Dos crea­do­ras de Santiago a Mil ahon­dan en su pro­ce­so crea­ti­vo

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Ve­ne­gas Al­caíno. Fo­tos Fer­nan­do Gutiérrez Alia­ga. Agra­de­ci­mien­tos a GAM.

Car­la Zú­ñi­ga y Tri­ni­dad González, re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes de la dra­ma­tur­gia chi­le­na, pre­sen­tan tres obras que es­ta­rán en la edi­ción nú­me­ro 24 del fes­ti­val de tea­tro más im­por­tan­te del país. Ade­más, re­ve­lan que quie­ren es­ca­par de la for­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de de­cir las co­sas pa­ra ser con­si­de­ra­das “dra­ma­tur­gas se­rias”.

Ha­ce 24 años que el Fes­ti­val Santiago a Mil bus­ca lle­nar las ca­lles de la ciu­dad con tea­tro. Con­ver­ti­do en una fun­da­ción y en alian­za con BHP/Mi­ne­ra Escondida, es­te año no se­rá la ex­cep­ción. Lle­va­rá en la de­lan­te­ra el fo­co Mu­je­res Crea­do­ras, don­de al fra­gor de un mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta que bu­lle, se vi­si­bi­li­za el tra­ba­jo de las mu­je­res en cual­quier es­pa­cio vin­cu­la­do a las ta­blas. His­tó­ri­ca­men­te, las mu­je­res en el ar­te han es­ta­do re­le­ga­das a ro­les se­cun­da­rios, más cer­ca­nas a la fi­gu­ra de mu­sas que crea­do­ras y mo­vi­li­za­do­ras. Según ci­fras mos­tra­das en la pá­gi­na web de la Fun­da­ción Tea­tro a Mil, só­lo tres ac­tri­ces y una bai­la­ri­na han si­do re­co­no­ci­das con el Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes de la Re­pre­sen­ta­ción en nues­tro país.

Pa­ra com­pren­der las inquietudes que mo­vi­li­zan es­ta crea­ción más fe­mi­nis­ta que es­te­reo­tí­pi­ca­men­te fe­me­ni­na, con­ver­sa­mos con dos ac­tri­ces de for­ma­ción que, con el tiem­po, de­vi­nie­ron en crea­do­ras, en­con­tran­do en la es­cri­tu­ra tea­tral un lu­gar don­de dar­le voz a las his­to­rias que ne­ce­si­ta­ban con­tar. Se tra­ta de Car­la Zú­ñi­ga, que es­ta­rá pre­sen­te con los mon­ta­jes El ama­ri­llo sol de tus ca­be­llos lar­gos y Pre­fie­ro que me co­man los pe­rros, y Tri­ni­dad González, que es­tu­vo a car­go de es­cri­bir Car­na­val. To­das dis­po­ni­bles den­tro de la cartelera del fes­ti­val que se desa­rro­lla­rá en­tre el 3 y 20 de enero.

LOS MON­TA­JES DE SANTIAGO A MIL

Pre­fie­ro que me co­man los pe­rros es pa­ra Car­la una obra que na­ce del trau­ma. In­vi­ta­da por el di­rec­tor Je­sús Ur­que­ta a es­cri­bir so­bre la vo­rá­gi­ne del tra­ba­jo en el sis­te­ma neo­li­be­ral, la dra­ma­tur­ga co­men­zó a pen­sar en qué vuel­ta dar­le a un te­ma que, pa­ra ella, re­sul­ta­ba al­go le­jano. Así lle­gó al ca­so real de una edu­ca­do­ra de pár­vu­los que, en me­dio del es­trés por el aniver­sa­rio del jar­dín in­fan­til don­de tra­ba­ja­ba, ol­vi­dó a un ni­ño en su au­to que mu­rió por el en­cie­rro. “Fue te­rri­ble, y me di cuen­ta de que ahí se mez­cla­ba lo la­bo­ral con lo que me in­tere­sa a mí, que es es­cri­bir des­de las mu­je­res”, ex­pli­ca Car­la.

