CO­LUM­NA SOLE DO­NO­SO

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por So­le­dad Do­no­so. Ma­qui­lla­do­ra. @so­le­do­no­somkp

Con­se­jos y pro­duc­tos pa­ra nu­trir­te y des­lum­brar

Si su­fres de ro­sá­cea o tu piel se con­ges­tio­na fá­cil­men­te con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, te re­co­mien­do siem­pre lle­var un agua ter­mal en la car­te­ra”

Las tem­pe­ra­tu­ras al­tas lle­ga­ron pa­ra que­dar­se. Les gus­te a al­gu­nos o no, nos que­dan al­gu­nos me­ses de sol y mu­chí­si­mo ca­lor. Pe­se a que me gus­ta an­dar con me­nos ro­pa y que los días son lu­mi­no­sos y más lar­gos, exis­ten cier­tas co­sas con las que ten­go que te­ner es­pe­cial cui­da­do. La pri­me­ra y más fun­da­men­tal es la pro­tec­ción so­lar: no sal­go de mi ca­sa sin apli­car fac­tor 50. Ac­tual­men­te, uso el Fu­sion Wa­ter de Is­din. Es muy li­viano y se ab­sor­be ra­pi­dí­si­mo. Lo me­jor es que tie­ne una tec­no­lo­gía de ojo se­gu­ro, que al tras­pi­rar (más pa­ra una, que co­rre co­mo lo­ca to­do el día), no ar­de ni mo­les­ta en el ojo. Por lo mis­mo, lo uso en la ca­ra de mis hi­jos tam­bién. Un gran te­ma, del cual me pre­gun­tan mu­cho, son aque­llas que se ma­qui­llan dia­ria­men­te y no quie­ren es­tro­pear su look. Acá les trai­go unas in­creí­bles al­ter­na­ti­vas pa­ra reapli­car la pro­tec­ción sin da­ñar su ma­qui­lla­je. La pri­me­ra op­ción me pa­re­ce ideal pa­ra las pie­les con ten­den­cia al bri­llo y más gra­sas. Me lo re­co­men­dó mi ami­ga @gee­kand­chic y fue un acier­to: un fo­to­pro­tec­tor mi­ne­ral de Ca­sa­der­ma en bro­cha, con el pol­vo in­cor­po­ra­do, ideal pa­ra pie­les sen­si­bles que de­ja ma­te y re­to­ca per­fec­ta­men­te la pro­tec­ción. Muy có­mo­do pa­ra la car­te­ra. Si tie­nes una piel se­ca o con al­gu­nas arru­gas y pre­fie­res no apli­car pol­vos en tu piel, es­tá la bru­ma hi­dra­tan­te con fac­tor 50 de Biot­herm. No cor­ta el ma­qui­lla­je y lo re­fres­ca. ¡Aho­ra no exis­ten ex­cu­sas pa­ra no re­to­car la pro­tec­ción!. Otro te­ma que sue­le aque­jar­me con el ca­lor son las más­ca­ras de pes­ta­ñas. En­tre tan­to su­dor, ca­lor y pro­tec­cio­nes, mu­chas tien­den a de­rre­tir­se y de­jar un po­co sen­ta­dor bo­rrón ne­gro ba­jo los ojos. Pa­ra es­ta tem­po­ra­da, re­co­mien­do uti­li­zar más­ca­ras de pes­ta­ñas que sean wa­ter­proof, así te ase­gu­ras de que du­ra­rán el día en­te­ro. Mi fa­vo­ri­ta, sin du­da, la Mon­sieur Big de Lan­cô­me. ¡No me fa­lla nun­ca! Las pes­ta­ñas al­tas, ne­gras y per­fec­tas el día com­ple­to. Eso sí, hay que po­ner un po­co más de ca­ri­ño a la ho­ra de la lim­pie­za noc­tur­na. Ac­tual­men­te, uti­li­zo pri­me­ro Mid­night Re­co­very, un lim­pia­dor en acei­te de Kiehl’s. Lo un­to di­rec­ta­men­te so­bre el ros­tro y ma­sa­jeo sua­ve­men­te pa­ra re­ti­rar ma­qui­lla­je, más­ca­ra y blo­quea­do­res. Lue­go, hu­me­dez­co con agua y mi­la­gro­sa­men­te se trans­for­ma en una es­pe­cie de es­pu­ma que ter­mi­na de re­ti­rar to­do. De to­das ma­ne­ras, lue­go uti­li­zo un lim­pia­dor al agua (al­gu­na es­pu­ma), si­guien­do los pa­sos de la ru­ti­na de lim­pie­za co­rea­na. La piel del cuer­po ne­ce­si­ta hi­dra­tar­se de ma­ne­ra ex­tra, ya que es­tá mu­cho más ex­pues­ta. Amé las nue­vas cre­mas Body Yo­gurt de Body Shop. Aro­mas de­li­cio­sos, se ab­sor­ben en se­gun­dos y no de­jan na­da de pe­go­te. Co­mo sa­ben, soy aman­te del bri­llo y no lo de­jo só­lo pa­ra el ros­tro. Ha­ce un año co­no­cí el acei­te su­bli­ma­dor de Poly­sia­nes. ¿Có­mo lo apli­co? So­bre la cre­ma en pier­nas y bra­zos, y les de­ja un bri­lli­to in­creí­ble, ve­ra­nie­go y do­ra­do que amo. Só­lo usán­do­lo, ya me sien­to un po­co más en va­ca­cio­nes. Si su­fres de ro­sá­cea o tu piel se con­ges­tio­na fá­cil­men­te con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, te re­co­mien­do siem­pre lle­var un agua ter­mal en la car­te­ra. El Eau Ther­ma­le de Avè­ne siem­pre me ayu­da con eso. Hay que apro­ve­char que en es­ta tem­po­ra­da sue­len sa­lir ver­sio­nes más pe­que­ñas, idea­les pa­ra an­dar tra­yen­do. Te sa­ca­rán de apu­ros si sien­tes que tu ca­ra ar­de o es­tá de­ma­sia­do re­se­ca. Por úl­ti­mo, có­mo ol­vi­dar los la­bios. Se ul­tra se­can y que­man con el sol. ¡Da­les el amor que me­re­cen! Una ex­fo­lia­ción de vez en cuan­do vie­ne muy bien. Me pa­re­ce una de­li­cia el Bub­ble Gum de Lush. Con­vie­ne ha­cer­lo al fi­nal de la du­cha, por­que sa­ca­rá los pe­lle­ji­tos y de­ja­rá la piel sua­ve. Lue­go, apli­ca al­gún protector la­bial hi­dra­tan­te y, si tie­ne co­lor, me­jor aún. A dis­fru­tar del sol y ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.