ES­PE­CIAL NA­VI­DAD

Nues­tra for­ma de mi­rar el mun­do cam­bió gra­cias a mi­les de in­mi­gran­tes que lle­ga­ron al país. Otros aro­mas y so­ni­dos se apo­de­ra­ron de las ca­lles, y nue­vas ce­le­bra­cio­nes in­vi­tan a abrir­nos. Una co­lom­bia­na, un si­rio y una ve­ne­zo­la­na re­la­tan có­mo vi­ven es­tas f

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Con­tre­ras Gó­mez.

- ¿Có­mo vi­ven los in­mi­gran­tes la Na­vi­dad? - Ju­gue­tes sin es­te­reo­ti­pos - Na­vi­dad so­li­da­ria

En al­gu­nos ho­ga­res chi­le­nos se acos­tum­bra a pa­sar la Na­vi­dad en torno a un ar­bo­li­to lleno de lu­ces par­pa­dean­tes, una es­tre­lla en la pun­ta, acom­pa­ña­do de un pla­to con pan de Pas­cua y el in­fal­ta­ble co­la de mono. Aque­llos que le dan más re­le­van­cia a es­ta fe­cha, ce­nan, otros re­ga­lan ex­pe­rien­cias o en­vían car­tas al Vie­jo Pas­cue­ro. Pa­ra quie­nes celebran el 24 de Di­ciem­bre, los ri­tos y tra­di­cio­nes co­bran real sig­ni­fi­ca­do. Las emo­cio­nes a flor de piel, un re­ga­lo he­cho a mano, el ami­go se­cre­to. Pe­ro, ¿có­mo se vi­ve en otras la­ti­tu­des? ¿Qué ri­tua­les se rea­li­zan? ¿Qué co­mi­da se pre­pa­ra?

Tras la de­ci­sión de mi­grar, vie­nen tam­bién las di­fi­cul­ta­des de apren­der un len­gua­je di­fe­ren­te, de­jar la tie­rra, ex­tra­ñar a las per­so­nas que­ri­das, el cho­que in­ter­cul­tu­ral, la so­lu­ción de una vi­vien­da, con­se­guir un tra­ba­jo es­ta­ble, trans­por­tar­se, en­tre mu­chos fac­to­res que im­pac­tan a ni­vel hu­mano. Y, pa­ra al­gu­nos, co­bran re­le­van­cia de ca­ra a la ce­le­bra­ción de fes­ti­vi­da­des o fin de año. Se ex­tra­ña la ca­sa, los re­cuer­dos y, vi­vir­lo en un con­tex­to ajeno, no es­tá au­sen­te de cier­to gra­do de me­lan­co­lía.

COM­PAR­TIR EN CO­MU­NI­DAD

En di­ciem­bre, por las ca­lles de Co­lom­bia, se sien­te aro­ma a Na­vi­dad, un per­fu­me que com- bi­na la pa­ne­la y la mai­ce­na. Pa­ra sus ha­bi­tan­tes, la fies­ta co­mien­za con una tra­di­ción que se rea­li­za des­de ha­ce 40 o 50 años y tras­pa­sa ge­ne­ra­cio­nes, in­clu­so fron­te­ras. Ca­da sie­te de di­ciem­bre, las puer­tas de las ca­sas, las ve­re­das y las pla­zas se lle­nan de fa­ro­les en­cen­di­dos y las per­so­nas se reúnen pa­ra com­par­tir la luz en el Día de las Ve­li­tas.

Así lo vi­vía Mart­ha Rocha en Bo­go­tá. Ges­to­ra cul­tu­ral y crea­do­ra de Ko­lom­bia Kul­tu­ra Iti­ne­ran­te, quien re­si­de en Chi­le des­de ha­ce diez años y, jun­to a sus com­pa­trio­tas, ha re­pli­ca­do esa for­ma de vi­vir las fies­tas en San­tia­go. En su ciu­dad de ori­gen, los ba­rrios

se de­co­ran con guir­nal­das, los ve­ci­nos se or­ga­ni­zan pa­ra ins­ta­lar lu­ces en los ár­bo­les de los par­ques, en las ca­lles y en sus vi­vien­das. “Es im­pac­tan­te el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño, es muy es­pe­cial. To­do se lle­na de co­lo­ri­do y hay un am­bien­te muy ale­gre”, cuen­ta.

