Pamela Díaz dis­fru­ta su me­jor año

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Ve­ne­gas Al­caíno. Fo­tos Fer­nan­do Gutiérrez Alia­ga. @fer­nan­do.fo­to­gra­fias

Con más de tre­ce años en te­le­vi­sión, ama­da por mu­chos, odia­da por va­rios, “La Fie­ra” ha­bla so­bre el fin de un año que la po­si­cio­nó co­mo ros­tro de mar­cas y le dio el es­pa­cio pa­ra de­bu­tar co­mo con­duc­to­ra en La no­che es nues­tra, de CHV, un pro­gra­ma que so­ña­ba con lle­var a la pan­ta­lla.

“Es­toy en un mo­men­to don­de pue­do ele­gir lo que quie­ro”

“Ala co­la, mu­chas ve­ces sin ma­qui­lla­je y el pe­lo “lleno de cho­chos” por­que no era prio­ri­dad a la ho­ra de pa­sar por las ma­nos de pe­lu­que­ros y ma­qui­lla­do­res, con la ro­pa na­dan­do por­que era chi­ca, fla­ca y mo­re­na. Así en­tra­ba a los des­fi­les Pamela Díaz an­tes de con­ver­tir­se “La Fie­ra”, cuan­do aún bus­ca­ba el éxi­to en las pasarelas, re­za­ga­da en una ge­ne­ra­ción del mo­de­la­je chi­leno mar­ca­da por Pilar Jar­pa, María Al­be­ró y Clau­dia Sch­mitd. No le im­por­ta­ba ma­qui­llar­se so­la. “Usa­ba pu­ro rou­ge, la bo­ca bien ro­ja”, cuen­ta en­tre ri­sas. Lue­go, lle­gó la te­le­vi­sión, con pro­gra­mas co­mo Ven­ga Con­mi­go y Me­kano, el ca­mino que ha­bía so­ña­do des­de ni­ña. Lo re­cuer­da más de una dé­ca­da des­pués, mien­tras nos sen­ta­mos a con­ver­sar so­bre el año que ter­mi­na con ofre­ci­mien­tos de dis­tin­tos ca­na­les y una al­ta pro­ba­bi­li­dad de con­du­cir el ma­ti­nal de CHV. Aun­que, has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, con­fie­sa que no pue­de con­fir­mar esa in­for­ma­ción. “Fue un año bueno, lleno de lo­gros que me­rez­co, por­que tra­ba­jé pa­ra eso. Hu­bo al­tos y ba­jos; me sa­ca­ron del ma­ti­nal, pe­ro em­pe­cé mi pro­gra­ma. Es­toy en un mo­men­to don­de pue­do ele­gir lo que quie­ro. Ha­ce años es­ta­ba don­de po­día no más. Me cos­tó ene que me fue­ra bien, pe­ro es un te­ma de per­so­na­li­dad, por eso hoy es­toy ha­cien­do lo que quie­ro”, ase­gu­ra, mien­tras sa­ca de sus ojos unos par­ches pa­ra dis­mi­nuir las oje­ras. El fin de año, co­mo a to­das, le pe­sa. Ac­tual­men­te, vive con el em­pre­sa­rio Fer­nan­do Té­llez y cin­co de los seis hi­jos que su­man en­tre am­bos. Los tu­yos, los míos y los nues­tros, co­mo se de­cía en los 90, la tie­nen de­di­can­do par­te im­por­tan­te de sus ener­gías a la crian­za, es­pe­cial­men­te con Pas­cua­la, la pe­que­ña hi­ja de am­bos. Pa­ra criar es ta­jan­te: se le­van­tan to­dos tem­prano a ha­cer de­por­te. “Me gus­ta que ten­gan otra co­sa que ha­cer, que no sea só­lo es­tar en la ca­sa con el Pla­yS­ta­tion. Soy sú­per de re­glas, en­ton­ces de lu­nes a vier­nes na­die jue­ga y los fi­nes de semana tie­nen que ha­cer su ha­bi­ta­ción. El ce­lu­lar se los doy re­cién a los 15 años. Es co­mo el ser­vi­cio mi­li­tar. Ter­mino can­sa­da”, ase­gu­ra.

“LA FIE­RA”

La pren­sa la bau­ti­zó co­mo “La Fie­ra”, lue­go de los cin­co días que pa­só en el reality La Gran­ja VIP, el pri­mer en­cie­rro te­le­vi­sa­do que in­te­gró ros­tros de la fa­rán­du­la. Eno­ja­da por el am­bien­te su­cio y pre­ca­rio que ha­bía en la ha­cien­da, se pe­leó con to­do el mun­do y, al lle­gar a la ins­tan­cia de eli­mi­na­ción, ya sa­bía que la iban a echar. Se re­co­no­ce “media bru­ja”, an­tes de con­tar que ya in­tuía ca­si el 80% de vo­ta­ción en con­tra que tu­vo ese día.

