De es tre­lla a le yen­da

OneBook - - Agenda -

Su pri­mer acer­ca­mien­to con la in­dus­tria mu­si­cal lo tu­vo jun­to al gru­po ca­li­for­niano Di­gi­tal Un­der­ground, que lo lle­vó a una de sus gi­ras co­mo par­te del staff cuan­do te­nía 18 años. Ahí for­mó par­te del cuer­po de bai­le y en al­gu­nas ins­tan­cias hi­zo de M.C. (mas­ter ce­re­mony), en­car­ga­do de re­ci­tar ver­sos de rap. Tras esa ex­pe­rien­cia so­bre el es­ce­na­rio no se ba­jó más. Su irrup­ción co­mo mú­si­co en so­li­ta­rio lle­gó tiem­po des­pués con el ál­bum 2Pa­caly­pse Now (1991), dis­co que com­bi­nó ale­ga­tos po­lí­ti­cos y ra­cia­les con los prin­ci­pios del es­ti­lo gangs­ta, que bus­ca­ba re­tra­tar la vio­len­cia, po­bre­za y ra­cis­mo de los gue­tos es­ta­dou­ni­den­ses. “Pres­to oí­dos a la ca­lle. Re­pre­sen­to vein­te años de vi­da en el pla­ne­ta Tie­rra. Es­to (2Pa­caly­pse Now) es un in­for­me de lo que he vis­to. Es co­mo mi gri­to de gue­rra pa­ra Es­ta­dos Uni­dos”, des­cri­bió en una en­tre­vis­ta in­clui­da en su do­cu­men­tal bio­grá­fi­co Tu­pac: Re­su­rrec­tion (2003), no­mi­na­do el Os­car.

De en­tra­da a la dé­ca­da del 90, mien­tras sus fa­ná­ti­cos se­guían ca­da pa­so y la pren­sa mi­ra­ba con atra­yen­te es­cep­ti­cis­mo su fi­gu­ra, la mú­si­ca de Tu­pac se con­vir­tió en fe­nó­meno. Sus dis­cos Me Against The World (1995) y All eyez on me (1996) se si­tua­ron en los pri­me­ros pues­tos de ven­tas tras su lan­za­mien­to, y sus vi­deo clips li­de­ra­ron las pro­gra­ma­cio­nes en MTV, en ese en­ton­ces el me­dio más in­flu­yen­te co­mo pro­mo­tor de la mú­si­ca de ma­sas. Ade­más, su am­bi­va­len­te ca­ris­ma, en­tre chi­co ru­do y sen­si­ble, y su dis­cur­so des­len­gua­do, lo per­fi­la­ron co­mo la es­tre­lla mu­si­cal ideal que to­das las re­vis­tas que­rían te­ner en­tre sus pá­gi­nas. In­clu­so el ci­ne lo fi­chó co­mo pro­ta­go­nis­tas de va­rias pe­lí­cu­las, en­tre ellas Jui­ce (1992), Jus­ti­cia Poé­ti­ca (1993) y Abo­ve The Rim (1994).

Tu­pac da­ba en­tre­vis­tas a su an­to­jo y con­quis­ta­ba al pú­bli­co con emo­ti­vas can­cio­nes y vi­deos. Dear Ma­ma, en ho­nor a su ma­dre Afe­ni Sha­kur, fue el pri­mer sen­ci­llo de Me Against the World, y es pro­ba­ble­men­te de sus can­cio­nes más em­ble­má­ti­cas. Con ella li­de­ró las lis­tas de Bill­board Hot Rap Sin­gles (cin­co se­ma­nas), R&B/ Hip-Hop Songs (una se­ma­na) y Hot 100, y fue no­mi­na­do al Grammy co­mo Me­jor Ac­tua­ción de Rap en So­li­ta­rio.