El ama­ri­llo sol de tus ca­be­llos lar­gos, por otro la­do, es una apues­ta de Car­la jun­to a su com­pa­ñía La ni­ña ho­rri­ble, que lle­va cin­co años de tra­ba­jo en las ta­blas chi­le­nas. En esa oca­sión de­ci­die­ron ex­plo­rar la ma­ter­ni­dad, pen­sán­do­la co­mo un es­pa­cio po­ten­cial­men­te re­vo­lu­cio­na-

rio, pro­ce­so que pue­de -su­gie­re Car­la- es­tar vin­cu­la­do con que en el mo­men­to de pen­sar en la obra, ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Así lle­ga­ron a la his­to­ria de un tra­ves­ti que tiene una gua­gua, que es arre­ba­ta­da por su fa­mi­lia ho­mo­fó­bi­ca. Si hay al­go que une el tra­ba­jo de am­bas crea­do­ras es la ne­ce­si­dad de am­pli­fi­car vo­ces si­len­cia­das. Tri­ni­dad, due­ña de una vas­ta ca­rre­ra co­mo ac­triz en ci­ne, te­le­vi­sión y tea­tro, tam­bién ha ex­plo­ra­do la es­cri­tu­ra y la di­rec­ción. Con su com­pa­ñia Tea­tro Anó­ni­mo lle­ga­ron a Car­na­val co­mo una ne­ce­si­dad, agru­pan­do re­la­tos de in­fan­cias pro­fun­da­men­te vio­len­ta­das que en­con­tra­ron en do­cu­men­ta­les so­bre con­flic­tos ar­ma­dos, gue­rras, mal­tra­to y vio­len­cia con­tra ni­ñas. A tra­vés de un len­gua­je cru­do y sin ador­nos, cons­tru­yó un mon­ta­je tra­tan­do de eli­mi­nar las mi­ra­das adul­tas: “Fui un canal al po­ner eso de ma­ne­ra tan cru­da. Que­ría­mos que fue­ran ni­ños pa­ra no po­ner el ojo adul­to, de­cir las co­sas sin fil­tro. El adul­to ador­na, ne­go­cia y tran­sa”, re­fle­xio­na.

EXIS­TIR Y RE­SIS­TIR

Tri­ni­dad egre­só en los 90. Car­la, más de diez años des­pués, pe­ro am­bas se mue­ven des­de la ur­gen­cia crea­do­ra, ac­tuan­do, di­ri­gien­do y ex­plo­ran­do to­do el es­pec­tro de po­si­bi­li­da­des que les ha brin­da­do el tea­tro. Así, en­cuen­tran en la dra­ma­tur­gia un es­pa­cio de ex­pre­sión en el que flu­yen. “Siem­pre he te­ni­do una re­la­ción con la pa­la­bra. Cuan­do me di cuen­ta que que­ría de­cir co­sas que no es­ta­ban es­cri­tas por otros. Bus­can­do obras que aún no exis­ten, te das cuen­ta de que hay una voz pro­pia que tiene que sa­lir”, afir­ma Tri­ni­dad González.

Car­la se acer­có por otro la­do a es­te ofi­cio. Fa­ná­ti­ca de las te­le­se­ries del Chi­le no­ven­te­ro, cuan­do era ni­ña so­ña­ba con ser ac­triz y tra­ba­jar den­tro de esos elen­cos. Con los años fue des­cu­brien­do en ma­yor pro­fun­di­dad el tea­tro, pri­me­ro a tra­vés de las obras de Ra­món Grif­fe­ro y lue­go en la Uni­ver­si­dad Ar­cis jun­to a Juan Ra­dri­gán. Se enamo­ró de la dra­ma­tur­gia, de­jó de ac­tuar y se lan­zó de ca­be­za a es­cri­bir. Una de las sen­sa­cio­nes que de­ja el tea­tro en Chi­le es que es­tá siem­pre lu­chan­do por exis­tir. ¿Có­mo lo ven ellas? “Es un lu­gar de re­sis­ten­cia en to­do ni­vel. No­so­tros no he­mos ido ni al Quis­co con la obra, por­que nues­tro elen­co es de mu­chas per­so­nas. Nos gus­ta es­cé­ni­ca­men­te te­ner esa pro­pues­ta, aun­que na­die tiene pla­ta pa­ra mo­ver a tan­ta gen­te. El tea­tro es así, siem­pre hay que ade­cuar­se. Ade­más nos pa­re­ce po­lí­ti­co op­tar por eso, ele­gi­mos ha­cer la obra co­mo sea, con to­do el equi­po que que­re­mos te­ner en es­ce­na”, ex­pli­ca Car­la.

