la es­ta fies­ta mien­tras vi­vía en Ma­drid: “Allá no usan mu­cho cor­ti­nas en las ca­sas, así es que des­de la ca­lle veía a las fa­mi­lias fe­li­ces y ex­tra­ña­ba a la mía”, re­co­no­ce.

Ha­ce unos años vi­vis­te en Es­pa­ña. ¿Có­mo to­mas­te ese ries­go? ¿Lo ha­rías de nue­vo?

Si­go igual de arries­ga­da que a los 20, pe­ro aho­ra ten­go dos per­so­nas pe­que­ñas que de­pen­den de mí y, cuan­do de­ci­des te­ner hi­jos, op­tas por un ti­po de vi­da. Por su­pues­to, que me gus­ta­ría vol­ver a es­tu­diar o via­jar un par de me­ses. Vi­ví cin­co años en Es­pa­ña. Es un lu­gar con el que cons­tan­te­men­te sue­ño, ten­go ami­gos, vie­nen ellos a ver­me y man­te­ne­mos el con­tac­to, pe­ro es­toy con­cen­tra­da en los pro­yec­tos que ten­go aho­ra. Qui­zás lo re­to­me cuan­do mis hi­jas es­tén más gran­des.

De ca­ra a las fies­tas de fin de año, ¿có­mo celebran la Na­vi­dad?

Des­de chi­ca que amo la Na­vi­dad. Siem­pre la he­mos ce­le­bra­do en fa­mi­lia, con mis pri­mos, mis tíos y mis abue­los cuan­do es­ta­ban vi­vos. Ade­más, mi abue­la es­ta­ba de cum­plea­ños el 25 de di­ciem­bre, en­ton­ces es una fe­cha im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Con mi her­ma­na in­ten­ta­mos man­te­ner la mis­ma cer­ca­nía que te­nía­mos no­so­tras con nues­tros pri­mos, en­tre sus hi­jas y mis hi­jas.

¿Si­guen al­gu­na tra­di­ción?

To­dos, pe­ro to­dos los años co­me­mos pa­vo re­lleno con pu­ré de man­za­na. No cam­bia el me­nú (ríe). Mi abue­la lo ha­cía y, aho­ra que no es­tá, lo ha­ce mi tía. Cuan­do ella ya no es­té no sé quién lo va a ha­cer, por­que ni mi her­ma­na ni yo sa­be­mos… ten­dre­mos que apren­der. Me gus­tan los ri­tos. Me gus­ta más la Na­vi­dad, pe­ro en Año Nue­vo tam­bién co­mo len­te­jas, to­mo cham­pa­ña con ani­llos de oro, com­pro cal­zo­nes ama­ri­llos. Sien­to que, si uno se cree las co­sas, des­pués to­man for­ma en la vi­da real.

¿ Así era en tu in­fan­cia? ¿ Qué va­lo­res bus­cas trans­mi­tir a tus hi­jas?

Des­de que ten­go me­mo­ria que es así. Tam­bién bus­ca­mos al Vie­jo Pas­cue­ro. An­tes sa­lía­mos con mi her­ma­na y pri­mos, y aho­ra sa­li­mos con nues­tros hi­jos. ¡Me en­can­ta esa ma­gia! Es que ju­ran de gua­ta que lo ven y esa ilu­sión en sus ca­ri­tas es ma­ra­vi­llo­sa. Tra­to de fo­men­tar el com­par­tir y la em­pa­tía, sen­si­bi­li­zar­se por el otro, que se­pan que no to­das las reali­da­des son igua­les. Creo que esas pe­que­ñas co­sas las pre­pa­ran me­jor co­mo per­so­nas pa­ra el fu­tu­ro.

¿Se ha ido per­dien­do el sen­ti­do de es­tas fe­chas?

Sí, el ni­vel de con­su­mis­mo me pa­re­ce que cam­bia el sig­ni­fi­ca­do de re­unir­se en fa­mi­lia, o con tus se­res que­ri­dos. No en­tien­do a esa gen­te que has­ta úl­ti­mo mi­nu­to es­tá en el mall y lle­ga a du­char­se y sen­tar­se a la me­sa. Soy de ha­cer re­ga­los sim­ples, siem­pre pen­san­do en la otra per­so­na.