Lue­go del Día de las Ve­li­tas, du­ran­te una se­ma­na y me­dia, se ar­ma el pe­se­bre, las fa­mi­lias se reúnen, can­tan vi­llan­ci­cos y to­do con los ni­ños co­mo pro­ta­go­nis­tas. Se co­men bu­ñue­los (bo­li­tas de que­so y ta­pio­ca) y na­ti­llas, (pos­tre de pa­ne­la y fé­cu­la de maíz). Con la in­ten­ción de com­par­tir, tam­bién se pre­pa­ra una ce­na en la ciu­dad, don­de el cen­tro es un pa­vo re­lleno. Mart­ha tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en una ofi­ci­na de con­ta­bi­li­dad, pe­ro en su tiem­po li­bre or­ga­ni­za ac­ti­vi­da­des co­mo las fies­tas pa­trias de Co­lom­bia y un fes­ti­val lla­ma­do Co­lom­bia in­vi­ta a San­tia­go, don­de co­la­bo­ran con mu­ni­ci­pa­li­da­des y con la Pa­rro­quia La­ti­noa­me­ri­ca­na, pun­to neu­rál­gi­co de la mi­gra­ción.

Tie­ne dos hi­jos: la ma­yor se ti­tu­ló de odon­tó­lo­ga en Co­lom­bia y el me­nor vi­vió en Chi­le has­ta que ter­mi­nó la en­se­ñan­za me­dia y se fue a vi­vir a Eu­ro­pa, por lo mis­mo, es­te año pa­sa- rá la Na­vi­dad sin su fa­mi­lia, pe­ro ro­dea­da de ami­gos y ami­gas. “Nos re­uni­re­mos los co­lom­bia­nos y co­lom­bia­nas, pren­de­re­mos ve­li­tas, es­cu­cha­re­mos nues­tra mú­si­ca y com­par­ti­re­mos nues­tra co­mi­da. Es bien bo­ni­to lo que su­ce­de en nues­tra co­mu­ni­dad”, re­la­ta.

LA CO­MI­DA CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TA

Ar­bo­li­to, pe­se­bre y la pre­pa­ra­ción de las ha­lla­cas, una co­mi­da es­pe­cial de Na­vi­dad, siem­pre en fa­mi­lia o con ami­gos, así re­cuer­da Ma­ría Mig­da­lia Ra­mí­rez (40) sus na­vi­da­des. Aho­ra dis­fru­ta de man­te­ner los ri­tos que apren­dió de ni­ña en Ca­ra­cas, su ciu­dad na­tal, pe­ro aho­ra en Chi­le, jun­to a sus se­res que­ri­dos.

Era ju­nio de 2014 cuan­do arri­bó a San­tia­go des­de Ve­ne­zue­la. Ve­nía em­ba­ra­za­da de cin­co me­ses, con su ma­ri­do y su hi­jo pe­que­ño de la mano. Lle­ga­ron a com­par­tir un de­par­ta­men­to con otra fa­mi­lia, en el que ellos ocu­pa­ban un dor­mi­to­rio pa­ra los tres.

Pa­ra Ma­ría Mig­da­lia lo más di­fí­cil fue lle­gar sin em­pleo y sin co­no­cer a na­die, pe­ro con su es­po­so se man­te­nían po­si­ti­vos: “Me apa­sio­na co­ci­nar, así es que bus­ca­mos al­gu­na opor­tu­ni­dad pa­ra tra­ba­jar en lo que me gus­ta y em­pe­za­mos a ha­cer em­pa­na­das tí­pi­cas de mi país con ha­ri­na de maíz y con re­lle­nos co­mo el ‘pa­be­llón’, nues­tro pla­to na­cio­nal”, ex­pli­ca. Fue­ron es­tra­té­gi­cos. Los pri­me­ros me­ses, con el di­ne­ro que tra­je­ron, com­pra­ron cua­tro ex­hi­bi­do­res y los ofre­cie­ron en su edi­fi­cio y en mi­ni­mar­kets. To­do has­ta que su es­po­so en­con­tró un tra­ba­jo po­co an­tes del na­ci­mien­to de su hi­jo me­nor, el “prín­ci­pe chi­leno”, co­mo le lla­man en ca­sa. “Una vez que na­ció mi be­bé, vol­ví a co­ci­nar. Ade­más, apren­dí a ha­cer em­pa­na­das chi­le­nas”. En 2016, par­ti­ci­pó de un pro­gra­ma im­pul­sa­do por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go y lo­gró ar­mar­se de los im­ple­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra abrir Bien­me­sa­be, una pa­na­de­ría ve­ne­zo­la­na en el cen­tro de San­tia­go.