“Fui la pe­sa­da del reality, pe­ro es­ta­ba re­cién apren­dien­do que son co­sas ma­ne­ja­das. No te di­cen qué ha­cer, pe­ro con el mon­ta­je ar­man una te­le­se­rie. Me mos­tra­ban pe­lean­do so­lo a mí. Siem­pre iba a ser la ma­la, aun­que es­tu­vie­ra res­pon­dien­do a un in­sul­to. A mí me gus­ta ese for­ma­to, pe­ro no es trans­pa­ren­te”. Le pre­gun­ta­mos si en­tra­ría a uno, y ase­gu­ra que no: “Ten­go mu­chos ni­ños y no ten­go ga­nas”. Han pa­sa­do tre­ce años des­de ese epi­so­dio y el perfil de Pamela ha cam­bia­do. Si­gue sien­do “La Fie­ra” o in­do­ma­ble, pe­ro el cariño de su “peo­ple” –co­mo lla­ma a sus fans– no pa­ra de cre­cer. El 2018 ce­le­bró con glo­bos en la ca­lle su mi­llón de se­gui­do­res en Ins­ta­gram (@pa­me­fie­ra­diaz) y to­dos los días re­ci­be cer­ca de 200 men­sa­jes. “Un co­ra­zon­ci­to, una per­so­na, un pe­so di­go yo”, re­la­ta en­tre ri­sas, asu­mien­do que le cues­ta di­men­sio­nar que un mi­llón de per­so­nas es­tén aten­tas al con­te­ni­do que sube.

¿Te gus­tan las re­des so­cia­les?

Soy media floja y al prin­ci­pio el te­ma de las re­des so­cia­les me car­ga­ba, sen­tía que era una la­ta, la gen­te es­tá muy pen­dien­te. Me gus­ta ha­cer vi­deos, pe­ro, co­mo en las re­des so­cia­les es to­do el día la co­sa, es co­mo si fue­ra un tra­ba­jo.

Cuen­tas que al prin­ci­pio te que­rían me­nos. ¿Era por el rol que cum­plías?

Sí, pe­ro na­die te obli­ga a ti­rar­le mier­da a al­guien por­que se te ocu­rrió. To­das las pe­leas que he te­ni­do son por­que las sien­to, no me gus­ta esa per­so­na. Yo soy muy bru­ta pa­ra de­cir las co­sas, pe­ro des­pués pue­den pa­sar cua­tro años y el tiem­po me da la ra­zón.

¿No te arre­pien­tes? ¿Ni si­quie­ra en tu in­te­rior?

No, nun­ca me he me­ti­do con sus fa­mi­lia­res. Una es­tá ex­pues­ta, y a mí tam­bién me ha to­ca­do pe­sa­do. En es­te me­dio tie­nes que aguan­tar. Si no te gus­ta, en­ton­ces haz otra co­sa. Pa­ra dis­cu­tir siem­pre tiene que ve­nir pri­me­ro que la otra per­so­na me ha­ga al­go. Mi de­fec­to es que yo no te voy a res­pon­der de la mis­ma for­ma, voy a ser mu­cho más agre­si­va. Des­pro­por­cio­na­da, a lo me­jor.

¿En qué mo­men­to sien­tes que se han pa­sa­do con­ti­go?

Cuan­do nos se­pa­ra­mos con Ma­nuel Neira, me ba­su­rea­ron. Él era sú­per que­ri­do, has­ta aho­ra le di­cen Ma­no­li­to al ca­ba­lle­ro. Cuan­do me se­pa­ré fue­ron har­tos in­sul­tos. Yo ha­bía de­ja­do a ese hom­bre, en­ton­ces yo era la ma­la. Me ha­bía apro­ve­cha­do de su di­ne­ro.

¿Y no hay al­go de ma­chis­mo en eso?

No, por­que mi ca­rác­ter es mu­cho más fuer­te que el de Ma­nuel. Es­ta­ba ex­pues­ta, pe­ro a to­do el mun­do se le ol­vi­da­ron los cuer­nos que me co­mí ca­lla­di­ta y dig­na­men­te. Pe­ro, en ge­ne­ral, la gen­te a mí no me ha he­cho mu­cho da­ño.

LOS TIEM­POS ES­TÁN CAM­BIAN­DO

Asu­mi­da ig­no­ran­te en mu­chos te­mas, Pamela más de una vez fue tra­ta­da co­mo “chu­la” den­tro de la te­le­vi­sión. Ya no le pasa, pe­ro no cree que ha­ya des­apa­re­ci­do el cla­sis­mo y lo atri­bu­ye a un ma­yor cui­da­do con lo que se di­ce. “Hoy ya no pue­des de­cir­lo. Si di­ces al­go con­tra al­guien, por­que es gor­do o al­go así, sa­len va­rias per­so­nas a de­fen­der y hay tan­tas le­yes. A mí me pa­re­ce per­fec­to, pe­ro la gen­te si­gue sien­do igual, só­lo que no pú­bli­ca­men­te. To­da­vía hay gen­te fa­lla­di­ta de la men­te que no en­tien­de que el país es­tá cam­bian­do y si­guen in­sul­tan­do a mu­je­res, por ejem­plo”.

