¿Por qué eli­mi­nar a los que bus­can ser lí­de­res en ca­li­dad y en con­te­ni­do?

OneBook - - Editorial - Cristóbal Ma­se­ra Mö­ller Di­rec­tor ONEBOOK

Las re­vis­tas se han vuel­to lí­de­res ocul­tos, apre­cia­das por el con­su­mi­dor de ni­cho co­mo un lu­jo que en­tre­ga in­for­ma­ción ex­clu­si­va y de ca­li­dad. Pe­ro a ni­vel co­mer­cial se ha lo­gra­do eli­mi­nar­las, abu­san­do del po­co com­pro­mi­so que tie­nen las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de hoy pa­ra ra­ti­fi­car­lo. En mar­ke­ting si­guen sin en­ten­der el con­cep­to de mo­da. Lo in­ter­pre­tan co­mo una reali­dad ab­so­lu­ta, una reali­dad que so­lo avan­za en blo­ques, sin ma­ti­ces, y que se es­tan­ca en el cons­tan­te pre­sen­te que la­men­ta­ble­men­te so­lo mue­ve a esa ma­sa de per­so­nas que no to­ma de­ci­sio­nes, sino que si­gue un ca­mino mar­ca­do sin ries­gos. Hoy más que nun­ca las em­pre­sas con ma­yor in­fluen­cia en el mer­ca­do es­tán mar­can­do una pau­ta de ba­ja ca­li­dad, de in­for­ma­ción in­ne­ce­sa­ria y de pa­rá­me­tros sin crea­ti­vi­dad. En un mun­do don­de el fu­tu­ro es la crea­ti­vi­dad, la es­ta­mos desechan­do por la sa­tis­fac­ción del be­ne­fi­cio in­me­dia­to. ¿Por qué re­ci­clar con­te­ni­do si se pue­de ge­ne­rar el pro­pio? Es ahí don­de ra­di­ca el pro­ble­ma. Por eso es­ta­mos or­gu­llo­sos de sa­ber que co­mo me­dio en­tre­ga­mos ma­te­rial nue­vo en ca­da edi­ción; pu­bli­can­do di­se­ña­do­res, ilus­tra­do­res, fo­tó­gra­fos, ar­tis­tas y un sin­nú­me­ro de per­so­na­jes des­co­no­ci­dos por la ma­sa, pe­ro pro­fe­sio­na­les en su ru­bro. Soy in­ge­nie­ro co­mer­cial y cuan­do em­pe­cé con es­te pro­yec­to ha­ce ca­si una dé­ca­da, apli­qué las teo­rías que apren­dí en la uni­ver­si­dad co­mo ba­se pa­ra cre­cer y po­si­cio­nar ONEBOOK. En­tre­gan­do un pro­duc­to de ca­li­dad, apa­sio­na­do y con sen­ti­do co­mún a la vez, ade­más de te­ner siem­pre pre­sen­te el in­fal­ta­ble “el clien­te tie­ne la razón” y el bien co­no­ci­do “tra­ba­jo en equi­po”, que se tra­du­ce más a tra­ba­jar du­ro y a se­guir ade­lan­te con cons­tan­cia, ex­pe­rien­cia y pa­cien­cia. So­lo me que­da com­par­tir­les es­ta fra­se que lle­vo pen­san­do ha­ce un tiem­po: ‘no de­jes que los sue­ños de otros se vuel­van tus sue­ños’, y pre­sen­tar­les nues­tra edi­ción 34 , que se sien­te más co­mo la pri­me­ra. Pa­sea­mos por Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Cu­ba, Es­pa­ña, Hai­tí, Ita­lia, Po­lo­nia y nues­tro que­ri­do Chi­le, pa­ra crear una edi­ción mar­ca­da por la di­ver­si­dad cul­tu­ral, de ra­zas y gé­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.