Se­gún Ma­ría Mig­da­lia, la ce­le­bra­ción ve­ne­zo­la­na de la Na­vi­dad acos­tum­bra a ser en gran­de, con los se­res que­ri­dos. “Así co­mo los chi­le­nos celebran las fies­tas pa­trias, no­so­tros la Na­vi­dad. Me gus­ta ha­cer esa com­pa­ra­ción”, co­men­ta. Re­cuer­da que en su país se or­ga­ni­za­ban pa­ti­na­tas (fies­tas), con un me­nú que in­cluía pan de ja­món, en­sa­la­da de ga­lli­na, per­nil y, por su­pues­to, su pla­to tí­pi­co na­vi­de­ño co­mo pro­ta­go­nis­ta: las ha­lla­cas, las que an­ti­gua­men­te se pre­pa­ra­ban en fa­mi­lia. La nos­tal­gia por su tie­rra la ha mo­vi­li­za­do a pre­pa­rar las ha­lla­cas y pan de ja­món, pa­ra quie­nes no ten­gan tiem­po de co­ci­nar y quie­ran sen­tir­se en ca­sa.

VA­LO­RAR Y APREN­DER DE LO NUE­VO

Ha­ce un año, Na­bil Moham­med Sheha­wi (36) lle­ga­ba a Chi­le jun­to a su es­po­sa Roa y sus dos hi­jas, Ba­sil y Ju­li, y otros 62 re­fu­gia­dos. La fa­mi­lia vo­ló di­rec­ta­men­te des­de el Lí­bano, país que los aco­gió lue­go de es­ca­par de la pe­que­ña ciu­dad de Sa­la­me­ya en el cen­tro de Si­ria, zo­na des­trui­da por una gue­rra ci­vil que ha du­ra­do sie­te años. La fa­mi­lia de Na­bil prac­ti­ca el is­lam, pe­ro no usa el ves­ti­do com­ple­to, co­no­ci­do co­mo hi­jab. Sus pri­me­ros me­ses en Chi­le fue­ron di­fí­ci­les, prin­ci­pal­men­te por el idio­ma y el es­ti­lo de vi­da. An­he­la­ban a su gen­te, su tie­rra y re­cuer­dos, pe­ro, pa­ra sur­gir, de­ci­die­ron que de­bían pen­sar en el pre­sen­te y el fu­tu­ro, ra­zón que los mo­vió has­ta el sur del mun­do.

“La cul­tu­ra es bas­tan­te di­fe­ren­te”, di­ce, y se apu­ra en agre­gar con ale­gría: “Los pro­ble­mas fue­ron re­suel­tos, nues­tras hi­jas han po­di­do ir a la es­cue­la y aho­ra te­ne­mos ami­gos y ve­ci­nos chi­le­nos”. En el is­lam, no acos­tum­bran a fes­te­jar la Na­vi­dad, por­que es una tra­di­ción que co­rres­pon­de al ca­to­li­cis­mo. En cuan­to al Año Nue­vo, tam­po­co rea­li­zan una gran fies­ta co­mo en Oc­ci­den­te, pe­ro man­tie­nen otros ri­tos de­bi­do a que su ca­len­da­rio es di­fe­ren­te y el cam­bio de fo­lio se ce­le­bra con can­cio­nes re­li­gio­sas y fol­klo­re. En 2017, la pri­me­ra vez que Na­bil y su fa­mi­lia ce­le­bra­ron la Na­vi­dad, se reunie­ron con ami­gos si­rios, re­cién lle­ga­dos co­mo ellos, pe­ro es­te año pien­san pa­sar­la jun­to a sus ve­ci­nos chi­le­nos en una ce­na na­vi­de­ña. “En­cuen­tro to­do her­mo­so y nue­vo. Me en­can­ta apren­der nue­vas tra­di­cio­nes”, co­men­ta.

Ilus­tra­cio­nes Fa­bián Rivas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.