¿A ti te gus­tan esos cam­bios?

Sí, una es­tá crian­do y va vien­do otras co­sas, co­mo el te­ma del bull­ying. To­dos lo hi­ci­mos en el co­le­gio, pe­ro hoy es dis­tin­to, es ex­tre­mo. O qui­zás an­tes se ca­lla­ban, no exis­tía el te­ma de las re­des so­cia­les que es­tán en to­dos la­dos. He­mos vis­to si­tua­cio­nes de ni­ños de muy bue­nas fa­mi­lias, otros de fa­mi­lias au­sen­tes, otras no, que ter­mi­nan muer­tos en lu­ga­res y tú te pre­gun­tas “¿dón­de es­ta­ba la ma­má?”. Hay po­ca co­mu­ni­ca­ción. Los ca­bros es­tán tan in­so­len­tes y mal­edu­ca­dos. Ya lo he di­cho, y es sú­per ma­chis­ta, pe­ro creo que es cul­pa de que las mu­je­res no es­ta­mos en la ca­sa.

¿Y los hom­bres?

A ver..., es que los hom­bres igual tra­ba­ja­ban des­de siem­pre. Hoy, no­so­tras te­ne­mos que tra­ba­jar de igual a igual pa­ra po­der lle­var una ca­sa, pe­ro an­tes nos de­ja­ban con la abue­la, la na­na o la ve­ci­na que se ha­cía car­go de to­dos. Ha­bía una per­so­na con ca­rác­ter, una imagen cons­tan­te. Per­so­nal­men­te, tra­ba­jo con gen­te de con­fian­za, pue­den cas­ti­gar si es ne­ce­sa­rio, pe­ro no es lo mis­mo. Aho­ra los ca­bros man­dan, por eso creo que, el he­cho de que la mu­jer tra­ba­je y que más en­ci­ma ga­ne­mos me­nos, es muy fo­me. No es que nos eche la cul­pa. Es al­go que te­ne­mos que ha­cer.

Siem­pre has si­do abier­ta con las in­ter­ven­cio­nes a las que te has so­me­ti­do por el te­ma del pe­so. ¿Si­gue sien­do un te­ma pa­ra ti?

Sí, es que me gus­ta co­mer, me gus­ta to­mar, pa­sar­lo bien, es­tar har­to ra­to sen­ta­da en la me­sa cuan­do ten­go tiem­po. Me gus­ta com­par­tir, ha­blar, ca­gar­me de la ri­sa. Eso no lo voy a ha­cer con un té. Apar­te so­mos sú­per acho­clo­na­dos y con mi fa­mi­lia ha­ce­mos asa­dos to­dos los do­min­gos.

¿Te dan ga­nas de de­cir “me acep­to así no más”?

No, poh. Es que me gus­ta ser fla­ca, pe­ro no me re­sul­ta.

La entrevista es­tá por ter­mi­nar y Pamela se que­ja de do­lor de es­pal­da, mien­tras cuen­ta que unos días atrás se ca­yó por una es­ca­le­ra y que, por más que to­ma re­me­dios, no se le qui­ta el do­lor. No ha ido a doctor, no va a me­nos que es­té muy ur­gi­da. No es así tam­po­co con sus hi­jos. “Se ca­yó, se pa­ra”, co­men­ta. Una de las asis­ten­tes que la acom­pa­ña com­ple­men­ta que “no es apren­si­va con la vi­da”. La “Fie­ra” con­tes­ta que le gus­ta­ría te­ner más sen­ti­mien­tos, pe­ro que no los tiene.

¿No te sien­tes vul­ne­ra­ble con na­da?

No, si al­guien lle­ga tris­te, yo di­go “ah ya, pa´ qué tan­ta tris­te­za. ¿Qué pa­só?”. La gen­te me mi­ra y pien­sa “es­ta hueo­na es­tá lo­ca”. Les cam­bio el te­ma, no me gus­ta la gen­te con pro­ble­mas, me mo­les­ta.

¿Par­tien­do por ti?

Yo ce­ro. Hay co­sas por las que de ver­dad una la pasa mal: cuan­do tie­nes un hi­jo en­fer­mo o no lle­gas a fin de mes. Pe­ro igual se pue­de pe­dir ayu­da, las co­sas se solucionan igual. Que­jar­se cuan­do es­tás sano, no me gus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.