RE­TRA­TO

“La te­le­se­rie es un pun­to de en­cuen­tro”

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Pía Co­rrea Gon­zá­lez. Fo­tos Fer­nan­do Gu­tié­rrez Alia­ga. @fer­nan­do.fo­to­gra­fias

La pa­re­ja del mo­men­to y sus con­fe­sio­nes de­trás de la fic­ción

Cuan­do la tra­ma de Ver­da­des Ocul­tas se vuel­ve ca­da vez más com­ple­ja e im­pre­vi­si­ble, sus ac­to­res prin­ci­pa­les nos en­tre­gan sus im­pre­sio­nes so­bre el éxi­to que ha te­ni­do la pro­duc­ción a más de un año de su es­treno, y los desafíos de man­te­ner una re­la­ción de­trás de es­ce­na.

Un gran her­me­tis­mo es el que ca­rac­te­ri­za a los ac­to­res Ma­tías Ovie­do (39) y Ca­mi­la Hi­ra­ne (33), que por es­tos días dan vi­da a To­más Va­len­cia y Ro­cío Ver­du­go, los enig­má­ti­cos per­so­na­jes de la exi­to­sa te­le­se­rie diur­na de Me­ga, Ver­da­des Ocul­tas. Los ac­to­res con­for­man la his­to­ria de amor en la apues­ta crea­da por Car­los Opor­to y pro­du­ci­da por AGTV y Chi­le­films, en la que han de­bi­do sor­tear di­fe­ren­tes pro­ble­mas du­ran­te tres tem­po­ra­das, y ca­si un año y me­dio de gra­ba­cio­nes. La pa­re­ja, que ya lle­va dos años de re­la­ción, se co­no­ció du­ran­te las gra­ba­cio­nes de la te­le­se­rie noc­tur­na de TVN No abras la puer­ta en 2014 y, pe­se a que no les gus­ta ha­blar mu­cho de su vi­da pri­va­da, re­co­no­cen que su quí­mi­ca na­ció un año des­pués, en me­dio de las gra­ba­cio­nes de Esa no soy yo. “No­so­tros en esa épo­ca no es­tá­ba­mos jun­tos, pe­ro nos lle­vá­ba­mos bien”, re­cuer­da Ca­mi­la. “Yo sen­tía que Ma­tías me ti­ra­ba la on­da, pe­ro se­gún él no. Y des­pués de esa te­le­se­rie em­pe­za­mos a sa­lir, pe­ro nos co­no­ci­mos en Ver­da­des Ocul­tas”, agre­ga an­te la mi­ra­da del ac­tor, quien re­co­no­ce sen­tir­se có­mo­do tra­ba­jan­do jun­to a ella. “Es agra­da­ble tra­ba­jar con al­guien con quien uno tie­ne con­fian­za, com­pli­ci­dad, así que se nos ha da­do bien la si­tua­ción”, ad­mi­te.

¿Có­mo lo­gran con­ci­liar el tra­ba­jo con su vi­da per­so­nal?

Ca­mi­la: No te­ne­mos vi­da per­so­nal (ri­sas). Nos en­con­tra­mos en el as­cen­sor. ¡Ima­gí­na­te! Ma­tías: Bien. Y apar­te nos ve­mos haaaar­to, en­ton­ces... Ca­mi­la: Se nos da bien com­par­tir el set. No es un pro­ble­ma. Apar­te, no­so­tros te­ne­mos mu­chos pro­yec­tos en pa­ra­le­lo. Per­so­nal­men­te, ha­go tea­tro, Ma­tías tie­ne su dis­co, sus to­ca­tas, qué sé yo... Al fi­nal, la te­le­se­rie es un pun­to de en­cuen­tro.

¿Exis­ten los ce­los en su re­la­ción?

Ca­mi­la: Ma­tías es atroz de ce­lo­so. Es in­so­por­ta­ble (bro­mea). Ma­tías: No soy ce­lo­so (ríe). Es que uno es­tá acos­tum­bra­do tam­bién. Yo, por lo me­nos, no ten­go ce­los por­que la Ca­mi­la ten­ga que atra­car con otro ac­tor. Es par­te de la pe­ga. Ca­mi­la: ¡Yo tam­po­co! Me con­si­de­ro un po­co más ce­lo­sa, pe­ro ni si­quie­ra co­mo par­te de la pe­ga. To­da si­tua­ción que se re­la­cio­ne con la te­le­se­rie y la pe­ga no es te­ma. Uno lo en­tien­de, lo vi­ve de aden­tro y sa­be que ahí no. Ma­tías: No ha su­ce­di­do. Ca­mi­la: No­so­tros nos co­no­ci­mos así, uno se co­no­ce con la gen­te, pe­ro ese ce­lo del be­si­to con la com­pa­ñe­ra, no. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

¿Han pen­sa­do en par­ti­ci­par en otros pro­yec­tos jun­tos?