Por su par­te, Tri­ni­dad es crí­ti­ca con los cri­te­rios que pri­man a la ho­ra de en­tre­gar fon­dos. “Te pi­den re­sul­ta­dos an­tes de que si­quie­ra ha­yas em­pe­za­do el pro­yec­to y eso va en con­tra de la esen­cia de una crea­ción ar­tís­ti­ca, esas co­sas se des­cu­bren en el ca­mino. A mí no me re­sul­ta men­tir pa­ra pos­tu­lar a un Fon­dart, ha­ce mu­cho que no postulo”. Por eso, jun­to a su gru­po en­sa­yan en el li­ving de una ca­sa: “Va­mos a ha­cer tea­tro co­mo sea, aun­que eso sig­ni­fi­que tra­ba­jar mu­cho sin ver un vein­te. Al­go que es im­pen­sa­ble pa­ra to­do el mun­do”.

CREAN­DO DES­DE LA RABIA

Sa­lir­se del lu­gar có­mo­do a la ho­ra de crear, es­ca­par de la for­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de de­cir las co­sas pa­ra ser con­si­de­ra­da una dra­ma­tur­ga “se­ria”, son al­gu­nos de los ele­men­tos que iden­ti­fi­can am­bas en sus pro­ce­sos crea­ti­vos, aun­que se mue­van en dis­tin­tas cla­ves. Car­la re­sal­ta el hu­mor ne­gro co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra cons­truir uni­ver­sos. Am­bas iden­ti­fi­can en el con­tex­to chi­leno ele­men­tos que per­mean en las his­to­rias que cuen­tan.

“Es di­fí­cil iden­ti­fi­car la ins­pi­ra­ción. Vie­ne de to­dos la­dos: las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, el país en el que vi­ves, ser ma­dre, via­jar, no via­jar”, ob­ser­va Tri­ni­dad, y agre­ga que es fun­da­men­tal su in­fan­cia, su fa­mi­lia, re­co­no­cien­do tam­bién en el con­tex­to na­cio­nal un lu­gar in­tere­san­te pa­ra na­rrar. “Es­te es un país muy de­pri­men­te, me in­tere­sa ha­blar des­de ese lu­gar. Apa­ren­te­men­te es to­do avan­za­do, pe­ro no es real, por­que real­men­te es un país muy cla­sis­ta, muy ma- chis­ta, ho­mo­fó­bi­co. Es­te es un lu­gar te­rri­ble y eso me sir­ve de ins­pi­ra­ción. Me enojo, veo las no­ti­cias y me da mu­cha rabia. Des­de ahí es­cri­bo”, revela.

Si tu­vie­ran que crear una obra hoy. ¿Qué te­má­ti­cas se les vie­nen a la men­te? “Jus­to es­toy en ese pro­ce­so, con­cen­tra­da en el re­sur­gi­mien­to del fas­cis­mo. La elec­ción de Bol­so­na­ro, el go­bierno de Chi­le cua­drán­do­se con eso y la po­li­cía re­pri­mien­do. Lo en­cuen­tro te­rro­rí­fi­co. Hay al­go en La­ti­noa­mé­ri­ca que hue­le a vuel­ta de dic­ta­du­ra”, res­pon­de Tri­ni­dad González. “Es te­rri­ble eso y tam­bién lo he pen­sa­do. A mí me in­tere­san los con­tras­tes, que es­tén pa­san­do to­das es­tas co­sas, que la po­li­cía ha­ya ma­ta­do al­guien, pren­der la te­le y que en el ma­ti­nal es­tén ha­blan­do de quién lle­gó o no lle­gó al cum­plea­ños de Ra­quel Ar­gan­do­ña”, in­di­ca Car­la. Am­bas des­ta­can la ma­yor pre­sen­cia de mu­je­res en el mun­do del tea­tro, de­jan­do de la­do el tea­tro de au­tor, vin­cu­la­do pro­fun­da­men­te a dra­ma­tur­gos y di­rec­to­res hom­bres que pre­do­mi­na­ba has­ta ha­ce al­gu­nos años. Esa reali­dad de­jó pa­so a mu­je­res que es­cri­ben y a com­pa­ñías que es­tán dan­do a luz tra­ba­jos crea­dos de ma­ne­ra prin­ci­pal­men­te gru­pal. “Lo co­lec­ti­vo es tam­bién una apues­ta de per­ma­nen­cia, por­que so­la con­tra el mun­do es te­rri­ble. Si se te ocu­rre una obra y tie­nes una com­pa­ñía, sien­tes que vas a po­der ha­cer las co­sas”, fi­na­li­za Tri­ni­dad.

Tri­ni­dad González

Car­la Zú­ñi­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.