Siem­pre con una ve­lo de dra­ma­tis­mo gra­cias al su­cu­len­to ma­te­rial que da­ba su pron­tua­rio po­li­cial, la ca­rre­ra de Tu­pac cru­zó fron­te­ras y ga­nó po­pu­la­ri­dad a ni­vel mun­dial. Sus con­cier­tos se ago­ta­ban y el gé­ne­ro gangs­ta rap se ren­día an­te su fi­gu­ra. “No di­go que va­ya a go­ber­nar el mun­do o que va­ya a cam­biar el mun­do. Pe­ro les garantizo que voy a ilu­mi­nar el ce­re­bro de los que cam­bia­rán el mun­do. Ese es nues­tro tra­ba­jo, ilu­mi­nar a quie­nes nos es­tán mi­ran­do”, di­jo en una en­tre­vis­ta a MTV. In­clu­so in­ven­tó su pro­pio acró­ni­mo: T.H.U.G. L.I.F.E. (The

Ha­te You Gi­ve Little In­fants Fucks Ever­yo­ne), fra­se que se ta­tuó en el ab­do­men y que alu­día a la in­jus­ta ge­ne­ra­li­za­ción de lla­mar cri­mi­na­les a to­dos los que vi­vían en ba­rrios gangs­ta.

En la cres­ta de la ola, el 13 de sep­tiem­bre de 1996, el via­je de Tu­pac lle­gó a su fin. Con 25 años de edad, el ra­pe­ro re­ci­bió tres dis­pa­ros en un se­má­fo­ro en Las Ve­gas (Ne­va­da, EE.UU.), y tras per­ma­ne­cer una se­ma­na hos­pi­ta­li­za­do, los se­ve­ros im­pac­tos so­bre su cuer­po ga­na­ron la ba­ta­lla. Las ra­zo­nes y los cul­pa­bles per­ma­ne­cen co­mo uno de los gran­des mis­te­rios de la in­dus­tria mu­si­cal; hay quie­nes atri­bu­yen el ase­si­na­to a un ajus­te de cuen­tas en­tre pan­di­llas ri­va­les, otros cul­pan a la C.I.A. o a su ex es­po­sa, pe­ro la ver­dad si­gue in­con­clu­sa.

Mien­tras sus se­gui­do­res y ami­gos llo­ra­ban ató­ni­tos su bru­tal ase­si­na­to, el hip-hop vio na­cer una le­yen­da. Su ca­rre­ra, le­jos de ter­mi­nar, ad­qui­rió más pro­ta­go­nis­mo, y su ros­tro se con­vir­tió en la ima­gen icono del hip-hop y de di­ver­sos mo­vi­mien­tos an­ti­rra­cis­tas. La mú­si­ca de Tu­pac si­guió so­nan­do con más fuer­za, co­mo si su par­ti­da hu­bie­se re­va­lo­ri­za­do ca­da ver­so. En 1997, un año des­pués de su muer­te, ga­nó el pre­mio co­mo Ar­tis­ta de Rap/ Hip-hop fa­vo­ri­to de los Ame­ri­can Mu­sic Awards, y a la fe­cha se han edi­ta­do 7 ál­bu­mes pós­tu­mos, to­dos con éxi­to de ven­tas. Ade­más, pa­ra pre­ser­var su le­ga­do, en 1997 su ma­dre fun­dó la Fun­da­ción Sha­kur Fa­mily, más tar­de re­bau­ti­za­da co­mo Fun­da­ción Tu­pac Ama­ru Sha­kur (TASF).

A vein­tiún años de su muer­te, el nom­bre Tu­pac Sha­kur con­ti­núa re­so­nan­do fuer­te y cla­ro en la me­mo­ria co­lec­ti­va. Es­tre­lla del es­ti­lo gangs­ta, már­tir de la lu­cha con­tra el ra­cis­mo y le­yen­da in­dis­cu­ti­da del hip-hop, en su ca­so un cuar­to de si­glo fue su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­lo in­mor­tal.

1. Ca­li­for­nia Lo­ve, All Eyez on Me - 1996 2. Dear Ma­ma, Me Against The World - 1995 3. Chan­ges, Grea­test Hits - 1998 4. Am­bi­tionz Az A Ri­dah, All Eyez on Me - 1996 5. Keep Ya Head Up, Strictly 4 My N.I.G.G.A.Z. - 1993

ME AGAINST THE WORLD 1995

ALL EYEZ ON ME 1996

2PA­CALY­PSE 1991

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.