Ge­nio crea­ti­vo

OneBook - - Judy Blame -

Judy Bla­me na­ció con 17 años de edad ya cum­pli­dos, cuan­do Ch­ris Bar­nes (su nom­bre de pi­la) que­dó en el pa­sa­do dan­do lu­gar al ar­tis­ta. Lle­gó a Lon­dres des­de De­vons­hi­re es­ca­pan­do de una vi­da abu­rri­da pa­ra con­ver­tir­se en punk, y su­mer­gi­do en la si­co­dé­li­ca bohe­mia de la épo­ca asu­mió una nue­va per­so­na­li­dad que rá­pi­da­men­te cap­tó la aten­ción del mun­do de la mo­da lon­di­nen­se.

“He es­ta­do en el lu­gar co­rrec­to en el mo­men­to co­rrec­to, co­no­cí a la gen­te co­rrec­ta y con­ti­nué con ellos (…). Nun­ca tu­ve un plan, sim­ple­men­te ocu­rrió. To­das nues­tras ideas pro­ve­nían de la po­bre­za, te­nía­mos que ser ima­gi­na­ti­vos en­ton­ces. Siem­pre es­tá­ba­mos par­tién­do­nos el cue­llo pa­ra in­ten­tar ver el mun­do des­de una luz nue­va”, di­jo en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta i-D en ju­nio del año pa­sa­do.

Due­ño de una atí­pi­ca vi­sión es­té­ti­ca, que el mis­mo asu­mía en ca­da uno de sus looks, Bla­me se hi­zo co­no­ci­do en la es­ce­na fas­hion del Lon­dres de los 80, y sus ac­ce­so­rios de ele­men­tos co­ti­dia­nos pe­ro car­ga­dos de gla­mour pron­to atra­je­ron las mi­ra­das de las per­so­nas in­di­ca­das. A me­dia­dos de la dé­ca­da, jun­to al es­ti­lis­ta bri­tá­ni­co Ray Pa­tri se su­mó a la agi­ta­do­ra sub­cul­tu­ra de los ‘ Buf­fa­lo Boy’, que se reía de la mo­da y sus re­glas; una apues­ta por ir a con­tra­co­rrien­te que la fer­vien­te so­cie­dad post­punk ochen­te­ra abra­zó sin du­dar­lo.

En 1985 con al di­se­ña­dor Ch­ris­top­her Ne­meth y el za­pa­te­ro John Moo­re, fun­dó The Hou­se of Beauty and Cul­tu­re en Dals­ton, un co­lec­ti­vo de artesanos con una fi­lo­so­fía crea­ti­va si­mi­lar, que no se de­mo­ró en to­mar fuer­za co­mo re­fe­ren­te de mo­da. “So­lía bus­car ba­su­ra en las ori­llas del (río) Tá­me­sis. No ten­go una for­ma­ción tra­di­cio­nal, de ahí que no me dé mie­do uti­li­zar aque­llo que no tie­ne que ver con la jo­ye­ría clá­si­ca”, ex­pli­có en va­rias opor­tu­ni­da­des. Esa mis­ma irre­ve­ren­cia lla­mó la aten­ción de al­gu­nos de los fo­tó­gra­fos más em­ble­má­ti­cos de la épo­ca, y fue así co­mo se hi­zo car­go del es­ti­lis­mo pa­ra la len­te de Mark Le­bon, Eddie Mon­soon y Jean Bap­ti­se Mon­dino en re­vis­tas co­mo The Fa­ce, Blitz e i-D. “Él era un ar­tis­ta, uno ge­nuino, al­guien que po­día ele­gir de­se­chos cul­tu­ra­les y des­pués mez­clar­lo to­do pa­ra crear al­go nue­vo”, di­jo en su mo­men­to Dy­lan Jo­nes, edi­tor de la re­vis­ta GQ.

La in­dus­tria mu­si­cal tam­bién qui­so un pe­da­zo de su ta­len­to, con­vir­tién­do­se en el res­pon­sa­ble de la ima­gen de ar­tis­tas co­mo Boy Geor­ge, Björk, Ky­lie Mi­no­gue, Du­ran Du­ran y Ne­neh Cherry. Tras bam­ba­li­nas Bla­me cons­truía cui­da­do­sa­men­te el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de to­da una ge­ne­ra­ción que co­rea­ba las can­cio­nes de sus ído­los. Un ar­tí­fi­ce pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.