CO­LUM­NA BERNI ALLEN

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Berni Allen, well­ness coach. @ber­nia­llen

La well­ness coach nos ayu­da a di­fe­ren­ciar el ham­bre de la an­sie­dad

De no­che el me­ta­bo­lis­mo se vuel­ve más len­to. Re­cuer­da co­mer más pro­teí­nas que car­bohi­dra­tos”

Se pue­de ba­jar de pe­so co­mien­do ca­da 3 o 4 ho­ras? La res­pues­ta es sí. ¿Cuán­tas de us­te­des han caí­do en el error de de­jar de co­mer por lar­go ra­to o han he­cho tres gran­des co­mi­das du­ran­te el día pa­ra per­der pe­so y se han man­te­ni­do igual o, in­clu­so, han subido? Es muy nor­mal y aquí les ex­pli­co de for­ma fá­cil por qué en­gor­da­mos, en vez de ba­jar de pe­so. Al so­me­ter al cuer­po al es­trés de de­jar de co­mer du­ran­te pe­río­dos lar­gos de tiem­po, le es­ta­mos en­vian­do la se­ñal equi­vo­ca­da di­cién­do­le: “¿Sa­bes qué? No te da­ré co­mi­da en mu­cho ra­to, así que al­ma­ce­na re­ser­vas de gra­sa por si las ne­ce­si­tas en un ca­so ex­tre­mo”. ¡Y así es! El cuer­po se pro­te­ge, ya que su ins­tin­to prin­ci­pal y vi­tal es man­te­ner­se vi­vo an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia que pue­da ha­cer pe­li­grar su vi­da. ¿Qué quie­ro de­cir­les con lo an­te­rior? Las can­ti­da­des de co­mi­das y la fre­cuen­cia con la que in­gie­res ali­men­tos es es­tric­ta­men­te pro­por­cio­nal a si subes de pe­so o no. Si tu cuer­po cree que en mu­cho ra­to no ha­brá co­mi­da, a mo­do de de­fen­sa, crea un es­pe­cie de efec­to de “hi­ber­na­ción” y co­mien­za a acu­mu­lar gra­sa en el ca­so de que la ne­ce­si­te des­pués. Cuan­do tu cuer­po se en­cuen­tra en un ca­so ex­tre­mo, usa esa gra­sa cor­po­ral. Re­co­noz­co ha­ber si­do pé­si­ma a la ho­ra de or­de­nar mis co­mi­das y mu­chas ve­ces pre­fe­ría mas­ti­car chi­cle an­tes de co­mer pa­ra sen­tir al­go dul­ce y ba­jar mis ni­ve­les de an­sie­dad. Me de­cía: “¿Por qué si no es­toy co­mien­do no lo­gro ba­jar de pe­so y, por el con­tra­rio, en­gor­do?”. In­ves­ti­gué po­co a po­co y en­ten­dí que lo más im­por­tan­te es man­te­ner­se co­mien­do ca­da tres ho­ras y or­de­nar el día en seis co­mi­das. Con­se­jos pa­ra or­ga­ni­zar to­das tus co­mi­das y snacks dia­rios: - Pla­ni­fi­ca tus co­mi­das y no las im­pro­vi­ses. Eso es un error gran­de y te lle­va a ali­men­tar­te mal. - Com­pra un tup­per­wa­re y al­gún bol­si­to pa­ra al­ma­ce­nar y tras­la­dar tus co­mi­das. - No le ten­gas mie­do a co­mer ca­da tres ho­ras. Ve­rás co­mo tu cuer­po co­mien­za a re­la­jar­se y a asi­mi­lar de me­jor ma­ne­ra to­do lo que co­mes. - Acos­túm­bra­te a los snacks, ya que así lle­ga­rás con me­nos an­sie­dad a las co­mi­das prin­ci­pa­les. - Re­cuer­da to­mar un ex­ce­len­te de­sa­yuno. El cuer­po ne­ce­si­ta “car­bu­rar­se de nue­vo”, tras dor­mir ca­si ocho ho­ras se­gui­das. Ade­más, así sen­ti­rás me­nos ham­bre a me­dia ma­ña­na y es­pe­ra­rás me­nos an­sio­sa el al­muer­zo. - Pue­des to­mar un ju­go de fru­tas y ver­du­ras mez­cla­do. Es ideal que ten­gan más ver­du­ras que fru­tas y sean ve­ge­ta­les ri­cos en fi­bra. Otra ex­ce­len­te op­ción son los fru­tos se­cos (al­men­dras, nue­ces, etc.), ga­lle­tas in­te­gra­les o que­si­llo light. Tam­bién hue­vos du­ros, ya que son fá­ci­les de transportar y muy ali­men­ti­cios. - Si en­tre co­mi­das no sien­tes ham­bre, co­me igual, edu­ca a tu cuer­po a in­ge­rir ali­men­tos ca­da tres ho­ras. Por úl­ti­mo, in­ten­ta ce­nar lo más tem­prano po­si­ble. De no­che el me­ta­bo­lis­mo se vuel­ve más len­to. Re­cuer­da co­mer más pro­teí­nas que car­bohi­dra­tos en la no­che, ya que és­tas au­men­tan tu me­ta­bo­lis­mo ba­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.