Ma­tías: Con es­te lle­va­mos har­to tiem­po, así que no. Y es­to no va a ter­mi­nar to­da­vía, así que te­ne­mos tiem­po.

Ca­mi­la: Con es­te bas­ta y so­bra (ri­sas). Me gus­ta­ría tra­ba­jar con Ma­tías en tea­tro al­gu­na vez, pe­ro co­mo es­tá tra­ba­jan­do en la te­le­se­rie, le que­da tiem­po pa­ra su pro­yec­to mu­si­cal y eso se­ría to­do. Igual él ha­ce tea­tro, y qui­zás nos en­con­tre­mos en al­gu­na obra.

EN LA FIC­CIÓN

Ver­da­des Ocul­tas de­bu­tó el 24 de ju­lio de 2017, con un éxi­to que se ha man­te­ni­do in­tac­to des­de la emi­sión del pri­mer ca­pí­tu­lo, que pro­me­dió 22,6 pun­tos de ra­ting y se con­vir­tió en el me­jor de­but de una pro­duc­ción en ese ho­ra­rio. A par­tir de en­ton­ces, las ci­fras se han man­te­ni­do y, en oc­tu­bre pa­sa­do, lo­gró un ré­cord de sin­to­nía al mar­car 25,9 pun­tos con un peak de 27,8.

La gran aco­gi­da se de­be en par­te a la im­pre­vi­si­ble tra­ma, cu­yos even­tos si­guen sor­pren­dien­do a los te­le­vi­den­tes. Pe­ro, sin du­da, los más con­ten­tos con es­te re­ci­bi­mien­to son los ac­to­res, que han si­do par­te de los tre­men­dos gi­ros que ha ex­pe­ri­men­ta­do la pro­duc­ción en sus más de 300 ca­pí­tu­los emi­ti­dos. “Creo que ésa ha si­do la cla­ve del éxi­to de es­ta te­le­se­rie, que no de­jan de ocu­rrir co­sas. Y no­so­tros mis­mos nos va­mos sor­pren­dien­do tam­bién con los guio­nes que se es­tán es­cri­bien­do so­bre la mar­cha”, ex­pli­ca Ca­mi­la Hi­ra­ne.

“De re­pen­te la gen­te me di­ce ‘ya poh, cuén­ta­te el fi­nal’, pe­ro no te­ne­mos idea cuál es. Y así co­mo pa­ra el pú­bli­co, pa­ra no­so­tros siem­pre es una sor­pre­sa quién va a mo­rir aho­ra, qué va a pa­sar o qué otra tra­ge­dia va a ocu­rrir en es­te pa­sa­je”, agre­ga la ac­triz, mien­tras que Ma­tías Ovie­do ve con muy bue­nos ojos el re­ci­bi­mien­to de Ver­da­des Ocul­tas. “Es una te­le­se­rie que tie­ne mu­chos pun­tos en la tar­de. No­so­tros es­ta­mos fe­li­ces, or­gu­llo­sos de que a un pro­duc­to en el que uno tra­ba­ja le va­ya tan bien, y en­tu­sias­ma­dos por­que es­to no ter­mi­na aho­ra”, co­men­ta.

La pro­duc­ción se ha ex­ten­di­do bas­tan­te. ¿Có­mo lo han asi­mi­la­do?

Ma­tías: A mí me en­can­ta. Siem­pre nos di­je­ron que si le iba bien a la te­le­se­rie, iba a te­ner se­gun­da, ter­ce­ra o cuar­ta tem­po­ra­da. Y co­mo le ha ido bien, es­ta­mos en eso.

Ca­mi­la: Que le va­ya bien es una re­com­pen­sa al tra­ba­jo ar­duo que ha si­do, por­que en ver­dad es co­mo una ma­ra­tón. Es­tas te­le­se­ries es­tán pen­sa­das pa­ra du­rar seis me­ses tam­bién por al­go. Es­ta­mos can­sa­dos, pe­ro a mí tam­bién me en­can­ta. Creo que a to­dos los que es­ta­mos me­ti­dos en el pro­yec­to nos en­can­ta le­van­tar­nos en la ma­ña­na pa­ra ir a tra­ba­jar.

¿Cuán­tas “ver­da­des ocul­tas” nos que­dan to­da­vía por ver?

Ma­tías: So­mos la his­to­ria de amor de la te­le­se­rie, en­ton­ces to­do se tra­ta un po­co de có­mo nos jun­ta­mos, se­pa­ra­mos y vol­ve­mos a jun­tar. Aho­ra es­ta­mos se­pa­ra­dos y hay que ver có­mo vuel­ven a jun­tar­se o si es que no vuel­ven más.