Es­tu­vo au­sen­te de los sets de te­le­vi­sión du­ran­te cua­tro años, lo que le dio es­pa­cio pa­ra re­fu­giar­se en el tea­tro, no só­lo co­mo ac­triz, sino tam­bién co­mo pro­duc­to­ra. Fil­ma en­tre 3 a 6 días a la se­ma­na y rea­li­za ges­tio­nes en Acer­ti­jo, la pro­duc­to­ra de tea­tro que fun­dó jun­to al ac­tor Ni­co­lás Saa­ve­dra, su es­po­so. Con la mis­ma ha es­tre­na­do obras co­mo Los ve­ci­nos de arri­ba, la más vis­ta de 2017, e Idio­ta, que es­ta­rá has­ta el 12 de enero en car­te­le­ra en el Tea­tro Mo­ri. “Es­ta fa­ce­ta de la au­to­ges­tión es una puer­ta que abri­mos y que tie­ne que ver con ha­cer los te­mas que nos im­por­tan, ar­mar equi­pos, bus­car fi­nan­cia­mien­to. Ser in­de­pen­dien­te te da la li­ber­tad de no que­dar­te es­pe­ran­do que te lla­men o que sal­ga de­ter­mi­na­do pro­yec­to”. En­tre la te­le­se­rie y el tea­tro, en es­te mo­men­to, le que­da el tiem­po jus­to pa­ra dis­fru­tar con su fa­mi­lia. “Que­ría se­guir rea­li­zán­do­me en mi pro­fe­sión y de­di­car­le tiem­po a mis ni­ñas en sus pri­me­ros años”, co­men­ta.

¿De qué ma­ne­ra com­bi­nas el tra­ba­jo con tu fa­mi­lia?

Mi sa­li­da de las te­le­se­ries se de­bió en par­te a que mis hi­jas es­ta­ban chi­qui­ti­tas. Aho­ra son más in­de­pen­dien­tes y de­ci­dí que era buen mo­men­to pa­ra vol­ver. Me­ter­me de lleno al tea­tro fue una for­ma de se­guir rea­li­zán­do­me en mi pro­fe­sión, pe­ro con tiem­pos más aco­ta­dos pa­ra de­di­cár­se­lo a mis ni­ñas, que era muy im­por­tan­te pa­ra mí, so­bre to­do en sus pri­me­ros años.

¿Có­mo ha si­do tu vuel­ta al mun­do de las te­le­se­ries?

¡Es­toy muy con­ten­ta! Me en­can­ta ha­cer te­le­se­ries, las echa­ba de me­nos. Me gus­ta el equi­po que se con­for­mó, la his­to­ria y que­ría tra­ba­jar con Die­go Rou­gier (di­rec­tor de ci­ne y guio­nis­ta ar­gen­tino), que la di­ri­ge. An­tes ha­bía par­ti­ci­pa­do en Tiem­po Fi­nal, una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo. Con Fran­cis­co Pé­rez-Ban­nen he­mos si­do pa­re­ja en la fic­ción más ve­ces de las que pue­do con­tar y tam­bién es­toy fe­liz de tra­ba­jar con Clau­dia Di Gi­ro­la­mo. Es un agra­do y no me la ha­bía to­pa­do en otras pro­duc­cio­nes. Me pa­re­ció que es­te era el mo­men­to pa­ra vol­ver a la te­le.

Ca­mi­la Os­sa,

Tú per­so­na­je, es una mu­jer que va­lo­ra el di­ne­ro y dis­fru­ta de los lu­jos de la fa­mi­lia de su ma­ri­do. ¿La ve­re­mos evo­lu­cio­nar?

Ella se ve así, pe­ro es de ar­mas to­mar. Tie­ne ca­pas, ocul­ta un pa­sa­do, a su ma­dre y no es tan sim­ple co­mo pa­re­ce. Des­pués va a ad­qui­rir unos tin­tes más os­cu­ros. Es una mu­jer que su­fre, que, pe­se a que se ha­ce la con­te­ni­da, se ve frá­gil y se quie­bra en es­ce­na. Tie­ne su pro­fun­di­dad, no to­ca una so­la te­cla. Da la im­pre­sión de que es la es­po­sa per­fec­ta, pe­ro de per­fec­ta no tie­ne na­da. Ella mis­ma di­ce: “Ten­go la pu­ra ca­ra de cui­ca”. Es in­tere­san­te tra­ba­jar un mun­do un po­co más re­tor­ci­do, gen­te que bu­cea en otro ti­po de emo­cio­nes, el re­sen­ti­mien­to, lo as­pi­ra­cio­nal.

Aho­ra eres ma­má en la te­le­vi­sión y tam­bién en la vi­da real.

Una tie­ne que ha­cer per­so­na­jes de acuer­do a la edad que tie­ne. No pue­do pre­ten­der se­guir sien­do la vein­tea­ñe­ra. En el tea­tro ha­go otros per­so­na­jes, que no son mamás de ca­bros gran­des, que no tie­nen na­da que ver con el que ha­go en La rei­na de Fran­klin. De he­cho, es­toy pre­pa­ran­do un per­so­na­je pa­ra el pró­xi­mo año que es to­tal­men­te di­fe­ren­te. Me gus­ta esa di­ver­si­dad. Si mi tra­ba­jo no fue­ra así, creo que de­ja­ría de ha­cer­lo, me da­ría la­ta.

Ves­ti­do, San­da­lias,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.