¿Qué nos pue­den ade­lan­tar so­bre sus per­so­na­jes?

Ma­tías: To­más ha si­do víc­ti­ma de to­das las tram­pas que le han he­cho los per­so­na­jes. Ha caí­do in­ge­nua­men­te, en­ton­ces lo que vie­ne más ade­lan­te es un po­co abrir los ojos. Em­pie­za a des­cu­brir to­das las tram­pas que le han he­cho y em­pie­za a to­mar car­tas en el asun­to.

Yo sen­tía que Ma­tías me ti­ra­ba la on­da, pe­ro se­gún él no. Y des­pués de esa te­le­se­rie em­pe­za­mos a sa­lir”

Ca­mi­la: Es­tá di­fí­cil la co­sa. Ha pa­sa­do mu­cha agua ba­jo el puen­te en su re­la­ción. Pa­ra mí tam­bién es un mis­te­rio qué pue­de pa­sar en es­ta his­to­ria pa­ra que ellos dos pue­dan re­con­ci­liar­se. Des­pués de to­do lo que ha pa­sa­do, es di­fí­cil, pe­ro se su­po­ne que de­be­ría ocu­rrir. Uno tie­ne la es­pe­ran­za.

Es una sor­pre­sa pa­ra us­te­des...

Ca­mi­la: Es una sor­pre­sa pa­ra no­so­tros. Ro­cío aga­rró una on­da más em­po­de­ra­da des­de que se mu­rió su ma­má y ésa va a ser su lí­nea de aho­ra en ade­lan­te. En­tra co­mo en un es­ta­do de em­po­de­ra­mien­to, ya no es­tá so­me­ti­da a lo que pa­sa con la her­ma­na.

#VERDADESOCULTAS

La te­le­se­rie se ha con­ver­ti­do en uno de los gran­des fe­nó­me­nos de las re­des so­cia­les du­ran­te las tar­des, lo que se de­be, en par­te, a los erro­res y de­ta­lles que apa­re­cen en al­gu­nos de los epi­so­dios. Es­to ha pro­vo­ca­do que se con­vier­ta en tren­ding to­pic en Twit­ter en más de una oca­sión, y de­je a su pa­so di­ver­ti­dos me­mes que se vi­ra­li­zan y de los que los mis­mos ac­to­res son cons­cien­tes.

¿Qué sien­ten cuan­do ven es­tas imá­ge­nes?

Ma­tías: A mí igual me dan ri­sa (ríe). Ca­mi­la: Nos reí­mos. ¡Nos eti­que­tan! Ma­tías: En ese sen­ti­do, me con­si­de­ro más re­la­ja­do y no me pa­so tan­to ro­llo. Lo en­cuen­tro di­ver­ti­do. Ca­mi­la: Su­fro más jun­to con los di­rec­to­res. Son error­ci­llos, pe­ro, en el fon­do, creo que lo im­por­tan­te es que la gen­te ve la te­le­se­rie y que es­tá to­do el mun­do me­ti­do. No sé, nos di­vier­te. En­cuen­tro que el chi­leno tie­ne mu­cha chis­pe­za con los me­mes. En el ca­ma­rín uno se ríe de esas co­sas.

¿Les preo­cu­pa la ex­po­si­ción en re­des so­cia­les?

Ca­mi­la: A mí me pa­sa que hay su­fi­cien­te ex­po­si­ción con la te­le­se­rie y des­pués con las re­des so­cia­les, en­ton­ces es co­mo mu­cho. Por lo mis­mo, ten­go más cui­da­do. A Ma­tías, li­sa y lla­na­men­te, no le gus­ta. Ma­tías: Uso mis re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­ver mis pro­yec­tos, más que pa­ra mos­trar mi vi­da per­so­nal. Ca­mi­la: Tam­bién me pa­sa que tra­to de mo­du­lar mi ni­vel de ex­po­si­ción de cier­tas co­sas. Hay par­tes que uno quie­re mos­trar y par­tes que uno quie­re pro­te­ger un po­co más. Hay que cui­dar­se.

Po­le­ra, Ame­ri­ca­nino en Fa­la­be­lla Blu­sa, Apo­logy en Fa­la­be­lla

Sty­ling Li­zet Ri­ve­ra J. @ li­ze­tri­ve­rart / Ma­qui­lla­je y Pe­lo So­le­dad Do­no­so A. @so­le­do­no­somkp

Ca­mi­sa, Pa­co Ra­ban­ne en Fa­la­be­lla Pan­ta­lón, Ba­se­ment en Fa­la­be­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.